Ravioli de manzana y roquefort.

Pasta casera , toda una experiencia que puede parecernos algo complicada al principio, pero nada más lejos de la realidad. Mezclar en un cuenco poco más de 3 ingredientes para formar una masa, estirarla con un simple rodillo para luego cortarla y darle forma, creo que está al alcance de casi cualquiera. Una vez probemos nuestra propia pasta hecha en casa, es difícil conformarse con las prefabricadas. Su sabor y textura no son comparables, dejando aparte el puro placer de elaborar algo tan delicioso con nuestras propias manos…


En esta ocasión he elaborado unos ravioli grandecitos rellenos de manzana y roquefort. Presentados sobre un lecho de escarola con salsa de queso y manzana.
La masa de los ravioli va aromatizada con orégano y aceite de oliva al romero.


INGREDIENTES:

500 g. de harina de trigo normal, 2 cucharadas de aceite de oliva aromatizado al romero, 2 cucharaditas de orégano, 5 huevos, una cucharadita de sal y 3 cucharadas soperas de leche.
Relleno:  Queso roquefort, manzana Golden y zumo de limón.
Salsa: 200 ml. de nata,100 ml. de leche, 150 g. de queso roquefort y media manzana Golden.

ELABORACIÓN:

1- Batimos los huevos y los ponemos en el bol de la amasadora. ( Si no disponemos de amasadora, los batiremos en un cuenco y haremos la mezcla de la masa a mano, con una cuchara de madera ).
2- Añadimos el aceite, la sal y la leche.
3- Mezclamos a velocidad media y añadimos poco a poco la harina y el orégano hasta obtener una masa homogénea.


4- Dejamos reposar la masa media hora tapada con film.
5- Mientra reposa, preparamos el relleno de nuestros ravioli, mezclando en un cuenco la manzana pelada y cortada en pequeños daditos, junto con el queso roquefort desmenuzado. Añadimos un poco de zumo de limón y ligamos bien los ingredientes.


6- Extendemos con un rodillo la masa de ravioli sobre una mesa de trabajo, dejándola de un grosor aproximado de 2 milímetros.
7- Damos forma a la masa con un cortador para ravioli.
8- Pincelamos con yema de huevo cada cuadradito y ponemos un poco de relleno en la parte central.


9- Colocamos otro cuadradito de masa encima y cerramos presionando ligeramente los extremos, para que el relleno no se salga durante la cocción. ( Eso no suele ocurrir, ya que la yema de huevo con la que hemos pincelado actúa de “pegamento”)
10- Cocemos los ravioli en abundante agua salada durante diez minutos.


11- Mientras se cuecen haremos la salsa: Poniendo en un pequeño cacito la nata, la leche,el roquefort desmenuzado y la manzana cortada en pequeños daditos. 
12- Damos un hervor y removiendo de vez en cuando y retiramos del fuego. Reservamos.


13- Escurrimos cuidadosamente los ravioli y emplatamos : Sobre un lecho de escarola ponemos los ravioli, manzana en finas láminas y salsa de queso en abundancia.

Crema de zanahoria con hojaldre.

Una de las cosas que más me gusta poner en mi mesa son las cremas de diferentes verduras. Pienso que no hay mejor manera de empezar una buena comida y proporcionarnos nuestra ración diaria de vitaminas y minerales. Una buena crema de verduras, si está bien hecha, resulta deliciosa, reconfortante y digestiva. Apetecen cuando hace frío y si adaptamos la temperatura, son imprescindibles asimismo en verano.
Suelo acompañar mis cremas de picatostes, pequeños dados de jamón, queso recién rallado, hortalizas cortadas pequeñas y, como en este caso, palitos de hojaldre con semillas de sésamo y orégano.
Esta crema de zanahorias es para todos los públicos y me encanta disfrutarla después de un duro día de trabajo…¡¡¡Buenísima!!!

INGREDIENTES:

2 patatas, 1 cebolla grande, 1 kg. de zanahorias, caldo de pollo, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, semillas de sésamo y alguna verdura para decorar.

Hojaldres:  Plancha de hojaldre fresco, huevo batido para pintar, semillas de sésamo, orégano, albahaca y sal gruesa. 


ELABORACIÓN:

1- Pelamos las patatas, las zanahorias y la cebolla, cortándolas en trozos de tamaño regular.
2- Las ponemos en una cazuela con 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio y salteamos un par de minutos mezclando todo muy bien.
3- Agregamos caldo de pollo hasta cubrir las verduras ( no más) y tapamos la cazuela.

4- Dejamos cocinar hasta que las zanahorias se vean tiernitas.
5- Si es necesario, rectificamos la sal.
6- Trituramos con una batidora eléctrica hasta que quede una crema bien uniforme. Si nos gusta más ligera, añadiremos algo más de caldo de pollo.

7- Hojaldres:  Estiramos la plancha de hojaldre y cortamos tiras de 2 cm. de ancho. Trabajaremos con rapidez, para que el hojaldre no se caliente, lo que haría que fuese más difícil de manipular.
8- Mezclamos en un cuenco : Un huevo batido, orégano, albahaca, semillas de sésamo y sal gorda.
9- Pintamos las tiras de hojaldre con esta mezcla. Las tomamos por ambos extremos y las enrollamos dando unas cuantas vueltas de tirabuzón. Pintamos de nuevo con la mezcla de huevo.


10- Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean doraditas. Retiramos y dejamos sobre una rejilla hasta que se enfríen del todo.
11- Servimos la crema de zanahorias bien caliente acompañada de los palitos de hojaldre.

Picantones a la naranja con salsa de vino tinto.

Una magnífica propuesta para una comida especial, muy rápida de elaborar, con ingredientes sencillos y un resultado estupendo son estos picantones a la naranja que se hacen al horno y van acompañados de una deliciosa salsa de vino tinto.
Esta salsa la había visto en Lecturas, cocina de otoño y no había tenido ocasión de probarla . He pensado que sería un acompañamiento estupendo para estos picantones.
Quedan deliciosos y tiernos y el contraste de sabores es un placer para los sentidos. Espero que os guste.
INGREDIENTES:
1 picantón por persona, 4 dientes de ajo, 1 naranja, el zumo de otra naranja, 3 ó 4 cebollitas pequeñas,sal, pimienta, aceite de oliva, orégano y una nuez de mantequilla .
Para la salsa de vino tinto:
300 g. de uvas blancas y negras, 500 ml. de vino tinto de buena calidad, 6 cucharadas de azúcar, 1 palito de canela ,sal y 30 g. de mantequilla.
ELABORACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es bridar los picantones.Ponemos un poco de hilo a la altura de las alas y atamos . A continuación cruzamos las patas y sujetamos también, para que mantengan su forma durante el horneado.

Colocamos los picantones en una fuente de hornear y les ponemos dentro a cada uno una rodaja de naranja bien grandecita y un diente de ajo un poco cortado,  para que vayan  dejando su aroma y sabor en la carne .

Ponemos la sal y la pimienta por toda la superficie y salpicamos con orégano .
Los colocamos de nuevo en la fuente de horno y regamos con el zumo de una naranja.
Horneamos los picantones durante una media hora, hasta que se vean bien doraditos.
Cuando estén casi en su punto ponemos un poquito de mantequilla con una brocha por la superficie, esto les dará un doradito especial…
Durante el horneado no es necesario regarlos con su jugo, salen jugosísimos y tiernos sin necesidad de tocarlos.
Para elaborar la salsa de vino tinto:

Ponemos en una cazuelita 500 ml. de vino tinto ( de buena calidad), con 6 cucharadas de azúcar y un palito de canela.Cocinamos a fuego medio durante unos 15 minutos, entonces incorporamos las uvas y dejamos que se cocinen 6 ó 7 minutos más, hasta que la salsa se espese .
Añadimos una pizca de sal y 30 g. de mantequilla y removemos bien para que se incorpore.




Presentamos los picantones en una bandeja . Ponemos un poco de jugo de su cocción y las cebollitas horneadas y los rodeamos con la salsa de vino tinto y las uvas blancas y negras.


Os recomiendo que los probéis, me ha parecido un plato exquisito, económico y muy muy fácil de hacer.


Qué paséis buena semana!!!



Sorteo hasta el 22 de Diciembre, ya falta poco…
Aquí  os podéis apuntar.

Panecillos con tomate y provolone

Estos panecillos son deliciosos por sí solos.  Su sabor se disfruta sin necesidad de ponerles relleno alguno, porque tienen corazón de queso provolone y tomate, no necesitan nada más.
Estoy probando muchísimas recetas de pan diferentes y, a día de hoy, la esponjosidad, el colorcillo y el sabor de estos panes…no lo he podido superar con ningún otro.
 ¡Qué fascinante es el mundo del pan!
INGREDIENTES :
500 g. de harina de fuerza, 25 g. de levadura fresca, 30 g. de mantequilla, 280 ml. de agua, 50 ml. de leche, 10 g. de azúcar, cucharadita de sal, 30 g. de tomates deshidratados, 100 g. de queso provolone y orégano.
ELABORACIÓN :
En una tacita de agua hirviendo sumergimos los tomates para que se hidraten y los mantenemos ahí unos veinte minutos.
Cortamos en daditos muy pequeños el queso provolone y reservamos en el frigo hasta el momento de añadirlo al pan.
Ponemos en la cubeta de la panificadora los ingredientes por este orden :
Agua, leche, mantequilla fundida, harina, sal, azúcar y , por último la levadura desmenuzada.
Programa 2 de la panificadora, para pan esponjoso.
La máquina nos avisará con una señal acústica del momento adecuado para añadir el tomate  (bien escurrido del agua y cortado en daditos pequeños ) , el provolone y el orégano.
Por supuesto, se pueden elaborar los panecillos sin panificadora, siguiendo el orden de incorporación de los ingredientes manualmente y luego amasando hasta conseguir una masa elástica y uniforme.
Al finalizar el primer levado, que dura una media hora, retiramos la masa de la cubeta y la dividimos en bolitas de tamaño uniforme, si es preciso las pesamos, a mí no me importa que sean de diferentes tamaños…
Les damos la forma deseada y las colocamos sobre una placa de horno con papel vegetal, bastante separadas, para que no se peguen al levar.
Con una tijera de cocina le damos un par de cortes a cada panecillo y dejamos que leven hasta que doblen tamaño, unos 30 minutos, en un lugar templado.
Espolvoreamos con un poquito de harina nuestros panecillos, para que luego tengan un aspecto más rústico y los metemos al horno precalentado a 180 grados durante unos 20 minutos.
Sólo queda disfrutarlos, solos o acompañados, tienen un sabor delicioso , muy mediterráneo.


Palitos de aceitunas

Un entrante muy sustancioso y con sabor mediterráneo.
INGREDIENTES: Dos láminas de hojaldre fresco, 200 g. de queso Feta, una lata de anchoas, dos cucharadas de perejil picado, un bote de aceitunas negras sin hueso, dos claras de huevo, alcaparras y orégano.
ELABORACIÓN: en un bol pequeño mezclamos el queso Feta bien escurrido y desmenuzado, dos cucharaditas de perejil finamente picado, las aceitunas negras troceadas, las alcaparras, las anchoas cortadas en trocitos y las dos claras de huevo y, con un tenedor, formamos una pasta bien integrada y reservamos.
Extendemos la pasta de hojaldre con un rodillo y colocamos el relleno antes preparado.
Tapamos con la otra  lámina de hojaldre y pasamos suavemente el rodillo para sellar ambas capas.
Con un cuchillo bien afilado cortamos tiras de hojaldre de dos cm. de ancho y las vamos colocando en una placa de horno ( con papel vegetal) y las retorcemos cinco o seis veces.
Pintamos con huevo y salpicamos orégano.
Horneamos los palitos entre 12 y 15 minutos, hasta que la pasta se hinche y esté doradita. Pasamos a una rejilla para que se enfrìen. Si sobran deben guardarse en recipiente hermético, para su mejor conservación.