Macarons rellenos de nata y frambuesa.

Macarons rellenos de nata montada y frambuesas. Deliciosos bocaditos para endulzarnos la tarde y embellecer nuestra mesa de dulces. Pocos son los que se resisten a echar mano a un delicioso macaron y pocos son los que no repiten…
Cada vez son más conocidos y se han hecho imprescindibles en casi cualquier evento.
Admiten mil rellenos para todos los gustos: lemon curd, crema, trufa, chocolate, vainilla…
Irresistibles!!!


INGREDIENTES:

225 g. de azúcar glas, 125 g. de clara de huevo, 110 g. de almendras molidas, 50 g. de azúcar glas y una pizca de colorante morado en gel Wilton.

Relleno:  nata para montar, azúcar glas y frambuesas frescas o congeladas.

ELABORACIÓN:

1- Trituramos la almendra molida junto con el azúcar glas, para que quede una mezcla más fina todavía.

2- Tamizamos esta mezcla y reservamos.
3- Montamos las claras a temperatura ambiente con un pellizquito de sal, batiendo 1 minuto a velocidad media y subiendo luego la velocidad al máximo hasta que estén bien montadas.
4- Agregamos el colorante y los 50 gramos de azúcar glas y terminamos de montarlas.
5- Ponemos la mezcla de almendras sobre las claras montadas y mezclamos con movimientos envolventes hasta que se integren todos los ingredientes.
6- Vertemos la masa obtenida en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa.



7- Hacemos unos circulitos de masa sobre una bandeja de horno con papel vegetal. ( Antes habremos dibujado los circulitos sobre el papel vegetal con una plantilla de cartón o tapón de botella de 3 cm. de diámetro).
8- Dejamos reposar las conchas de macaron antes de hornearlas hasta que al tocar la superficie con el dedo se vean completamente secas. ( De media hora a hora y media más o menos, dependiendo del grado de humedad del ambiente).
9- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos al horno bajamos la temepratura a 130 grados.


10- Horneamos durante unos 12 minutos. ¿Cómo sabremos si están ya perfectamente horneados? Tocaremos con el dedo por la parte lateral de un macaron empujando suavemente. Si vemos que se desprende del papel con facilidad, ya está listo. Si muestra resistencia, dejaremos 1 minuto más en el horno y repetiremos esta operación.

11- Dejamos que se enfríen en su bandeja y luego desprenderemos del papel y colocaremos sobre una rejilla.
12- Relleno:  montamos la nata bien fría, añadiéndole azúcar glas al gusto cuando esté casi montada.
13- Rellenaremos nuestros macarons poniendo en una de las conchas un poco de nata con una manga pastelera y en el centro una frambuesa.


Aquí teneis mi vídeo tutorial de la elaboración de macarons. Espero que os resulte de utilidad.

 

Anuncios

Macarons de marshmallow.

Hace unos días que mi hija mayor regresó de Londres trayéndome en su maleta unos cuántos tesoros de valor incalculable para mí. 
Sabe de mi pasión por los macarons y uno de esos tesoros fue una cajita con macarons de la casa parisina Ladurée ( sucursal londinense ).  Qué os voy a contar… Indescriptibles.
Uno de los que más me gustaron fue el de marshmallow y no tardé mucho en hacerlo en mi casa para no tener que conformarme con uno solamente. Qué cosa más rica, no os lo perdais!!!
Otra de las joyitas que guardaba esa maleta procedente de Londres es esta jarrita y tacita antiguas compradas en Notting Hill que me han vuelto completamente loca y he usado para presentaros mis macarons… Monísimas y llenas de historia, como a mí me gusta!!!


INGREDIENTES:

225 g. de azúcar glas, 110 g. de almendras molidas, 125 g. de claras de huevo y 50 g. de azúcar glas adicional.
Relleno: 100 g. de nata para montar y 50 g. de marshmallow ( nubes blancas).

ELABORACIÓN: (Ver videoreceta http://youtu.be/XKAQPPpE6KY al final del post)

1- Trituramos la almendra molida junto con el azúcar glas en una picadora o procesador de alimentos, para conseguir una textura todavía más fina.
2- Tamizamos al mezcla obtenida y reservamos.
3- Montamos las claras a punto de nieve y cuándo estén casi montadas añadimos una pizca de colorante en gel ( color melocotón ) y los 50 g. de azúcar glas poco a poco.


4- Vertemos sobre las claras montadas a punto de nieve la mezcla de almendras. Mezclamos con una espátula con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, hasta que la masa se vea uniforme, con los ingredientes integrados y no excesivamente líquida.
5- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y redonda.
6- Dejamos caer circulitos de masa sobre la bandeja de horno preparada con papel vegetal. (Previamente haremos circulitos con el tapón de una botella de 3 cm. de diámetro que nos servirán de guía para dar forma a los macarons).


7- Dejamos secar las conchas de macaron hasta que se sequen por completo. El tiempo puede oscilar de una media hora, hasta casi 1 hora y media, 2 horas, dependiendo del grado de humedad del ambiente.
Al tocar la superficie del macaron tendrá que estar completamente seco.
8- Metemos al horno precalentado a 150 grados. Al meter la bandeja con los macarons, bajaremos la temperatura a 130 grados.
9- Horneamos durante unos 13 minutos aprox. hasta que veamos que los macarons se desprenden con facilidad del papel.
10- Retiramos del horno y dejamos que se enfríen en su bandeja antes de desprenderlos del papel y colocarlos sobre una rejilla.


11- Relleno: ponemos la nata en un cacito y calentamos a fuego medio.
12- Antes de que hierva, añadimos los marshmallow ( nubes blancas ) y movemos con una cuchara hasta que se disuelvan por completo. Ponemos en un recipiente hondo y dejamos enfriar en la nevera hasta que la pasta se solidifique.
12- La ponemos en una manga pastelera y rellenamos nuestros macarons. Conservamos en frío.

Aquí tenéis mi videoreceta de elaboración de macarons de forma fácil y sencilla.
Espero que os resulte de utilidad y …..os suscribáis a mi canal de youtube

http://youtu.be/XKAQPPpE6KY

 

Macarons de arroz con leche.

Me encanta el arroz con leche. Es de los postres tradicionales que más me gustan. Y me encantan los macarons. Así que hemos aprovechado la hora del café para unir en un sólo bocado los macarons y el cremoso arroz con leche, cocinado a fuego lento y enriquecido con dulce de leche…
Han quedado unos macarons buenísimos, suaves y con delicioso sabor a canela. Imposible tomar sólo uno…


INGREDIENTES:

110 g. de almendras molidas, 225 g. de azúcar glas, 125 g. de claras de huevo, 50 g. de azúcar glas. Canela para espolvorear. Arroz con leche ( 1 taza de arroz de grano redondo, 900 ml. de leche, 6 cucharadas soperas de azúcar, piel de 1 limón, palito de canela y 2 cucharadas soperas de dulce de leche ).


ELABORACIÓN:

1- Trituramos la almendra molida junto con el azúcar glas en una picadora o robot de cocina para que queden todavía más finos.
2- Tamizamos la mezcla obtenida. 
3- Montamos las claras a punto de nieve con un pellizquito de sal y cuando estén casi montadas del todo añadimos poco a poco el azúcar.


4- Ponemos la mezcla de almendras – azúcar glas sobre las claras montadas a punto de nieve y comenzamos a mezclar con una espátula, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, hasta conseguir una masa homogénea de textura similar a la espuma de afeitar. No debe quedar excesivamente líquida.
5- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa.
6- Formamos circulitos de masa sobre un par de bandejas de horno con papel vegetal, sobre las que habremos dibujado previamente círculos de 3 cm. de diámetro. ( Yo uso como plantilla un tapón de botella). Espolvoreamos con canela molida.

7- Dejamos que se sequen los macarons hasta que al tocarlos con el dedo notemos que están completamente secos, tiempo que puede oscilar desde la media hora hasta la hora y media aproximadamente, dependiendo del grado de humedad del ambiente.
8- Cuando veamos que están perfectamente secos, precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos al horno, bajamos la temperatura a 130 grados.
9- Horneamos hasta que hayan formado su pie y se desprendan con facilidad del papel vegetal, unos 13 minutos…
10- Dejamos que se enfríen por completo en su bandeja y luego los retiramos a una rejilla metálica.

11- Relleno de arroz con leche:  He cocinado mi arroz con leche a modo de risotto, para que quedase extra cremoso y fuese un relleno perfecto para mis macarons. Para ello, he puesto la mitad de la leche a hervir con piel de limón, canela en rama y azúcar. He añadido el arroz y he cocinado hasta conseguir la cocción perfecta, añadiendo cacillos de leche caliente y removiendo constantemente para que el arroz soltase su almidón a la vez que se cocinaba. Cuando he visto que estaba bien blandito, he añadido el dulce de leche, mezclando muy bien. Retiro, dejo enfriar y relleno mis macarons.

Macarons rellenos de crema de queso y piña.

Volvemos a la carga con nuestro vicio macaronil. Estos dulcecitos franceses me han robado el corazón por su belleza y su entretenida elaboración. El placer que experimento al verlos crecer en el horno formando su característico pie es indescriptible…
Hay que disponer de tiempo, no cabe duda, pero vale la pena organizarse, optimizar los tiempos y disfrutar luego estos deliciosos bocados con sabor a piña.
Bocaditos dulces y frescos para alegrarnos la vista y el paladar…

INGREDIENTES:

110 g. de almendra molida, 225 g. de azúcar glas, 125 g. de claras de huevo, pizca de sal, 50 g. de azúcar glas y una pizca de colorante en gel. Azúcar dorado para decorar.
Relleno:  250 g. de queso crema, 4 cucharadas soperas de azúcar glas y piña natural ( o en su jugo) al gusto.

ELABORACIÓN:

1- Trituramos conjuntamente el azúcar glas y la almendra molida para que todavía queden más finos de textura si cabe.
2- Tamizamos esta mezcla pasándola por un colador o tamizador.
3- Montamos las claras a punto de nieve con un pellizquito de sal y cuando estén casi montadas le añadimos poco a poco el azúcar glas hasta conseguir una textura similar a la crema de afeitar.
4- Agregamos el colorante y mezclamos hasta integrar.
5- Ponemos sobre las claras montadas la mezcla de harina y azúcar glas que teníamos reservada. Mezclamos con una espátula mediante movimientos envolventes hasta que se vea una masa uniforme, sin ser excesivamente líquida. Este proceso de mezclado dura aproximadamente 1 minuto.

6- Vertemos la masa obtenida en una manga pastelera con boquilla redonda.
7- Vamos a dar forma a nuestras conchas de macaron, dejando caer montoncitos de masa sobre una bandeja de horno con papel vegetal ( sobre la que habremos dibujado los circulitos, yo uso un tapón de botella de 3 cm. de diámetro ). El papel vegetal lo fijamos a la bandeja con unos pegotillos de mantequilla para que no se mueva nada y lo ponemos con los dibujos hacia abajo, para que no entre en contacto la tinta con el alimento.

8- Dejamos los macarons en un lugar dónde no molesten. Tienen que secarse hasta que al tocarlos con la yema del dedo, no resulten nada pegajosos. El tiempo de secado oscila entre la media hora, hasta la hora y media, 2 horas, dependiendo de la humedad del ambiente…
9- Metemos al horno precalentado a 130 grados, sin aire, colocándolos en la parte baja. En aproximadamente 12 minutos estarán listos.
10- Abrimos el horno y si vemos que no se desprenden del papel con facilidad, los dejaremos un minuto más… 


11- Retiramos del horno y dejamos que es enfríen por completo en su bandeja. Luego los desprendemos del papel y los colocamos sobre una rejilla.
12- Relleno:  batimos un poco la crema de queso con unas varillas y le añadimos el azúcar glas. Mezclamos hasta integrar. 
13- Le agregamos la piña cortada en cubitos pequeñísimos y mezclamos.
14- Con una cuchara ponemos un poco de crema de queso y piña sobre una concha de macaron y cerramos con otra concha, presionando suavemente por los extremos, nunca por el centro.
15- Conservamos en frío hasta su degustación.

Macarons de dátiles y chantilly.

En mi casa no hace falta una excusa para elaborar macarons. Cualquier momento es bueno para ponerse a mezclar ingredientes y darle a la manga pastelera.
La elaboración de estos dulces franceses me divierte y relaja como pocas cosas.
En esta ocasión , mis macarons han sido un regalo para una amiga más que especial, con la que últimamente he compartido momentos de mi vida muy importantes y felices y de la que me he despedido por un espacio de tiempo más o menos largo.Ya veremos…

Van rellenos de dátiles y suave chantilly. Me encantan.

                                                                                                     Fuente:“Webos fritos”

INGREDIENTES:

110 g. de almendras molidas, 250 g. de azúcar glas industrial, 120 g. de claras de huevo, 50 g. de azúcar normal y una pizca de colorante en gel Wilton ( color melocotón).
Relleno: Nata para montar, 2 cucharadas soperas de azúcar glas y dátiles picados finitos.


ELABORACIÓN:

1- Trituramos las almendras molidas junto con el azúcar glas en un procesador de alimentos o picadora. Tamizamos esta mezcla y reservamos.
2- Montamos las claras a punto de nieve, primero batiendo a velocidad lenta durante 2 minutos y luego aumentando la velocidad hasta la máxima.
3- Cuando estén casi montadas añadimos una pizca de colorante y poco a poco agregamos los 50 gramos de azúcar normal.
4- Vertemos de una sola vez sobre las claras montadas, la mezcla de almendras – azúcar glas.  


5- Mezclamos con una espátula de goma desde abajo hacia arriba con movimientos envolventes durante aproximadamente un minuto hasta que veamos los ingredientes integrados.
6- Vertemos la masa obtenida en una manga pastelera con boquilla lisa y redonda.
7- Dejamos caer montoncitos sobre una placa de horno con papel vegetal sobre la que habremos marcado círculos ayudándonos con un tapón de botella de 3,5 cm. de diámetro.
8- Dejamos que se sequen las conchas de macarons antes de hornearlas durante un espacio de tiempo que varía según  la humedad del ambiente ( media hora- hora y media…). Al contacto con el dedo no deben resultar nada pegajosos. 


9- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos bajamos la temperatura a 130 grados. En unos 13 minutos estarán listos. Para comprobarlo, veremos si se desprenden del papel con facilidad sin dejar adherencias. Si no es así, un minuto más de horno.
10- Retiramos y dejamos que se enfríen por completo en su bandeja. Luego los desprendemos del papel y colocamos sobre una rejilla metálica.
11- Relleno: montamos la nata bien fría y le añadimos el azúcar glas. Picamos finitos los dátiles.
Rellenamos con chantilly y en el centro de cada concha ponemos trocitos de dátiles. Tapamos con la otra concha. Reposo en frío antes de servir.

Macarons de chocolate para Gloria.

Hoy mi niña Gloria cumple 15 años. Es la primera vez que no estamos todos en el día de su cumpleaños. Ella está de viaje de estudios en Inglaterra y no podremos celebrarlo juntos. Pero gracias a la tecnología nos veremos las caras, podremos reir e iluminarnos el día con su preciosa cara.
Le dedicamos estos deliciosos macarons de chocolate rellenos de crema de chocolate y avellanas. Cuando pensé el pastel o dulce que iba a elaborar para su cumpleaños no tuve ninguna duda. No conozco a nadie más apasionado que Gloria por estos dulcecitos franceses. Es una experta catadora y si en mi casa se elaboran macarons con tanta asiduidad es por ella…Casi siempre.
Así que hoy, con una dedicatoria especial a mi preciosa niña en su decimoquinto cumpleaños, Macarons de chocolate, de rechupete… ¡¡¡Felicidades tesoro!!!
                                                                                                   Fuente: “Webos fritos”


INGREDIENTES:

110 g. de almendra molida, 225 g. de azúcar glas industrial, 25 g. de cacao en polvo sin azúcar, 120 g. de claras de huevo y 50 g. de azúcar normal. Azúcar dorado para decorar.
Relleno: crema de chocolate y avellanas.


ELABORACIÓN:

1- Calentamos el horno a 150 grados.
2- Trituramos la almendra molida junto con el cacao y el azúcar glas con un robot de cocina o un procesador de alimentos.
3- Una vez triturados los ponemos sobre una bandeja de horno con papel vegetal y horneamos durante 5 minutos.
4- Dejamos enfriar la mezcla.

5- Tamizamos esta mezcla y reservamos.
6- Montamos las claras con una pizca de sal. Primero batiendo 2 minutos a velocidad mínima y luego a velocidad máxima hasta que se formen picos duros.
7- Cuando están casi montadas añadiremos el azúcar normal.
8- Echamos la mezcla de almendras-cacao-azúcar glas sobre las claras montadas de una sola vez.
9- Con una espátula y movimientos envolventes de abajo hacia arriba mezclaremos durante 1 minuto aproximadamente hasta que todos los ingredientes se integren y consigamos una masa de textura “espuma de afeitar”.


10- Vertemos la masa obtenida en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa.
11- Damos forma a los macarons sobre una bandeja de horno con papel vegetal, en la que habremos dibujado los circulitos que nos servirán de guía. ( Yo siempre utilizo un tapón de botella ). Damos la vuelta al papel para que la tinta no esté en contacto con la masa :). Espolvoreamos con azúcar dorado cada concha de macaron.
12- Dejamos secar los macarons hasta que se seque su superficie y al tocarlos no se vea pegajosa. El tiempo puede oscilar entre media hora y algo más de hora y media, según la humedad del ambiente.


13- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de hornear bajamos la temperatura a 130 grados. En unos 13 minutos estarán listas nuestras conchas de macarons. Lo sabremos porque se despegarán del papel con cierta facilidad sin dejar adherencias de masa sobre él. Si no es así dejaremos 1 minutito más las conchas en el horno.
14- Dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla y rellenaremos con nuestra crema de chocolate y avellanas favorita.
Un espectáculo, deliciosos.

Macarons de pistacho y chocolate.

La Chef Cecile Cannone fue criada en el sur de Francia, dónde aprendió a amar la cocina de la mano de su madre. Aprendió en París todos los secretos de la delicada repostería francesa  y se llevó su talento a Nueva York, dónde abrió el famoso local “Café Macaron ” en el año 2007 que alcanzó una inmensa popularidad , lo que le llevó a abrir su segundo local en el año 2010.

Café Macaron fue creado para rendir homenaje a los deliciosos macarons franceses. Allí la Chef Cecile, hornea a diario y crea nuevos sabores y rellenos originales y novedosos.

Escribió el libro ” Macarons”, en el que nos muestra la elaboración  y nos da ideas claras para conseguir en nuestras casas conchas perfectas y deliciosos rellenos.
Define al macaron como “un bocado ligero como una pluma y, a la vez crujiente y duro, con un delicioso relleno irresistible”.


Nos da ideas sobre decoración de macarons, por ejemplo las famosas ” torres de macarons “, que se hacen con conos de poliestileno en los que se insertan palillos y sobre éstos se van poniendo los macarons hasta cubrir por completo los conos. Maravillosas ideas sobre rellenos y presentaciones para nuestros macarons.


Un ejemplo son estos macarons de pistacho y chocolate, que he elaborado inspirándome en sus ideas. El método de elaboración, uses la receta que uses es siempre el mismo. 
Las proporciones de almendra, azúcar glas y clara de huevo, muy similares en casi todas las recetas que he visto.
Lo diferente verdaderamente son los rellenos. En este caso, el contraste entre los pistachos salados picados y el dulzor del chocolate consiguen un macaron verdaderamente exquisito.
Receta aquí.

Patitos rellenos de Nutella.

Os muestro los macarons con forma de patitos que han disfrutado mis niñas hace algunos días con un relleno bien simple y que les encanta, Nutella. Quedan muy graciosos y tampoco entrañan gran complicación. Sólo hay que diseñar una plantilla con forma de pato y dibujarla sobre el papel de horno, para que luego podamos dar forma de pato más fácilmente a los macarons con la manga pastelera.
Son algo más delicados que los macarons redondos a la hora de desprenderlos del papel vegetal, por el peligro de romperse. Pero teniendo un poquito de cuidado, entrañan prácticamente la misma dificultad.
A ver qué os parecen…


INGREDIENTES:

200 g. de azúcar glas industrial, 110 g. de almendras molidas, 100 g. de claras de huevo, 40 g. de azúcar glas, pizca de colorante en gel amarillo y 3 gotas de esencia de limón.
Relleno: Nutella.


ELABORACIÓN:

1- Trituramos la almendra molida con una trituradora o molinillo de café, para que quede todavía más fina la textura.

2- La mezclamos con el azúcar glas en un cuenco grande y tamizamos esta mezcla con un colador o tamizador. Reservamos.
3- Montamos las claras ( a temperatura ambiente ) con un pellizco de sal hasta que formen picos duros y le añadimos poco a poco 40 g. de azúcar glas.
4- Agregamos con un palillo el colorante en gel y 3 gotas de esencia de limón.


5- Ponemos las claras montadas en un recipiente hondo.
6- Vamos a mezclar poco a poco, a cucharadas, las almendras-azúcar glas con las claras montadas. Movimientos envolventes de abajo hacia arriba, sin añadir la siguiente cucharada hasta que la anterior se integre.


7- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y formamos los macarons patito dibujados sobre el papel vegetal colocado en una bandeja de horno. ( La tinta en contacto con la masa no, damos la vuelta al papel, ojo 🙂
8- Dejaremos secar los patitos durante al menos una hora antes de hornearlos.
Al tocarlos, la superficie debe notarse bien seca y nada pegajosa.


9- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos bajamos la temperatura a 130 grados.
Ponemos la bandeja con los macarons en la parte baja del horno y horneamos durante unos 7 minutos.
Retiramos y dejamos enfriar en la bandeja de horno.
10- Con cuidado desprendemos los patitos del papel vegetal y colocamos sobre una rejilla.
En cuanto se enfríen le ponemos los detalles con un poco de glasa negra y rellenamos con Nutella. Listos para degustar…Macarons ideales para niños.

Macarons de plátano y chantilly.


Deliciosos macarons con intenso sabor a plátano. Debemos escoger plátanos bien maduritos, el sabor será mucho más fuerte y nuestros macarons quedarán increiblemente aromáticos…

Cortaremos finas lonchas de plátano y  las dejaremos reposar en un recipiente bien rociadas con zumo de limón. Así evitaremos la oxidación de la fruta y sus cualidades permanecerán inalterables en el momento de rellenar las conchas.

Acompañamos la fruta con una suave crema chantilly. Para hacerla montamos 200 ml. de nata muy fría y cuando esté prácticamente montada le añadimos 5 cucharadas soperas de azúcar glas y un chorrito de vainilla. Seguimos batiendo hasta que esté bien montada.
Ponemos la crema en una manga pastelera.

Para rellenar nuestros macarons, pondremos un poco de chantilly en una de las conchas. Sobre ella, una laminita de plátano y algo más de crema.
Cerramos con otra concha y presionamos ligeramente, nunca por el centro, sí por los lados.
Dejamos reposar en la nevera durante al menos media hora antes de su degustación.

La receta para mis macarons sigue siendo la misma. Pinchad aquí si la necesitáis. Todas las que circulan por la red o figuran en los libros de repostería son muy similares y si se respetan los pasos a seguir y se conoce a fondo el horno, dan buenos resultados.

Absolutamente deliciosos. No os los debéis perder…Locura de macarons de plátano…

Macarons de mango y chocolate.

Me han encantado estos macarons con relleno de fruta. He utilizado la receta básica que mejor me funciona, los he salpicado con unas lasquitas de chocolate mientras estaban húmedos, antes de hornearlos y para el relleno he utilizado chocolate intenso, zumo de mango reducido ( unas 4 cucharadas soperas ) y finas laminitas de mango maduro en todo su explendor. 

Ha resultado una combinación deliciosa, por eso la comparto con vosotros, por si os apetece probarla.
Me he inspirado en mi librito de Annie Rigg, “Macarons”. Lo he leido un par de veces sin saltarme ni una coma, creo que hay párrafos que me sé de memoria…

He observado que ella utiliza con frecuencia zumo de frutas, lo deja reducir hasta que quede bien espeso y luego lo mezcla con ganache de chocolate. He podido comprobar que el resultado es fabuloso.

 Repetiré, sin duda. Encuentro que es un relleno estupendo para los macarons y admite tantas posibilidades como frutas… Chocolate – mango, chocolate- naranja, chocolate – plátano… ¡¡¡Se me hace la boca agua!!! Vaya vicio macaronil…



Señalad en vuestra agenda el día 23 de Febrero para asistir a la quedada de bloggers gastronómicos que se celebrará en Murcia. Ocasión de lujo para conocernos y disfrutar…Qué nadie se quede fuera!!! Detalles aquí.