Coliflor gratinada con robellones, jamón y parmesano.

Coliflor. Alimento beneficioso por su bajo contenido calórico, gran cantidad de fibra, potasio, fósforo y ácido fólico. Los folatos que contiene participan en la formación de glóbulos rojos y glóbulos blancos, así como en la formación de anticuerpos del sistema inmunitario.
Junto con el brócoli y la cúrcuma que contiene el curry, constituyen los alimentos más beneficiosos y recomendables.
Vamos a incluir en nuestra receta un ingrediente de temporada más, las setas, poderosos antioxidantes naturales que enriquecerán nuestra cazuela.


INGREDIENTES:

1 Coliflor grande, robellones al gusto, 100 g. de jamón serrano cortado a taquitos pequeños, sal, pimienta negra, nuez moscada, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas soperas de acite de oliva, 1 nuez de mantequilla, 250 ml. de leche,  3 cucharadas soperas de harina y queso parmesano para espolvorear.



1- Cocemos la coliflor cortada en ramitas en abundante agua con sal hasta que esté tierna, al dente. Escurrimos y reservamos.
2- Salteamos los robellones cortados en trozos de tamaño regular en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva y con los ajos laminados. 
3- Agregamos el jamón y cocinamos 1 minuto más. Reservamos.


4- En un pequeño cacito ponemos la nuez de mantequilla y la harina. Movemos con unas varillas hasta que se dore ligeramente la harina.

5- Agregamos la leche, media cucharadita de sal, un pellizco de nuez moscada, otro de pimienta negra y movemos constantemente con las varillas hasta que la salsa espese.
6- Ponemos en una fuente de horno la coliflor cocida, encima el salteado de robellones al ajillo que teníamos reservado y mezclamos bien.


7- Cubrimos con una buena capa de salsa bechamel y espolvoreamos con parmesano abundantemente. Gratinamos unos minutos.

Spaguetti a la carbonara.

Plato clásico, archiconocido y de gran aceptación general.  Una buena carbonara siempre es una elaboración muy aplaudida y no debe faltar en un recetario que se precie de ser variado y completo.
En esta ocasión he variado mi receta y he utilizado la que que me ha proporcionado una “nonna” italiana de pura cepa. El resultado, un plato de pasta para no perdérselo, fabuloso.
Aquí tenéis la receta de una auténtica carbonara italiana.

INGREDIENTES:

315 g de spaguetti, 3 lonchas de bacon de 1 dedo de grosor, 200 g. de queso parmesano recién rallado, 50 ml. de nata líquida, sal y 2 huevos XL.

ELABORACIÓN:

1- Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. En este caso 9 minutos en agua hirviendo con sal y un diente de ajo.
2- Mientras la pasta cuece, doramos el bacon cortado a daditos pequeños en una sartén a fuego medio. Reservamos.

3- Rallamos el queso parmesano y reservamos.
4- Batimos ligeramente los huevos, los mezclamos con la nata líquida y el queso rallado. Reservamos.
5- Una vez la pasta esté en su punto “al dente”, escurrimos rápidamente y la ponemos en un recipiente hondo.
6- Vertemos sobre ella la mezcla de huevos, nata y parmesano. Mezclamos rápidamente con una cuchara de madera de abajo hacia arriba, moviendo bien, para que con el calor de la pasta los huevos se cuajen.


7- Añadimos el bacon doradito y algo más de parmesano rallado por encima de cada ración de pasta. 
Servimos recién hecha.

Muffins de queso.


Hoy vamos a hornear unos deliciosos muffins de queso, ideales para el aperitivo o para los brunch mañaneros que están tan de moda ahora. La verdad es que son tan ricos que casi a cualquier hora apetece picotear un buen muffin de queso. 
Se elaboran con una mezcla de dos tipos de harina, de maíz y de trigo. Una pizca de pimienta negra y el parmesano recién rallado, ponen el toque final a esta delicia salada de aspecto doradito y apetecible…
¿Os vais a resistir? Templaditos son un auténtico vicio… 

INGREDIENTES:

200 g. de harina de trigo, 125 g. de harina de maíz amarillo, 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de sal, 2 cucharadas soperas de levadura en polvo, 1 cucharada de pimienta negra molida, 50 g. de queso parmesano recién rallado, 4 huevos ligeramente batidos, 350 ml. de leche, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva y 50 g. de queso cheddar rallado.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos capsulitas de papel en un molde rígido de muffins.
2- Ponemos en el bol de la amasadora o en un recipiente hondo las dos clases de harina con la sal , el azúcar y la levadura.


3- Hacemos un hueco en el centro y vertemos los huevos ligeramente batidos, la leche y el aceite.
4- Añadimos la pimienta y el parmesano recién rallado.
5- Mezclamos a velocidad media o enérgicamente con una cuchara.


6- Vertemos la masa obtenida en las capsulitas de papel.
7- Espolvoreamos un poco de queso cheddar rallado sobre la superficie de cada muffin.
8- Horneamos ( horno precalentado) a 200 grados hasta que se vean doraditos, sin tostarlos demasiado, unos 15- 20 minutos.

Galletas de parmesano

Vamos a elaborar hoy unas deliciosas galletas saladas con las que podréis obsequiar a vuestros comensales y os aseguro que quedaréis como reyes.
Las galletas de parmesano son un aperitivo o entrante fabuloso y conservadas en una lata hermética se conservan maravillosamente, aunque rara vez sobran. Muy difícil resistirse a sus encantos y esperar siquiera a que se enfríen… Ya me contaréis!!!
Se pueden degustar solas o acompañadas de ralladura de limón, que se coloca sobre cada galleta en un pellizquito después del horneado… Deliciosas.

                                                                                    Fuente: Chef Juan Lax.


INGREDIENTES:

250 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 250 g. de queso parmesano ( recién rallado), 250 g. de harina de trigo y un huevo. Ralladura de limón para presentar ( opcional).


ELABORACIÓN:

1- Trabajamos la mantequilla a temperatura ambiente con unas varillas.
2- Añadimos el queso parmesano recién rallado.
3- Agregamos la harina.
4- Añadimos el huevo y mezclamos todos estos ingredientes hasta lograr una masa bien homogénea.

5- Tapamos la bola de masa con film y dejamos reposar en frío al menos durante 1 hora.
6- Es una masa que fuera del frío enseguida pierde consistencia, por lo que debemos manipularla lo menos posible al darle forma a nuestras galletas. Os aconsejo que vayáis sacando del frigorífico la masa en pequeños trozos y no toda de golpe, para evitar que se ablande en exceso.


7- Estiramos la masa entre 2 hojas de papel vegetal y damos forma a las galletas con los cortadores elegidos.
8- Las colocamos sobre una bandeja de horno con papel vegetal y horneamos ( horno precalentado) a 180 grados hasta que se doren ligeramente.
9- Retiramos a una rejilla y… Listas para su degustación, solas o acompañadas de un pellizquito de ralladura de limón.

Bolitas de espinacas con requesón.

Os presento un entrante delicioso cuya base son las espinacas y el requesón.
  Haremos una pasta con estas deliciosas verduras, yema de huevo, requesón y algo de harina. Tras darle forma de bolita o croqueta las coceremos en abundante agua y las serviremos gratinadas con tomate y parmesano recién rallado. 
Probad. Tienen una textura suave y un sabor sorprendente, me han encantado!!!

                                           Fuente: “Cocina italiana”

INGREDIENTES:

500 g. de espinacas frescas,150 g. de requesón, 3 yemas de huevo, 70 g. de harina, sal, pimienta negra, nuez moscada, 3 cucharadas de mantequilla, salsa de tomate al gusto y 60 g. de parmesano recién rallado.


ELABORACIÓN:

1- Lavamos muy bien las espinacas y las cocemos en abundante agua con sal hasta que estén tiernas.
2- Las sacamos de la olla y las escurrimos bien del líquido.
3- Las picamos y reservamos.
4- Mezclamos en un recipiente hondo el requesón con las yemas de huevo y la harina, hasta formar una masa homogénea.

5- Incorporamos las espinacas a la mezcla anterior y mezclamos bien.
6- Condimentamos al gusto con sal, pimienta y algo de nuez moscada.
7- Ponemos una olla grande al fuego con agua y sal hasta que hierva.


8- Damos forma a las bolas de espinaca tomando montoncitos de masa con dos cucharas soperas ( o con las manos ) y las echamos al agua hirviendo.
9- Cocemos las bolas de espinacas durante 10 minutos a fuego medio, hasta que suban a la superficie.
10- Retiramos y escurrimos bien.

11- Las colocamos en un recipiente o fuente de horno y ponemos sobre ellas unos pellizquitos de mantequilla, queso parmesano recién rallado y algo de salsa de tomate.
12- Gratinamos durante 3 minutos aprox.


Servimos enseguida acompañando a una buena ensalada de tomate…Deliciosas.

Ensalada César.

Famosísima ensalada creación del Chef italiano Alex Cardini. Trabajando en su restaurante de Tijuana “Cesar´s Place “, decidió presentar la receta a un reputado concurso gastronómico, resultando ganador del concurso y poco a poco la fama de esta deliciosa ensalada se fue extendiendo como la pólvora, hasta internacionalizarse. Hoy en día podemos encontrarla en los mejores restaurantes y también en los de comida rápida y prefabricada, incluso en los supermercados es fácil verla envasada al vacío, lista para llevar al trabajo o al parque de la esquina…
Un verdadero placer seguir la receta original y disfrutarla en casa en pocos minutos, con ingredientes de calidad. Muy sencilla y casi plato único, vale la pena!!

                                                   Fuente: Arguiñano recetas.


INGREDIENTES:

Lechuga romana, 1 lata de anchoas, 150 g. de pechuga de pollo cortada a tiritas, queso parmesano, 2 rebanadas de pan.

Aliño: 1 diente de ajo picado finito, 3 filetes de anchoas, 1 huevo y una yema, sal, 1 cucharada sopera de zumo de limón y una pizca de aceite de oliva virgen.


ELABORACIÓN:

1-  Lavamos y escurrimos muy bien la lechuga y la cortamos en trozos regulares.
2- Cortamos el pollo en tiritas de igual tamaño, las salpimentamos y las cocinamos en una sartén con un poco de aceite hasta que se vean doraditas.
3-  Cortamos el pan en cubitos y los freímos en aceite caliente para tener unos buenos picatostes crujientes.


4- Cortamos el queso parmesano en pequeños cubitos. Reservamos.
5- Ponemos la lechuga en el recipiente donde vayamos a presentar la ensalada y añadimos el queso, pollo, unos filetes de anchoa troceados y los picatostes.
6- Aliño:  Ponemos en un vaso batidor el diente de ajo cortado a trocitos, 3 filetes de anchoas, 1 cucharada de zumo de limón, pizca de sal, 1 huevo entero y una yema.
7- Mezclamos con la batidora eléctrica y vamos añadiendo el aceite de oliva en hilillo, hasta conseguir la textura que deseamos para la salsa ( ligera o más espesita ).


Es una salsa deliciosa, similar a la mayonesa de ajo y con ese toque inconfundible que le dan las anchoas.
Si no lo habéis hecho ya, probad, seguro que os sorprende agradablemente.

Risotto de calabaza y trufa.

Los risottos me tienen entusiasmada, tengo tantas recetas pendientes de hacer que me falta tiempo y tampoco es cuestión de abusar, pero en cuanto ví este que hoy os presento, compré los ingredientes y ya lo hemos disfrutado dos veces en casa. Bueno es poco, está buenísimo, por eso quiero compartirlo.
Muchas gracias  Lidia ” Atrapada en mi cocina “ , me encanta visitarte  y aprender de tí a diario.

INGREDIENTES:

Media cebolla, aceite de oliva virgen, un trocito de calabaza , 1 trufa ( Mercadona ), un puñadito de champiñones, 350 g. de arroz arborio, 1 vasito de vino blanco, caldo de pollo, 30 g. de queso parmesano rallado, una avellana de mantequilla, sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

Ponemos en una sartén un poquito de aceite de oliva y pochamos la  cebolla cortada muy finita, procurando que no se tueste, añadiendo un poco de agua si es necesario.

A continuación añadimos los champiñones y la calabaza cortada a dados de tamaño regular y ponemos el vasito de vino blanco ( yo he usado un espumoso italiano que me encanta ).
Dejamos cocinar hasta que se vea bastante blandita la calabaza.

Añadimos el arroz y damos unas vueltas con la cuchara de madera, mezclándolo todo muy bien.
Vamos añadiendo cucharones de caldo de pollo caliente ( en otra cazuelita lo mantenemos al fuego para que esté caliente ) y removemos constantemente, para que el arroz vaya soltando su almidón y quede cremosito, ahí el secreto de un buen risotto.
No añadiremos más caldo caliente hasta que el anterior se haya consumido y seguiremos removiendo, manteniendo el fuego medio.
Por último, cuando veamos que el arroz está en su punto, rallamos la trufa sobre él, para que le aporte todo su sabor y aroma y agregamos la mantequilla y el parmesano.
Movemos  para mezclar muy bien y servimos enseguidita.
Delicia pura!!!

Minestrone.

Esta es una de mis sopas favoritas desde bien pequeña. Es un caldo espesito con diversas hortalizas de todos los colores cortadas en dados , un poco de pasta y queso parmesano rallado como toque final.
Una buena Minestrone requiere paciencia y tiempo. Debemos cortar las verduras con mimo y cocinarlas a fuego lento, dejando que sus sabores se entremezclen y se hagan suavemente.
Es sana y reconstituyente, un plato lleno de color y vitaminas.
INGREDIENTES:
(Para 5 personas): 1 calabacín, 100 g. de calabaza, media col verde rizada, 2 zanahorias , 2 ramitas de apio, 200 g. de acelgas, 1 cebolla, 150 g. de alubias rojas precocidas, 1 patata grandecita, 100 g. de guisantes, 1 tomate maduro, medio pimiento rojo, medio pimiento verde, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen, sal, pimienta negra, 40 g. de pasta, pan para hacer picatostes y un poco de parmesano rallado.

ELABORACIÓN:

Cortamos la col en tiritas . Separamos los tallos de las acelgas y las cortamos en trozos pequeños. Retiramos los hilos del apio y lo troceamos.
Cortamos en dados la calabaza, el calabacín, los pimientos, zanahorias y tomate.
Pelamos la patata y la reservamos entera.

Pelamos la cebolla y la cortamos en daditos.
Ponemos el aceite en una cazuela grandecita y lo calentamos a fuego fuerte. Salteamos la cebolla removiendo constantemente para que no llegue a dorarse.

Incorporamos todas las hortalizas a la sartén. Mezclamos todos los ingredientes con suavidad para que queden bien impregnados de aceite.
Salpimentamos, añadimos un poco de agua y dejamos cocer a fuego lento.
No debemos poner mucho líquido porque las verduras contienen mucha agua y debemos dejar que se evapore antes de añadir más si hace falta.

Debemos cocer las hortalizas a fuego lento, para que se cocinen suavemente y, al final de la cocción , incorporaremos la pasta, las alubias rojas y los guisantes dejando que se cocinen durante 15 minutos más.

Destaparemos la cazuela y chafaremos la patata entera con un tenedor y la mezclaremos con las demás hortalizas.
Rectificamos la sopa de sal y pimienta. 

Dejamos que repose durante cinco minutos y servimos muy caliente acompañada de picatostes y espolvoreada con parmesano rallado.

Quiero dedicar esta sopita a todas aquellas personas que están un poco pachuchillas y necesitan una buena dosis de vitaminas que les reconforte el cuerpo y el alma. Para empezar el año con buen pie.
Espero que os guste!!!



Risotto al azafrán con láminas de champiñón.

Hoy os quiero presentar este delicioso risotto que he cocinado siguiendo al pie de la letra la receta del maestro Ferrán Adriá, sale delicioso. Me han regalado el libro “La comida de la familia” ( Ferrán Adriá y el equipo de el Bulli ) y me tiene fascinada, os lo recomiendo. Explica con todo lujo de detalle unas recetas fáciles para hacer en casa , con unos paso a paso magníficos y estupendas fotografías.
Creo que voy a probar todas sus recetas, desde la primera hasta la última.
INGREDIENTES:
(para 2 personas):  3 champiñones medianos, media cucharada de mantequilla de buena calidad, 30 g. de Parmesano rallado, media cucharadita de zumo de limón, 600 ml. de caldo de pollo, 180 g. de arroz para risotto ( en grandes superficies se encuentra fácilmente), un buen pellizco de azafrán, media cucharada de cebolla cortada en daditos, 2 cucharadas de aceite de oliva, 3 cucharadas de vino blanco, sal y pimienta negra.
ELABORACIÓN:
Ponemos el azafrán envuelto en un trocito de papel de aluminio y lo tostamos en la sartén, procurando que no se queme.
Pelamos y picamos la cebolla en daditos pequeños y la ponemos en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. La rehogamos a fuego muy lento para que se ablande y no coja color.
Cuando está la cebolla blandita añadimos 3 cucharadas de vino blanco y desglasamos, dejando reducir.
Ponemos el arroz y rehogamos durante 3 minutos, removiendo constantemente con una cuchara de madera.
Vamos mojando el arroz con el caldo de pollo caliente, debemos ir añadiendo poco a poco el caldo y removiendo constantemente para que no se pegue.
El caldo que vamos añadiendo debe estar caliente, por lo que es útil tenerlo en un cacito aparte al fuego.
Incorporamos el azafrán tostado y seguimos cocinando .
Limpiamos bien los champiñones con agua , los secamos cuidadosamente y los cortamos en laminillas muy finas con una mandolina o con un cuchillo afilado.
Cuando el arroz esté cocido ( unos 15 minutos ), añadimos media cucharada de mantequilla y 30 g. de Parmesano rallado y removemos para que se integre y quede cremoso.
Ponemos a punto de sal, pimienta negra y media cucharadita de zumo de limón.
Servimos el risotto en el plato y repartimos por encima las finas laminillas de champiñón, de modo que la temperatura del arroz “cueza” ligeramente las setas.
Se sirve recién hecho. Espero que os guste.
En casa nos ha gustado a todos, pequeños y mayores.
Sólo faltan 3 días para el sorteo. Aquí os podéis apuntar.

Pasta fresca de calabaza

Estos bocaditos de pasta fresca se hacen en un momento y su sabor es delicioso, vale la pena dedicar unos minutos a amasar, para disfrutar después de una pasta recién hecha en nuestra casa.
INGREDIENTES: 500 g. de calabaza, 2 yemas de huevo, 300 g. de harina, 1 cucharada de mantequilla, sal, pimienta blanca, nuez moscada, parmesano rallado y salsa de tomate.
ELABORACIÓN: Se pela la calabaza y se hornea en una fuente a temperatura media hasta que esté bien tierna. Se puede asar también en el microondas, cortándola en trozos pequeños.
Se reduce a puré y se condimenta con sal, pimienta blanca, nuez moscada y mantequilla.
Se pone harina sobre la encimera, el puré de calabaza y las yemas de huevo. Vamos añadiendo poco a poco la harina para obtener una masa tierna pero que no se pegue a las manos. Si esto sucede añadimos más harina. Dejamos reposar en el frigo la masa media hora.
Formamos con ella rulos largos, que iremos cortando en trocitos de 2 ó 3 cm.
Se ponen en abundante agua hirviendo con sal y estarán listos en cuanto salgan a la superficie.
Servimos con salsa de tomate , parmesano rallado y un poquito de orégano. Recién hechos, calentitos y deliciosos.