Merengues.

Vamos a elaborar unos merenguitos para endulzarnos la tarde y obsequiar a nuestros amigos. Los postres que llevan merengue me encantan y estos bocaditos tan dulces son una de mis golosinas favoritas.
El secreto para hornear merengue correctamente, está en el horneado a baja temperatura durante un tiempo prolongado.
De este modo nuestros merengues no tomarán color dorado, mantendrán su forma y quedarán crujientes por fuera y blanditos por dentro, como debe ser.
Gracias al polvo alimentario perlado de Silikomart, nuestros merengues brillan con luz propia…

INGREDIENTES:

2 claras de huevo a temperatura ambiente, pellizco de sal, 1 cucharadita de vinagre blanco y 6 cucharadas soperas de azúcar glas.


ELABORACIÓN:

1- Las claras de huevo deben estar a temperatura ambiente. El recipiente dónde vayamos a montarlas ha de estar perfectamente limpio y seco, libre de todo resto de grasa, para que se monten correctamente.
2- Ponemos las claras en dicho recipiente, con un pellizquito de sal y comenzamos a montar 1 minuto a velocidad media.

3-  Subimos la velocidad al máximo y montamos hasta que formen picos duros.
4- Cuando estén casi montadas, añadimos una cucharadita de vinagre blanco y el azúcar glas, poco a poco, a cucharadas.
5- Llenamos una manga pastelera con boquilla rizada con el merengue obtenido.


6- Sobre una bandeja de horno con papel vegetal dejamos caer pequeñas montañitas de merengue dándole forma circular.
7- Vamos a hornear los merengues a temperatura baja (100 grados) durante 45 minutos, sin aire, colocándolos en la parte baja del horno. 
8- Transcurrido este tiempo, comprobaremos que están secos y duros, tocándolos por encima. Apagamos el horno y con la puerta entreabierta dejamos que se enfríen completamente.


9- Los desprenderemos de la bandeja de horno sin dificultad y los pincelaremos con polvo alimentario perlado Silikomart para darles ese acabado brillante tan adorable…
10- Conservaremos los merengues en un recipiente cerrado.