Sopa de cebolla francesa.

La sopa de cebolla es uno de los platos tradicionales de la cocina francesa que más me gustan. Suele servirse en la cena de Nochebuena y resulta una sopa de lo más reconfortante, apetecible y sabrosa.
El cocinarla a fuego lento para que la cebolla casi se caramelice y adquiera ese bonito color dorado y el utilizar un buen caldo, son los secretos para conseguir una sopa de cebolla soberbia, fabulosa!!!

INGREDIENTES: ( 5 personas)

50 g. de mantequilla, 750 g. de cebollas dulces, 3 dientes de ajo, 25 g. de harina, 1 litro y medio de caldo de verduras de buena calidad, 1 vaso de vino blanco, 1 hoja de laurel, 1 rama de tomillo, perejil picado, sal, pimienta negra molida, media baguette cortada a rebanadas de 1 cm. de grosor y 100 g. de queso gruyére rallado.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos las cebollas en juliana fina, salpimentamos y las ponemos en una cazuela con la mantequilla, removiendo con una cuchara de madera y cocinando hasta que la cebolla se ablande y adquiera tono marrón dorado, casi caramelizada, lo que le dará a la sopa su intenso sabor y color tostado.
2- Añadimos los ajos aplastados y la harina y mezclamos bien para que se forme una salsa.
3- Agregamos el vino blanco y removemos.


4- Ponemos el caldo de verduras, el laurel, tomillo, perejil, sal y pimienta. Tapamos y dejamos cocinar a fuego lento durante 45 minutos.
5- Antes de sevir, ponemos en cada cuenco de sopa una rebanada de baguette, espolvoreamos con queso rallado y gratinamos.