Quedada Gastrobloguera murciana.

El pasado sábado nos reunimos de nuevo los ” Gastrobloguericos  Murcianos” en la localidad de Molina de Segura.
En esta ocasión faltaron algunos miembros destacados del grupo y los echamos muchísimos de menos.
Nuestros intereses comunes y la afición por la gastronomía y todo lo que la rodea ha sido el comienzo de este grupo de bloguers murcianos, pero hace ya bastante tiempo que se ha traspasado el mero interés culinario y la amistad e intenso cariño nos une fuertemente. 
Hablamos a diario y nos vemos con ocasión de casi cualquier cosa, pero es difícil hacernos coincidir a todos, así que cuándo lo logramos, disfrutamos muchísimo y aprovechamos el tiempo al máximo.
Podría hacer una crónica minuciosa de la reunión bloguera, pero voy a centrarme en las personas, en lo personal y mostraros algunas fotos de este grupo de fabulosos bloguers murcianos, mis amigos. Fotos que quedarán para nuestro recuerdo de tan fabuloso día.


Comenzamos el día con una visita a una pequeña conservera artesana de la localidad de Lorquí, “Conservas el Modesto”, (Carretera del Carrerón, s/n. Lorquí, Murcia) Un verdadero descubrimiento. Quedamos encantados con la calidad de sus productos y la estupenda acogida que nos ofrecieron los dueños, explicándonos minuciosamente todo el proceso desde que el producto llega a la fábrica hasta que termina su envasado.

 Volvimos a casa con una caja bien llena de sus conservas y deseando volver a reponer existencias: piquillos, espárragos, tomates, melocotones, alcachofas…


Ya sabeis que los blogueros no dejamos escapar ni un detalle, todo lo preguntamos, todo lo fotografiamos…

Ana, de “Ana y sus caprichos”, en primer plano.

Con Raúl, “Contigo en la playa” y Tere, “Las María Cocinillas”.

Alvaro, “Meloso.com” y Carlos, “Vegetal y tal”.


Ruth, “Cakes, cookies and muffins”.


Continuamos la mañana con una visita al “Museo horno del Concejo de Molina de Segura y Casa del folclore”, dónde se nos atendió estupendamente y se nos ofreció un recorrido guiado.


Aperitivos, comida y copas no pueden faltar en una reunión gastrobloguera. Aquí vemos a mi bella Ruth disfrutando de la mañana.


Es la ocasión perfecta para contarnos personalmente todo lo que no hemos podido desde la última reunión y por supuesto darnos todos esos abrazos prometidos. Con mi María, “Cosicas dulces y alguna salada”.


Isabel, “Pequeña Miss Cupcake”, una verdadera artista de la repostería creativa.

María y Raúl cambiando impresiones sobre los blogs y disfrutando de la reunión. Nos apoyamos y ayudamos unos a otros en lo bueno y en lo malo.

Y ya veis lo bien que nos cuidamos…


La tertulia se ameniza con chistes de todo tipo, aunque lo fundamental es hablar del mundillo que nos interesa, del panorama gastronómico murciano, de los blogs y su evolución, nuestras ideas para seguir creciendo juntos, proyectos…
Aquí vemos a David “La Cocina de Pistacho”, a Tere y a Raúl.

Con Tere “Las María Cocinillas”, María “Cosicas dulces y alguna salada” y Adela “Mmm, Qué bien huele” .


Iván, “Mi mundo al revés”.

Ana y Ruth “Cakes, cookies and muffins”.

Cae la tarde, en la tele el Barça – Madrid y llegan los gin tonics de autor…


Volvemos a casa con nuestros regalitos y el corazón lleno de alegría por el fabuloso día vivido.


Siempre nos sabe a poco y nos resistimos a separarnos… Ya pensamos en la próxima reunión, en el próximo evento.


Y brindamos por los “Gastrobloguericos Murcianos” y por la próxima reunión bloguera.

Anuncios

Bundt cake de calabaza y chocolate.


Un  bizcochito otoñal, de calabaza y chocolate. Especiado con canela, nuez moscada y jengibre, muy aromático y con ese sabor tan especial y característico de los bizcochos de calabaza.
A la mitad de la masa le añadiremos cacao en polvo y así combinaremos el chocolate y la calabaza en un mismo bizcocho. 
Es una delicia, os lo recomiendo y ya sabéis que este tipo de bizcochos no se encuentran en las tiendas, hay que hornearlos en nuestras casas para poder disfrutar de estos sabores y texturas tan maravillosas… Vale la pena.

INGREDIENTES:

375 g. de harina de repostería, 4 cucharaditas de levadura en polvo, 1 cucharadita de bicarbonato, media cucharadita de sal, 1 cucharadita de jengibre molido, 2 cucharaditas de canela en polvo, 1 cucharadita de nuez moscada, 225 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 350 g. de azúcar moreno, 4 huevos XL, 175 ml. de leche, 4 cucharadas soperas de cacao en polvo sin azúcar y 300 g. de puré de calabaza. Azúcar glas para espolvorear.

ELABORACIÓN:

1- Batimos a velocidad media el azúcar junto con la mantequilla durante 5 minutos, hasta que se pongan cremosos.
2- Agregamos los huevos 1 a 1 y seguimos batiendo.
3- Tamizamos la harina, junto con la levadura, el bicarbonato, la sal, jengibre, canela y nuez moscada.
4- Agregamos la mezcla de harina poco a poco alternándola con la leche y terminando con la harina.


5- Añadimos el puré de calabaza y mezclamos hasta que se integre.
6- Dividimos la masa obtenida en 2 cuencos grandes y a uno de ellos le añadimos el cacao en polvo y mezclamos muy bien.
7- Vertemos sobre el molde engrasado la masa del recipiente que no lleva cacao hasta agotarla. Damos unos golpecitos al molde dejándolo caer sobre la encimera para que la masa se reparta bien y las burbujas salgan a la superficie.
8- A continuación, vertemos la masa con cacao en el molde y procedemos de la misma manera.


9- Metemos el molde en el horno precalentado a 180 grados colocándolo en la parte baja y sobre una rejilla, para facilitar que el aire circule a través del orificio del molde y la cocción sea correcta.
10- Cuando al pinchar el centro con un palito salga limpio de adherencias, retiramos del horno, dejamos templar 10 minutos en el molde y luego, desmoldamos sobre una rejilla metálica.
11- Espolvoreamos con azúcar glas.

Risotto de setas con queso de cabra al romero.

Adoro los risottos. Admiten casi cualquier ingrediente y mientras mantengamos la máxima de que el grano quede bien cocinado y cremoso pero a la vez firme, podemos dejarlo más o menos caldoso, al gusto del cocinero…
Los arroces más adecuados para preparar un buen risotto son el arborio, carnaroni y vialone nano, por su alto contenido en almidón y su óptima absorción de líquidos durante la cocción, con lo que conseguiremos una salsa cremosa sin que los granos pierdan su firmeza y se vuelvan pegajosos.

INGREDIENTES:

Media cebolla dulce, 50 g. de mantequilla, sal, 2 dientes de ajo, champiñones al gusto, níscalos al gusto, 1 ramita de tomillo fresco, medio vaso de vino blanco, 1 litro y medio de caldo de pollo casero, arroz para risottos ( unos 50 g. por persona ), queso de cabra y unas ramitas de romero fresco.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos el caldo de pollo casero en una cazuela y lo mantenemos siempre caliente, al borde del hervor.
2- En otra cazuela de paredes bajas y fondo grueso ( la ideal para la elaboración de risottos), pondremos la mantequilla y cuando se derrita agregamos la cebolla picada en cubitos de muy pequeño tamaño y el ajo, dejando cocinar a fuego lento hasta que la cebolla esté tierna sin que llegue a dorarse.
3- Añadimos las setas picadas en trocitos y el tomillo , romero y la sal y cocinamos 4 minutos removiendo suavemente.
4- Agregamos el vino y dejamos evaporar.
5- Añadimos el arroz removiendo y mezclando bien todos los ingredientes.

6- Vamos añadiendo el caldo poco a poco, sin dejar de remover. No añadiremos más caldo hasta que el arroz no haya absorbido el anterior, sin dejar que se seque del todo. Tras unos 18- 20 minutos el arroz quedará cremoso y tierno, pero con los granos aún firmes.
7- Rectificamos la sal si fuese necesario y tapamos la cazuela dejando reposar el risotto un par de minutos.
8- Servimos y colocamos sobre cada ración una rodaja de queso de cabra con una ramita de romero fresco, que habremos dorado en el grill previamente, poniéndolo sobre un plato con papel vegetal.

Pollo con salsa de almendras y champiñones.

Un guisito de toda la vida, pollo con champiñones y zanahorias. Una salsa gordita y bien ligada que hace de este plato un bocado irresistible. 
Como todos los guisos, todavía está mejor al día siguiente de ser cocinado, lo que resulta bien cómodo, ya que podemos cocinarlo con antelación.
Lo mejor del otoño, los platos de cuchara y los buenos guisos que perfuman nuestras cocinas…

INGREDIENTES:

Pollo al gusto, champiñones enteros cortados a cuartos, zanahorias baby, 2 ramitos de tomillo fresco, 4 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 100 g. de almendras, medio vaso de vino blanco, sal, pimienta, 2 cucharadas de salsa de tomate, 1 litro de caldo de pollo y 2 cucharadas de aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos la cebolla cortada a daditos en una cazuela grande con 2 cucharadas de aceite de oliva y la pochamos a fuego lento, removiendo constantemente.
2- Agregamos 3 dientes de ajo chascados y las ramitas de tomillo fresco.


3- Añadimos el pollo troceado y salpimentado y doramos moviéndolo con una cuchara de madera.
4- Agregamos el vino blanco y dejamos evaporar unos minutos raspando bien el fondo de la cacerola con la cuchara de madera.
5- Ponemos los champiñones cortados a cuartos, las zanahorias baby, la salsa de tomate y agregamos el caldo de pollo.


6- Hacemos un majado con las almendras, un pellizco de sal y 1 diente de ajo y lo añadimos también a la cazuela.
7- Dejamos cocinar hasta que el pollo esté bien hecho y la salsa ligada. Rectificamos la sal si fuese necesario.

Mini cake con frutas confitadas.

Vamos a hornear hoy unos mini cakes con frutas confitadas para tomar con un buen chocolate. Sé que no a todo el mundo le gustan estas frutillas, pero yo soy de las que las disfrutan al máximo y me encanta la sorpresa que mis bizcochuelos reservan en su interior…
Tiernitos, esponjosos e irresistibles!! ¡ Vivan los bizcochos caseros!

INGREDIENTES:

200 g. de harina de repostería, 1 sobre de levadura en polvo, 150 g. de mantequilla, 150 g. de azúcar, 3 huevos XL, 1 copita de ron y frutas confitadas al gusto.
Azúcar glas para espolvorear.


ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla con el azúcar con unas varillas hasta que se vea una mezcla esponjosa y blanquecina.
2- Agregamos los huevos 1 a 1 y seguimos batiendo.
3- Tamizamos la harina junto con la levadura.


4- Añadimos poco a poco la mezcla de harina, alternándola con el ron y terminando con harina. Mezclamos hasta que se vea una masa con los ingredientes bien integrados.
5- Vertemos la masa obtenida en los moldes engrasados y enharinados, llenándolos hasta la mitad.
6- Agregamos las frutas confitadas cortadas a pequeños daditos y enharinadas.
7- Cubrimos con masa hasta llenar tres cuartas partes de la capacidad del molde.


8- Metemos al horno precalentado a 200 grados durante 15 minutos. Luego bajamos la temperatura a 180 grados hasta el final de la cocción, cuando al pinchar el centro con un palito éste salga limpio de adherencias.
9- Retiramos y dejamos templar dentro del molde 10 minutos. Desmoldamos sobre una rejilla. 

Ensalada antioxidante.

Desde hace algún tiempo, por razones que no vienen al caso, estoy profundizando bastante en la alimentación “anticáncer”. De todos es sabido que lo ideal es una dieta rica en frutas y verduras, pobre en grasas y con escasa presencia de alimentos del reino animal y poco o ningún lácteo.
La necesidad me ha llevado a profundizar más en la importancia de la alimentación y su influencia en la aparición de la epidemia de nuestros días: el cáncer.
Mi pretensión es informarme y, una vez informada, elegir.
No voy a convertirme en vegetariana y de mi horno van a seguir saliendo bizcochos caseros, pero en poco tiempo he cambiado muchas cosas en la dieta familiar, cosas que no han supuesto gran sacrificio y los beneficios son máximos para la salud, por eso quisiera compartir con vosotros alguna de esas cosas por si quereis informaros y aprovechar también los beneficios de algo tan sencillo como:
Tomar 1 cucharada diaria de semillas de lino ( bomba anticáncer).
Utilizar como endulzante para cafés, infusiones o yogures la stevia o el sirope de ágave en sustitución del azúcar ( no por las calorías, sino por sus propiedades estimulantes del sistema inmunitario y por sus cualidades anticáncer).
– Reducir al máximo el consumo de leche ( para huir de los tóxicos  que se acumulan en la grasa de la leche que tomamos).
-Introducir en nuestras vidas alimentos antiinflamatorios y antioxidantes.
Hay mil cosas más, pero no pretendo escribir un “testamento” ni dar clases a nadie… Sólo pediros que busqueis información y tratemos de vencer con pequeños gestos a una enfermedad que causa tanto dolor… 

INGREDIENTES:

Escarola, queso azul, manzana roja, zumo de limón, granada, vinagre de manzana, semillas de lino dorado y aceite de oliva virgen.

ELABORACIÓN:

1- Lavamos bien la escarola y la cortamos en pequeños trozos.
2- Troceamos la manzana roja con su piel en finas lonchas y la rociamos con zumo de limón.
3- Partimos la granada y le retiramos los granos.
4-Troceamos el queso azul.


5- Mezclamos en un recipiente hondo todos los ingredientes.
6- En un cuenco pequeño ponemos medio vaso de acite de oliva virgen, 5 cucharadas soperas de vinagre de manzana y 2 cucharadas soperas de semillas de lino dorado.
7- Batimos con unas varillas pequeñas o con un tenedor y vertemos por encima de la ensalada justo antes de servir.

Carrilleras al Oporto.


Un  guisito de ternera con salsa de vino de Oporto elaborado a fuego lento, para que la carne y las hortalizas vayan cocinándose en su jugo, sin prisas… El resultado se nota. La carne suave y melosa. Una salsa aromática y contundente, ideal para acompañar a este tipo de carne o incluso a alguna pieza de caza, exquisita.
He acompañado mis carrilleras de puré de patatas, aunque la pasta o el arroz también serían un buen acompañamiento.

INGREDIENTES:

1 kg. de carrilleras, medio pimiento rojo, 3 zanahorias, 1 cebolla grande, 3 dientes de ajo, sal, pimienta negra, 250 ml. de vino tinto de buena calidad, 250 ml. de vino de Oporto, 80 g. de harina, 1 l. de caldo de carne, aceite de oliva. 

ELABORACIÓN:

1- Salpimentamos y pasamos por harina las carrilleras. 
2- Ponemos en una cazuela algo de aceite de oliva y las doramos por ambos lados a fuego medio. Reservamos.
3- En el mismo aceite, salteamos la cebolla cortada a daditos pequeños, el ajo picado, el pimiento picado finito y la zanahoria troceada. 


4- Una vez pochadas las verduras, añadiremos el vino tinto y el vino de Oporto. Dejamos cocinar 5 minutos.
5- Agregamos la carne a la cazuela. 
6- Cubrimos con caldo de carne y dejamos cocinar a fuego medio por espacio de hora y media o algo más, hasta que la carne esté tierna.


7- Podemos triturar las hortalizas con el caldo si deseamos una salsa más espesa o servir tal cual, acompañando la carne y hortalizas de puré de patatas.

Macarons de pistacho y chocolate.

La Chef Cecile Cannone fue criada en el sur de Francia, dónde aprendió a amar la cocina de la mano de su madre. Aprendió en París todos los secretos de la delicada repostería francesa  y se llevó su talento a Nueva York, dónde abrió el famoso local “Café Macaron ” en el año 2007 que alcanzó una inmensa popularidad , lo que le llevó a abrir su segundo local en el año 2010.

Café Macaron fue creado para rendir homenaje a los deliciosos macarons franceses. Allí la Chef Cecile, hornea a diario y crea nuevos sabores y rellenos originales y novedosos.

Escribió el libro ” Macarons”, en el que nos muestra la elaboración  y nos da ideas claras para conseguir en nuestras casas conchas perfectas y deliciosos rellenos.
Define al macaron como “un bocado ligero como una pluma y, a la vez crujiente y duro, con un delicioso relleno irresistible”.


Nos da ideas sobre decoración de macarons, por ejemplo las famosas ” torres de macarons “, que se hacen con conos de poliestileno en los que se insertan palillos y sobre éstos se van poniendo los macarons hasta cubrir por completo los conos. Maravillosas ideas sobre rellenos y presentaciones para nuestros macarons.


Un ejemplo son estos macarons de pistacho y chocolate, que he elaborado inspirándome en sus ideas. El método de elaboración, uses la receta que uses es siempre el mismo. 
Las proporciones de almendra, azúcar glas y clara de huevo, muy similares en casi todas las recetas que he visto.
Lo diferente verdaderamente son los rellenos. En este caso, el contraste entre los pistachos salados picados y el dulzor del chocolate consiguen un macaron verdaderamente exquisito.
Receta aquí.

Rosca de pan rústico.

El placer de hornear pan casero es bien conocido. La magia de sacar del horno una hogaza aromática que nosotros hemos hecho con nuestras propias manos…No deja de sorprenderme. El amasado, ver luego cómo crece la masa con el levado, darle forma al pan y observar cómo hace su trabajo la levadura… Hornear y aspirar el aroma a pan calentito…  Saborear esos momentos de la vida cotidiana sencillos y placenteros…Quizás en eso consista la felicidad.
                                                                                                                 
                                                                                                     

                                                                         Fuente: Recetario panificadora.                                                                                      

INGREDIENTES:

300 ml. de leche, 1 cucharadita y media de sal, 2 huevos, 1 cucharadita y media de mantequilla o margarina, 540 g. de harina de trigo, 1 cucharadita de azúcar y 1 paquetito de levadura seca de panadería.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos en un recipiente la leche templada y le añadimos la mantequilla blandita y los huevos batidos.
2- En otro recipiente ponemos la harina con la sal, el azúcar y la levadura seca. 
3- Mezclamos los ingredientes secos con los líquidos.
4- Formamos una bola de masa con todos los ingredientes integrados y la tapamos con film.


5- Dejamos levar hasta que doble tamaño.
6- Recuperamos la masa y la desgasificamos amasándola unos minutos.
7- Damos forma a la rosca haciendo un agujero en el centro de la bola de masa con nuestros dedos.
8- Frotamos un poco de harina sobre la superficie y practicamos unos cortes con una tijera de cocina en los bordes de la rosca.


9- Dejamos levar de nuevo en un lugar templado hasta que doble su tamaño.
10- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado ) poniendo en la parte baja del horno un recipiente con agua.
11- Retiramos del horno cuando la veamos doradita.

Las preciosas "Madeleines".

Estoy enamorada de estas preciosas madeleines. Desde la primera vez que estos pequeños bizcochitos tan adorables se cruzaron en mi camino fue amor a primera vista y sentí terrible deseo de poder hornearlas en mi casa…Quizás por eso me ha costado tanto conseguir el molde que buscaba. Quería un molde metálico, no de silicona, con cierto sabor antiguo, de esos que te apetece tener colgados en la cocina porque son preciosos…Y hace unos días, paseando cerca de la Catedral murciana, embelesada por sus encantos, allí estaba mi molde, el ideal, esperándome en esa pequeña tienda…
Una constante en mi vida, las mejores cosas que tengo han aparecido por sorpresa, sin buscarlas…
Y ahora ya están aquí mis preciosas Madeleines.

                                                                     Fuente: “Joy of baking”
INGREDIENTES: (20 madeleines)

113 g. de mantequilla, 130 g. harina trigo, media cucharadita de levadura en polvo, pizca de sal, 3 huevos XL a temperatura ambiente, 130 g. de azúcar, 1 cucharadita de vainilla líquida y 1 cucharadita de ralladura de limón.


ELABORACIÓN:

1- Derretimos en una cacerola la mantequilla y la mantenemos tibia.
2- Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal.
3- Batimos los huevos con el azúcar a velocidad alta durante unos 7 minutos. Debe quedar muy esponjosa la mezcla.


4- Añadimos la vainilla y la ralladura de limón.
5- Añadimos la mezcla de harina tamizada en 3 veces y mezclamos a mano, con una espátula de goma y con movimientos envolventes para que no se baje la masa. No mezclaremos en exceso, más de lo estrictamente necesario.


6- Por último, añadiremos la mantequilla derretida tibia y mezclamos con la espátula de igual modo.
7- Tapamos la masa y la metemos en la nevera como mínimo 1 hora, incluso 2.
8- Transcurrido este tiempo precalentamos el horno a 190 grados. Metemos el molde a refrigerar 10 minutos y posteriormente lo engrasamos pincelándolo con mantequilla y espolvoreándolo ligeramente con harina.


9- Vertemos 1 cucharada generosa en el centro de cada cavidad del molde y horneamos las madeleines durante 8 a 10 minutos, hasta que veamos que suben y están ligeramente doradas.
10- Desmoldamos sobre rejilla metálica y antes de servir espolvoreamos con azúcar glas si es nuestro deseo.
Sublimes…