Risotto de setas con queso de cabra al romero.

Adoro los risottos. Admiten casi cualquier ingrediente y mientras mantengamos la máxima de que el grano quede bien cocinado y cremoso pero a la vez firme, podemos dejarlo más o menos caldoso, al gusto del cocinero…
Los arroces más adecuados para preparar un buen risotto son el arborio, carnaroni y vialone nano, por su alto contenido en almidón y su óptima absorción de líquidos durante la cocción, con lo que conseguiremos una salsa cremosa sin que los granos pierdan su firmeza y se vuelvan pegajosos.

INGREDIENTES:

Media cebolla dulce, 50 g. de mantequilla, sal, 2 dientes de ajo, champiñones al gusto, níscalos al gusto, 1 ramita de tomillo fresco, medio vaso de vino blanco, 1 litro y medio de caldo de pollo casero, arroz para risottos ( unos 50 g. por persona ), queso de cabra y unas ramitas de romero fresco.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos el caldo de pollo casero en una cazuela y lo mantenemos siempre caliente, al borde del hervor.
2- En otra cazuela de paredes bajas y fondo grueso ( la ideal para la elaboración de risottos), pondremos la mantequilla y cuando se derrita agregamos la cebolla picada en cubitos de muy pequeño tamaño y el ajo, dejando cocinar a fuego lento hasta que la cebolla esté tierna sin que llegue a dorarse.
3- Añadimos las setas picadas en trocitos y el tomillo , romero y la sal y cocinamos 4 minutos removiendo suavemente.
4- Agregamos el vino y dejamos evaporar.
5- Añadimos el arroz removiendo y mezclando bien todos los ingredientes.

6- Vamos añadiendo el caldo poco a poco, sin dejar de remover. No añadiremos más caldo hasta que el arroz no haya absorbido el anterior, sin dejar que se seque del todo. Tras unos 18- 20 minutos el arroz quedará cremoso y tierno, pero con los granos aún firmes.
7- Rectificamos la sal si fuese necesario y tapamos la cazuela dejando reposar el risotto un par de minutos.
8- Servimos y colocamos sobre cada ración una rodaja de queso de cabra con una ramita de romero fresco, que habremos dorado en el grill previamente, poniéndolo sobre un plato con papel vegetal.

Anuncios

Quiché de espinacas.

Me encantan estas tartas saladas que quedan tan estupendas y te solucionan la cena en un momento. Las combinaciones son tantas como nuestra imaginación nos inspire…Verduras, queso, bacon,setas, jamón, piñones, pimientos…Siempre salen bien y gustan a todos. Incluso frías están buenísimas y si nos gustan calentitas, con un simple golpe de horno quedan como recién hechas.
Esta es la que preparé hace unos días y nos encantó, queda jugosísima y la combinación es deliciosa, os animo a probar. A ver qué os parece.


INGREDIENTES:

1 Lámina de masa quebrada, 1 paquetito de espinacas congeladas,2 dientes de ajo, 6 tomatitos cherry, queso de cabra al gusto, 100 g. de piñones, 150 ml. de nata líquida, 2 huevos, jamón serrano al gusto, sal y pimienta.


ELABORACIÓN:

Cocemos las espinacas en agua con sal y 2 dientes de ajo laminados.
Las escurrimos muy bien y reservamos.
Tostamos los piñones en una pequeña sartén.

Salteamos un poco el jamón serrano cortado a tacos. Reservamos.
Cortamos el queso de cabra en rodajas finas y los tomates cherry en mitades.

Extendemos la masa quebrada sobre un molde redondo desmontable. La pinchamos con un tenedor y la cubrimos con papel de aluminio, pegándolo bien a la superficie de la masa por los lados y el fondo del molde y ponemos peso encima (legumbres, piedras, etc…)
Metemos al horno precalentado a 180 grados durante unos 15 minutos.


Transcurrido este tiempo, sacamos del horno y retiramos el papel de aluminio.
Veremos que la masa ya está ligeramente dorada por los bordes. 
Batimos en un cuenco los 2 huevos, añadimos la nata líquida, sal y pimienta.
Mezclamos con las espinacas bien escurridas, los piñones y el jamón.
Vertemos esta mezcla sobre la masa.


Repartimos sobre la quiché el queso de cabra y los tomatitos cherry.
Horneamos a la misma temperatura unos 15 minutos más.
Retiramos del horno y desmoldamos.
Me encanta!!!