Pastelillos de pollo especiado y zanahorias.

Hoy vamos a cocinar a fuego lento la parte del pollo que más nos guste con unas zanahorias. Le añadiremos varias especias que lo harán muy aromático y ligeramente picante y cuándo esté bien cocinado y en su punto, lo utilizaremos como relleno de unos pastelillos. Disfrutar este guisito de pollo con esta masa tan buena es una auténtica delicia!!!


INGREDIENTES:

Masa:  180 g. de harina de trigo, 1 cucharadita de sal, 95 g. de mantequilla fría cortada a dados pequeños y agua helada suficiente para conseguir una masa suave y elástica que no se pegue a los dedos.
Relleno:  1 cebolla, 2 dientes de ajo, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, tomillo fresco picado, romero fresco picado, 1 hoja de laurel, sal, pimienta, medio vasito de vino blanco, 2 cucharadas soperas de salsa de tomate, 1 guindilla cortada en trocitos, pollo al gusto ( la parte que más nos guste ) y 2 zanahorias grandes. 


ELABORACIÓN:

1- Picamos la cebolla en cubitos de pequeño tamaño y la pochamos en una cazuela con 2 cucharadas de aceite de oliva y el ajo finamente picado.
2- Agregamos el vino y dejamos evaporar.
3- Ponemos en la cazuela unos ramitos de tomillo y romero frescos, la guindilla finamente picada y el laurel.


4- Añadimos la salsa de tomate, el pollo salpimentado y las zanahorias cortadas a rodajitas. Mezclamos todo muy bien y añadimos algo de caldo de pollo o verduras hasta cubrir ligeramente el pollo.
5- Tapamos y dejamos cocinar a fuego medio hasta que el pollo esté bien guisado y las zanahorias blanditas. 
6- Deshuesamos el pollo y lo cortamos en pequeños trozos, devolviéndolo a la cazuela con su salsa. Reservamos.


7- Masa:  Ponemos en un recipiente hondo la harina y la sal.
8- Agregamos la mantequilla fría cortada en pequeños cubitos.
9- Mezclamos y vamos añadiendo poco a poco el agua fría ( casi helada) que sea necesaria hasta conseguir una masa suave y elástica que no se pegue a los dedos. 
10- Cortamos en 3 partes la masa y la extendemos con un rodillo colocándola sobre los 3 moldecitos y recortando la masa sobrante con un cuchillo.
11- Ponemos sobre la masa el relleno de pollo especiado y zanahorias con bastante salsa, para que quede jugoso.


12- Tapamos con una fina capa de masa, dejando que cuelgue algo sobre el borde de los moldes. Presionamos ligeramente para sellar la masa.
13- Damos unos cortes con una tijera de cocina y pintamos con huevo batido.
14- Metemos al horno precalentado a 200 grados hasta que la masa se vea doradita.

La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu
Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!


Pastelitos de patata con queso Cheddar y bacon.

Hoy os traigo unos pastelillos a base de patatas y queso Cheddar que resultan  muy sabrosos  y gustan  a pequeños y mayores, además se pueden  preparar con antelación y, en el momento de servir, con un golpecito de horno, se quedan como recién hechos. Son deliciosos para el picoteo y yo espero que sean de vuestro agrado.
INGREDIENTES:
1 kg. de patatas, sal, 100 g. de queso Cheddar, 1 manojo de tomillo, 100 g. de bacon, 70 g. de mantequilla blanda, 180 g. de harina de trigo y 6 cucharadas de leche.
ELABORACIÓN:
Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en trozos. Las cocemos en agua salada hasta que estén blanditas.
Escurrimos el agua y las pasamos por un pasapurés.Dejamos que se enfríen hasta que estén tibias.
Cortamos el queso Cheddar en dados pequeños, lavamos el ramito de tomillo y lo escurrimos bien, desprendiendo las hojitas del tallo.
Cortamos el bacon en trocitos muy pequeños.
Mezclamos las patatas con la mantequilla blandita, la harina y la leche hasta obtener una masa homogénea e incorporamos los dados de queso Cheddar mezclándolos bien.
En una superficie de trabajo enharinada formamos bolitas con la masa y las vamos aplanando después para darle forma de tortita a los pastelillos.
Los vamos colocando en una placa de horno con papel vegetal, nos saldrán unos 16 pastelillos.
Espolvoreamos los pastelillos con bacon cortado muy menudito y con tomillo.
Horneamos durante unos 30 minutos a 200 grados, hasta que presenten un bonito color dorado.
se sirven templados , aunque fríos están estupendos igualmente.