Miguelitos.

Hoy acompañaremos nuestro café de unos deliciosos Miguelitos caseros. Es la primera vez que los preparo y, desde luego, no va a ser la última. Cada vez que ponemos rumbo a Galicia, parar en la Roda a comprar un par de cajas de Miguelitos es obligado, creo que a partir de ahora los prepararé yo misma.
Quiero dedicar estos Miguelitos a Carmen,“Recetas de la tía Alia” ,que el pasado sábado tuvo el detallazo de entregarnos un diploma y una galleta-medalla a cada una de las bloggers asistentes al encuentro de Madrid. En cambio ella no tuvo diploma, mereciéndoselo como la que más. Así que estos dulces Miguelitos como los de Mariluz van dedicados a tí Carmen, para compartir un café virtual y darte el homenaje que mereces!!!

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre preferiblemente rectangular ( Lidl ), 70 g. de azúcar, 10 g. de piel de limón, 20 g. de maicena, 300 g. de leche, 3 yemas de huevo, una cucharadita de vainilla líquida y azúcar glas para decorar.

ELABORACIÓN:

Cortamos el hojaldre en rectángulos de idéntico tamaño ayudándonos con una regla.Yo he querido hacer unos Miguelitos pequeños, casi de bocado, así que he cortado rectángulos de 5 x 6 cm.
Los colocamos en una bandeja de horno con papel vegetal un poquito separados para que no se toquen al hornear.

Horneamos a 180 grados con calor arriba y abajo, hasta que el hojaldre suba y comience a tomar un ligero color dorado. Vigilaremos la cocción para que no se doren demasiado, el hojaldre debe quedar muy tiernito.

Mientras se hornea el hojaldre prepararemos la crema pastelera para el relleno.
En la Tx:  Ponemos en el vaso 70 g. de azúcar glas y 10 g. de piel de limón. Trituramos en velocidad máxima para que quede bien finito.
Añadimos la maicena, la leche, las yemas de huevo y la vainilla líquida.
Cocemos en velocidad 3 a 100 grados hasta que veamos que espese.
Retiramos a un cuenco , tapamos con film y dejamos templar.

Si no tenemos Tx elaboramos la crema pastelera del mismo modo, cocinando en una pequeña cazuela todos los ingredientes y removiendo constantemente hasta que espese.
Retiramos del horno los hojaldres ya horneados y dejamos que se enfríen.

Ponemos la crema en una manga pastelera, separamos  cada rectángulo de hojaldre cuidadosamente y rellenamos.
A continuación los espolvoreamos con azúcar glas por encima . 

Se pueden guardar en el frigorífico hasta el momento de tomarlos o degustarlos tal cual.
A disfrutar, animaros que son muy facilitos y deliciosos!!!
Anuncios