Bacalao dourado.

Nadie prepara el bacalao como nuestros amigos los portugueses. Son innumerables las recetas que atesoran para elaborar este pescado tan agradecido y que tanto me gusta cocinar.
Una de las más aplaudidas es este “Bacalhau dourado” o bacalao dorado, en clara referancia al color doradito que predomina en el plato.
Os recomiendo que lo probéis si todavía no lo habéis hecho. Los secretos de un buen bacalao dorado, además de la buena calidad de los ingredientes: buen bacalao, huevos caseros y patatas y cebollas de la mejor calidad, son pocos.
Punto clave es la forma de cocinar las patatas, pasándolas por agua para eliminar el almidón y secarlas cuidadosamente, para que queden bien sueltas y crujientes.

INGREDIENTES:

Bacalao desalado y cortado en trocitos, 4 huevos caseros, 1 cebolla grande, 2 patatas grandes, aceitunas negras, perejil fresco picado y mantequilla ( una nuez).


ELABORACIÓN:

1- Ponemos una nuez de mantequilla en una sartén amplia y salteamos la cebolla cortada en juliana a fuego medio, moviéndola para que se dore uniformemente.
2- Cuando esté doradita, añadimos el bacalao cortado en trocitos pequeños y bien escurrido de líquido. Cocinamos hasta dorarlo ligeramente, un par de minutos. Reservamos.


3- Cortamos las patatas en tiritas finas con un picador, rallador o a mano… Patatas paja.
4- Las lavamos con agua abundante para eliminar todo su almidón.
5- Las secamos bien con papel de cocina y freimos en abundante aceite bien caliente por pequeñas tandas, para que que queden sueltas y crujientes. Salamos y escurrimos sobre papel de cocina.


6- En el momento de servir nuestro bacalao dourado, mezclamos las patatas fritas con el bacalao y cebolla y añadimos los huevos batidos con una pizca de sal, cocinando a fuego medio y mezclando con una cuchara de madera hasta que los huevos se cuajen bien.
7- Rectificamos la sal, si fuese necesario, añadimos perejil fresco picado, unas olivas negras y servimos inmediatamente.

Coca de albaricoques.

Obligatorio probar esta deliciosa coca de albaricoques, no os la debéis perder, en serio!!!
He tomado prestada la receta de mi querida Juana y su maravillosa “Cocina de Babel”, que nos regala su color, su alegría y buen hacer cada vez que la visitamos.
Quiero dedicar esta coca a una amiga muy especial, que ha cogido estos albaricoques con sus propias manos del árbol y ha tenido el detalle de acordarse de mí… Siempre se acuerda de mí, es detallista, buena amiga, colaboradora, alegre, especial, siempre con la sonrisa pintada…Muchas gracias por todo. Esta coca va por tí…

INGREDIENTES:

130 g. de manteca de cerdo, 200 g. de azúcar, 3 huevos, 30 ml. de aceite, 20 g. de levadura fresca, 60 ml. de agua tibia, 300 g. de patatas hervidas con su piel, 375 g. de harina, albaricoques, azúcar normal y azúcar glas para espolvorear.

ELABORACIÓN:

1- Cocemos las patatas con su piel y las mantenemos tepladitas.
2- Mezclamos la manteca y el azúcar en el bol de la amasadora o en un recipiente hondo a mano.
3- Disolvemos la levadura en el agua tibia y la incorporamos a la preparación anterior.


4- Añadimos los huevos de uno en uno y mezclamos bien.
5- Ponemos el aceite y a continuación las patatas cocidas trituradas ( sin piel).
6- Agregamos la harina poco a poco. Conseguiremos una masa blandita y algo pegajosa.
7- Tapamos con un paño o con film y dejamos levar hasta que doble tamaño.


8- Amasamos de nuevo unos segundos y vertemos en un molde rectangular profundo engrasado y forrado con papel vegetal.
8- Alisamos la superficie con una lengua pastelera o espátula y colocamos sobre la masa los albaricoques cortados a la mitad, despepitados, con la parte del corte hacia arriba.


9- Dejamos levar de nuevo una media hora.
10- Ponemos azúcar sobre la superficie de la coca y los albaricoques y metemos al horno precalentado a 200 grados hasta que se vea doradita.
11- Cuando se enfríe espolvoreamos con azúcar glas.

Pastelitos de patata con queso Cheddar y bacon.

Hoy os traigo unos pastelillos a base de patatas y queso Cheddar que resultan  muy sabrosos  y gustan  a pequeños y mayores, además se pueden  preparar con antelación y, en el momento de servir, con un golpecito de horno, se quedan como recién hechos. Son deliciosos para el picoteo y yo espero que sean de vuestro agrado.
INGREDIENTES:
1 kg. de patatas, sal, 100 g. de queso Cheddar, 1 manojo de tomillo, 100 g. de bacon, 70 g. de mantequilla blanda, 180 g. de harina de trigo y 6 cucharadas de leche.
ELABORACIÓN:
Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en trozos. Las cocemos en agua salada hasta que estén blanditas.
Escurrimos el agua y las pasamos por un pasapurés.Dejamos que se enfríen hasta que estén tibias.
Cortamos el queso Cheddar en dados pequeños, lavamos el ramito de tomillo y lo escurrimos bien, desprendiendo las hojitas del tallo.
Cortamos el bacon en trocitos muy pequeños.
Mezclamos las patatas con la mantequilla blandita, la harina y la leche hasta obtener una masa homogénea e incorporamos los dados de queso Cheddar mezclándolos bien.
En una superficie de trabajo enharinada formamos bolitas con la masa y las vamos aplanando después para darle forma de tortita a los pastelillos.
Los vamos colocando en una placa de horno con papel vegetal, nos saldrán unos 16 pastelillos.
Espolvoreamos los pastelillos con bacon cortado muy menudito y con tomillo.
Horneamos durante unos 30 minutos a 200 grados, hasta que presenten un bonito color dorado.
se sirven templados , aunque fríos están estupendos igualmente.


Ajoarriero

Hoy os traigo un plato tradicional de la cocina navarra. Es muy común en todo el Norte de España y obligado para los amantes del bacalao.
Me encanta que forme parte del recetario de mi casa. Quiero que mis hijas se acostumbren desde pequeñas a educar su paladar y  disfrutar de la cocina tradicional tanto como de la “nueva cocina”.
No quiero que sean niñas que rechacen sabores nuevos y sólo sepan comer salchichas, huevos y hamburguesas.
 Yo pienso que educar el paladar de nuestros niños es una importantísima labor  que han de  realizar los padres, nadie más.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas): 1 kg. de bacalao, 2 pimientos choriceros secos, aceite de oliva virgen, 1 cebolla, 3 dientes de ajo,  3 patatas grandecitas, 1 tomate maduro, 1 guindilla y sal.
ELABORACIÓN:
El día anterior ponemos el bacalao a remojar en abundante agua fría y con la piel hacia arriba, cambiando el agua un par de veces durante ese tiempo.
Al momento de cocinar, ponemos el bacalao en una cacerola, cubrimos con agua fría y tapamos, dejándolo a fuego moderado hasta que comience a hervir.
Dejamos que hierva 2 minutos y retiramos la cacerola del fuego, dejando reposar en este caldo el bacalao durante 5 minutos.
Lo escurrimos y guardamos el caldo.
Ponemos en una cazuela de barro 3 cucharadas de aceite de oliva con la cebolla y el ajo picados muy menuditos.Dejamos que pochen unos minutos y añadimos las patatas cortadas en láminas bastante finas.
Dejamos que cueza todo a fuego muy lento, regando con un poco de caldo de bacalao y moviendo con una cuchara de madera.
Una vez cocido todo , chafamos un poco la patata con un tenedor.
En ese momento incorporamos el tomate sin piel ni semillas, cortado a daditos pequeños y damos un hervor.
Agregamos el bacalao escurrido y troceado , los pimientos choriceros ( que habremos hidratado con un poco de agua hirviendo), troceados y sin semillas.
Pondremos también una guindilla picada.
A partir de este momento el truco está en mover la cazuela circularmente, en vaivén, o mover cuidadosamente con una cuchara de madera.
El bacalao soltará toda su gelatina , las patatas todo su almidón y la salsa se ligará divinamente.
Esto nos llevará aproximadamente 15 minutos.
Rectificamos de sal y si queda muy espeso le añadimos un par de cucharadas de caldo de bacalao de la primera cocción.
Se come calentito y está tan bueno que se me saltan las lágrimas de emoción. ¿Será normal esto?


Calamares encebollados

Una de las cosas que comemos durante el veraneo en Galicia son las “luras” de la Ría con patatas fritas.
Unos deliciosos calamares pequeñitos pescados en las rías gallegas , que se cocinan en su tinta con patatas fritas y mucha, mucha cebolla . Su sabor es delicioso y en cualquier pequeño restaurante gallego de la costa puedes disfrutar de este manjar.
Fruto de la morriña que todavía me invade es la receta de hoy. Yo no tengo luras, pero sí he comprado unos buenos calamares y los he cocinado con tanto cariño y esmero que , al final, parecían luras.
INGREDIENTES: 1 kg. de calamares, 2 cebollas grandes, 4 bolsitas de tinta de calamar, sal, pimienta, aceite de oliva y patatas fritas cortadas palito.
ELABORACIÓN: En una sartén o cazuela bien grande ponemos a pochar las cebollas cortadas finamente en juliana con un poco de aceite de oliva.
Mientras limpiamos con esmero los calamares, retirando los huesitos y lavándolos muy bien.
Cuando la cebolla está bien pochadita y blanda, es el momento de añadir la tinta de calamar. Yo he puesto 4 bolsitas pequeñas. Damos unas vueltas con la cuchara de madera y mezclamos bien la preparación.Añadimos ahora los calamares a la sartén.
Tapamos  y dejamos cocinar a fuego medio hasta que veamos que los calamares están tiernitos ( el tiempo varía mucho de unos calamares a otros).
 La salsa se verá espesita al final de la cocción y la cebolla muy blandita, casi deshecha.
En otra sartén freimos las patatas cortadas palito y las reservamos.
Para presentar el plato, pondremos las patatas y, sobre ellas los calamares encebollados y con mucha salsa, regando bien las patatas.
Sólo nos queda disfrutar de su sabor. También decir que es un estupendo relleno para empanadas, la salsa empapa la masa y le da un sabor inigualable. Espero que os guste tanto como a mí. Besos.

Tarta de carne picada

Se han acabado las vacaciones, ya estamos de nuevo en casa organizándolo todo para la vuelta al cole y al trabajo, acostumbrando el cuerpo otra vez al calor intenso y, en definitiva, volver a empezar.

Hoy he preparado una tarta de carne picada y patatas, en casa ha gustado mucho y ahora toca chapuzón en la piscina, con el recuerdo de Galicia en mi retina, su color verde y fresco, su olor, la familia que se queda allí…la morriña que tarda unos días en marcharse…ya debería estar acostumbrada…

INGREDIENTES: 700 g. de carne de ternera picada, 3 huevos, sal, pimienta negra recién molida, pimentón dulce, 1 cucharadita de hierbas provenzales, 1 cebolla grande, 2 dientes de ajo, 1 manojito de perejil fresco, 7 patatas hervidas y  400 g. de tomates maduritos.

ELABORACIÓN: mezclar la carne picada con los huevos batidos, la pimienta, sal, hierbas provenzales y un poquito de perejil finamente picado.
Pelamos la cebolla y los dientes de ajo y los picamos muy finitos ( yo utilicé picadora eléctrica) .
Agregamos a la masa de carne las cebollas y ajo picados.
Engrasamos una fuente de horno del tamaño adecuado o bien la forramos con papel vegetal.
Pelamos las patatas hervidas ,  las cortamos en rodajas y forramos el fondo del molde con estas rodajas, cuidando que quede bien cubierto.
Distribuimos la masa de carne por encima de las rodajas de patata. Cocinamos el pastel de carne picada durante 30 minutos en el horno precalentado a 220 grados.
Mientras tanto, lavamos los tomates y cortamos rodajitas. Al cabo de 15 minutos de cocción, sacamos del horno el pastel y colocamos con cuidado las rodajas de tomate en forma de círculo, hasta cubrir toda la superficie del pastel.
Metemos al horno 30 minutos más, hasta que veamos que los tomates se han asado bien.
Antes de servir, espolvoreamos con pimentón y perejil fresco picadito. Podemos desmoldarlo o servirlo directamente en el molde.

En mi casa ha sido un éxito, espero que os guste . Un besote a todos.

Pastel de patata y carne picada

Hoy toca en casa este pastel que es sencillo de hacer y gusta a toda la familia.

INGREDIENTES: cuatro o cinco patatas grandecitas para hacer un buen puré, aceite de oliva, sal, cebolla, salsa de tomate, 450 g. de carne picada y orégano.

ELABORACIÓN: ponemos a cocer las patatas peladas para hacer con ellas un puré, añadiéndoles en el momento de triturarlas un chorrito de aceite de oliva. El puré ha de ser consistente, bastante espesito.
Por otro lado, salteamos en una sartén la carne picada con un poco de cebolla picada, sal y orégano hasta que esté casi a punto, teniendo cuidado de no pasarla mucho, para que no se seque. Añadimos a la carne salsa de tomate, la que nos guste más y removemos bien.
Colocamos en el fondo de un molde desmontable una capa de puré de patatas, presionando un poquito con una cuchara y repartiéndolo uniformemente.

A continuación, colocamos una capa de carne picada y repetimos la misma operación con otra capa de puré. Espolvoreamos con queso rallado y a gratinar hasta que presente un ligero color dorado.
A la mesa.

Marmitako

Hoy toca Marmitako en mi casa. Es un guisote de pescado de los que a mí me gustan, un guiso marinero que hacían los pescadores con los trozos de atún sobrantes y que hoy en día es un clásico en las cocinas. Dieta mediterránea, una vez más.

INGREDIENTES: Dos rodajas de atún grandecitas cortadas a tacos, cuatro o cinco patatas hermosas, un pimiento verde, una cebolla mediana, 4 dientes de ajo, pimentón, dos tomates maduritos, una guindilla de cayena, perejil picado, aceite de oliva, sal y caldo de pescado ( 1 litro).
ELABORACIÓN: Ponemos en una olla la cebolla picada, los ajos,pimiento verde a daditos y tomates picados. Pochar todo esto con un buen chorro de aceite y cuando esté bien pochado agregar las patatas peladas y troceadas. Rehogar unos minutos.
A continuación, añadir el pimentón y la guindilla, dar un par de vueltas de cuchara y agregar el caldo de pescado ( hecho en casa con  puerros, zanahoria y huesos de pescado o comprado, más rápido y resultón si es bueno) . Dejamos cocer hasta que las patatas estén tiernas, unos 15 a 20 min.
Entonces añadimos el atún limpio y cortado en tacos gordos y dejamos cocer unos 3 minutos más. Ponemos la sal a nuestro gusto, espolvoreamos con perejil picadito, reposamos el guiso unos minutos y, a la mesa.

Rollo de puré de patata

                             

                             

                            

                              

                              

                                  
    

 Plato frío y bastante contundente, sobre todo si se sirve acompañado de una ensalada completa. Debe hacerse el día anterior a ser consumido y está buenísimo.

INGREDIENTES: 400 ml. de leche, chorrito de aceite de oliva, pizca de sal y copos de puré de patata en cantidad suficiente para conseguir un puré muy espeso que podamos manejar bien.
Para el relleno : 2 latas pequeñas de atún, 6 ó 7 piquillos troceados, una lata de olivas, 100 g. de langostinos cocidos y pelados, 2 huevos cocidos y mayonesa.
ELABORACIÓN: hacemos el puré de patatas poniendo la leche al fuego con un chorrito de aceite y pizca de sal. Cuando hierva, retiramos del fuego y añadimos removiendo, copos de patata hasta conseguir un puré muy espeso, ya que será la base de nuestro rollo y debe ser manejable.
Extendemos el puré sobre una lámina de papel sulfurizado o de horno y lo cubrimos con otra lámina igual. Con un rodillo aplanamos el puré hasta tener un rectángulo de unos tres milímetros de espesor, procurando que nos quede uniforme.
Mientras la masa ( puré) se enfría un poco, preparamos el relleno.

Mezclamos en un bol los langostinos picados, las aceitunas picadas, el atún, los huevos cocidos picados, los piquillos cortaditos en dados y amalgamamos esto con  dos o tres cucharadas de mayonesa.
Retiramos el papel que cubre la masa ( puré) y extendemos el relleno anterior.
Enrollamos la masa sobre sí misma, a modo de brazo de gitano y , con el papel puesto, lo metemos al frigo ´4 ó 5 horas; mejor de un día para otro.
Presentamos decorando a nuestro gusto: con langostinos, olivas, pimientos, etc…