Risotto de setas con queso de cabra al romero.

Adoro los risottos. Admiten casi cualquier ingrediente y mientras mantengamos la máxima de que el grano quede bien cocinado y cremoso pero a la vez firme, podemos dejarlo más o menos caldoso, al gusto del cocinero…
Los arroces más adecuados para preparar un buen risotto son el arborio, carnaroni y vialone nano, por su alto contenido en almidón y su óptima absorción de líquidos durante la cocción, con lo que conseguiremos una salsa cremosa sin que los granos pierdan su firmeza y se vuelvan pegajosos.

INGREDIENTES:

Media cebolla dulce, 50 g. de mantequilla, sal, 2 dientes de ajo, champiñones al gusto, níscalos al gusto, 1 ramita de tomillo fresco, medio vaso de vino blanco, 1 litro y medio de caldo de pollo casero, arroz para risottos ( unos 50 g. por persona ), queso de cabra y unas ramitas de romero fresco.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos el caldo de pollo casero en una cazuela y lo mantenemos siempre caliente, al borde del hervor.
2- En otra cazuela de paredes bajas y fondo grueso ( la ideal para la elaboración de risottos), pondremos la mantequilla y cuando se derrita agregamos la cebolla picada en cubitos de muy pequeño tamaño y el ajo, dejando cocinar a fuego lento hasta que la cebolla esté tierna sin que llegue a dorarse.
3- Añadimos las setas picadas en trocitos y el tomillo , romero y la sal y cocinamos 4 minutos removiendo suavemente.
4- Agregamos el vino y dejamos evaporar.
5- Añadimos el arroz removiendo y mezclando bien todos los ingredientes.

6- Vamos añadiendo el caldo poco a poco, sin dejar de remover. No añadiremos más caldo hasta que el arroz no haya absorbido el anterior, sin dejar que se seque del todo. Tras unos 18- 20 minutos el arroz quedará cremoso y tierno, pero con los granos aún firmes.
7- Rectificamos la sal si fuese necesario y tapamos la cazuela dejando reposar el risotto un par de minutos.
8- Servimos y colocamos sobre cada ración una rodaja de queso de cabra con una ramita de romero fresco, que habremos dorado en el grill previamente, poniéndolo sobre un plato con papel vegetal.

Anuncios

Risotto de trigo en tinta de calamar con lubina salvaje.

La ” Niña lubina ” ataca de nuevo!!!  Esta es la receta que me tocó elaborar en el curso de cocina Gourmet que realicé en el Restaurante Monteagudo. Como véis las lubinas me persiguen, saben que mi sobrenombre es “La niña lubina “, menos mal que me gustan porque sino, apañada iba!!! Dejando aparte las bromas, os quiero recomendar este plato, es bastante sencillo de hacer y el resultado muy sorprendente y vistoso, como todo lo que sale de la cocina del magnífico Chef Juan Lax.
Os animo a que lo probéis, no os decepcionará.

INGREDIENTES:

1 lomo de lubina por persona limpio de espinas y escamas, 200 g. de trigo (Nomen, a la venta en grandes superficies, por ejemplo ), 2 chalotas, 500 ml. de caldo de pescado, 2 bolsas de tinta de calamar, sal, aceite de oliva y 50 g. de mantequilla.

Para la salsa:  2 cucharadas de aceite de oliva, 2 dientes de ajo, 2 cucharadas de vinagre de vino y 500 ml. de fondo de ternera.

ELABORACIÓN:

En un cazo ponemos a pochar 2 chalotas finamente picadas con 25 g. de mantequilla durante diez minutos aproximadamente.
Hervimos el caldo de pescado ( 500 ml. ) y le añadimos 2 bolsitas de tinta de calamar.
Incorporamos el trigo al cazo con las chalotas pochadas y mezclamos muy bien rehogándolo unos minutos.

Vamos mojando poco a poco el trigo con el caldo de pescado caliente, añadiendo un cucharón y dejando que se consuma hasta añadir el siguiente ( del mismo modo que se cocina un risotto ).
Cocinaremos de este modo el trigo hasta que se consuma todo el caldo.
Comprobamos el punto de sal y retiramos del fuego.
Añadimos la mantequilla restante y mezclamos muy bien. Reservamos.

Sazonamos la lubina y la marcamos en una sartén antiadherente con un poco de aceite de oliva por el lado de la piel hasta que quede crujiente.
Le damos la vuelta y la cocinamos por el otro lado un par de minutos comprobando el punto de cocción del pescado, ya que varía según el grosor del lomo.
Si fuese necesario terminamos el pescado en el horno durante 5 minutos.

Salsa:  Picamos los ajos muy finamente y los ponemos a dorar en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando comiencen a dorarse añadimos 2 cucharadas de vinagre de vino. Reducimos 1 minuto y añadimos el fondo de ternera, dejando reducir de nuevo hasta conseguir el espesor deseado ( unos 10 minutos ).
Ponemos un poco de cebollino picado para decorar.
¡Qué buena!

Risotto de bacalao y langostinos.

No dejan de sorprenderme los sabores y combinaciones de ingredientes que voy descubriendo para elaborar los risottos. Este plato típico de la cocina italiana se ha hecho habitual en mi mesa. Al principio seguía al pie de la letra las recetas que iban cayendo en mis manos y llamaban más mi atención, pero , como suele suceder cuando tienes dominada una receta, vas innovando y dejándote llevar por tus gustos e imaginación, combinando y experimentando hasta conseguir lo que buscas, ahí está la magia de la cocina!!!
Quiero compartir con vosotros este risotto porque considero que está especialmente bueno, de los mejores que he probado!!! A ver qué os parece.

INGREDIENTES: (para 4 personas )

250 g. de arroz para risottos, 150 g. de bacalao desalado, langostinos cocidos , media cebolleta fresca, 1 diente de ajo, sal, aceite de oliva, caldo de pollo y verduras casero, unas ramitas de brócoli , una trufa ( Mercadona ),30 g. de parmesano rallado y una pequeña nuez de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Ponemos en una cazuela baja o sartén un par de cucharadas de aceite de oliva y pochamos la cebolleta tierna cortada en dados pequeñitos y el diente de ajo laminado.
Procuramos mantener el fuego bajo para que no tomen color y se cocinen despacio.

Con una tijera de cocina cortamos el bacalao en trocitos de tamaño similar y lo añadimos a la cazuela. Cocinamos unos minutos a fuego medio.
Añadimos los langostinos pelados y sin cabezas.
Mezclamos bien.

A continuación ponemos el arroz y movemos bien con una cuchara de madera, para que se mezclen todos los ingredientes y sabores.
En un cacito aparte tendremos preparado un caldo de verduras y pollo casero ( o comprado ) caliente que iremos añadiendo poco a poco con un cucharón de sopa.
Removeremos el arroz hasta que el caldo se vaya absorbiendo y añadiremos otro cucharón de caldo.
De este modo el arroz se va cocinando poco a poco soltando todo su almidón y tomando sabor del bacalao, langostinos, cebolla y ajo.

Por último, añadiremos unas ramitas de brócoli cortadas pequeñas, en 5 minutos el brócoli se hace al dente .
Cuando veamos que el arroz está ya en su punto, rectificamos la sal y añadimos la mantequilla y el parmesano rallado, mezclando muy bien para que quede cremosito.
Ponemos un poco de trufa rallada por encima del risotto y servimos calentito. Buenísimo!!!

Esta receta es mi contribución al   “Recetario Mañoso “ que este mes tiene como protagonista a los platos de Cuaresma.

Risotto de calabaza y trufa.

Los risottos me tienen entusiasmada, tengo tantas recetas pendientes de hacer que me falta tiempo y tampoco es cuestión de abusar, pero en cuanto ví este que hoy os presento, compré los ingredientes y ya lo hemos disfrutado dos veces en casa. Bueno es poco, está buenísimo, por eso quiero compartirlo.
Muchas gracias  Lidia ” Atrapada en mi cocina “ , me encanta visitarte  y aprender de tí a diario.

INGREDIENTES:

Media cebolla, aceite de oliva virgen, un trocito de calabaza , 1 trufa ( Mercadona ), un puñadito de champiñones, 350 g. de arroz arborio, 1 vasito de vino blanco, caldo de pollo, 30 g. de queso parmesano rallado, una avellana de mantequilla, sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

Ponemos en una sartén un poquito de aceite de oliva y pochamos la  cebolla cortada muy finita, procurando que no se tueste, añadiendo un poco de agua si es necesario.

A continuación añadimos los champiñones y la calabaza cortada a dados de tamaño regular y ponemos el vasito de vino blanco ( yo he usado un espumoso italiano que me encanta ).
Dejamos cocinar hasta que se vea bastante blandita la calabaza.

Añadimos el arroz y damos unas vueltas con la cuchara de madera, mezclándolo todo muy bien.
Vamos añadiendo cucharones de caldo de pollo caliente ( en otra cazuelita lo mantenemos al fuego para que esté caliente ) y removemos constantemente, para que el arroz vaya soltando su almidón y quede cremosito, ahí el secreto de un buen risotto.
No añadiremos más caldo caliente hasta que el anterior se haya consumido y seguiremos removiendo, manteniendo el fuego medio.
Por último, cuando veamos que el arroz está en su punto, rallamos la trufa sobre él, para que le aporte todo su sabor y aroma y agregamos la mantequilla y el parmesano.
Movemos  para mezclar muy bien y servimos enseguidita.
Delicia pura!!!

Risotto de setas .

Hoy hemos disfrutado este magnífico risotto de setas que os presento y recomiendo, está buenísimo y se hace en apenas media hora.
Cuando hago risotto disfruto como una niña, pongo los ingredientes bien ordenaditos en la encimera, me relajo y disfruto de los aromas que inmediatamente se desprenden de la cazuela, cocinando a fuego lento, para que el arroz vaya soltando poco a poco su almidón y quede en su punto.
Como toque final, cuando se añade el queso rallado, casi no tengo paciencia para esperar, ¡Qué delicia!
Creo que es mi plato favorito.
INGREDIENTES:
320 gr. de arroz arborio, 500 g. de setas congeladas, media cebolla, 50 g. de bacon, 2 dientes de ajo, 1 litro de caldo de verduras, 50 g. de queso grana padano rallado, 1 copita de vino blanco, 20 g. de mantequilla, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, un poquito de perejil picado, sal y pimienta.
ELABORACIÓN:
Ponemos a descongelar las setas en un recipiente y las escurrimos bien del líquido que sueltan.
Cortamos el bacon en tiritas .
Picamos la media cebolla en daditos muy pequeños.
Limpiamos y picamos los dos dientes de ajo.
Tendremos preparado en una cazuela el caldo de verduras caliente, manteniéndolo a fuego suave para que siga caliente al momento de ir añadiéndolo al risotto.
Ponemos 2 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y pochamos la cebolla a fuego medio durante 5 minutos, sin que se dore, removiendo constantemente.Si es necesario añadimos un poquito de agua.
Cuando esté blandita, añadimos el bacon y sofreimos unos minutos más.
Agregaremos los ajos picaditos y daremos unas vueltas, mezclándolo todo.
Añadimos el arroz y las setas y sofreimos durante medio minuto, sin parar de remover.
Salpimentamos y vertemos la copita de vino blanco y dos cucharones de caldo de verduras caliente.
Removeremos constantemente con una cuchara de madera, cocinando el risotto a fuego lento.
A medida que vaya absorviendo el líquido, añadiremos más caldo de verduras caliente, poco a poco, hasta consumirlo todo.
La cocción dura unos 18 a 20 minutos.
Incorporamos la mantequilla troceada y el queso rallado. Removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes y el arroz quede cremoso.
Espolvoreamos con un poquito de perejil picado y servimos inmediatamente.
¡Vaya delicia!


Risotto al azafrán con láminas de champiñón.

Hoy os quiero presentar este delicioso risotto que he cocinado siguiendo al pie de la letra la receta del maestro Ferrán Adriá, sale delicioso. Me han regalado el libro “La comida de la familia” ( Ferrán Adriá y el equipo de el Bulli ) y me tiene fascinada, os lo recomiendo. Explica con todo lujo de detalle unas recetas fáciles para hacer en casa , con unos paso a paso magníficos y estupendas fotografías.
Creo que voy a probar todas sus recetas, desde la primera hasta la última.
INGREDIENTES:
(para 2 personas):  3 champiñones medianos, media cucharada de mantequilla de buena calidad, 30 g. de Parmesano rallado, media cucharadita de zumo de limón, 600 ml. de caldo de pollo, 180 g. de arroz para risotto ( en grandes superficies se encuentra fácilmente), un buen pellizco de azafrán, media cucharada de cebolla cortada en daditos, 2 cucharadas de aceite de oliva, 3 cucharadas de vino blanco, sal y pimienta negra.
ELABORACIÓN:
Ponemos el azafrán envuelto en un trocito de papel de aluminio y lo tostamos en la sartén, procurando que no se queme.
Pelamos y picamos la cebolla en daditos pequeños y la ponemos en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. La rehogamos a fuego muy lento para que se ablande y no coja color.
Cuando está la cebolla blandita añadimos 3 cucharadas de vino blanco y desglasamos, dejando reducir.
Ponemos el arroz y rehogamos durante 3 minutos, removiendo constantemente con una cuchara de madera.
Vamos mojando el arroz con el caldo de pollo caliente, debemos ir añadiendo poco a poco el caldo y removiendo constantemente para que no se pegue.
El caldo que vamos añadiendo debe estar caliente, por lo que es útil tenerlo en un cacito aparte al fuego.
Incorporamos el azafrán tostado y seguimos cocinando .
Limpiamos bien los champiñones con agua , los secamos cuidadosamente y los cortamos en laminillas muy finas con una mandolina o con un cuchillo afilado.
Cuando el arroz esté cocido ( unos 15 minutos ), añadimos media cucharada de mantequilla y 30 g. de Parmesano rallado y removemos para que se integre y quede cremoso.
Ponemos a punto de sal, pimienta negra y media cucharadita de zumo de limón.
Servimos el risotto en el plato y repartimos por encima las finas laminillas de champiñón, de modo que la temperatura del arroz “cueza” ligeramente las setas.
Se sirve recién hecho. Espero que os guste.
En casa nos ha gustado a todos, pequeños y mayores.
Sólo faltan 3 días para el sorteo. Aquí os podéis apuntar.