Tartitas de arroz con leche y paparajotes.

El “paparajote” es toda una institución en la región de Murcia. Se elabora partiendo de las hojas de limonero de los fabulosos frutales murcianos. Sus aromáticas hojas se rebozan en una masa similar a la de los buñuelos, friéndolas a continuación hasta quedar doradas y espolvoreándolas luego con azúcar y canela.
Alternando capas de paparajotes y arroz con leche al caramelo, tendremos unas deliciosas mini tartitas, ideales para poner el broche de oro a una comida especial.
Con un vasito de mistela o vino dulce estarán de rechupete, especiales!!!


INGREDIENTES:

Paparajotes:  hojas de limonero, 2 huevos, medio litro de leche, ralladura de limón, 1 sobre de levadura en polvo, 100 g. de azúcar, medio kg. de harina, aceite de oliva suave, pizca de sal, canela y azúcar para espolvorear.
Arroz con leche: 1 litro de leche semidesnatada, 300 g. de arroz redondo, 6 cucharadas soperas de azúcar, 1 palito de canela, piel de un limón y 2 cucharadas soperas de dulce de leche.


ELABORACIÓN:

1- Paparajotes:  lavamos y secamos muy bien las hojas de limonero.
2- Ponemos en un recipiente hondo la leche, los huevos, ralladura de limón, el azúcar, la levadura, un pellizquito de sal y la harina.
3- Mezclamos todo con la batidora hasta conseguir una masa uniforme y sin grumitos.

4- Pasamos las hojas de limonero por esta mezcla, hundiéndolas bien para que se rebocen por ambas caras.
5- Las freímos en abundante aceite hasta que estén doraditas y escurrimos sobre papel absorbente, espolvoreándolas con azúcar y canela.
6- Les retiramos a los paparajotes las hojas de limonero y reservamos la masa frita.


7- Arroz con leche:  ponemos la mitad de la leche a hervir con la cáscara de un limón y el palito de canela.
8- Cuando empiece a hervir añadimos el arroz y mezclamos bien removiendo constantemente.
9- Vamos añadiendo cacillos de leche caliente, cocinando nuestro arroz a fuego medio a modo de risotto, para que el arroz suelte todo su almidón y nos quede una mezcla cremosa.
10- Cocinamos unos 20 minutos, hasta que el grano se vea hecho pero entero. Al final de la cocción agregamos el azúcar y el dulce de leche y mezclamos bien.
11- Dejamos reposar al menos 10 minutos.


12- Montamos las tartitas:  Ponemos en el centro del plato o bandeja un aro de presentación. 
Alternamos capas de paparajotes y arroz con leche, procurando terminar con una capa de arroz con leche.
Utilizando un cortador de galletas en forma de corazón decoramos con canela molida. Retiramos el aro y reservamos en frío hasta el momento de su degustación.

Anuncios

Empanadillas de pollo al curry con pasas.


Hoy vamos a hornear unas deliciosas empanadillas caseras con relleno de pollo al curry y pequeñas pasitas sultanas. Os aseguro que son un bocado delicioso y ya sólo cuándo se cocina el relleno, el aroma llama tanto la atención, que tendréis una invasión de visitas a la cocina a investigar… Ya veréis.
Recién hechas son irresistibles y muy sencillas de transportar si lo que necesitais es llevarlas para el almuerzo.
La masa, muy manejable y elástica, fácil de trabajar, fabulosa!!!
Probad y ya me contareis, je, je…

INGREDIENTES:

Masa: 350 g. de harina de fuerza, 1 cucharadita de sal, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, 1 vasito de agua templada y 1 sobre de levadura seca de panadería.
Relleno:  pechuga de pollo al gusto, 1 cebolla, 100 g. de pasas sultanas, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, sal, pimienta al gusto, 2 cucharaditas de curry, 4 cucharadas soperas de salsa de tomate y una ramita de tomillo fresco picado.
Huevo batido para pincelar.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos la cebolla en pequeños daditos y la pochamos con 2 cucharadas soperas de aceite.
2- Cuando esté blandita, sin dorarse, añadimos el pollo cortado a trocitos salpimentado y las pasas sultanas. Mezclamos bien y dejamos cocinar un par de minutos removiendo de vez en cuando. 
3- Ponemos la ramita de tomillo fresco picado y la salsa de tomate. Cocinamos un par de minutos más.
4- Agregamos el curry y mezclamos muy bien. Cocinamos un minuto más. Separamos del fuego, tapamos y reservamos.

5- Masa:  Templamos el agua en el microondas. Le añadimos la levadura seca y removemos para que se disuelva. Tapamos con film y dejamos que repose esta mezcla 10 minutos, hasta que se vea burbujeante.
6- Hacemos un volcán con la harina y en el centro ponemos la sal y el aceite de oliva.
7- A continuación agregamos la mezcla de agua – levadura que teníamos reservada.
8- Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una bola de masa lisa y elástica que no se pegue nada a los dedos.
9- Tapamos y dejamos levar hasta que doble tamaño ( 45 min. aprox. )


10- Cortamos la bola de masa en partes de igual tamaño ( pesándolas).
11- Extendemos con un rodillo cada porción de masa  dándole forma redondeada y dejándola finita.
12- En el centro ponemos un par de cucharadas de relleno y cerramos la empanadilla sellándola con los dedos. Recortamos la masa sobrante con un cuchillo afilado y pellizcamos los bordes para que queden bien sellados. Colocamos sobre una bandeja de horno.
11- Pintamos con huevo batido y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean doraditas.

Os dejo unas imágenes de nuestro “Curso de tartas” del pasado sábado. Una mañana deliciosa compartiendo nuestra pasión repostera con 15 encantadoras amigas. ¡¡¡Muchas gracias a todas por vuestra asistencia!!!


Guinnes cake, New York cheese cake, Tarta de crema y frutas, Lemon pie y Banofee pie.


Mi compi y yo satisfechas y felices tras una mañana deliciosa en tan buena compañía.

 
Próximos cursos e información en : Tempura.

Bizcocho de coco y mousse de arándanos.

Bizcochito de coco que vamos a rellenar con mousse de arándamos y cortaremos en pequeños cuadraditos similares a petit fours de bizcocho y crema.
Suave, delicioso y muy fresco. Ideal para la merienda y el café. Imposible tomar sólo uno…

INGREDIENTES:

Bizcocho: 155 g. de azúcar glas, 85 g. de coco rallado Borges, 5 huevos, pizca de sal, 60 g. de harina de repostería y 65 g. de Maicena.
Mousse de arándanos:  300 g. de arándanos, 50 g. de azúcar glas, 12 hojas de gelatina, ralladura de limón, 500 ml. de leche, 1 vaina de vainilla, 150 g. de azúcar y 400 g. de nata para montar. 

ELABORACIÓN:

1- Precalentamos el horno a 180 grados.
2- Separamos las yemas de las claras de huevo y batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que estén espumosas.
3- Añadimos el coco rallado y mezclamos.
4- Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Agregamos el azúcar glas restante poco a poco.
5- Tamizamos harina y Maicena juntas y las agregamos a la mezcla de yemas de huevo.

6- Por último, añadimos las claras montadas a punto de nieve y mezclamos con movimientos envolventes, suavemente.
7- Vertemos en un molde rectangular, alisamos con una espátula y horneamos hasta que se vea doradito, unos 20 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

8- Mousse de arándanos:  Ponemos el puré de arándanos y el azúcar glas en un colador o tamiz y presionamos con una cuchara, para recoger la parte líquida y desechar la más sólida.
9- En un cazo ponemos la leche, ralladura de limón y la vaina de vainilla raspada. Damos un hervor, apagamos y dejamos templar.
10- Añadimos a la leche 150 g. de azúcar y la gelatina ( previamente remojada en agua y escurrida). Mezclamos muy bien.
11- Agregamos el puré de arándanos y metemos al frigorífico, hasta que comience a gelatinizar. Momento en el que añadiremos la nata montada.












12- Montar el pastel:  Cortamos el bizcocho en 2 partes con una lira o cuchillo afilado.
13- Sobre la base de bizcocho ponemos una capa de puré de arándanos.
14- Sobre el puré, otra capa de bizcocho y terminamos con una fina capa de puré, alisando bien la superficie. Salpicamos con coco rallado y decoramos con unas bolitas de azúcar.
15- Dejamos enfriar y luego cortamos en pequeños cuadrados.

Lumaconi rellenos de espinacas y requesón.


Vamos a preparar un estupendo plato de pasta rellena de vegetales y requesón. Apta para todos los públicos y extraordinariamente jugosa.
Fundamental la salsa de tomate casera, sobre la que colocaremos la pasta rellena y el buen parmesano recién rallado, para poder disfrutar de todo su sabor en el plato.
Podemos terminar gratinándola ligeramente o no, aunque yo he preferido no hacerlo para que no pierda nada de jugosidad.
Un plato vegetariano, saludable y sustancioso. Para no perdérselo.


INGREDIENTES:

Lumaconi al gusto, salsa de tomate natural al gusto, 1 bolsa de espinacas frescas, media cucharadita de aceite de oliva, 1 envase de requesón, sal, pimienta, 2 dientes de ajo y queso parmesano recién rallado.


ELABORACIÓN:

1- Cocemos la pasta en agua abundante con sal y 1 diente de ajo chascado, siguiendo las instrucciones del fabricante.
2- Escurrimos y reservamos.
3- Cocemos las espinacas en agua con sal y las escurrimos muy bien presionando sobre un escurridor de verduras con una cuchara.
4- Doramos un diente de ajo laminado en una sartén con media cucharadita de aceite de oliva y salteamos las espinacas durante un minuto moviendo bien.


5- Retiramos del fuego y mezclamos con el requesón desmenuzado. Salpimentamos.
6- Rellenamos la pasta cocida con esta mezcla ayudándonos de una cucharita pequeña.
7- Colocamos la pasta rellena sobre una buena capa de salsa de tomate natural y espolvoreamos con queso parmesano recién rallado.

Cupcakes de limón.

Hoy traemos a nuestra mesa unos deliciosos cupcakes de limón para el café.
Las chicas de “La Belle carte” son nuestras invitadas especiales y a ellas van dedicadas estos pastelillos cítricos cuyo protagonista principal es el limón.
Espero que a mis invitadas les gusten y os recomiendo especialmente una visita a su página, veréis las fabulosas sorpresas que os esperan…
 Estos cupcakes son como pequeñas porciones de tarta, con su base de bizcocho cítrico, almíbar de limón y una crema suave que los recubre e intensifica más su sabor cítrico.

INGREDIENTES:

125 g. de harina de repostería, 125 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g. de azúcar, 100 ml. de leche, zumo de medio limón, 2 huevos XL, media cucharadita de levadura en polvo y una cucharada sopera de ralladura de limón.
Almíbar de limón:  100 g. de azúcar y el zumo de 1 limón. 
Crema:  200 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 150 g. de azúcar glas y 3 gotas de esencia de limón.

ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que se vea una mezcla esponjosa.
2- Agregamos los huevos uno a uno. Seguimos batiendo.
3- Añadimos la leche y el zumo de limón. Mezclamos bien. 
4- Tamizamos la harina junto con la levadura y añadimos a la mezcla anterior. Meclamos suavemente hasta lograr una masa integrada.

5- Vertemos sobre los papelillos de magdalenas colocados dentro de moldes rígidos para evitar que se deformen durante el horneado.
6- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado) hasta que se vean doraditos, unos 17 minutos aprox.
7- Mientras se hornean, preparamos el almíbar de limón, poniendo el azúcar junto con el zumo de limón en un cacito al fuego hasta que espese. Al sacar los bizcochitos del horno, los desmoldaremos y pincelaremos con almíbar de limón caliente.

8- Crema: Batimos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que se vea bien esponjosa y haya doblado su tamaño.
9- Le agregamos  la esencia de limón y el azúcar glas poco a poco, a cucharadas y batimos hasta integrar.
10 – Vertemos en una manga pastelera y decoramos al gusto cuando los bizcochitos estén completamente fríos.

Perritos con salchicha.

Vamos a disfrutar de unos deliciosos panecillos caseros con su salchicha incorporada. Valen la pena, os los recomiendo al máximo si queréis regalar a los vuestros una suculenta cena a base de perritos.
Los niños adoran estos panes rellenos tan apetecibles y si los probáis estoy segura de que os pasará lo mismo que a mí. Siempre saben a poco y acompañados de mostaza y ketchup resultan irresistibles a la vista y al paladar. 

Fuente: “While he was out”


INGREDIENTES:

500 g. de harina de fuerza, 1 sobre de levadura de panadería ( 4,6 gramos), 200 ml. de agua, 10 ml. de leche, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de azúcar, 50 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 1 huevo para pincelar y semillas de sésamo para espolvorear. Salchichas.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos en un cuenco el agua templada, el azúcar y la levadura. Removemos y dejamos reposar esta mezcla durante 10 minutos.
2- Ponemos en el bol de la amasadora ( o a mano, en un recipiente hondo) la harina junto con la sal.
3- Le añadimos la leche y el huevo batido. Mezclamos a velocidad baja.


4- Agregamos la mantequilla y continuamos mezclando.
5- Añadimos la mezcla de levadura que teníamos reservada y amasamos durante 4 ó 5 minutos hasta que se vea una masa lisa, bien integrada y homogénea.
6- Tapamos el bol y dejamos que la masa leve durante media hora.


7- Extendemos la masa con un rodillo sobre la encimera ligeramente enharinada y le damos forma de rectángulo, dejándola de 1 cm. de grosor.
8- La cortamos en tiras de 4 cm. de ancho y ponemos una salchicha en el extremo de la masa, haciéndola girar para envolverla con la tira de masa hasta que quede completamente cubierta.
9- Vamos colocando todos los panecillos sobre una bandeja de horno con papel vegetal.



10- Pincelamos con huevo batido y espolvoreamos con semillas de sésamo.
11- Dejamos levar durante 1 hora.
12- Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean doraditos.

Merengues.

Vamos a elaborar unos merenguitos para endulzarnos la tarde y obsequiar a nuestros amigos. Los postres que llevan merengue me encantan y estos bocaditos tan dulces son una de mis golosinas favoritas.
El secreto para hornear merengue correctamente, está en el horneado a baja temperatura durante un tiempo prolongado.
De este modo nuestros merengues no tomarán color dorado, mantendrán su forma y quedarán crujientes por fuera y blanditos por dentro, como debe ser.
Gracias al polvo alimentario perlado de Silikomart, nuestros merengues brillan con luz propia…

INGREDIENTES:

2 claras de huevo a temperatura ambiente, pellizco de sal, 1 cucharadita de vinagre blanco y 6 cucharadas soperas de azúcar glas.


ELABORACIÓN:

1- Las claras de huevo deben estar a temperatura ambiente. El recipiente dónde vayamos a montarlas ha de estar perfectamente limpio y seco, libre de todo resto de grasa, para que se monten correctamente.
2- Ponemos las claras en dicho recipiente, con un pellizquito de sal y comenzamos a montar 1 minuto a velocidad media.

3-  Subimos la velocidad al máximo y montamos hasta que formen picos duros.
4- Cuando estén casi montadas, añadimos una cucharadita de vinagre blanco y el azúcar glas, poco a poco, a cucharadas.
5- Llenamos una manga pastelera con boquilla rizada con el merengue obtenido.


6- Sobre una bandeja de horno con papel vegetal dejamos caer pequeñas montañitas de merengue dándole forma circular.
7- Vamos a hornear los merengues a temperatura baja (100 grados) durante 45 minutos, sin aire, colocándolos en la parte baja del horno. 
8- Transcurrido este tiempo, comprobaremos que están secos y duros, tocándolos por encima. Apagamos el horno y con la puerta entreabierta dejamos que se enfríen completamente.


9- Los desprenderemos de la bandeja de horno sin dificultad y los pincelaremos con polvo alimentario perlado Silikomart para darles ese acabado brillante tan adorable…
10- Conservaremos los merengues en un recipiente cerrado.

Flan de naranja sin hoyuelos.

Casi nadie se resiste a un buen flan de huevo casero, de los postres más aplaudidos en cualquier punto del planeta. Pero siendo una elaboración sencilla, no todo el mundo consigue un flan perfecto.
Desde luego que no influye en el sabor un flan plagado de hoyuelos, pero nunca pasaría examen en las mejores escuelas de repostería profesional.
Es tan sencillo conseguir un flan casero sin hoyuelos, como vigilar la temperatura del horno para que en ningún momento hierva y burbujee el agua del baño María.
Nosotros elegimos:  un flan delicioso y perfecto o no. El sabor es lo importante, sin duda, pero para mí el aspecto sí importa.

INGREDIENTES:

200 ml. de leche semidesnatada, 200 ml. de zumo de naranja recién exprimido, 175 g. de azúcar, 4 huevos y la piel de 1 naranja.
 Para el caramelo de los moldes:  10 cucharadas soperas de azúcar, medio vasito de agua y un buen chorro de zumo de limón.


ELABORACIÓN:

1- Vamos a elaborar un caramelo ligero para caramelizar los moldes del flan. Para ello ponemos en un cacito el azúcar , el agua y el zumo de limón. Mezclamos y ponemos al fuego sin remover más. Dejamos reducir hasta que comience a dorarse y caramelizar ( buscamos un caramelo ligero, nada oscuro).
2- Con una cuchara vertemos una pequeña cantidad en cada molde cubriendo fondo y lados.


3- Ponemos la leche al fuego con una corteza de naranja y le damos un hervor. Dejamos que se enfríe completamente.
4- Batimos los huevos junto con el azúcar. Le añadimos el zumo de naranja y mezclamos.
5- Agregamos la leche aromatizada a la naranja.


6- Vertemos esta mezcla en los moldes caramelizados.
7- Cocemos en horno al baño María a 170 grados, procurando que en ningún momento el agua del baño María hierva o haga burbujitas, lo que provocará que en el flan se formen los antiestéticos hoyuelos.
Para ello vigilaremos la cocción bajando la temperatura del horno un puntito si es necesario.

8- Desmoldamos en frío deslizando por los bordes un cuchillo afilado e invirtiendo el molde sobre un plato a continuación.

Sangría refrescante de frutas.


Para refrescar nuestras comidas y cenas de verano con algo diferente a la buena cerveza, cava o refrescos varios. Queda muy vistosa y apetecible en nuestras mesas veraniegas una buena sangría de vino blanco y frutas variadas. 
Pocos son los adultos que se resisten a servirse un vasito de esta delicia fresca y frutal. 
Ponedla en vuestra mesa y veréis el resultado… Aunque haya otras bebidas, esta sangría es de las primeras que se acaba… Siempre sabe a poco…¿Por qué será?:):)

INGREDIENTES:

2 litros de vino albariño, 1 l. de gaseosa, 250 ml. de zumo de frutas, 3 cucharadas soperas de azúcar moreno, zumo de medio limón, frutas variadas cortadas a trozos: cerezas, fresas, ciruelas verdes, melocotones, nectarinas, manzana, pera y limón.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos en una jarra o recipiente grande el vino y la gaseosa con el zumo de frutas.
2- Añadimos el azúcar moreno y el zumo de medio limón y removemos hasta disolver el azúcar completamente.


3- Agregamos las frutas bien lavadas, con su piel y cortadas en pequeños trozos.
4- Tapamos el recipiente o jarra y metemos en la nevera por espacio de 4 horas o toda la noche, para que todos los sabores se mezclen y asienten.

5- Servimos en vasos o copas con hielo y algunas frutas cortadas. ¡¡¡Super refrescante!!!

Pastel de limoncello.

Vamos a elaborar un fabuloso pastel de limoncello que no puedo dejar de recomendaros porque está de rechupete y no hay que dejarlo pasar, buenísimo, super jugoso y ya veis qué apetecible.
Bizcocho cítrico y jugoso bañado con almíbar de limoncello y acompañado de limón confitado. Protagonista fundamental el limón. ¡¡¡Me encantan los cítricos en repostería!!!


INGREDIENTES:

250 g. de harina de repostería, 2 cucharaditas de levadura en polvo, una cucharadita de bicarbonato, 130 ml. de leche, zumo de 2 limones, ralladura de 1 limón, 2 huevos XL, 80 ml. de aceite de oliva suave, 110 g. de azúcar glas, 100 ml. de limoncello, 1 vaina de vainilla partida y raspada.
Jarabe: 100 ml. de limoncello, 5 cucharadas soperas de azúcar y medio vaso de agua.
Limón confitado:  cáscara de 2 limones, 6 cucharadas soperas de azúcar y un vaso de agua. 

ELABORACIÓN:

Limón confitado:  Ponemos un cacito al fuego con la cáscara de los limones rallada, el azúcar y el agua, a fuego medio hasta que se vea transparente y cocinada. Reservamos.
Jarabe de limoncello:  En un cacito ponemos el limoncello, el agua y el azúcar y lo dejamos a fuego medio hasta que reduzca y tenga textura de almíbar o jarabe. Reservamos templado.


1- En un recipiente hondo mezclamos los huevos, la leche, el zumo de limón, la ralladura de limón y el aceite.
2- Añadimos la vaina de vainilla raspada, el azúcar glas y el limoncello.
3- Tamizar la harina junto con el bicarbonato y la levadura en polvo.
4- Agregamos a la mezcla líquida anterior.

5- Vertemos en un molde de corona engrasado y forrado con papel vegetal para facilitar el desmoldado posterior.
6- Metemos en el horno precalentado a 180 grados hasta que se vea dorado y al pincharlo con un palito salga libre de adherencias.
7- Desmoldamos sobre una rejilla.

8- Vertemos el jarabe de limoncello que teníamos reservado sobre el pastel en caliente, pinchándolo previamente con un palito de brocheta por toda la superficie.
9- Ponemos sobre el pastel el limón confitado, repartiéndolo bien.