Macarons de marshmallow.

Hace unos días que mi hija mayor regresó de Londres trayéndome en su maleta unos cuántos tesoros de valor incalculable para mí. 
Sabe de mi pasión por los macarons y uno de esos tesoros fue una cajita con macarons de la casa parisina Ladurée ( sucursal londinense ).  Qué os voy a contar… Indescriptibles.
Uno de los que más me gustaron fue el de marshmallow y no tardé mucho en hacerlo en mi casa para no tener que conformarme con uno solamente. Qué cosa más rica, no os lo perdais!!!
Otra de las joyitas que guardaba esa maleta procedente de Londres es esta jarrita y tacita antiguas compradas en Notting Hill que me han vuelto completamente loca y he usado para presentaros mis macarons… Monísimas y llenas de historia, como a mí me gusta!!!


INGREDIENTES:

225 g. de azúcar glas, 110 g. de almendras molidas, 125 g. de claras de huevo y 50 g. de azúcar glas adicional.
Relleno: 100 g. de nata para montar y 50 g. de marshmallow ( nubes blancas).

ELABORACIÓN: (Ver videoreceta http://youtu.be/XKAQPPpE6KY al final del post)

1- Trituramos la almendra molida junto con el azúcar glas en una picadora o procesador de alimentos, para conseguir una textura todavía más fina.
2- Tamizamos al mezcla obtenida y reservamos.
3- Montamos las claras a punto de nieve y cuándo estén casi montadas añadimos una pizca de colorante en gel ( color melocotón ) y los 50 g. de azúcar glas poco a poco.


4- Vertemos sobre las claras montadas a punto de nieve la mezcla de almendras. Mezclamos con una espátula con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, hasta que la masa se vea uniforme, con los ingredientes integrados y no excesivamente líquida.
5- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y redonda.
6- Dejamos caer circulitos de masa sobre la bandeja de horno preparada con papel vegetal. (Previamente haremos circulitos con el tapón de una botella de 3 cm. de diámetro que nos servirán de guía para dar forma a los macarons).


7- Dejamos secar las conchas de macaron hasta que se sequen por completo. El tiempo puede oscilar de una media hora, hasta casi 1 hora y media, 2 horas, dependiendo del grado de humedad del ambiente.
Al tocar la superficie del macaron tendrá que estar completamente seco.
8- Metemos al horno precalentado a 150 grados. Al meter la bandeja con los macarons, bajaremos la temperatura a 130 grados.
9- Horneamos durante unos 13 minutos aprox. hasta que veamos que los macarons se desprenden con facilidad del papel.
10- Retiramos del horno y dejamos que se enfríen en su bandeja antes de desprenderlos del papel y colocarlos sobre una rejilla.


11- Relleno: ponemos la nata en un cacito y calentamos a fuego medio.
12- Antes de que hierva, añadimos los marshmallow ( nubes blancas ) y movemos con una cuchara hasta que se disuelvan por completo. Ponemos en un recipiente hondo y dejamos enfriar en la nevera hasta que la pasta se solidifique.
12- La ponemos en una manga pastelera y rellenamos nuestros macarons. Conservamos en frío.

Aquí tenéis mi videoreceta de elaboración de macarons de forma fácil y sencilla.
Espero que os resulte de utilidad y …..os suscribáis a mi canal de youtube

http://youtu.be/XKAQPPpE6KY

 

Anuncios

Miguelitos.

Hoy acompañaremos nuestro café de unos deliciosos Miguelitos caseros. Es la primera vez que los preparo y, desde luego, no va a ser la última. Cada vez que ponemos rumbo a Galicia, parar en la Roda a comprar un par de cajas de Miguelitos es obligado, creo que a partir de ahora los prepararé yo misma.
Quiero dedicar estos Miguelitos a Carmen,“Recetas de la tía Alia” ,que el pasado sábado tuvo el detallazo de entregarnos un diploma y una galleta-medalla a cada una de las bloggers asistentes al encuentro de Madrid. En cambio ella no tuvo diploma, mereciéndoselo como la que más. Así que estos dulces Miguelitos como los de Mariluz van dedicados a tí Carmen, para compartir un café virtual y darte el homenaje que mereces!!!

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre preferiblemente rectangular ( Lidl ), 70 g. de azúcar, 10 g. de piel de limón, 20 g. de maicena, 300 g. de leche, 3 yemas de huevo, una cucharadita de vainilla líquida y azúcar glas para decorar.

ELABORACIÓN:

Cortamos el hojaldre en rectángulos de idéntico tamaño ayudándonos con una regla.Yo he querido hacer unos Miguelitos pequeños, casi de bocado, así que he cortado rectángulos de 5 x 6 cm.
Los colocamos en una bandeja de horno con papel vegetal un poquito separados para que no se toquen al hornear.

Horneamos a 180 grados con calor arriba y abajo, hasta que el hojaldre suba y comience a tomar un ligero color dorado. Vigilaremos la cocción para que no se doren demasiado, el hojaldre debe quedar muy tiernito.

Mientras se hornea el hojaldre prepararemos la crema pastelera para el relleno.
En la Tx:  Ponemos en el vaso 70 g. de azúcar glas y 10 g. de piel de limón. Trituramos en velocidad máxima para que quede bien finito.
Añadimos la maicena, la leche, las yemas de huevo y la vainilla líquida.
Cocemos en velocidad 3 a 100 grados hasta que veamos que espese.
Retiramos a un cuenco , tapamos con film y dejamos templar.

Si no tenemos Tx elaboramos la crema pastelera del mismo modo, cocinando en una pequeña cazuela todos los ingredientes y removiendo constantemente hasta que espese.
Retiramos del horno los hojaldres ya horneados y dejamos que se enfríen.

Ponemos la crema en una manga pastelera, separamos  cada rectángulo de hojaldre cuidadosamente y rellenamos.
A continuación los espolvoreamos con azúcar glas por encima . 

Se pueden guardar en el frigorífico hasta el momento de tomarlos o degustarlos tal cual.
A disfrutar, animaros que son muy facilitos y deliciosos!!!

Flor de brioche con arándanos.

Ayer por la tarde nos reunimos unas cuántas amigas  y me pareció que con la tarde  lluviosa y fría que hacía, lo más apetecible era un café calentito y un delicioso bollito con arándanos, así que horneé uno para mi casa y otro para llevar a la reunión. Gustó mucho y voy a compartirlo con vosotr@s, por si os apetece hacerlo, ya veréis que jugosito y rico está.

INGREDIENTES:
275 g. de harina de trigo, 25 g. de levadura fresca, 100 ml. de leche templada, 1 huevo, 25 g. de mantequilla blandita, 50 g. de azúcar y 40 g. de arándanos deshidratados.
Huevo batido y mantequilla para pincelar.
ELABORACIÓN:
Ponemos en un bol la harina con el azúcar y un pellizco de sal.
Derretimos la levadura en la leche templada, removiendo bien y la agregamos a la harina.
Mezclamos hasta que se integren.
Añadimos el huevo batido y la mantequilla blandita. Seguimos mezlando hasta conseguir una bola de masa lisa y elástica.
Ponemos los arándanos ( sin hidratar) y amasamos un poco para que se repartan por toda la masa.
Tapamos el bol con la masa y dejamos levar en un lugar templado durante 45 minutos, hasta que doble su tamaño.
Aplastamos un poco la masa con los nudillos y la dividimos en 6 partes iguales.
Estiramos con un rodillo cada una de esas seis partes y la envolvemos sobre sí misma, formando un rollito.
Repetimos la misma operación con las 6 bolitas.
Las colocamos en un molde forrado con papel vegetal dándole al bollo forma de flor.

Pincelamos con mantequilla y huevo batido y dejamos levar de nuevo hasta que doble su tamaño.
Horneamos a 180 grados hasta que se vea doradito.
Retiramos y dejamos que se enfríe en una rejilla.
Es delicioso y los arándanos le dan un toque muy especial.

Miel sobre hojuelas

Un postre tradicional de la cocina conventual que se suele preparar en toda España en el mes de noviembre, cuando se celebra la festividad de Todos los Santos y el día de Difuntos.
La cocina de los conventos crea platos deliciosos con ingredientes sencillos y asequibles. 
Junto con los “huesos de Santo ” y los buñuelos, es uno de los más  tradicionales postres de sartén.
Como dice la famosa frase:  ” miel sobre hojuelas”…
Pues vamos a preparar las hojuelas y luego les pondremos miel.


INGREDIENTES:
Medio kg. de harina, 4 huevos, 150 g. ( más o menos ) de azúcar, 50 g. de manteca de cerdo, 1 copita de anís dulce, miel y aceite para freir las hojuelas.
ELABORACIÓN:
Ponemos la harina en un bol grande y hacemos un volcán.
Dentro de él se ponen los huevos, el anís, 4 cucharadas de azúcar y la manteca blandita.
Con estos ingredientes amasamos bien hasta conseguir una masa floja, que no se pegue a las manos. En caso contrario añadimos algo más de harina.
Dejamos reposar en frío la masa durante una media hora y, a continuación, la estiramos con un rodillo haciendo tiras que luego cortaremos con un cuchillo bien afilado, dando forma a las hojuelas.
Freimos en aceite bien caliente y cuando estén doraditas , las pasamos a una fuente con papel de cocina, para quitarles el exceso de aceite.
Las bañamos con azúcar y con un hilillo de nuestra miel favorita.
Son deliciosas cuando están todavía templadas, pero se conservan bien durante un par de días.

Espero que os guste tanto como a mí este postre tan tradicional.

Tarta de queso y cacao con salsa de mango

Os presento una tarta deliciosa para los amantes del chocolate .Tiene un intenso sabor a cacao que contrasta con la dulzura de la salsa de mango que la recubre.

Lo mío con esta tarta ha sido amor a primera vista .
La había visto varias veces en distintos blogs y al verla de nuevo en “La cocina de Angie” ”  , me he decidido a hacerla y no me he equivocado , ha sido un éxito.

INGREDIENTES:

2 huevos, 150 g. de azúcar, 1 tarrina de queso crema , 130 g. de mantequilla blandita, 150 ml. de leche , 130 g. de cacao en polvo Valor, 150 g. de harina , 1 sobre de levadura Royal y salsa de mango para la cobertura.

ELABORACIÓN:

Ponemos en un bol  los huevos y el azúcar y batimos bien hasta que esté esponjoso.
Añadimos la tarrina de queso crema y seguimos batiendo.
Ponemos 130 g. de mantequilla blandita y 150 ml. de leche .

A continuación añadiremos el cacao en polvo y la harina tamizada con la levadura.
Mezclamos muy bien hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.
La masa resultante es bastante densa.



Vertemos en un molde engrasado y horneamos durante unos 40 minutos a 180 grados.

Desmoldar y enfriar en una rejilla.
En cuanto esté fría cubriremos la tarta con una salsa de mango , que contrasta extraordinariamente con el sabor intenso del chocolate.


Os la recomiendo si os gusta el chocolate, es deliciosa.

Pastelón de la abuela.

 Este pastel se ha preparado desde siempre en mi casa para los cumpleaños, santos u ocasiones especiales. Con distintos rellenos y coberturas, pero siempre respetando la receta del bizcocho base. Queda esponjoso, tiernito y con un sabor a chocolate…irresistible.
En esta ocasión lo hemos preparado mi niña Gloria y yo para presentarlo al concurso de Trini Altea, “madres e hijas” .  Espero que te guste Trini.
INGREDIENTES: 1 tableta de chocolate Valor, 200 g. de margarina , 160 g. de harina con un sobre de levadura Royal, 160 g. de azúcar , 5 huevos y mermelada de fresa.
Para la cobertura: pueden ponerse infinidad de coberturas, pero en este caso hemos puesto queso mascarpone con azúcar glas y media cucharadita de colorante en gel Wilton.
ELABORACIÓN: muy sencilla. Mezclamos en un bol las yemas de huevo con el azúcar y batimos bien hasta que quede una mezcla esponjosita. Ponemos la margarina blandita y seguimos batiendo con unas varillas. Fundimos el chocolate con un poquito de agua mineral y cuando esté templado es el momento de añadirlo y seguir batiendo.
A continuación, vamos poniendo la harina con la levadura tamizadas, de este modo el pastel quedará luego muy esponjoso y sin grumitos.
Por último, montamos las claras a punto de nieve con un pellizco de sal y las añadimos con movimientos envolventes, despacito.
Repartiremos la masa de nuestro pastelón en dos moldes idénticos forrados con papel vegetal para facilitar el desmoldado. Para repartir la masa yo uso un cucharón de sopa y cuento lo que pongo en cada molde para no equivocarme , ya que debemos poner la misma cantidad en cada uno.
Metemos al horno precalentado a 200 grados hasta que al pinchar el centro con un palito éste salga limpio.
Dejamos enfriar en rejilla las dos partes del pastelón.
Cuando están bien frías, cubrimos una parte con bastante mermelada de fresa y colocamos encima la otra parte.
A continuación cubrimos con la crema de mascarpone y decoramos dejando volar nuestra imaginación…
 A Gloria le encanta la cocina y ya ha ganado su primer concurso de tartas en el colegio, apunta maneras ,ja,ja… Espero que te guste Trini.
Nos lo hemos pasado fenomenal haciendo este pastelón y decorándolo. Venga mermelada de fresa…
Lo mejor es cubrirlo con la crema y ver cómo resbala por sus paredes, qué color tan bonito…
A colocar cacahuetes de colores, se nota que somos cuatro mujeres en casa, ha quedado un pastelón muy femenino, ¿no?…
¿Quién quiere probarlo ? A la mesaaaa…
Para vosotros que me seguís a diario y tenéis la amabilidad de dejarme un comentario, es este trocito… Muaccc…espero que os guste tanto como gusta en mi casa.
:

Pan de azafrán de Cornualles

Esta receta está sacada del libro “Panes del mundo”. Es un libro estupendo con unas recetas de pan que me fascinan y unas fotos deliciosas.
El ” pan de azafrán de Cornualles”, también llamado pastel de azafrán, es un pan delicioso y aromatizado con especias, contiene hebras de azafrán y tiene forma de pan de molde. Su sabor y textura son sensacionales.

INGREDIENTES: 300 ml. de leche, media cucharadita de azafrán en hebras, 400 g. de harina de trigo, 25 g. de levadura fresca, 50 g. de almendras molidas, media cucharadita de nuez moscada, media cucharadita de canela, 60 g. de azúcar, media cucharadita de sal, 75 g. de mantequilla blandita, 50 g. de pasas sultanas ( sin pepitas) y 50 g. de pasas moscatel (sin pepitas).
Puede ponérsele glasa una vez horneado, en tal caso, necesitaríamos 2 cucharadas de leche y 2 cucharadas de azúcar. Calentaríamos la leche y el azúcar hasta que éste se disuelva y reservaríamos la glasa para pincelar el pan una vez horneado.

ELABORACIÓN: Calentamos la mitad de la leche y en esta leche caliente, ponemos las hebras de azafrán, removemos y dejamos en infusión 30 minutos.
Calentamos la leche restante hasta que esté templada.
Ponemos 50 g. de harina en un bol pequeño, desmenuzamos la levadura y añadimos la leche templada.Mezclamos bien y dejamos reposar 15 minutos, hasta que fermente la levadura.
Mezclamos la harina restante junto con las almendras molidas, las especias, azúcar, sal y hacemos un volcán en el centro.
Echamos en él la infusión de azafrán, mixtura de levadura y la mantequilla blandita y mezclamos bien hasta obtener una masa blanda.
ponemos la masa sobre una superficie enharinada y la trabajamos 5 minutos, hasta que quede lisa y elástica.
La ponemos en un bol untado con aceite y la cubrimos, dejándola levar 90 minutos, hasta que doble tamaño.
De nuevo la pondremos en una superficie y la noqueamos y amasamos añadiendo las pasas e integrándolas bien.
Ponemos la masa en un molde tipo cake, forrado con papel vegetal y tapamos con film, dejando levar de nuevo, hasta que la masa alcance el borde del molde.
Precalentamos el horno a 220 grados y cocemos 10 minutos con esta temperatura, bajando luego a 190 grados y seguimos la cocción 20 minutos más, hasta que el pan esté doradito.
Retiramos del molde y si queremos, es el momento de glasear.

Se corta en rodajitas cuando está templado o frío y, a disfrutar de su sabor y aroma.

Ensaimadas de Mallorca

Estas pastas en forma de espiral son muy populares en España. Antes se usaba un tipo de manteca llamada saim para untar las tiras de masa azucarada, pero en la actualidad se usa la mantequilla, con lo que el sabor es aún más delicioso.

INGREDIENTES: 225 g. de harina de trigo, media cucharadita de sal,  50 g. de azúcar blanco, 15 g. de levadura fresca, 5 cucharadas de leche templada, 1 huevo, 2 cucharadas de aceite de girasol, 50 g. de mantequilla fundida, y azúcar glas para decorar.

ELABORACIÓN: Tamizamos la harina junto con la sal en un bol. Agregamos el azúcar y hacemos un volcán en el centro.
Mezclamos la levadura con la leche y vertemos el líquido cremoso en el cráter del volcán.
Espolvorear un poco de la mixtura de harina por encima de este líquido.
Dejar en reposo en un lugar cálido durante 15 minutos, hasta que esté espumosa.
Batir el huevo junto con el aceite de girasol. Añadir la mixtura de harina y mezclar hasta formar una masa blanda.
Poner la masa sobre una superficie enharinada y trabajarla  10 minutos, hasta que esté lisa y elástica.
Ponerla en un cuenco untado con aceite cubierto y dejamos levar 1 hora, hasta que doble su tamaño.

Poner de nuevo la masa en superficie enharinada. Noquearla y dividirla en partes iguales. Dar a cada una de las partes la forma de cuerda.
Verter la mantequilla fundida en un plato y embadurnar con ella las tiras de masa.
Enrollarlas en forma de espiral y ponerlas separadas en una placa de horno.Cubrir con plástico transparente y dejar levar 45 minutos, hasta doblar su tamaño.
Precalentar el horno a 190 grados. Pintar las ensaimadas con agua y azúcar glas y hornearlas durante 10 minutos.
Enfriar en rejilla y espolvorear con abundante azúcar glas. Calentitas son deliciosas.

Quiero dedicar estas ensaimadas a Quique, Mary, Iris, Lucita y Marcial y darles las gracias por todo.
Espero verlos muy pronto.
También quiero dedicárselas a Juana, que anda perdida por esos castillos del mundo con sus rizos al viento.

Ya que hoy tengo en casa estos dulces de tu tierra, me acuerdo de tí y te los dedico.Un beso a todos.

Gelatina de frutas

Os invito a este postre tan colorido y fresquito. Zumo de naranja convertido en gelatina con trocitos de frutas en su interior. Una forma divertida y diferente de tomar nuestra ración diaria de fruta y zumo.
INGREDIENTES: 400 g. de fruta variada,  5 hojas de gelatina (cola de pescado), 200 ml. de zumo de naranja natural, 100 g. de azúcar, 100 ml. de agua y 3 cucharaditas de ron (opcional. En mi caso hay niños y no lo pongo ).
ELABORACIÓN: pelamos y cortamos en trocitos las frutas elegidas y las ponemos en un cuenco grande. Rociamos con el licor y las dejamos macerar, removiéndolas de vez en cuando.
En un cazo pequeño cocemos el agua y el azúcar durante 4 minutos para hacer un almíbar.
En el zumo de naranja remojamos las hojas de gelatina.
Cuando esté el almíbar, lo unimos al zumo  y removemos hasta que la gelatina quede bien disuelta.
Vertemos la gelatina en los moldes elegidos y ponemos la fruta bien escurrida del licor terminando de cubrirla con la gelatina restante.
Metemos al frigorífico hasta que cuaje, 3 ó 4 horas.
Para desmoldar con facilidad, metemos los moldes unos segundos en agua caliente y nos ayudamos con el filo de un cuchillo. Se desmoldarán sin problemas.
Espero que os guste tanto como a mí.

Tarta de queso con arándanos y fresas

Es un pastel que conjuga la calidez del queso con el frescor de las frutas rojas. Me parece apetecible en cualquier época del año y yo suelo hacerlo en ocasiones especiales, en mi casa siempre gusta a todos.
INGREDIENTES: 1 paquete de galletas maría o digestive, mantequilla, 2 huevos, 1 bote pequeño de leche condensada , 1 tarrina de queso crema Philadelphia, 1 yogur griego , mermelada de arándanos y frambuesas ( Ikea), fresas y arándanos frescos.
ELABORACIÓN: Hacemos una pasta con las galletas trituradas y la mantequilla blandita, para formar la base de nuestra tarta.
Con una cuchara la colocamos en la base de un molde para tartas ligeramente engrasado con mantequilla y presionamos bien la base de galleta. Metemos al congelador 10 minutos para que se endurezca.
Mientras ponemos en un vaso batidor: 2 huevos, 1 bote pequeño de leche condensada, 1 tarrina de queso Philadelphia y 1 yogur griego. Batimos bien con batidora eléctrica y vertemos esta mezcla en el molde con la base de galleta, que ya se habrá endurecido.
Metemos inmediatamente al horno precalentado a 180 grados y horneamos hasta que al pinchar en el centro de la tarta veamos que el palito sale limpio.
Desmoldamos en cuanto la tarta enfríe un poco y la cubrimos con mermelada de arándanos y frambuesa.
Por encima decoramos con arándanos frescos ( bien lavaditos y muy bien secos) y unas fresitas troceadas groseramente.
Espero que os guste , es una de mis tartas favoritas y le tengo un especial cariño por ser la primera que aprendí a hacer. Un beso a todos.