Bizcocho de Maicena

Vamos a hornear un delicioso bizcocho de Maicena. Me encanta por su textura suave y aterciopelada. En la boca resulta casi cremoso por la harina de maíz, fino y delicado, absolutamente delicioso y difícil de olvidar.
Le he puesto frutas confitadas que tanto nos gustan y ha resultado un magnífico acompañante para las tacitas de chocolate caliente que alegran las tardes frías e invernales.
Un bizcocho gordito, original y muy recomendable. Probad, ya vereis…


INGREDIENTES:

250 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 250 g. de azúcar, 3 huevos XL, pizca de sal, 150 g. de Maicena, 150 g. de harina de repostería, 2 cucharaditas colmadas de levadura en polvo, 60 ml. de leche. Frutas confitadas al gusto y azúcar glas para espolvorear.


ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla a temperatura ambiente y añadimos poco a poco el azúcar. Batimos hasta que la mezcla sea blanquecina y esponjosa.
2- Agregamos las yemas una a una y seguimos batiendo.
3- Montamos las claras a punto de nieve firme con un pellizquito de sal. Reservamos.


4- Tamizamos la harina junto con la levadura y la Maicena. Las añadimos poco a poco a la crema de mantequilla batiendo a velocidad baja y alternando con la leche.
5- Por último, agregamos las claras montadas a punto de nieve y mezclamos con movimientos envolventes usando una lengua pastelera.
6- He utilizado un molde redondo de 20 cm. de diámetro y de paredes altas, engrasado y forrado con papel vegetal.


7- Vertemos la masa en el molde y alisamos la superficie con una espátula, dejando caer el molde sobre la encimera 3 ó 4 veces para que se asiente e iguale la masa.
8- Colocamos frutas escarchadas sobre la superficie y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que al pinchar el centro del bizcocho con un palito veamos que sale limpio.
9- Retiramos del horno, desmoldamos sobre una rejilla y espolvoreamos con azúcar glas.

Alfajores de dulce de leche.

En cuanto ví estos alfajores en la “La cocina de Frabisa “, sabía que me iban a gustar muchísimo y decidí hornearlos en casa. Han sido un éxito total entre mi familia y amigos, tanto que, en poco más de una semana, ya los he tenido que repetir. 
Quedan unas galletas suaves y delicadas, como todas las que llevan Maizena, un relleno que me rechifla, dulce de leche y el toque de coco que las rodea, ya es el broche de oro.
Son muy fáciles de hacer, sólo hay que tener un poquito de paciencia y poner cariño, para poder disfrutar de unos alfajores caseros que se conservan varios días perfectos en una lata o recipiente hermético.
Valen la pena. Pocas galletas hay tan ricas y del gusto de todos los públicos!!!

INGREDIENTES:

250 g. de harina, 250 g. de Maizena, 2 cucharaditas de levadura Royal, 200 g. de mantequilla, 150 g. de azúcar, 3 yemas de huevo, 1 cucharadita de coñac, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 1 cucharadita de ralladura de limón, dulce de leche y coco rallado ( aprox. 100 gramos ) 


ELABORACIÓN:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema homogénea. Añadimos las yemas de huevo una a una, mezclando bien.
Agregamos el coñac, la vainilla y la ralladura de limón.


Tamizamos la Maizena, harina y levadura juntas y las incorporamos poco a poco, a cucharadas. Mezclamos bien.
Volcamos la masa en una superficie enharinada y formamos una bola. La tapamos con film y dejamos reposar media hora en el frigorífico.

Precalentamos el horno a 180 grados.
Cortamos la masa en dos partes iguales.
La estiramos con un rodillo, dándole un grosor de medio cm. aprox.
Damos forma a los alfajores con un cortador de galletas y los colocamos en una bandeja de horno con papel vegetal.


Horneamos por tandas unos 10 minutos aproximadamente.
Retiramos del horno y colocamos sobre una rejilla metálica.
Rellenamos con dulce de leche y juntamos las dos mitades del alfajor. Pincelamos los bordes con una brocha y pasamos por coco rallado.¡¡¡  Espectaculares!!!