Alubias con bacalao y pimientos.

Plato de cuchara, de los que más disfrutamos cuándo el frío hace acto de presencia y lo que apetece poner en nuestras mesas es un buen plato caliente, saludable, alimenticio y delicioso.
Las legumbres combinan a la perfección con los pescados y mariscos. En este caso, unas pequeñas alubias mantecosas se han cocinado a fuego lento tras hacer un sofrito con pimientos, cebolla, ajo y calabacín.
No falta el buen pimentón y el bacalao desmigado.
Vereis qué cazuela tan apetecible y recomendable…


INGREDIENTES:

Alubias blancas, 1 pimiento amarillo, medio pimiento rojo, 1 calabacín pequeño, 4 dientes de ajo, 1 cebolla, 3 cucharadas de aceite de oliva , sal, 1 cucharada sopera de pimentón dulce,  4 cucharadas soperas de salsa de tomate casera, 1 hoja de laurel y bacalao desalado. 


ELABORACIÓN:

1-  Ponemos el aceite en una cazuela y pochamos la cebolla picada en daditos muy pequeños y los dientes de ajo chascados.
2- En cuanto la cebolla esté blanda, añadimos los pimientos cortados a dados y el calabacín con su piel cortado a cubitos de tamaño regular.
3- Dejamos cocinar unos minutos, removiendo de vez en cuando.

4- Agregamos el pimentón dulce y la salsa de tomate y mezclamos bien con la cuchara de madera.
5- Ponemos agua, la hoja de laurel y agregamos las alubias en frío ( previamente remojadas en agua durante 8 horas al menos).
6- Tapamos la cazuela y dejamos cocinar a fuego medio removiendo de vez en cuando y añadiendo algo más de agua fría un par de veces para cortar la cocción.


7- Los últimos 15 minutos de cocción añadiremos el bacalao desalado cortado en pequeños trozos. Mezclamos bien y seguimos cocinando hasta que las alubias estén en su punto.
Como todos los potajes, al día siguiente está mejor. 

Anuncios

Rollitos de piquillos rellenos de queso y nueces.

Os quiero recomendar este entrante que os resultará irresistible si os gustan los pimientos del piquillo. Queda muy vistoso y resultón en la mesa, se prepara con antelación, lo que resulta muy cómodo y se degusta en frío cortado en porciones del tamaño que mejor nos venga.
Podemos variar los rellenos y adaptarlos al gusto de los comensales, procurando que sean cremosos y armonicen con el sabor de los piquillos. En este caso, un buen queso cremoso, nueces y diferentes lechugas han sido el relleno.

                                                                                                 Fuente: “Lecturas”


INGREDIENTES:

Masa: 150 g. de pimientos del piquillo en conserva, 100 g. de harina de trigo, 2 huevos XL, medio sobre de levadura y una cucharadita de sal.

Relleno:  250 g. de queso crema, 200 g. de lechugas variadas ( hoja de roble, escarola…) y 120 g. de nueces. 



ELABORACIÓN:

1- Escurrimos los pimientos y los trituramos en un procesador o picadora.

2- Añadimos las yemas de huevo y la sal. Mezclamos.
3- Montamos las claras a punto de nieve firme con un pellizco de sal.


4- Tamizamos la harina junto con la levadura y la añadimos a la mezcla de piquillos.

5- Cuando esté todo bien integrado, añadimos las claras montadas a punto de nieve y mezclamos con movimientos envolventes.
6- Vertemos la masa obtenida sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Alisamos la superficie con una espátula.
7- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado) durante 10 minutos.



8- Retiramos del horno y desmoldamos sobre un paño limpio enrollándolo sobre sí mismo y dejamos que se enfríe así enrollado.

9- Una vez frío procedemos a rellenarlo. Untamos una buena capa de queso crema, luego ponemos hojas de lechuga bien repartidas por toda la superficie y nueces cortadas en trocitos de tamaño regular.



10- Volvemos a enrollar sobre sí mismo el brazo y cortamos en porciones. Conservamos en frío tapado con papel film hasta el momento de su consumo.

Coca de trampó.

¡¡Tengo unas amigas tan buenas que no me las merezco!! Es maravilloso darse cuenta de que durante sus vacaciones en Mallorca, una amiga se acuerda de tí y decide tomarse la molestia de traer en su maleta un regalo que sabe que me iba a encantar : La receta de la ” coca de trampó ” elaborada por su abuela y los pimientos mallorquines más adecuados para hacerla.

Me ha hecho una ilusión tremenda y el pasado fin de semana la hemos disfrutado en casa con muchísimo gusto, nos ha encantado.
Comparto con vosotr@s la entrañable receta de la abuela mallorquina de Felisa, para que disfrutéis como nosotros de una auténtica coca de trampó siempre que os apetezca. ¡Viva la cocina mediterránea!

INGREDIENTES:

Para la masa:  1 huevo, 1 vasito ( de los de vino ) de aceite, otro vasito de agua templada, medio cubito de levadura fresca ( 25 gramos ), la harina que admita hasta que no se pegue a los dedos ( aprox. 300 g. ) y sal ( una cucharadita de café ).
Para el relleno:  1 cebolla, 1 tomate grandecito sin piel ni semillas y pimientos mallorquines ( si no se tienen, se pueden utilizar los pimientos verdes italianos, más fáciles de encontrar ), aceite de oliva, pizca de pimienta negra y pizca de vinagre.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina y la sal en un bol y en el centro hacemos un hueco y añadimos el huevo batido, el aceite y la levadura disuelta en el agua templadita.
2- Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una bola de masa que no se pegue a los dedos. Si es necesario añadimos un poquito más de harina.
3- Tapamos la bola de masa y la dejamos reposar en un lugar templado hasta que doble su tamaño.

4- Para el relleno: Hacemos una cruz con un cuchillo en la piel del tomate y lo escaldamos veinte segundos en agua hirviendo, con lo que será muy sencillo retirarle la piel. Le retiramos también las semillas y lo cortamos en cubitos. Reservamos.
5- Extendemos la masa con un rodillo y la colocamos sobre una placa de horno con papel vegetal.
6- Sobre la masa colocamos los daditos de tomate, la cebolla cortada a trocitos y los pimientos mallorquines cortados a tiritas.
7- Añadimos un poquito de aceite, sal, pimienta y vinagre.

8- Metemos al horno precalentado a 150 grados hasta que se vea doradita. Se debe partir cuando esté fría y ponerle un poco de aceite de oliva antes de servir.

Este mismo relleno se sirve también como ensalada : “Ensalada de trampó “, añadiéndole también algo de atún y resulta una ensalada deliciosa, fresca y muy apetecible.

Muy muy ricas y totalmente recomendables.

Sardinas marinadas con escalibada y salmorejo de remolacha.

Otra receta magnífica del Chef Juan Lax que os recomiendo al cien por cien.
Es un plato ideal para esta época veraniega, en la que apetecen comidas frescas y ligeras para ayudarnos a llevar mejor estos calores y mantenernos vitaminados.
Las sardinas marinadas van acompañadas de escalibada y un salmorejo de remolacha que está delicioso también para disfrutarlo en chupitos, no os lo perdáis.
Estos platos llenos de color son pura salud, pescado azul y verduritas, una deliciosa combinación, a ver si os gusta!!!

INGREDIENTES:

Medio kg. de sardinas, vinagre y sal.

Para la escalibada:  2 tomates maduros, 1 berenjena grande, 3 pimientos rojos, aceite de oliva virgen, sal,  1 diente de ajo.

Para el salmorejo de remolacha:  3 remolachas cocidas, aceite de oliva virgen ( 2 cucharadas ), 1 cucharada de vinagre de Jerez, 1 diente de ajo , 2 tomates maduros y 30 g. de miga de pan.

ELABORACIÓN:

Limpiamos muy bien las sardinas de escamas y espinas, bajo el agua y ayudándonos de un cuchillo afilado, separamos los lomos.
Las ponemos a marinar en vinagre y sal durante al menos una hora.( Yo las dejé toda la noche ).

Lavamos muy bien la berenjena, los tomates y pimientos rojos.
Ponemos en una placa de horno la berenjena pelada, los pimientos despepitados y cortados en trozos y los tomates, a los que hacemos una cruz con el cuchillo.
Les ponemos un chorrito de aceite de oliva y sal. 
Asamos las verduras a 190 grados durante unos 45 minutos.

Una vez estén asadas las verduras, les retiramos la piel y las picamos groseramente.
Las aliñamos con ajo picado, sal en escamas y aceite de oliva virgen.
Reservamos.

Preparamos el salmorejo de remolacha:  Ponemos en un vaso batidor la remolacha, ajo, tomates, vinagre, aceite, miga de pan y sal. Trituramos y si es necesario añadimos un poquito de agua fría.
Enfriamos.

Montaje del plato:  En un aro de presentación colocamos las sardinas marinadas con la piel hacia afuera. Rellenamos con las verduras asadas y aliñadas y acompañamos del salmorejo de remolacha.
Se sirve frío. Buenísimo!!!

Tumbet mallorquí.

Un riquísimo plato típico de Mallorca es el  ” Tumbet mallorquí”. Consiste en una cazuelita de verduras superpuestas, regadas con salsa de tomate y decoradas con huevo en lonchas finitas.
Una delicia de plato, de fácil elaboración y que nos ha gustado mucho en casa.
Se lo dedico a tod@s los bloggers mallorquines que tanto me hacen disfrutar cuando visito sus cocinas, espero estar a la altura…
INGREDIENTES:
Medio kg. de patatas, medio kg. de berenjenas, medio kg. de pimientos verdes, 1 kg. de tomates maduros, 3 dientes de ajo, medio litro de aceite de oliva, perejil, sal,pimienta y huevos.
ELABORACIÓN:
Pelamos las patatas, las pasamos por agua y las cortamos en rodajas de 1 cm. de grosor.
Las freímos en aceite caliente, salpimentamos y las colocamos en el fondo de una cazuela de barro.
Lavamos bien las berenjenas y las cortamos sin pelar en rodajas de 1 cm. Las espolvoreamos con sal y las dejamos en una escurridera para que suelten su agua.
Las secamos cuidadosamente con un papel de cocina y las freimos en el mismo aceite de las patatas.
Las escurrimos bien del aceite y las colocamos sobre las patatas en la cazuelita.
Lavamos los pimientos, les sacamos las semillas y los troceamos .
Los freimos a fuego medio, removiendo para que no se quemen. escurrimos y salpimentamos.
Los colocamos sobre las berenjenas.
Retiramos el aceite de la sartén, dejando sólo una cucharadita y rehogamos a fuego lento los dientes de ajo y el perejil picado finamente.
Cuando empiecen a dorarse, añadimos los tomates sin piel ( se escaldan previamente  para pelarlos con facilidad ). Ponemos una cucharada de azúcar y otra de sal y removemos de vez en cuando , hasta conseguir una deliciosa salsa de tomate.
Vertemos la salsa recién hecha sobre las verduritas y adornamos con rodajas finitas de huevo cocido.
Servimos recién hecho, aunque también frío está estupendo.

Ajoarriero

Hoy os traigo un plato tradicional de la cocina navarra. Es muy común en todo el Norte de España y obligado para los amantes del bacalao.
Me encanta que forme parte del recetario de mi casa. Quiero que mis hijas se acostumbren desde pequeñas a educar su paladar y  disfrutar de la cocina tradicional tanto como de la “nueva cocina”.
No quiero que sean niñas que rechacen sabores nuevos y sólo sepan comer salchichas, huevos y hamburguesas.
 Yo pienso que educar el paladar de nuestros niños es una importantísima labor  que han de  realizar los padres, nadie más.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas): 1 kg. de bacalao, 2 pimientos choriceros secos, aceite de oliva virgen, 1 cebolla, 3 dientes de ajo,  3 patatas grandecitas, 1 tomate maduro, 1 guindilla y sal.
ELABORACIÓN:
El día anterior ponemos el bacalao a remojar en abundante agua fría y con la piel hacia arriba, cambiando el agua un par de veces durante ese tiempo.
Al momento de cocinar, ponemos el bacalao en una cacerola, cubrimos con agua fría y tapamos, dejándolo a fuego moderado hasta que comience a hervir.
Dejamos que hierva 2 minutos y retiramos la cacerola del fuego, dejando reposar en este caldo el bacalao durante 5 minutos.
Lo escurrimos y guardamos el caldo.
Ponemos en una cazuela de barro 3 cucharadas de aceite de oliva con la cebolla y el ajo picados muy menuditos.Dejamos que pochen unos minutos y añadimos las patatas cortadas en láminas bastante finas.
Dejamos que cueza todo a fuego muy lento, regando con un poco de caldo de bacalao y moviendo con una cuchara de madera.
Una vez cocido todo , chafamos un poco la patata con un tenedor.
En ese momento incorporamos el tomate sin piel ni semillas, cortado a daditos pequeños y damos un hervor.
Agregamos el bacalao escurrido y troceado , los pimientos choriceros ( que habremos hidratado con un poco de agua hirviendo), troceados y sin semillas.
Pondremos también una guindilla picada.
A partir de este momento el truco está en mover la cazuela circularmente, en vaivén, o mover cuidadosamente con una cuchara de madera.
El bacalao soltará toda su gelatina , las patatas todo su almidón y la salsa se ligará divinamente.
Esto nos llevará aproximadamente 15 minutos.
Rectificamos de sal y si queda muy espeso le añadimos un par de cucharadas de caldo de bacalao de la primera cocción.
Se come calentito y está tan bueno que se me saltan las lágrimas de emoción. ¿Será normal esto?


Pascualina de carne

Es una tarta salada que se parece a nuestras empanadas, aunque el hojaldre le da una textura más ligera.
La pascualina original es una receta argentina y lleva acelgas o espinacas. Esta receta que yo he hecho es una adaptación de María Cristina Montiel sacada del libro “El sabor de nuestra cocina”.
INGREDIENTES: 2 huevos cocidos, una cebolla grande, 1 lata de aceitunas verdes sin hueso, 1 lata de pimientos del piquillo, 350 g. de carne picada, 2 láminas de hojaldre, sal, pimienta, orégano, aceite de oliva y una yema de huevo para pintar.
ELABORACIÓN: en una sartén amplia con aceite se rehoga la cebolla picada y, cuando empiece a estar tierna se incorpora la carne .Bajamos el fuego y dejamos que se haga hasta que esté en su punto.
En el último momento se le agregan los pimientos cortados en tiras y se condimenta al gusto con sal, pimienta y orégano. Una vez fuera del fuego se le añaden las aceitunas, cada una cortada en dos, los huevos duros picados en trozos grandes y se mezcla todo bien.
A continuación forramos con papel de horno un molde desmontable y colocamos una lámina de hojaldre. Pinchamos varias veces con un tenedor y rellenamos con la carne. Cubrimos con la otra lámina de hojaldre, a modo de tapa. Pellizcamos los dos bordes del hojaldre para que queden sellados. Pinchamos también la capa superior y pintamos con la yema de huevo.
La pascualina tarda entre 20 y 30 minutos en hacerse , en el horno precalentado a 200 grados.
Es un plato contundente y está muy bueno.

Rollo de puré de patata

                             

                             

                            

                              

                              

                                  
    

 Plato frío y bastante contundente, sobre todo si se sirve acompañado de una ensalada completa. Debe hacerse el día anterior a ser consumido y está buenísimo.

INGREDIENTES: 400 ml. de leche, chorrito de aceite de oliva, pizca de sal y copos de puré de patata en cantidad suficiente para conseguir un puré muy espeso que podamos manejar bien.
Para el relleno : 2 latas pequeñas de atún, 6 ó 7 piquillos troceados, una lata de olivas, 100 g. de langostinos cocidos y pelados, 2 huevos cocidos y mayonesa.
ELABORACIÓN: hacemos el puré de patatas poniendo la leche al fuego con un chorrito de aceite y pizca de sal. Cuando hierva, retiramos del fuego y añadimos removiendo, copos de patata hasta conseguir un puré muy espeso, ya que será la base de nuestro rollo y debe ser manejable.
Extendemos el puré sobre una lámina de papel sulfurizado o de horno y lo cubrimos con otra lámina igual. Con un rodillo aplanamos el puré hasta tener un rectángulo de unos tres milímetros de espesor, procurando que nos quede uniforme.
Mientras la masa ( puré) se enfría un poco, preparamos el relleno.

Mezclamos en un bol los langostinos picados, las aceitunas picadas, el atún, los huevos cocidos picados, los piquillos cortaditos en dados y amalgamamos esto con  dos o tres cucharadas de mayonesa.
Retiramos el papel que cubre la masa ( puré) y extendemos el relleno anterior.
Enrollamos la masa sobre sí misma, a modo de brazo de gitano y , con el papel puesto, lo metemos al frigo ´4 ó 5 horas; mejor de un día para otro.
Presentamos decorando a nuestro gusto: con langostinos, olivas, pimientos, etc…

Bacalao tres pimientos

 Este plato tan lleno de color es un homenaje a la tierra dónde vivo, la tierra de los pimientos, Murcia ; y también un recuerdo a mi abuela Dorinda, que cocinaba un bacalao con tomate exquisito los días de comida familiar.
En este caso  está cocinado con un sofrito de cebolla, ajo , tomate y pimientos de tres colores, una mezcla de sabores que me gusta muchísimo.
Además de los pimientos, he puesto patata cocida para acompañar.

Patatas con salmorejo

 Es un entrante frío muy adecuado para estos calores murcianos .
La base del plato son las patatas asadas o cocidas, el salmorejo por encima bien fresquito y una lluvia de hortalizas crudas cortadas en daditos muy pequeñitos, huevo duro y la proteina del jamón. Lo dicho, es un entrante pero bien completo… tiene de todo.
En el restaurante “El Tapeo”, en la calle Marqués de los Vélez de Murcia lo ponen de tapa y está…de muerte. Buen ambiente, buena cocina y gente guapa y agradable. Murcia en todo su esplendor.