Palitos de pipas.

Vamos a elaborar unos palitos de pipas o colines caseros, para picotear a cualquier hora o acompañar nuestras tablas de quesos y patés de una manera sana, equilibrada y resultona.
Son muy sencillos de hacer y auténticamente adictivos, no puedes parar de mordisquearlos…
Si disponeis de amasadora se hacen en un abrir y cerrar de ojos y si no es así, vereis que no existe dificultad alguna. Los palitos siempre salen.

INGREDIENTES:

340 g. de harina de fuerza, 4 cucharaditas soperas de aceite de oliva virgen, 200 ml. de agua, media cucharadita de levadura seca de panadería, 1 cucharada sopera de orégano, 1 cucharadita de sal, pipas de calabaza y de girasol al gusto.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina en un recipiente hondo y hacemos un volcán.
2- En el centro del volcán vertemos la levadura, el orégano, la sal y la mitad de las pipas de girasol.
3- Templamos el agua en el microondas y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior al mismo tiempo que mezclamos los ingredientes.


4- Amasamos hasta conseguir una masa lisa con los ingredientes integrados.
5- Tapamos la bola de masa y dejamos que repose durante 1 hora.
6- Estiramos la masa con un rodillo dándole forma de rectángulo y la cortamos en tiras de 3 cm. de ancho, colocándolas sobre una placa de horno con papel vegetal. 


7- Clavamos sobre la masa pipas de girasol y calabaza al gusto.
8- Metemos al horno precaletado a 180 grados hasta que tomen color dorado los palitos.
9- Retiramos y dejamos enfriar sobre un a rejilla metálica. Conservamos en recipiente hermético.

Anuncios

Focaccia de higos con jamón.


Una estupenda focaccia que merece un lugar especial en mi recetario, ha sido un éxito esta combinación de ingredientes. Los primeros higos de la temporada y un buen jamón cortado finito, sobre masa gruesa y muy esponjosa, tomillo, aceite de oliva virgen y sal gruesa… Un manjar imposible de rechazar. 
Cómo me gusta cocinar con las frutas del verano. Esos higos horneados y dulces contrastando con el jamón y el tomillo,mmm…

INGREDIENTES:

450 g. de harina de fuerza, 1 sobre de levadura seca de panadería Vahiné ( 4,6 g. ), 1 cucharadita de sal, 2 cucharaditas de azúcar, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, 1 ramito de tomillo fresco, 60 g. de agua templada, 250 g. de leche y 2 cucharadas soperas de zumo de limón. Higos maduritos al gusto y jamón serrano cortado en lonchas extrafinas.

ELABORACIÓN:

1- Disolvemos la levadura en el agua templada y añadimos el azúcar. Removemos bien.
2- Mezclamos en un tazón la leche y el zumo de limón y dejamos reposar 10 minutos.
3- Ponemos la harina en un recipiente hondo y hacemos un volcán en el centro.
4- Agregamos la sal y el aceite de oliva.
5- Agregamos la mezcla de levadura y la mezcla de leche que teníamos reservada.
6- Mezclamos los ingredientes hasta conseguir una masa suave.


7- La ponemos sobre la mesa ligeramente enharinada y amasamos varios minutos hasta que se vea elástica.
8- Colocamos en un cuenco aceitado y tapamos con film, dejando levar por espacio de 1 hora, hasta que doble tamaño.
9- Recuperamos la masa y la colocamos sobre una placa de horno con papel vegetal, extendiéndola con las manos hasta darle la forma deseada, en éste caso rectangular. Con el dedo haremos unos cuántos agujeros en la superficie presionando fuerte.
10- Repartimos los higos cortados longitudinalmente y el jamón loncheado. 


11- Ponemos tomillo fresco picado, sal gruesa y un chorrito de aceite de oliva virgen.
12- Dejamos levar media hora más.
13- Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vea doradita.

Focaccia de huevos y bacon.

Una deliciosa focaccia o pan plano de corte mediteráneo, que vamos a disfrutar hoy con huevos y bacon, unos tomates en rama chiquitines que han capturado todo el sol del verano y algo de tomillo y orégano fresco con un hilito de buen aceite de oliva…Un manjar. Templadita esta focaccia nos lleva directamente al paraíso… Probad, ya me contaréis!!!

                                                                               Fuente: Adaptado de Donna Hay.

INGREDIENTES:

230 g. de harina de fuerza, 20 g. de levadura fresca de panadería, 1 cucharadita de azúcar, 160 ml. de agua tibia, 1 cucharadita de sal, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, 2 huevos, 3 ó 4 tomates de rama bien maduros, orégano fresco, tomillo fresco y 3 ó 4 lonchas finas de bacon.




ELABORACIÓN:


1- Ponemos el agua tibia en un recipiente y le añadimos la levadura y el azúcar. Removemos hasta que se disuelva y dejamos reposar durante 5 minutos, hasta que la mezcla burbujee.
2- Ponemos la harina, la sal y el aceite en un recipiente hondo.




3- Agregamos la mezcla de levadura y formamos una masa suave y elástica, mezclando bien todos los ingredientes.
4- Tapamos con film y dejamos levar hasta que doble tamaño, 40 minutos más o menos.




5- Extendemos la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada dándole forma ligeramente ovalada.
6- La colocamos sobre un molde con papel vegetal.




7- Sobre la masa ponemos los tomates cortados en mitades, las lonchas de bacon repartidas por la superficie y cascamos  los huevos.
8- Ponemos tomillo y orégano fresco, un hilito de aceite de oliva virgen y unas escamas de sal.


9- Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos hasta que se vea doradita y los huevos bien cuajados.
Servimos recién hecha o templada y cortada en porciones.

Bollitos de ajo y romero.

Vamos a poner en nuestra mesa unos bollitos de ajo y romero que adornarán nuestras mesas veraniegas y acompañarán las tablas de queso y embutidos fabulosamente; resultando también deliciosos para acompañar un buen pescado al horno.
Por sí solos son un manjar. Tiernos en su interior y bien aromáticos, con ese toque de ajo y romero que los hace irresistibles. Difícil esperar a que se enfríen del todo…

INGREDIENTES:

25 g. de levadura fresca de panadería, 60 ml. de agua tibia, 250 ml. de leche, 115 g. de mantequilla, 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de sal, 1 huevo XL, 375 g. de harina de fuerza, 2 dientes de ajo, romero al gusto ( si es fresco mejor) y sal gruesa para espolvorear.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos la leche a calentar junto con la mantequilla y removemos hasta que se funda la mantequilla. Retiramos del fuego y dejamos templar.
2- Disolvemos la levadura fresca en el agua tibia removiendo bien.
3- Ponemos la harina en el bol de la amasadora o en un recipiente hondo, con el azúcar y la sal y hacemos un hueco en el centro.


4- En el hueco vertemos la mezcla de leche y mantequilla. Mezclamos.
5- Añadimos la levadura disuelta en agua. Mezclamos.
6- Agregamos el huevo ligeramente batido. Amasamos durante 10 minutos hasta que se vea una masa homogénea.
7- Tapamos y dejamos levar hasta que doble tamaño.
8- Recuperamos la masa levada y tomamos porciones de 50 g. cada una. Le damos forma de bollitos y las colocamos sobre una placa de horno con papel vegetal.


9- Dejamos levar de nuevo durante 20 minutos los bollitos.
10-  Calentamos un poco de mantequilla con los dientes de ajo majados previamente en un mortero y el romero picado finito. Dejamos que repose esta mezcla unos minutos y pincelamos con ella los bollitos.
11- Espolvoreamos con un poco de sal gruesa y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que tomen ligero color dorado, unos 20 minutos.

Rosquillas de sésamo.


Unas rosquillas de sésamo típicas de los países del Mediterráneo Oriental, que se encuentran en puestos callejeros y sirven para picotear a cualquier hora. Están deliciosas solas o acompañadas de lo que más nos apetezca.
Os aseguro que son muy sencillitas de elaborar y el resultado vale la pena. Que se lo pregunten a mis catadores…
Su aspecto es parecido a los típicos bagels judeo neoyorquinos, aunque su textura, ingredientes y modo de elaboración es diferente. Estas rosquillas, a diferencia de los bagels, no se escaldan en agua antes de hornearlas y llevan un baño de huevo… Distintas e igualmente recomendables, ya veréis!!!


INGREDIENTES:

450 g. de harina de fuerza, 2 cucharaditas de sal, 4 cucharaditas de azúcar, 1 sobre de levadura seca de panadería ( 7 gramos), 125 g. de sémola de trigo, 300 ml. de agua tibia, 25 g. de mantequilla derretida, huevo batido para pincelar y semillas de sésamo al gusto.

ELABORACIÓN:

1- Tamizamos la harina y la sal sobre un bol grande.
2- Añadimos la levadura, el azúcar y la sémola. 
3- Hacemos un hueco en el centro e incorporamos poco a poco el agua tibia.


4- Trabajamos hasta obtener una masa blanda.
5- Amasamos durante 10 minutos y luego tapamos la bola de masa con un paño o con film y dejamos levar en un lugar templado hasta que doble tamaño, una hora más o menos.
6- Recuperamos la bola de masa y la dividimos en porciones de idéntico tamaño, pesándolas.


7- Damos forma  de rosquilla a cada porción, haciendo un churro primero y luego uniendo los extremos. Es una masa muy manejable.
8- Colocamos las rosquillas en 2 bandejas de horno sobre papel vegetal.
9- Pintamos abundantemente con huevo batido y espolvoreamos con semillas de sésamo.


10- Dejamos reposar las rosquillas durante media hora más antes de hornearlas.
11- Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos durante 10 minutos. Luego bajamos la temperatura a 160 grados y horneamos 15 minutos más aproximadamente.
12- En cuanto las veamos doraditas, retiramos a una rejilla para que se enfríen completamente.

Torta turca.

Os aconsejo que probéis este delicioso pan plano inspirado en las tortas turcas tradicionales y bien esponjoso, con delicioso sabor a leche.
En poco menos de 2 horas tendremos sobre la mesa un delicioso y aromático pan que no resulta nada complicado, sin masas madres ni esperas que desesperan…Fabuloso calentito con un poco de buen jamón y un chorrito de aceite. Veréis…


INGREDIENTES:

450 g. de harina de fuerza Harimsa, 2 cucharaditas de sal, 1 sobre de levadura en polvo de panadería ( 7 g. ), 150 ml. de leche tibia, 2 cucharaditas de miel, 150 ml. de agua tibia y un poco de leche para pincelar la masa.

ELABORACIÓN:

1-  Tamizamos la harina junto con la sal en un cuenco y le añadimos la levadura.
2- Añadimos la miel.
3- Incorporamos la leche y el agua tibia poco a poco.
   


4- Amasamos durante 10 minutos hasta formar una bola de masa lisa y elástica.
5- Tapamos con film y dejamos levar durante una hora, hasta que doble tamaño.


6- Recuperamos la bola de masa y la trabajamos unos minutos sobre una superficie enharinada.
7- La estiramos con un rodillo dándole forma de óvalo y dejando un grosor aproximado de 2 cm.
8- La colocamos sobre una bandeja de horno ligeramante untada con aceite de oliva.


9- Hacemos unos cortes en la superficie de la torta trazando un diseño de rombos.
10- Cubrimos con un paño y dejamos levar de nuevo una media hora.
11- Pincelamos la masa con un poco de leche y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que la torta crezca y se vea doradita.

Palitos de pistachos.

Hoy vamos a hornear unos palitos de pistacho estupendos para decorar postres como sorbetes o helados y también para acompañar recetas saladas, como un buen paté. 
Cuando tenemos claras que nos han sobrado al preparar otras recetas, estos palitos son una opción a tener en cuenta. Están estupendos y duran hasta un mes si los conservamos en un recipiente hermético.
Tras hornear la masa, se corta en finas tiras a modo de grissini y luego se vuelven a hornear para darles el tueste que más nos agrade. Un picoteo fabuloso, veréis…


INGREDIENTES:

3 claras de huevo, 95 g. de azúcar glas, 95 g. de harina de trigo, 50 g. de pistachos pelados  troceados y 2 cucharaditas de semillas de sésamo.


ELABORACIÓN:

1-  Montamos las claras a punto de nieve bien firme y sin dejar de batir añadimos poco a poco el azúcar glas.
2- Incorporamos con una cuchara, poco a poco, la harina tamizada y la mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.


3- Añadimos con delicadeza los pistachos troceados y las semillas de sésamo. Mezclamos.
4- Vertemos la masa en un molde rectangular bajo untado con aceite y forrado con papel vegetal y alisamos la superficie con la espátula.
5- Horneamos a 170 grados hasta que al pinchar con un palito veamos que sale limpio de adherencias.


6- Retiramos del horno, desmoldamos retirando el papel vegetal y dejamos templar unos minutos sobre una rejilla metálica.
7- Cortamos en tiras alargadas lo más finas posible con un cuchillo afilado y las colocamos sobre una bandeja de horno.
8- Horneamos a la misma temperatura hasta que tomen color dorado y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Picos, colines y regañás…

La primera vez que estas delicias salieron de mi horno casi me da un soponcio. No podía creer que algo que tanto me gustaba pudiese hacerse en casa con tan buen resultado. Sí, diréis…¿ Y qué sabrá esta gallega de colines , picos y regañás?? 
El norte tiene otros encantos, pero las mejores regañás se toman en el sur, es verdad. He vivido más de la mitad de mi vida en esta bendita tierra murciana…
Aquí siempre seré ” la gallega” y en Galicia hace bastante tiempo que soy ” la murciana”…. En Murcia piensan que me encanta la lluvia y los días grises, pero los gallegos somos tan alegres como cualquiera, la lluvia no nos agobia, pero nos encanta el solecito que acaricia la piel, salir de terrazas con los amigos y la fiesta como al que más…La idea de que somos tristes y melancólicos es un topicazo.
Desde el primer momento que pisé las tierras del sur, me enamoré del modo de vida de sus gentes y de su fantástica gastronomía. Cuando sales de tapeo por estas tierras, no faltan nunca unos buenos colines, picos o regañás que acompañen las mejores tapas, el salmorejo o un buen jamón.

Buscando de aquí y de allí: San Google, Revista Thermomix, ahora quito y ahora añado propios… A esta gallego-murciana le salen unas regañás, unos picos y unos colines como si hubiese nacido en la mismísima Córdoba, aunque está feo que yo lo diga ¿ noo?…
Quiero compartir la receta con vosotr@s, que tenéis la paciencia de seguirme, para que podáis prepararlos en casa si os apetece. 
Veréis el aroma que inunda vuestra cocina al meter esta masa en el horno…Uhhhhh… Para no perdérsela, en serio…


INGREDIENTES:

340 g. de harina de fuerza, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra ( yo lo tengo aromatizado con ajo y orégano), 200 ml. de agua, media cucharada de postre de levadura seca de panadería, 2 cucharadas de postre de semillas se sésamo, una cucharada de postre de orégano y una cucharada de postre de sal.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina y la sal en el bol de la amasadora. Si no disponemos de ella, haremos la mezcla a mano con una cuchara de madera.
2- Ponemos también la levadura seca, el orégano y el sésamo.


3- Añadimos 4 cucharadas del mejor aceite que tengamos a nuestra disposición.
4- Templamos en el microondas el agua y la añadimos al bol de la amasadora.
5- Amasamos a velocidad baja durante 5 minutos más o menos.


6- A continuación tapamos la bola de masa y la dejamos reposar a temperatura ambiente durante media hora cubierta con film.
7- Transcurrido este tiempo, ponemos la masa entre 2 pliegos de papel vegetal y la estiramos con rodillo dejándola de un grosor aproximado de 2 milímetros. 
8- Para dar forma a los ” picos” haremos unos ” churritos” con la masa y los cortaremos en porciones con una tijera, colocándolos sobre una bandeja de horno, listos para hornear.


9- Para dar forma a los colines, cortamos la masa extendida en tiras, con un cuchillo bien afilado, las ponemos sobre la placa de horno y las pinchamos varias veces con un tenedor ( así levan sólo lo necesario).
10- Para dar forma a las regañás: Cortamos la masa extendida en rectángulos de 2 X 4 cm. Lo más práctico es cortar la masa directamente sobre el papel de horno en la que la hemos extendido, así no se nos va a deformar al trasladarla de bandeja…


11- Metemos al horno precalentado a 180 grados nuestros picos, colines y regañás hasta que se vean bien doraditos. Deben quedar bien crujientes, por lo que han de estar bien cocidos.

Se conservan estupendamente en una bolsa de tela o recipiente hermético que los preserve de la humedad. Imprescindibles para el salmorejo, la ensaladilla rusa, el jamoncito…Y el café con leche, sííí…

Rosca de pan rústico.

El placer de hornear pan casero es bien conocido. La magia de sacar del horno una hogaza aromática que nosotros hemos hecho con nuestras propias manos…No deja de sorprenderme. El amasado, ver luego cómo crece la masa con el levado, darle forma al pan y observar cómo hace su trabajo la levadura… Hornear y aspirar el aroma a pan calentito…  Saborear esos momentos de la vida cotidiana sencillos y placenteros…Quizás en eso consista la felicidad.
                                                                                                                 
                                                                                                     

                                                                         Fuente: Recetario panificadora.                                                                                      

INGREDIENTES:

300 ml. de leche, 1 cucharadita y media de sal, 2 huevos, 1 cucharadita y media de mantequilla o margarina, 540 g. de harina de trigo, 1 cucharadita de azúcar y 1 paquetito de levadura seca de panadería.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos en un recipiente la leche templada y le añadimos la mantequilla blandita y los huevos batidos.
2- En otro recipiente ponemos la harina con la sal, el azúcar y la levadura seca. 
3- Mezclamos los ingredientes secos con los líquidos.
4- Formamos una bola de masa con todos los ingredientes integrados y la tapamos con film.


5- Dejamos levar hasta que doble tamaño.
6- Recuperamos la masa y la desgasificamos amasándola unos minutos.
7- Damos forma a la rosca haciendo un agujero en el centro de la bola de masa con nuestros dedos.
8- Frotamos un poco de harina sobre la superficie y practicamos unos cortes con una tijera de cocina en los bordes de la rosca.


9- Dejamos levar de nuevo en un lugar templado hasta que doble su tamaño.
10- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado ) poniendo en la parte baja del horno un recipiente con agua.
11- Retiramos del horno cuando la veamos doradita.

Focaccia de cebolla y romero fresco.

De vez en cuando preparo en casa este estupendo pan italiano que tanto nos gusta y admite gran cantidad de ingredientes. Es absolutamente delicioso por sí sólo o para acompañar un buen pescado al horno o casi cualquier tipo de carne a la parrilla.
Es muy sencillo de hacer y en esta ocasión ha salido una focaccia especialmente sabrosa y aromática … Ello se debe a que el romero que he utilizado es fresco, recién cortado y el aceite que he puesto en la masa lo he aromatizado con guindilla, ajo y orégano durante un par de semanas. Se nota la diferencia. Es un aceite maravilloso para aliñar ensaladas, rociar mozarella o disfrutar unas tostadas especiales…


INGREDIENTES:

450 g. de harina de fuerza, 25 g. de levadura fresca de panadero, 300 ml. de agua templada,  1 cucharadita de sal, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen aromatizado, 2 ramitas de romero fresco, perejil picado, 1 cebolla grande, 4 dientes de ajo, queso rallado y unas escamas de sal.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina y la sal en un recipiente hondo y hacemos un volcán.
2- En el centro vertemos la levadura disuelta en el agua templada.
3- Añadimos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen y las hojas de una ramita de romero fresco.


4- Amasamos bien durante unos 10 minutos hasta que la masa esté lisa y elástica, sin que se pegue a los dedos.
5- Tapamos la bola de masa con un paño y dejamos levar en un lugar templado hasta que doble volumen, una hora más o menos.


6- Mientras leva la masa, cortamos la cebolla en aros finos y la ponemos en una sartén con un poquito de aceite aromatizado para que se dore. 
7- Añadimos a la sartén los dientes de ajo chascados para que suelten su sabor.
8- Escurrimos los aros de cebolla sobre papel absorbente.


9- Extendemos la masa con un rodillo dejando un grosor de 1 cm. más o menos y la colocamos sobre una bandeja de horno con papel vegetal.
10- Repartimos sobre la superficie de la masa los aros de cebolla, algo de perejil picado, la otra ramita de romero fresco troceada, espolvoreamos con queso rallado al gusto y unas escamas de sal.


11- Precalentamos el horno a 180 grados y cocemos durante 20 minutos (aprox. )
12- Servimos cortada en porciones.



Julia y yo recolectando romero  al borde del mar para nuestras focaccias…