Pollo con salsa de almendras y champiñones.

Un guisito de toda la vida, pollo con champiñones y zanahorias. Una salsa gordita y bien ligada que hace de este plato un bocado irresistible. 
Como todos los guisos, todavía está mejor al día siguiente de ser cocinado, lo que resulta bien cómodo, ya que podemos cocinarlo con antelación.
Lo mejor del otoño, los platos de cuchara y los buenos guisos que perfuman nuestras cocinas…

INGREDIENTES:

Pollo al gusto, champiñones enteros cortados a cuartos, zanahorias baby, 2 ramitos de tomillo fresco, 4 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 100 g. de almendras, medio vaso de vino blanco, sal, pimienta, 2 cucharadas de salsa de tomate, 1 litro de caldo de pollo y 2 cucharadas de aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos la cebolla cortada a daditos en una cazuela grande con 2 cucharadas de aceite de oliva y la pochamos a fuego lento, removiendo constantemente.
2- Agregamos 3 dientes de ajo chascados y las ramitas de tomillo fresco.


3- Añadimos el pollo troceado y salpimentado y doramos moviéndolo con una cuchara de madera.
4- Agregamos el vino blanco y dejamos evaporar unos minutos raspando bien el fondo de la cacerola con la cuchara de madera.
5- Ponemos los champiñones cortados a cuartos, las zanahorias baby, la salsa de tomate y agregamos el caldo de pollo.


6- Hacemos un majado con las almendras, un pellizco de sal y 1 diente de ajo y lo añadimos también a la cazuela.
7- Dejamos cocinar hasta que el pollo esté bien hecho y la salsa ligada. Rectificamos la sal si fuese necesario.

Anuncios