Centollo relleno.

Cuando disponemos de unos buenos ejemplares de centollo de las rías gallegas, lo ideal es disfrutar su sabor en toda su pureza, sin añadiduras. No es necesario nada más que cocerlo adecuadamente para poder disfrutarlo al máximo, en todo su esplendor.
Aunque una idea fabulosa que os recomiendo al máximo es preparar un salpicón ligero con pimientos, cebolleta fresca, buen vino blanco, algo de perejil, unos langostinos y huevo cocido, que mezclaremos con el contenido del centollo y presentaremos en su mismo caparazón.
Un manjar totalmente irresistible. No cabe duda que un buen centollo de la ría es un plato de fiesta, ideal para días especiales de celebración familiar.
Feliz Navidad y mis mejores deseos para todos en estas fiestas.


INGREDIENTES:

1 centollo, 1 tomate maduro mediano, media cebolleta tierna, medio pimiento verde, medio pimiento rojo, 1 ramito de perejil fresco, 1 chorrito de vino blanco de calidad, 1 huevo cocido y 5 ó 6 langostinos cocidos.


ELABORACIÓN:

1- Lavamos bien los pimientos y los cortamos en pequeños daditos del mismo tamaño.
2- Cortamos la cebolleta fresca en trozos pequeños.
3- Hacemos una cruz al tomate con un cuchillo afilado y los escaldamos 25 segundos en agua hirviendo, sumergiéndolo en agua con hielo a continuación. De este modo le retiraremos la piel con mucha facilidad.


4- Retiramos la piel al tomate y desechamos las semillas. Partimos en daditos de pequeño tamaño.
5- Aplastamos con los dientes de un tenedor el huevo cocido.
6- Mezclamos el tomate, la cebolleta, el pimiento rojo y verde, el huevo cocido y los langostinos sin piel troceados. Le añadimos un buen chorrito de buen vino blanco y un ramito de perejil fresco picado.
7- Reservamos este relleno tapado en un recipiente hermético en frío.


8- Cocer un centollo:  Ponemos el centollo en una cacerola grande al fuego con un par de hojas de laurel y sal ( si disponemos de agua de mar ya… Fenomenal).
El agua debe estar fría y el marisco vivo. Si el centollo está muerto podemos poner agua hirviendo.
A partir del primer hervor del agua, con un centollo de este tamaño, contaremos 20 minutos de cocción y a continuación retiramos de la cacerola, cortamos la cocción colocándolo sobre un recipiente con hielo y después dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.


9- Una vez frío, retiramos las patas y tenazas y abrimos el caparazón.
10- Desechamos las partes no comestibles y luego agregamos el relleno que tenemos reservado en frío.
11- Mezclamos muy bien con una cuchara y conservamos en frío hasta el momento de su degustación.

Canelones de setas y atún.

Unos canelones muy suculentos y apetecibles, ideales para una cena ligera y muy completos. Van rellenos de setas variadas y atún con suave bechamel.
Ligeros y sabrosos, espero que os animeis a probarlos y vereis que resultan deliciosos. Su relleno es tan jugoso que por sí solo ya es una delicia y así presentado en unos canelones… Me encanta.


INGREDIENTES:

1 cebolla, 1 diente de ajo, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva, 250 g. de setas variadas, sal, pimienta negra molida, nuez moscada, 1 bote de leche evaporada, 1 nuez de mantequilla, 2 rodajas de atún ( fresco o congelado) y 1 paquete de placas para canelones.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos en pequeñísimos daditos la cebolla  y la ponemos a pochar en una sartén con 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
2- En otra sartén salteamos las setas variadas 3 ó 4 minutos con una cucharada de aceite de oliva y el diente de ajo fileteado. Salpimentamos y reservamos.
3- Cuándo la cebolla esté bien pochada, agregamos el atún cortados en daditos muy pequeños y mezclamos muy bien con la cebolla. Salpimentamos.
4- Cocinamos el atún un par de minutos junto con la cebolla y agregamos a la sartén las setas salteadas que teníamos reservadas.

5- Mezclamos todo y retiramos del fuego. Reservamos.
6- Remojamos las placas de canelones en agua caliente, siguiendo las instrucciones del fabricante. Las escurrimos transcurridos unos 15 minutos y las colocamos sobre una mesa de trabajo.
7- Ponemos en un pequeño cazo, 3 cucharadas soperas de harina y una nuez de mantequilla. Mezclamos con una cuchara de madera a fuego lento.
8- Añadimos un buen pellizco de nuez moscada, media cucharadita de sal y una pizca de pimienta negra molida.


9- Poco a poco agregamos la leche evaporada y movemos constantemente con unas varillas hasta que la salsa espese y logremos la consistencia que nos gusta (más o menos espesa).
10- Agregamos parte de esta salsa bechamel a la mezcla de setas y atún. Mezclamos bien.
11- Montamos el plato:  Rellenando los canelones con la mezcla reservada y salseando con bechamel a nuestro gusto.

Merluza a la vasca.


Hoy vamos a cocinar un estupendo plato de merluza a la vasca. Utilizaremos una buena merluza fresca, almejas, espárragos y huevo duro.
Menos de veinte minutos para tener sobre la mesa un plato de pescado sencillo, elegante, delicioso  y con una salsa de rechupete.
Ideal para una comida o cena ligera y digestiva, sin complicaciones y que hará las delicias de nuestros invitados con una copa de vino blanco bien fresco. 
Una cazuelita de merluza a la vasca es apuesta segura, no falla!!!


INGREDIENTES:

2 rodajas de merluza por persona, 5 ó 6 almejas por persona, 2 espárragos por persona, 1 cebolla, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, un vaso de vino blanco, 2 cucharadas soperas de harina, 1 manojo de perejil fresco picado, 1 litro de caldo de pescado, sal, pimienta y medio huevo duro por persona.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos el aceite en una cazuela de fondo grueso y paredes bajas y añadimos los dientes de ajo laminados. Cocinamos hasta que se ablanden, sin dorarse.
2- Agregamos la cebolla picada en trocitos minúsculos y mezclamos bien, moviendo constantemente con una cuchara de madera hasta que quede bien pochada. Si es necesario agregamos algo de agua.
3- Agregamos el perejil finamente picado y el vino blanco. Cocinamos unos minutos.


4- Agregamos las 2 cucharadas de harina y mezclamos enérgicamente con unas varillas. Añadimos el caldo de pescado y damos un hervor.
5- Ponemos el pescado salpimentado en la cazuela y dejamos cocinar 5 minutos por cada lado (dependiendo del grosor de la merluza).
6- En el último minuto agregamos las almejas bien lavadas y los espárragos troceados. Tapamos la cazuela y damos un nuevo hervor.


7- Servimos inmediatamente acompañando el pescado, almejas y espárragos con huevo cocido cortado a cuartos.

Alubias con bacalao y pimientos.

Plato de cuchara, de los que más disfrutamos cuándo el frío hace acto de presencia y lo que apetece poner en nuestras mesas es un buen plato caliente, saludable, alimenticio y delicioso.
Las legumbres combinan a la perfección con los pescados y mariscos. En este caso, unas pequeñas alubias mantecosas se han cocinado a fuego lento tras hacer un sofrito con pimientos, cebolla, ajo y calabacín.
No falta el buen pimentón y el bacalao desmigado.
Vereis qué cazuela tan apetecible y recomendable…


INGREDIENTES:

Alubias blancas, 1 pimiento amarillo, medio pimiento rojo, 1 calabacín pequeño, 4 dientes de ajo, 1 cebolla, 3 cucharadas de aceite de oliva , sal, 1 cucharada sopera de pimentón dulce,  4 cucharadas soperas de salsa de tomate casera, 1 hoja de laurel y bacalao desalado. 


ELABORACIÓN:

1-  Ponemos el aceite en una cazuela y pochamos la cebolla picada en daditos muy pequeños y los dientes de ajo chascados.
2- En cuanto la cebolla esté blanda, añadimos los pimientos cortados a dados y el calabacín con su piel cortado a cubitos de tamaño regular.
3- Dejamos cocinar unos minutos, removiendo de vez en cuando.

4- Agregamos el pimentón dulce y la salsa de tomate y mezclamos bien con la cuchara de madera.
5- Ponemos agua, la hoja de laurel y agregamos las alubias en frío ( previamente remojadas en agua durante 8 horas al menos).
6- Tapamos la cazuela y dejamos cocinar a fuego medio removiendo de vez en cuando y añadiendo algo más de agua fría un par de veces para cortar la cocción.


7- Los últimos 15 minutos de cocción añadiremos el bacalao desalado cortado en pequeños trozos. Mezclamos bien y seguimos cocinando hasta que las alubias estén en su punto.
Como todos los potajes, al día siguiente está mejor. 

Bacalao a la gallega.

La cocina tradicional gallega es una cocina sencilla que basa su éxito en los ingredientes autóctonos de extraordinaria calidad y elaboraciones sin demasiadas complicaciones ni artificios. 
Los pescados así cocinados ” a la gallega ” son maravillosos y como podéis imaginar, me traen fantásticos recuerdos de niñez. Raro el fin de semana que el olor inconfundible de la ajada para aliñar un buen bacalao, merluza o rodaballo, no salía de la cocina de mi madre…
Comparto con vosotros estos aromas tan familiares y os aconsejo que busquéis un buen pescado y lo disfrutéis a la gallega…
¡Vale la pena!

INGREDIENTES:

2 trozos de bacalao por persona, patatas al gusto, media cebolla,1 hoja de laurel, 2 huevos cocidos, aceite de oliva virgen, 4 dientes de ajo, 2 cucharaditas de pimentón dulce,1 chorrito de vinagre de vino, sal y una hojita de laurel.

ELABORACIÓN:

1- Cocemos las patatas en agua salada junto con media cebolla y una hojita de laurel.
2- Cuando estén casi cocidas añadimos el bacalao desalado con la piel hacia abajo y cocemos a fuego medio unos minutos, para que quede bien cocido y no se pase ( el tiempo dependerá del grosor del bacalao lógicamente) 


3- Preparamos la ajada: Para ello ponemos en una pequeña sartén 4 dientes de ajo fileteados y cocinamos a fuego bajo, para que los ajos suelten todo su aroma.
4- Cuando empiecen a verse doraditos, retiramos del fuego y añadimos 2 cucharaditas de pimentón dulce, removiendo y mezclando con el aceite y ajo y un chorrito de vinagre de vino.


5- Escurrimos las patatas y el bacalao y servimos calentitos, regando con la ajada y acompañando de huevo cocido cortado a cuartos.

Bacalao estilo Tavares.

Tengo que recomendaros este plato que nos ha encantado en casa y cuya receta procede del curso monográfico sobre bacalao al que asistí en el Restaurante “La vieja Ermita”.
Ha resultado un éxito en mi casa, tanto que por votación  popular hemos decidido que será uno de los platos que estas navidades se cocinará en nuestra casa. 
Este delicioso bacalao se presenta en cazuelitas de barro, va sobre un lecho de patatas cubiertas con una velouté de pescado y gratinado con una mayonesa de ajo. Pura exquisitez, sabrosísimo, os animo a probarlo. Todas las recetas del Chef Juan Lax son éxito asegurado.


INGREDIENTES:

400 g. de lomos de bacalao desalado, 2 patatas grandes, aceite de oliva, 200 g. de harina, 2 cucharadas de nata líquida, perejil picado, mayonesa ( al gusto ), 1 huevo y un diente de ajo.
Para la velouté de pescado:  2 cucharadas de aceite, 2 dientes de ajo, media cebolla, 1 cucharada sopera de harina, 2 cucharadas soperas de vino blanco y 250 ml. de fumet de pescado.


ELABORACIÓN:

Pelamos las patatas y las cortamos a rodajas finas. Las pochamos en una sartén con un poco de aceite de oliva.
Velouté:  en una pequeña sartén ponemos 2 cucharadas de aceite de oliva y pochamos la cebolla y el ajo picados finitos. A fuego lento, sin que cojan color.
Cuando estén blanditos, añadimos la harina y removemos con unas varillas.
Añadimos el vino blanco y dejamos reducir un minuto.
Agregamos el fumet de pescado y removemos para que no se pegue. Dejamos hervir 5 minutos. Rectificamos la sal y trituramos con una batidora eléctrica. Reservamos.


Enharinamos los lomos de bacalao desalado y freimos en abundante aceite por ambos lados hasta que estén completamente cocinados.

Ponemos en el vaso de la Tx o en una picadora o robot de cocina que tengamos un poco de mayonesa ( unas 3 cucharadas soperas ) con 2 dientes de ajo y el huevo.
Trituramos muy bien.


Montamos el bacalao en 2 cazuelas de barro, poniendo un lecho de patatas en la base.

Repartimos sobre las patatas la velouté.
Añadimos una cucharada de nata en el centro de la cazuela y sobre la nata colocamos el bacalao con la piel hacia arriba.
Sobre el bacalao, ponemos una buena cucharada de  la mayonesa de ajo que teníamos reservada.


Metemos al horno a 200 grados durante 5 a 8 minutos.
Espolvoreamos con perejil picado y servimos calentito. ¡¡¡ Espectacular sabor!!!

Tartar de bonito.

Este es un plato que me gusta especialmente, lo preparo a menudo y lo disfruto hasta el último bocado. Suelo hacerlo para mí sola, pero últimamente ya van metiendo todos el tenedor y probando el tartar. Es muy sencillito de hacer y el resultado magnífico, su única complicación consiste en cortar menuditos todos los ingredientes, así que no hay excusas, en un momentito, un delicioso tartar de bonito en la mesa.Veréis qué bueno queda!!!


INGREDIENTES:

350 g. de bonito (congelado o fresco y congelado por nosotros ), pepinillos en vinagre, alcaparras, zumo de limón,1 tomate madurito, 1 aguacate en su punto justo de maduración, sal, salsa Perrins, salsa de soja , aceite de oliva virgen y sal en escamas.

ELABORACIÓN:

Tomamos el pescado ya perfectamente descongelado y lo cortamos en cubitos pequeños, de 1 cm. de lado aproximadamente.
Lo colocamos en un cuenco pequeño y le ponemos sal, aceite de oliva, un chorrito de salsa de soja y unas gotas de salsa Perrins.
Removemos bien y lo tapamos con film.
Dejamos que macere una hora en la nevera.

Mientras macera el bonito, picamos en cubitos pequeños el tomate y lo ponemos en un recipiente escurridor, para eliminar el caldo.
Pelamos el aguacate y lo cortamos en daditos del mismo tamaño. Lo rociamos con zumo de limón para evitar la oxidación y reservamos.

Recuperamos el bonito de la nevera y lo mezclamos con el tomate, el aguacate, alcaparras al gusto y unos pepinillos en vinagre cortados en rodajitas.
Aliñamos con un poco de aceite de oliva y rectificamos la sal.
Sólo nos queda montar nuestro tartar. Para ello, ponemos en el plato un aro de presentación y con una cuchara colocamos la mezcla presionando ligeramente.
Ponemos un chorrito de salsa de soja por encima y salpicamos con sal en escamas.
Espero que lo disfrutéis tanto como yo!!!

Jurelitos en escabeche.

Hace tiempo que tenía ganas de preparar unos buenos jurelitos como éstos. La verdad es que ahora que estoy en Galicia me resulta muy fácil encontrar todo tipo de pescado fresco de extraordinaria calidad.
Me doy una vuelta por el mercado y la Plaza y disfruto contemplando los puestos de pescado, fruta, productos típicos, me encanta…Las señoras te llaman al pasar y reclaman tu atención enseñando su género…


No me he podido resistir a estos preciosos jurelitos tan requetefrescos, ideales para disfurtarlos con un buen escabeche.
Si os gusta el escabeche, os recomiendo esta receta, para mí infalible, que me dio mi cuñado hace tiempo y que con unos ligeros añadidos de cosecha propia, sale estupendo, para mí, el escabeche ideal.

INGREDIENTES:

1 cebolla, 2 zanahorias, 1 cabeza de ajo, 1 vaso de vino blanco de buena calidad, 1 vaso de vinagre de Jerez, 1 vaso de aceite de oliva virgen, sal, pimienta negra en grano, 3 ó 4 hojas de laurel, una ramita de tomillo fresco y una pizca de pimentón dulce.

Jurelitos frescos, sal y buen aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

Ponemos en una cazuela un vaso de aceite de oliva virgen. Añadimos la cebolla pelada y cortada en trozos y las zanahorias fileteadas.
Las salteamos unos minutos y agregamos la cabeza de ajos cortada a lo ancho, el laurel, un puñadito de granos de pimienta negra y el ramito de tomillo.

Ponemos un vaso de vino blanco y un vaso de vinagre de Jerez y dejamos cocinar todo esto a fuego medio durante unos 15 minutos.Ponemos una pizquita de pimentón dulce,
vertemos en una fuente de cristal y dejamos enfriar.

Ponemos sal gruesa a los jurelitos, los pasamos por harina y los freimos en abundante aceite caliente.
Los colocamos sobre papel absorbente.
Retiramos las verduras del escabeche, escepto las zanahorias.

Colocamos los jurelitos fritos sobre el escabeche y los dejamos como mínimo un par de horas para que se impregnen bien de su sabor.
Al día siguiente estarán en su punto, fantásticos!!!

Bacalao confitado con manzana y piñones.

Hoy quiero compartir con vosotros este plato que os recomiendo para sorprender a vuestros invitados.
Se elabora con unos buenos lomos de bacalao fresco o desalado  y buscando el contraste de sabores y texturas, resulta un bocado delicioso.
Sin demasiado esfuerzo , con ingredientes muy fáciles de conseguir , tendremos un plato excelente para homenajear al más exigente paladar. Además estamos en Cuaresma, la mejor época del año para animarse a cocinar con bacalao. Veréis qué bueno queda!!!

INGREDIENTES:

1 lomo de bacalao por persona, 2 manzanas reineta, 1 cucharada de miel de tomillo, sal, aceite de oliva, una cabeza de ajos, tomillo fresco y piñones.
Para compañar:  bolitas de puré de patata y unas hojas de lechugas variadas.

ELABORACIÓN:

Ponemos el bacalao a desalar el día anterior a ser cocinado si utilizamos bacalao salado, en caso contrario, ponemos sal a los lomos de bacalao por ambas caras.

Es una cazuela lo suficientemente ancha para que quepan todos los lomos de bacalao que vamos a cocinar holgadamente, ponemos los dientes de ajo pelados y enteros, una ramita de tomillo fresco y los cubrimos con aceite de oliva.
Colocamos cuidadosamente los lomos de bacalao en la cazuela , procurando que queden cubiertos por el aceite( totalmente sumergidos ).

Los vamos a confitar a fuego muy lento, para que se cocinen soltando su jugo y tomando el aroma del ajo y tomillo.
Retiramos el bacalao cuando esté cocinado, sin pasarlo en exceso. Lo mantenemos caliente.

Pelamos las manzanas, las cortamos en daditos pequeños y las ponemos en una sartén con una buena cucharada de miel de tomillo y un poquito de agua.
Dejamos que se caramelicen moviéndolas un poco con una cuchara de madera.
Reservamos.

Para emplatar:  ponemos los dados de manzana caramelizada formando un lecho, colocamos el lomo de bacalao confitado encima, regamos con un hilillo de jugo de la cocción y salpicamos con piñones y tomillo fresco.
Acompañamos de unas bolitas de puré de patata y unas hojas de escarola o lechugas variadas.

Merluza a la gallega.

Vamos a preparar hoy un plato clásico de la gastronomía gallega que , como casi siempre, se basa en ingredientes sencillos de magnífica calidad cocinados sin artificios y el resultado es extraordinario.
El pescado blanco como la merluza , rape o rodaballo son ideales para ser cocinados a la gallega, os lo recomiendo si aún no lo habéis probado, es un plato de lujo con poquísimo esfuerzo!!!

INGREDIENTES:

1 rodaja ó 2 de merluza por persona cortadas gorditas, 1 cebolla mediana, aceite de oliva virgen, 4 dientes de ajo, 1 cucharada de pimentón dulce, sal y 2 huevos cocidos.

Para acompañar: patatas cocidas y guisantes tiernecitos.

ELABORACIÓN:
Ponemos a cocer las patatas cortadas en rodajas de un dedo en una cazuela amplia con agua salada y una cebolla pelada y cortada en cuartos.
Podemos añadir medio cubito de caldo de pescado o fumet casero a la cazuela ( opcional ).

Retiramos las patatas a un recipiente dónde podamos conservarlas calientes y ponemos las rodajas de merluza en la cazuela, cocinándolas a fuego bajo durante unos 6 minutos.
Retiramos del fuego y colocamos en una fuente de servir , acompañadas por las patatas.
Cocemos los guisantes 4 minutos en la misma agua del pescado, escurrimos y ponemos en la fuente de servir.

Mientras se cuece el pescado preparamos la ajada :  pelamos y laminamos 4 dientes de ajo y los ponemos a pochar en una sartén con aceite de oliva ( bastante, para que salga mucha salsita ).
Procuramos que los ajos se cocinen a fuego bajo, para que suelten todo su sabor poco a poco y no se quemen.

Retiramos del fuego cuando los ajos comiencen a tomar color y dejamos templar el aceite un minuto.
Añadimos entonces una cucharada de pimentón dulce y removemos bien para mezclar todos los ingredientes.
Añadimos un poquito de caldo de la cocción y mezclamos.
La ajada ya está lista .

Añadimos 2 huevos cocidos a la fuente de servir.
Salseamos la merluza,  patatas , guisantes y huevos y servimos enseguida, bien calentitos.

Espero que os guste, vale la pena probar un buen pescado a la gallega, de verdad!!!