Pato confitado con salsa de melocotones al vino.


El confitado de la carne es un proceso para conservarla que cuenta con siglos de antigüedad. Se basa en cocinar la carne previamente salada en su propia grasa a temperatura muy suave. De este modo, conserva todas sus propiedades, quedando suave, jugosa y exquisita.
En uno de sus viajes a Francia mi hermano pudo comprar unos muslos de pato confitado y , a continuación os detallo la receta con la que los hemos elaborado y disfrutado, qué buenos!!!


INGREDIENTES:

Muslos de pato confitado, 1 lata pequeña de melocotones en almíbar, vino tinto de buena calidad y judías verdes.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos al baño María el bote de muslos confitados destapado, para derretir la grasa que los protege.
2- Colocamos los muslos en una fuente refractaria y los metemos al horno, calor arriba y abajo para que la piel se dore y quede bien crujiente.

3- Lavamos bien las judías y las cortamos en finas tiras. Las cocemos en agua con sal hasta que queden “al dente”. Escurrimos y reservamos.
4- Cortamos los melocotones en almíbar en pequeños trocitos y los cocinamos con un poco de su almíbar y vino tinto al gusto, hasta que se vean blanditos y la salsa se haya espesado y reducido. Podemos triturarla o dejarla tal cual con los trocitos de fruta enteros y blanditos.

En cuanto veamos bien doradita la piel de los muslos, retiramos del horno y servimos acompañados de las judías verdes y una buena cantidad de salsa de melocotones al vino. ¡¡ A disfrutar!!!

Patitos rellenos de Nutella.

Os muestro los macarons con forma de patitos que han disfrutado mis niñas hace algunos días con un relleno bien simple y que les encanta, Nutella. Quedan muy graciosos y tampoco entrañan gran complicación. Sólo hay que diseñar una plantilla con forma de pato y dibujarla sobre el papel de horno, para que luego podamos dar forma de pato más fácilmente a los macarons con la manga pastelera.
Son algo más delicados que los macarons redondos a la hora de desprenderlos del papel vegetal, por el peligro de romperse. Pero teniendo un poquito de cuidado, entrañan prácticamente la misma dificultad.
A ver qué os parecen…


INGREDIENTES:

200 g. de azúcar glas industrial, 110 g. de almendras molidas, 100 g. de claras de huevo, 40 g. de azúcar glas, pizca de colorante en gel amarillo y 3 gotas de esencia de limón.
Relleno: Nutella.


ELABORACIÓN:

1- Trituramos la almendra molida con una trituradora o molinillo de café, para que quede todavía más fina la textura.

2- La mezclamos con el azúcar glas en un cuenco grande y tamizamos esta mezcla con un colador o tamizador. Reservamos.
3- Montamos las claras ( a temperatura ambiente ) con un pellizco de sal hasta que formen picos duros y le añadimos poco a poco 40 g. de azúcar glas.
4- Agregamos con un palillo el colorante en gel y 3 gotas de esencia de limón.


5- Ponemos las claras montadas en un recipiente hondo.
6- Vamos a mezclar poco a poco, a cucharadas, las almendras-azúcar glas con las claras montadas. Movimientos envolventes de abajo hacia arriba, sin añadir la siguiente cucharada hasta que la anterior se integre.


7- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y formamos los macarons patito dibujados sobre el papel vegetal colocado en una bandeja de horno. ( La tinta en contacto con la masa no, damos la vuelta al papel, ojo 🙂
8- Dejaremos secar los patitos durante al menos una hora antes de hornearlos.
Al tocarlos, la superficie debe notarse bien seca y nada pegajosa.


9- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos bajamos la temperatura a 130 grados.
Ponemos la bandeja con los macarons en la parte baja del horno y horneamos durante unos 7 minutos.
Retiramos y dejamos enfriar en la bandeja de horno.
10- Con cuidado desprendemos los patitos del papel vegetal y colocamos sobre una rejilla.
En cuanto se enfríen le ponemos los detalles con un poco de glasa negra y rellenamos con Nutella. Listos para degustar…Macarons ideales para niños.

Migas con jamón de pato, ajos tiernos y huevo poché.

Os presento unas migas gourmet, exquisitas. Su secreto estriba en la calidad de sus ingredientes: una hogaza de pan de pueblo desmigada, exquisito jamón de pato finamente cortado y unos deliciosos ajos tiernos que, junto con el aceite de oliva, impregnan el pan dándole un sabor magnífico.
Las migas son habituales en mi casa desde que vivo en Murcia, pero esta receta se quedará entre las favoritas, nos ha encantado, han volado literalmente y nos han sabido a poco, hay que repetirlas!!!

Fuente: Chef Juan Lax.

INGREDIENTES:

(Para 4 personas ): 4 huevos, una buena hogaza de pan de pueblo, aceite de oliva virgen, ajos tiernos, sal y jamón de pato.

ELABORACIÓN:

El pan debe ser del día anterior o de 2 días, para que tenga una consistencia un poco durita.
Retiramos la corteza de la hogaza y troceamos la parte de la miga en porciones muy pequeñitas, queremos migas muy finitas.

Las colocamos en un bol grande y las mojamos con un poco de agua ( no mucha , sólo un poco ).
Ponemos en una sartén profunda un poco de aceite de oliva virgen y pochamos los ajos tiernos cortados en trozos. A continación añadimos el jamón de pato cortado en trozos finitos y seguimos salteando en la sartén unos minutos.

Cuando los ajos estén blanditos los retiramos a un plato junto con el jamón de pato y reservamos.
En el mismo aceite de saltear ajos y jamón de pato, ponemos el pan desmigado, un poco de sal y empezamos a trabajar la masa para formar nuestras migas, con una cuchara de madera y removiendo constantemente.Si es necesario añadimos un poco más de aceite de oliva ( Cuidado de no pasarnos para que no queden aceitosas).

Cuando veamos que están crujientes, sueltitas y bien trabajadas, están en su punto. Añadimos entonces el jamón de pato y los ajos tiernos que teníamos reservados y damos unas cuantas vueltas de cuchara.
Mezclamos bien y retiramos del fuego.
Se acompañan de huevo poché:  huevo metido en un saquito de papel film atado con cuerda por el extremo superior y sumergido en agua hirviendo durante 4 minutos. Debe quedar líquida la yema.
Son absolutamente recomendables estas migas, ya me contaréis!!!

Y de postre:  Higos con chocolate fondant. No es necesario receta, por supuesto, pero no he podido resistir la tentación de recomendaros este postre. Ideal para cuando no disponemos de mucho tiempo, visten cualquier mesa de gala y vuestros invitados quedarán encantados, ya veréis!!!

Buenísimos!!!

Magret de pato asado con salsa de frutas.

Un plato maravilloso para los amantes de esta sabrosa carne, el pato. Se cocina al grill o plancha, dejando la carne sellada por fuera y tierna por dentro. Acompañamos el magret de fresas y albaricoques caramelizados y una deliciosa salsa de mango que contrasta y complementa la carne estupendamente.
Fue uno de los platos que más me impactó en el curso de cocina gourmet del Chef Juan Lax. No es difícil de hacer y el resultado espectacular, probad, ya veréis!!!

INGREDIENTES:

1 magret de pato, sal gruesa, 1 mango bien maduro, 100 ml. de nata, 100 g. de chocolate blanco, 200 g. de azúcar, 5 fresas, 4 albaricoques, 1 phisalys, 40 ml. de orujo de hierbas, sal Maldom.

ELABORACIÓN:

Hacemos unas incisiones en la parte de la piel del magret con un cuchillo afilado y lo ponemos a asar en una plancha o grill con la piel hacia abajo, retirando la grasa que va soltando de vez en cuando.
Asamos unos 10 minutos y le damos la vuelta para que se ase por el otro lado.

Hacemos la salsa de mango: troceando el mango pelado menudito, lo ponemos a cocinar con la nata, 1 poco de azúcar y el chocolate blanco a fuego lento. Cuando se ponga blandito trituramos y reservamos .

Ponemos en un cacito un poco de agua y el azúcar restante para hacer un caramelo. Cuando tome color dorado, añadimos las frutas ( albaricoques y fresas ) troceadas a la mitad para que se caramelicen. Cortamos la cocción del caramelo con el orujo de hierbas. Dejamos cocinar un minuto más y retiramos .

Montaje del plato:
Magret fileteado en un lado y salsa de mango y frutas caramelizadas en el otro lado.
Sazonamos el magret y ponemos unas escamas de sal Maldom.
Phisalys para decorar.

¡¡¡Delicioso y totalmente recomendable!!!
De postre, un helado casero de fresa y yogur, para estrenar la heladera…

INGREDIENTES:

300 g. de fresas, 2 yogures griegos y 60 g. de azúcar glas.

ELABORACIÓN:

Trituramos las fresas con la batidora.Añadimos el azúcar glas y los 2 yogures, mezclamos muy bien y guardamos la mezcla unas 4 horas en la nevera.
Transcurrido este tiempo metemos en la heladera puesta en marcha y, en unos 25 minutos , helado casero en la mesa.

Delicioso, bajo en calorías, super cremoso y con mucha fruta natural. ¿Qué más se puede pedir?

Canelones de pato confitado con bechamel de trufa.

Otra receta del Chef Juan Lax, restaurante Monteagudo de Murcia. Unos canelones completamente diferentes a los que yo conocía, suaves, delicados, con una deliciosa bechamel a la trufa, exquisitos.
Me fue imposible encontrar la pasta Wanton que el Chef recomienda en su receta, así que utilicé la mejor que pude encontrar y el resultado ha sido muy satisfactorio. Os explico la receta por si queréis probarla.

INGREDIENTES:

1 paquete de pasta Wanton, 1 muslo de pato confitado, 1 nuez de mantequilla, 4 chalotas, harina, 250 ml. de leche, sal, pimienta, 100 g. de queso emmental.

Para la bechamel de trufa:  60 g. de mantequilla, 1 cebolleta, 60 g. de harina, 350 ml. de leche, sal y trufa.

ELABORACIÓN:

Calentamos el confit de pato en un cazo con agua caliente , sin abrir la bolsa, para que la grasa se derrita y podamos retirarla con facilidad.
Una vez derretida la grasa, abrimos la bolsa, retiramos la piel del muslo de pato cuidadosamente,  troceamos la carne finamente y la reservamos.

Ponemos a pochar las chalotas picadas con una nuez de mantequilla, suavemente, sin que cojan color.
Cuando estén bien blanditas añadimos 1 cucharada sopera de harina y la leche poco a poco, removiendo constantemente.Coceremos bien esta masa para que pierda el sabor a harina cruda.

Ponemos sal y pimienta, añadimos la carne  de pato picadita que teníamos reservada, rallamos un poco de trufa y mezclamos bien.
Tapamos con papel film ” a piel” y ponemos a enfriar en el frigorífico cuando esté templada, para que termine de enfriarse y coja cuerpo.

Cocemos la pasta wanton durante un minuto en agua salada y la enfriamos en agua con hielo.
Escurrimos bien y la colocamos sobre un trapo húmedo, cuidando que quede bien estirada.
Recuperamos nuestra masa del frigorífico y con una manga pastelera rellenamos las placas de pasta dando forma después a los canelones.

Los colocamos en una bandeja de horno y preparamos la bechamel de trufa para cubrirlos:
Picamos la cebolleta en daditos pequeños y la pochamos con 60 g. de mantequilla. Cuando esté bien blandita, añadimos la harina y la leche poco a poco, removiendo constantemente y dejando cocer bien la bechamel.
Punto de sal , pimienta y trufa rallada.

Vertemos la bechamel sobre los canelones ,ponemos queso emmental rallado y gratinamos.
Buenísimos, magníficos!!!