Centollo relleno.

Cuando disponemos de unos buenos ejemplares de centollo de las rías gallegas, lo ideal es disfrutar su sabor en toda su pureza, sin añadiduras. No es necesario nada más que cocerlo adecuadamente para poder disfrutarlo al máximo, en todo su esplendor.
Aunque una idea fabulosa que os recomiendo al máximo es preparar un salpicón ligero con pimientos, cebolleta fresca, buen vino blanco, algo de perejil, unos langostinos y huevo cocido, que mezclaremos con el contenido del centollo y presentaremos en su mismo caparazón.
Un manjar totalmente irresistible. No cabe duda que un buen centollo de la ría es un plato de fiesta, ideal para días especiales de celebración familiar.
Feliz Navidad y mis mejores deseos para todos en estas fiestas.


INGREDIENTES:

1 centollo, 1 tomate maduro mediano, media cebolleta tierna, medio pimiento verde, medio pimiento rojo, 1 ramito de perejil fresco, 1 chorrito de vino blanco de calidad, 1 huevo cocido y 5 ó 6 langostinos cocidos.


ELABORACIÓN:

1- Lavamos bien los pimientos y los cortamos en pequeños daditos del mismo tamaño.
2- Cortamos la cebolleta fresca en trozos pequeños.
3- Hacemos una cruz al tomate con un cuchillo afilado y los escaldamos 25 segundos en agua hirviendo, sumergiéndolo en agua con hielo a continuación. De este modo le retiraremos la piel con mucha facilidad.


4- Retiramos la piel al tomate y desechamos las semillas. Partimos en daditos de pequeño tamaño.
5- Aplastamos con los dientes de un tenedor el huevo cocido.
6- Mezclamos el tomate, la cebolleta, el pimiento rojo y verde, el huevo cocido y los langostinos sin piel troceados. Le añadimos un buen chorrito de buen vino blanco y un ramito de perejil fresco picado.
7- Reservamos este relleno tapado en un recipiente hermético en frío.


8- Cocer un centollo:  Ponemos el centollo en una cacerola grande al fuego con un par de hojas de laurel y sal ( si disponemos de agua de mar ya… Fenomenal).
El agua debe estar fría y el marisco vivo. Si el centollo está muerto podemos poner agua hirviendo.
A partir del primer hervor del agua, con un centollo de este tamaño, contaremos 20 minutos de cocción y a continuación retiramos de la cacerola, cortamos la cocción colocándolo sobre un recipiente con hielo y después dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.


9- Una vez frío, retiramos las patas y tenazas y abrimos el caparazón.
10- Desechamos las partes no comestibles y luego agregamos el relleno que tenemos reservado en frío.
11- Mezclamos muy bien con una cuchara y conservamos en frío hasta el momento de su degustación.