Pastel de carne, pisto y puré de papas.

Os presento mi pastel de carne, pisto y puré de papas que tanto éxito tiene y tan sencillo es de elaborar. 
Me gustan muchísimo estos pasteles salados que se pueden preparar con antelación y te solucionan una comida para todos los públicos sin pasar más tiempo del extrictamente necesario en la cocina. 
Si lo preferís, podéis añadirle algo de queso rallado por encima y el gratinado así adquiere más color.
Templado está buenísimo y si os sobra algo, se le da un toque de horno y veréis que hay peleas por comerse el último trocito… 


INGREDIENTES:

Capa de pisto:  1 berenjena grande, media cebolla, 4 tomates bien maduros, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, 1 cucharadita de azúcar, orégano y albahaca.

Capa de carne:  600 g. de carne picada mixta, sal, pimienta, tomillo, medio vasito de leche, 75 g. de miga de pan, 1 diente de ajo y 3 cucharadas soperas de aceite de oliva.

Capa de puré de patatas:  patatas, sal, 1 hoja de laurel y un  chorreón de aceite de oliva virgen.


Para la capa de pisto:  Ponemos en una cazuela el aceite de oliva y pochamos la cebolla picada muy menuda con una cucharadita de sal y una de azúcar. En cuanto esté blandita añadimos la berenjena con su piel cortada a daditos pequeños. Mezclamos bien y salteamos. ( No añadimos más aceite).
Cocinamos 5 minutos y agregamos los tomates previamente escaldados para retirarles la piel, cortados a dados, el orégano y la albahaca.
Cocinamos hasta que las verduras estén bien blanditas.
Colocamos la capa de pisto en el fondo de un molde redondo repartiéndolo bien por toda la superficie.


Capa de carne picada:  En un recipiente hondo mezclamos la miga de pan con la leche y el ajo picado muy menudito.
Agregamos la carne picada salpimentada y el tomillo. Mezclamos bien y cocinamos en la misma cazuela que hemos utilizado para elaborar el pisto, con un poquito de aceite de oliva.
Movemos bien con una cuchara de madera y cocinamos hasta que esté hecha pero jugosa, sin dejar que se seque mucho.
Colocamos la carne en el molde sobre la capa de pisto.

Para la capa de puré de patatas:  Ponemos en una cazuela las patatas sin piel cortadas en trozos del mismo tamaño, cubiertas de agua, sal y una hoja de laurel.
Cocinamos hasta que estén bien blanditas. Escurrimos, añadimos un buen chorreón de aceite de oliva y trituramos.
Metemos el puré en una manga pastelera y vamos dejando caer bolitas de puré sobre la capa de carne picada.
Metemos al horno unos minutos para darle un toque gratinado.

Anuncios

Bollitos de patata.

Os presento unos bollitos dulces tiernos y esponjosos que nos han cautivado en casa. No será la última vez que los prepare… Son tiernos y suaves, es como morder una nube, ¡¡¡ qué cosa más rica!!!
Son típicos de la repostería sefardí que tanto me gusta y su peculiaridad fundamental es que llevan puré de patatas casero en la masa, lo que les da una textura muy especial. Vale la pena probarlos.
                                                                         
                                            Fuente: “Dulce lo vivas” Ana Bensadón.


INGREDIENTES:

450 g. de patatas hervidas, 50 g. de levadura prensada, 150 ml. de leche, 3 huevos, 300 g. de azúcar, 120 g. de aceite, 2 cucharadas de ralladura de limón y 650 g. de harina.

ELABORACIÓN:

1- Cortamos las patatas en rodajas, las hervimos en agua abundante,escurrimos bien y hacemos un puré.
2- Disolvemos la levadura en la leche tibia con una cucharada de azúcar.

3- Batimos bien los huevos con el azúcar y añadimos poco a poco el aceite, la ralladura de limón, el puré de patata caliente y la leche tibia con la levadura.
4- Añadimos poco a poco la harina tamizada y formamos la bola de masa.
5- Tapamos la masa y dejamos en un lugar templado hasta que doble volumen.

6- Tomamos porciones de masa y sobre la superficie enharinada, damos forma a los bollitos. ( Si es necesario y vemos que la masa está demasiado pegajosa, añadimos un poco más de harina).
7- Colocamos los bollitos sobre una bandeja de horno con papel vegetal separándolos entre sí para que no se peguen al hornearlos.

8- Pintamos los bollitos con yema de huevo.
9- Horneamos a 160 grados ( precalentado ) hasta que se vean doraditos, unos 20 minutos.

Suaves y deliciosos…

Zorza con patatas.

Este platito lo he preparado en honor de mi hija Julia, que a sus 7 añitos ha descubierto por vez primera este verano la deliciosa zorza gallega y se quedó totalmente cautivada, hasta tal punto que la pedía en cualquier sitio que visitábamos para comer, cenar o tapear. Creo que pocas veces he visto comer con más placer a Julia un plato de carne, así que, ahora que hemos vuelto a Murcia y por aquí no es posible encontrarla, yo misma se la he preparado y he pasado la prueba con nota, menos mal… 
Mientras la cocinaba se presentó en la cocina preguntándome qué era lo que olía tan bien, que no podía concentrarse con ese aroma…Para comérsela, no me digáis que no…

INGREDIENTES:

1 buen trozo de lomo de cerdo, sal, orégano, aceite de oliva virgen, pimentón dulce, vino blanco de buena calidad y una cabeza de ajos.
Patatas para acompañar.

ELABORACIÓN:

Cortamos el lomo en trozos pequeños, procurando que sean todos del mismo tamaño.
Lo colocamos en un recipiente hermético y añadimos sal, orégano, 4 cucharadas soperas de pimentón dulce, 1 cabeza de ajos sin piel cortados en láminas , un buen chorro de vino blanco y otro de aceite de oliva virgen.
Se trata de hacer un adobo al gusto de vuestros catadores, con más o menos vino, con más o menos pimentón, añadiéndole un poquitín de pimentón picante si os gusta, en fin…Hay que ir probando hasta conseguir el adobo que más se ajuste a vuestros gustos.


Mantendremos la carne en este adobo por espacio de 3 días al menos, en la nevera claro, destapando el recipiente y removiendo de vez en cuando para que se adobe correctamente.
Transcurrido este tiempo, ponemos una sartén al fuego y freimos la zorza a fuego medio, hasta que se vea en su punto. El aroma es irresistible!!!

Importante cocinarla a fuego medio y remover constantemente, ya que si el pimentón del adobo se nos tuesta excesivamente o se quema nos cargamos el plato!!!
La carne ha de quedar en su punto, bien tierna.

Acompañamos la zorza de unas patatas fritas que harán las delicias de pequeños y mayores.
Probad, ya veréis que buena está la zorza!!!
Y si vais a Galicia no os olvidéis de pedir zorza, en casi cualquier sitio la tienen y de extraordinaria calidad.

Yemas de la tía Alia.

Hace unos cuantos días Carmen, “Recetas de tía Alia “, me propuso un reto que me ilusionó mucho.
Como casi tod@s sabéis, ella tiene a su disposición un cuaderno de recetas antiguas que heredó de su tía Alia. Una pequeña joya con la que todos los amantes de la cocina soñamos y con el valor añadido de que es un recetario familiar, escrito con todo esmero por su tía Alia, que hace muy poco celebró su cumpleaños y debe estar orgullosísima de su sobrina, heredera de su buen hacer en la cocina.
El reto que Carmen me propuso fue elaborar una receta de este recetario. Ella nos proporcionaría dos recetas, una dulce y una salada. Nosotros elegiríamos una y la publicaríamos el mismo día, para celebrar el comienzo del verano.
Me pareció un reto fantástico, imposible de rechazar. Creo que si tuviese en mis manos el recetario de Alia, empezaría por la primera receta y acabaría por la última, sin dejarme ninguna en el camino.
En esta ocasión elegí la receta dulce:

INGREDIENTES:

“250 g. de patatas cocidas, 3 yemas de huevo, 250 g. de azúcar, almendras para decorar.”

(Debo decir que he tenido que disminuir la cantidad de azúcar para que la masa no fuese tan líquida a 150 gramos, de este modo he podido dar forma a las bolitas sin problema ).

Batimos 3 yemas en un recipiente y le añadimos poco a poco el azúcar. Mezclamos.


Agregamos 250 g. de patatas cocidas hechas puré y trabajamos bien la masa.


Cogemos porciones de masa y hacemos bolitas. Colocamos una almendra sobre cada bolita.
Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal.

Metemos al horno precalentado a 180 grados y horneamos hasta que estén bien doraditas.

Retiramos del horno y las colocamos en una rejilla para que se enfríen sin humedecerse.

Son unos dulces maravillosos y delicados, me han encantado. Suaves y aterciopelados por fuera, sin llegar a ser crujientes y tiernos como una nube por dentro…El contraste con la almendra, un acierto.

Dar las gracias a Carmen, por permitirme participar en este reto y haberme dado la oportunidad de descubrir este dulce que se quedará a vivir en mi casa también y, sin duda repetiré.
Te animo a seguir compartiendo las recetas de esa pequeña joya…Mi cocina está lista y con las puertas abiertas siempre.
Enhorabuena también a Alia, sin duda, lo merece!!!

Patatas guisadas con salchichas frescas.

Hoy os traigo un guisito buenísimo, de los de toda la vida. Plato de cuchara que no puede faltar en las casas con niños para que se acostumbren desde pequeños a comer de todo y para que los recuerden cuando crezcan , pensando en los aromas que salían de las cocinas de mamá  al cocinar estas delicias, chup, chup…
  
INGREDIENTES:
1 kg. de patatas, 400 g. de salchichas frescas, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 cucharadita de pimentón dulce, 1 tazón de salsa de tomate, 1 dl. de aceite de oliva, sal, 1 litro de caldo de verduras, 1 cucharada de perejil fresco picado, medio pimiento amarillo y 1 cayena.
ELABORACIÓN:
Calentamos aceite en una cazuela y rehogamos la cebolla y el pimiento cortados en daditos pequeños. Añadimos 3 dientes de ajo picados finamente y dejamos pochar sin que tomen color, añadiendo un poquito de agua si es necesario, hasta que estén blanditos.
Agregamos la salsa de tomate y la cucharadita de pimentón, la cayena y damos unas vueltas , mezclando todos los ingredientes.
Incorporamos las patatas cortadas en trozos medianos y chascadas, para que al soltar su almidón en el guiso consigamos una salsa bien trabada.
Cubrimos las patatas con el caldo de verduras, añadimos una cucharada de perejil fresco picadito y sal al gusto. Dejamos cocinar a fuego suave durante unos 30 minutos, dependiendo de la clase de patata.
Cortamos en trozos medianos las salchichas frescas y las cocinamos en una sartén con un poco de aceite hasta que se vean doraditas. Retiramos y escurrimos muy bien del aceite.
Incorporamos las salchichas a la cazuela de las patatas 5 minutos antes de terminar la cocción.
Retiramos del fuego y espolvoreamos con un poquito de perejil antes de servir.
Se sirve calentito y caldoso, plato de cuchara.
Espero que os guste !!!




Nidos de puré con cerdo y setas.

Hoy vamos a cocinar un plato que gusta a pequeños y mayores y podemos tener listo en algo más de una hora, sólo hay que preparar un buen puré de patata  y una salsa de tomate lo más casera posible. Teniendo eso y poco más, el éxito del plato está asegurado… 
Unos flanes de carne de cerdo presentados sobre un nido de puré de patatas y regados con salsa de tomate y setas salteadas, sencillo y delicioso , ¿ qué más se puede pedir?

INGREDIENTES:

( para 4 personas ):  Medio kg. de carne de cerdo picada fina, 1 cebolla mediana, salsa de tomate casera, puré de patata casero, setas congeladas, frescas o de lata ( lo que nos guste más), 3 dientes de ajo, 2 huevos, 40 g. de miga de pan, perejil fresco, pimenta, sal, leche, aceite de oliva virgen y mantequilla.

ELABORACIÓN:

Ponemos la miga de pan en remojo con leche durante unos minutos.
En otro cuenco ponemos la carne de cerdo picada y la mezclamos bien con el ajo picado menudito y el perejil picado finamente.
Salpimentamos y dejamos reposar 20 minutos.

En una sartén con un poquito de aceite de oliva freimos la cebolla picada en pequeños daditos hasta que empiece a dorarse.
La escurrimos bien del aceite y la mezclamos con la carne del bol.

Escurrimos la miga de pan y la añadimos también al bol.
Batimos los huevos y los agregamos.
Trabajamos bien la masa para que quede todo bien mezclado y uniforme.

Pincelamos con un poco de mantequilla 8 moldes de flan y los llenamos con la masa preparada.
Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos a baño María durante unos 15 minutos los flanes.

Preparamos un puré de patatas espeso y casero, cociendo las patatas con sal y luego triturándolas con un chorrito de aceite de oliva y leche.
Debe quedar espesito. Lo metemos en una manga pastelera con boquilla rizada y reservamos hasta el momento de montar el plato.

Salteamos las setas con un poquito de aceite de oliva , un diente de ajo picado y sal.
Preparamos una salsa de tomate casera.

Para montar el plato:  Colocamos un flan de carne en el centro y lo rodeamos con un nido de puré de patata.
Regamos con salsa de tomate y añadimos las setas.
Un plato sencillo y que siempre triunfa. Ya me contaréis.

Alitas de pollo a la soja con patatas Hasselback.

Voy a recomendaros hoy este plato que gusta muchísimo en mi casa a grandes y pequeños . Es un plato que se prepara con ingredientes sencillos, fáciles de encontrar y, sin demasiado esfuerzo, ponemos en nuestra mesa un bocado casi festivo, diría yo.
Para vestir nuestra mesa de fiesta no hacen falta grandes desembolsos, sólo un poco de imaginación y cariño. El sabor de este plato está a la altura de los más exquisitos paladares y espero que os guste tanto como a nosotros.
INGREDIENTES:
3 alitas de pollo por persona, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de pimentón dulce, 1 cucharada de tomillo, sal, pimienta molida, 50 gramos de aceto balsámico, 50 gramos de salsa de soja, 50 gramos de caramelo líquido y 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
Para las patatas Hasselback :
2 patatas por persona, ajo cortado en lámimas, sal , pimienta y mantequilla de buena calidad.
ELABORACIÓN:
Ponemos en una cazuela grandecita 3 cucharadas de aceite de oliva virgen y pochamos la cebolla picada finamente y el ajo.  Añadimos un poquito de agua si vemos que se quedan secos, hasta que estén bien pochaditos.
Ponemos en la cazuela las alitas , a las que habremos cortado las puntas previamente .
Damos unas vueltas con la cuchara, procurando que las alitas tomen color por ambos lados .
Añadimos la sal , la pimienta  y una cucharada de pimentón dulce. Mezclamos bien y añadimos una cucharada de tomillo.
Seguimos mezclando.
A continuación ponemos en la cazuela la salsa de soja, el aceto balsámico y el caramelo líquido.
Cubrimos con agua ( no demasiada, escasamente cubriendo las alitas) y cocinamos a fuego suave hasta que el pollo esté bien tiernito y la salsa se haya reducido, presentando un aspecto espesito.
Debemos escoger patatas de igual  tamaño para que el tiempo de asado sea el mismo.
Lavamos cuidadosamente las patatas frotándolas con un cepillo, las secamos cuidadosamente y vamos preparándolas una a una de la siguiente manera:
Le clavamos un palo de brocheta en la parte de abajo, para que al cortarla, el cuchillo no llegue a la base de la patata.
A continuación, con un cuchillo bien afilado, cortamos laminillas del mismo tamaño , dejando toda la patata fileteada.
Disponemos las patatas en una fuente de horno y, entre las laminillas colocamos el ajo laminado.
Ponemos sal y pimienta recién molida y un poquito de mantequilla por encima.
Metemos al horno a 180 grados y horneamos hasta que estén blanditas ( pinchando con un palito lo podemos comprobar). La cáscara queda crujiente y el interior blandito, son una delicia.
Para emplatar:
Ponemos 2 patatas por persona con un hilillo de aceite de oliva, las alitas salseadas y espolvoreadas con semillas de sésamo y un poco de ensalada de canónigos y cherrys.
Que lo disfrutéis.


Ajoarriero

Hoy os traigo un plato tradicional de la cocina navarra. Es muy común en todo el Norte de España y obligado para los amantes del bacalao.
Me encanta que forme parte del recetario de mi casa. Quiero que mis hijas se acostumbren desde pequeñas a educar su paladar y  disfrutar de la cocina tradicional tanto como de la “nueva cocina”.
No quiero que sean niñas que rechacen sabores nuevos y sólo sepan comer salchichas, huevos y hamburguesas.
 Yo pienso que educar el paladar de nuestros niños es una importantísima labor  que han de  realizar los padres, nadie más.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas): 1 kg. de bacalao, 2 pimientos choriceros secos, aceite de oliva virgen, 1 cebolla, 3 dientes de ajo,  3 patatas grandecitas, 1 tomate maduro, 1 guindilla y sal.
ELABORACIÓN:
El día anterior ponemos el bacalao a remojar en abundante agua fría y con la piel hacia arriba, cambiando el agua un par de veces durante ese tiempo.
Al momento de cocinar, ponemos el bacalao en una cacerola, cubrimos con agua fría y tapamos, dejándolo a fuego moderado hasta que comience a hervir.
Dejamos que hierva 2 minutos y retiramos la cacerola del fuego, dejando reposar en este caldo el bacalao durante 5 minutos.
Lo escurrimos y guardamos el caldo.
Ponemos en una cazuela de barro 3 cucharadas de aceite de oliva con la cebolla y el ajo picados muy menuditos.Dejamos que pochen unos minutos y añadimos las patatas cortadas en láminas bastante finas.
Dejamos que cueza todo a fuego muy lento, regando con un poco de caldo de bacalao y moviendo con una cuchara de madera.
Una vez cocido todo , chafamos un poco la patata con un tenedor.
En ese momento incorporamos el tomate sin piel ni semillas, cortado a daditos pequeños y damos un hervor.
Agregamos el bacalao escurrido y troceado , los pimientos choriceros ( que habremos hidratado con un poco de agua hirviendo), troceados y sin semillas.
Pondremos también una guindilla picada.
A partir de este momento el truco está en mover la cazuela circularmente, en vaivén, o mover cuidadosamente con una cuchara de madera.
El bacalao soltará toda su gelatina , las patatas todo su almidón y la salsa se ligará divinamente.
Esto nos llevará aproximadamente 15 minutos.
Rectificamos de sal y si queda muy espeso le añadimos un par de cucharadas de caldo de bacalao de la primera cocción.
Se come calentito y está tan bueno que se me saltan las lágrimas de emoción. ¿Será normal esto?


Patatas a la riojana

Vamos a preparar hoy un delicioso plato de cuchara, dónde se aprovecha hasta la última gota de salsa y se prepara con pocos ingredientes y nada de esfuerzo.
Las “patatas a la riojana”  son un plato tradicional de la gastronomía española apto para niños y mayores, exquisito en cualquier época del año.

INGREDIENTES:

Pimiento choricero seco, 1  tazón de agua hirviendo, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 50 g. de aceite de oliva virgen,  1 cucharada de pimentón ( dulce o picante, a gusto del consumidor), 150 g. de chorizo picante cortado a rodajas, 1 kg. de patatas de buena calidad ( chascadas en trozos grandecitos),1 cucharadita de sal, 2 hojas de laurel, 1 litro de caldo de carne o verduras y 2 cucharadas de perejil fresco picado.

ELABORACIÓN:

Ponemos el pimiento en un recipiente y lo cubrimos con el agua hirviendo. Reservamos.
En una cazuela grandecita, ponemos a pochar el ajo picado y la cebolla cortada a dados pequeños, con el aceite de oliva.

Sofreimos unos siete u ocho minutos, hasta que estén bien pochados.
A continuación añadimos el pimentón y damos unas vueltas con una cuchara de madera. Hay que tener cuidado de que no se nos queme porque estropearía el guiso.

Incorporamos a la cazuela el chorizo cortado a rodajas y sofreimos un par de minutos.

Añadimos ahora las patatas y la sal, rehogándolas 3 minutos y removiendo constantemente.

Le quitamos las semillas y el pedúnculo al pimiento choricero y lo cortamos en trozos regulares, añadiéndolo a la cazuela junto con el agua de remojo.
Ponemos el laurel y cubrimos las patatas con el caldo de carne o verduras.

Cocinamos las patatas durante unos 20 minutos ( aunque varía mucho el tiempo de unas patatas a otras), hasta que estén tiernas, pero no deshechas.
lo ideal es servirlas calentitas y espolvorearlas con perejil fresco picado.

.

Espero que os gusten y os animéis a cocinarlas. Besos.

Lubina del Mediterráneo con ñoras

La primera vez que comí una lubina como esta fue en casa de Pepe y Esperanza, en La Torre de la Horadada, una localidad mediterránea próxima a Murcia. Nuestro amigo Pepe la compró en la mejor pescadería de la zona y nos la preparó con todo su esmero. Allí a su lado aprendí a prepararla y hoy es un clásico en mi casa. No siempre tengo lubina salvaje, pescada en el mar mediterráneo, pero hoy sí, nuestro pescador particular ( Chema) , apareció con cinco hermosas lubinas y las hemos preparado al modo de Pepe. Su sabor en nada se parece a las de piscifactoría, es suave y delicioso, incrementado por las ñoras y los ajos confitados, un placer irresistible.

INGREDIENTES:  2 ó 3 lubinas salvajes (en su defecto, de piscifactoría), 6 ñoras, 8 ó 9 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, sal, patatas y champiñones para acompañar. Perejil para adornar.

ELABORACIÓN: en una pequeña sartén ponemos a confitar los ajos pelados y fileteados a fuego muy pero que muy lento, con bastante aceite de oliva virgen. Los ajos deben ir soltando todo su sabor en el aceite y cocinándose muy lentamente, sin dorarse.
A media cocción incorporamos las ñoras troceadas y sin las semillas. Seguimos cocinando a fuego lento. Observaremos que el aceite toma un color naranja por las ñoras y que hay un aroma irresistible en toda la casa.
Preparamos las lubinas bien limpitas y abiertas con la sal puesta en una placa de horno y vertemos la salsa hecha con los ajos y las ñoras por encima, regándolas bien y reservando un poco de salsa para después.
Horneamos a fuego medio hasta que el pescado esté hecho a nuestro gusto .
Como guarnición yo he preparado unas patatas con champiñones, fritas en un buen aceite y regadas con un poco de salsa de ajos y ñoras.
Este plato debe servirse recién hecho y calentito.

Espero que os haya gustado y os animéis a probarlo.