Coliflor gratinada con robellones, jamón y parmesano.

Coliflor. Alimento beneficioso por su bajo contenido calórico, gran cantidad de fibra, potasio, fósforo y ácido fólico. Los folatos que contiene participan en la formación de glóbulos rojos y glóbulos blancos, así como en la formación de anticuerpos del sistema inmunitario.
Junto con el brócoli y la cúrcuma que contiene el curry, constituyen los alimentos más beneficiosos y recomendables.
Vamos a incluir en nuestra receta un ingrediente de temporada más, las setas, poderosos antioxidantes naturales que enriquecerán nuestra cazuela.

INGREDIENTES:

1 Coliflor grande, robellones al gusto, 100 g. de jamón serrano cortado a taquitos pequeños, sal, pimienta negra, nuez moscada, 3 dientes de ajo, 2 cucharadas soperas de acite de oliva, 1 nuez de mantequilla, 250 ml. de leche,  3 cucharadas soperas de harina y queso parmesano para espolvorear.

1- Cocemos la coliflor cortada en ramitas en abundante agua con sal hasta que esté tierna, al dente. Escurrimos y reservamos.
2- Salteamos los robellones cortados en trozos de tamaño regular en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva y con los ajos laminados. 
3- Agregamos el jamón y cocinamos 1 minuto más. Reservamos.

4- En un pequeño cacito ponemos la nuez de mantequilla y la harina. Movemos con unas varillas hasta que se dore ligeramente la harina.
5- Agregamos la leche, media cucharadita de sal, un pellizco de nuez moscada, otro de pimienta negra y movemos constantemente con las varillas hasta que la salsa espese.
6- Ponemos en una fuente de horno la coliflor cocida, encima el salteado de robellones al ajillo que teníamos reservado y mezclamos bien.

7- Cubrimos con una buena capa de salsa bechamel y espolvoreamos con parmesano abundantemente. Gratinamos unos minutos.

Anuncios

Sopa de cebolla francesa.

La sopa de cebolla es uno de los platos tradicionales de la cocina francesa que más me gustan. Suele servirse en la cena de Nochebuena y resulta una sopa de lo más reconfortante, apetecible y sabrosa.
El cocinarla a fuego lento para que la cebolla casi se caramelice y adquiera ese bonito color dorado y el utilizar un buen caldo, son los secretos para conseguir una sopa de cebolla soberbia, fabulosa!!!

INGREDIENTES: ( 5 personas)

50 g. de mantequilla, 750 g. de cebollas dulces, 3 dientes de ajo, 25 g. de harina, 1 litro y medio de caldo de verduras de buena calidad, 1 vaso de vino blanco, 1 hoja de laurel, 1 rama de tomillo, perejil picado, sal, pimienta negra molida, media baguette cortada a rebanadas de 1 cm. de grosor y 100 g. de queso gruyére rallado.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos las cebollas en juliana fina, salpimentamos y las ponemos en una cazuela con la mantequilla, removiendo con una cuchara de madera y cocinando hasta que la cebolla se ablande y adquiera tono marrón dorado, casi caramelizada, lo que le dará a la sopa su intenso sabor y color tostado.
2- Añadimos los ajos aplastados y la harina y mezclamos bien para que se forme una salsa.
3- Agregamos el vino blanco y removemos.


4- Ponemos el caldo de verduras, el laurel, tomillo, perejil, sal y pimienta. Tapamos y dejamos cocinar a fuego lento durante 45 minutos.
5- Antes de sevir, ponemos en cada cuenco de sopa una rebanada de baguette, espolvoreamos con queso rallado y gratinamos.

Tartar de bonito.

Este es un plato que me gusta especialmente, lo preparo a menudo y lo disfruto hasta el último bocado. Suelo hacerlo para mí sola, pero últimamente ya van metiendo todos el tenedor y probando el tartar. Es muy sencillito de hacer y el resultado magnífico, su única complicación consiste en cortar menuditos todos los ingredientes, así que no hay excusas, en un momentito, un delicioso tartar de bonito en la mesa.Veréis qué bueno queda!!!


INGREDIENTES:

350 g. de bonito (congelado o fresco y congelado por nosotros ), pepinillos en vinagre, alcaparras, zumo de limón,1 tomate madurito, 1 aguacate en su punto justo de maduración, sal, salsa Perrins, salsa de soja , aceite de oliva virgen y sal en escamas.

ELABORACIÓN:

Tomamos el pescado ya perfectamente descongelado y lo cortamos en cubitos pequeños, de 1 cm. de lado aproximadamente.
Lo colocamos en un cuenco pequeño y le ponemos sal, aceite de oliva, un chorrito de salsa de soja y unas gotas de salsa Perrins.
Removemos bien y lo tapamos con film.
Dejamos que macere una hora en la nevera.

Mientras macera el bonito, picamos en cubitos pequeños el tomate y lo ponemos en un recipiente escurridor, para eliminar el caldo.
Pelamos el aguacate y lo cortamos en daditos del mismo tamaño. Lo rociamos con zumo de limón para evitar la oxidación y reservamos.

Recuperamos el bonito de la nevera y lo mezclamos con el tomate, el aguacate, alcaparras al gusto y unos pepinillos en vinagre cortados en rodajitas.
Aliñamos con un poco de aceite de oliva y rectificamos la sal.
Sólo nos queda montar nuestro tartar. Para ello, ponemos en el plato un aro de presentación y con una cuchara colocamos la mezcla presionando ligeramente.
Ponemos un chorrito de salsa de soja por encima y salpicamos con sal en escamas.
Espero que lo disfrutéis tanto como yo!!!