Bundt cake de calabaza y chocolate.


Un  bizcochito otoñal, de calabaza y chocolate. Especiado con canela, nuez moscada y jengibre, muy aromático y con ese sabor tan especial y característico de los bizcochos de calabaza.
A la mitad de la masa le añadiremos cacao en polvo y así combinaremos el chocolate y la calabaza en un mismo bizcocho. 
Es una delicia, os lo recomiendo y ya sabéis que este tipo de bizcochos no se encuentran en las tiendas, hay que hornearlos en nuestras casas para poder disfrutar de estos sabores y texturas tan maravillosas… Vale la pena.

INGREDIENTES:

375 g. de harina de repostería, 4 cucharaditas de levadura en polvo, 1 cucharadita de bicarbonato, media cucharadita de sal, 1 cucharadita de jengibre molido, 2 cucharaditas de canela en polvo, 1 cucharadita de nuez moscada, 225 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 350 g. de azúcar moreno, 4 huevos XL, 175 ml. de leche, 4 cucharadas soperas de cacao en polvo sin azúcar y 300 g. de puré de calabaza. Azúcar glas para espolvorear.

ELABORACIÓN:

1- Batimos a velocidad media el azúcar junto con la mantequilla durante 5 minutos, hasta que se pongan cremosos.
2- Agregamos los huevos 1 a 1 y seguimos batiendo.
3- Tamizamos la harina, junto con la levadura, el bicarbonato, la sal, jengibre, canela y nuez moscada.
4- Agregamos la mezcla de harina poco a poco alternándola con la leche y terminando con la harina.


5- Añadimos el puré de calabaza y mezclamos hasta que se integre.
6- Dividimos la masa obtenida en 2 cuencos grandes y a uno de ellos le añadimos el cacao en polvo y mezclamos muy bien.
7- Vertemos sobre el molde engrasado la masa del recipiente que no lleva cacao hasta agotarla. Damos unos golpecitos al molde dejándolo caer sobre la encimera para que la masa se reparta bien y las burbujas salgan a la superficie.
8- A continuación, vertemos la masa con cacao en el molde y procedemos de la misma manera.


9- Metemos el molde en el horno precalentado a 180 grados colocándolo en la parte baja y sobre una rejilla, para facilitar que el aire circule a través del orificio del molde y la cocción sea correcta.
10- Cuando al pinchar el centro con un palito salga limpio de adherencias, retiramos del horno, dejamos templar 10 minutos en el molde y luego, desmoldamos sobre una rejilla metálica.
11- Espolvoreamos con azúcar glas.

Anuncios

Pasta fresca de calabaza

Estos bocaditos de pasta fresca se hacen en un momento y su sabor es delicioso, vale la pena dedicar unos minutos a amasar, para disfrutar después de una pasta recién hecha en nuestra casa.
INGREDIENTES: 500 g. de calabaza, 2 yemas de huevo, 300 g. de harina, 1 cucharada de mantequilla, sal, pimienta blanca, nuez moscada, parmesano rallado y salsa de tomate.
ELABORACIÓN: Se pela la calabaza y se hornea en una fuente a temperatura media hasta que esté bien tierna. Se puede asar también en el microondas, cortándola en trozos pequeños.
Se reduce a puré y se condimenta con sal, pimienta blanca, nuez moscada y mantequilla.
Se pone harina sobre la encimera, el puré de calabaza y las yemas de huevo. Vamos añadiendo poco a poco la harina para obtener una masa tierna pero que no se pegue a las manos. Si esto sucede añadimos más harina. Dejamos reposar en el frigo la masa media hora.
Formamos con ella rulos largos, que iremos cortando en trocitos de 2 ó 3 cm.
Se ponen en abundante agua hirviendo con sal y estarán listos en cuanto salgan a la superficie.
Servimos con salsa de tomate , parmesano rallado y un poquito de orégano. Recién hechos, calentitos y deliciosos.