Cupcakes de limón.

Hoy traemos a nuestra mesa unos deliciosos cupcakes de limón para el café.
Las chicas de “La Belle carte” son nuestras invitadas especiales y a ellas van dedicadas estos pastelillos cítricos cuyo protagonista principal es el limón.
Espero que a mis invitadas les gusten y os recomiendo especialmente una visita a su página, veréis las fabulosas sorpresas que os esperan…
 Estos cupcakes son como pequeñas porciones de tarta, con su base de bizcocho cítrico, almíbar de limón y una crema suave que los recubre e intensifica más su sabor cítrico.

INGREDIENTES:

125 g. de harina de repostería, 125 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g. de azúcar, 100 ml. de leche, zumo de medio limón, 2 huevos XL, media cucharadita de levadura en polvo y una cucharada sopera de ralladura de limón.
Almíbar de limón:  100 g. de azúcar y el zumo de 1 limón. 
Crema:  200 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 150 g. de azúcar glas y 3 gotas de esencia de limón.

ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que se vea una mezcla esponjosa.
2- Agregamos los huevos uno a uno. Seguimos batiendo.
3- Añadimos la leche y el zumo de limón. Mezclamos bien. 
4- Tamizamos la harina junto con la levadura y añadimos a la mezcla anterior. Meclamos suavemente hasta lograr una masa integrada.

5- Vertemos sobre los papelillos de magdalenas colocados dentro de moldes rígidos para evitar que se deformen durante el horneado.
6- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado) hasta que se vean doraditos, unos 17 minutos aprox.
7- Mientras se hornean, preparamos el almíbar de limón, poniendo el azúcar junto con el zumo de limón en un cacito al fuego hasta que espese. Al sacar los bizcochitos del horno, los desmoldaremos y pincelaremos con almíbar de limón caliente.

8- Crema: Batimos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que se vea bien esponjosa y haya doblado su tamaño.
9- Le agregamos  la esencia de limón y el azúcar glas poco a poco, a cucharadas y batimos hasta integrar.
10 – Vertemos en una manga pastelera y decoramos al gusto cuando los bizcochitos estén completamente fríos.

Anuncios

Galletas de limón con glaseado.

Me rechiflan estas galletitas cítricas, están buenísimas. Crujientes por fuera y con una textura abizcochada por dentro…Si os gusta el limón en repostería no os las debéis perder.
Llevan un glaseado de limón que todavía las hace más apetecibles a mi parecer, aunque también se puede prescindir de él, claro y quedan unas galletas magníficas para acompañar el té o picotear a cualquier hora, qué buenas!!!

INGREDIENTES:

260 g. de harina de repostería, 75 g. de mantequilla a temperatura ambiente, media cucharadita de bicarbonato, media cucharadita de levadura en polvo, pellizco de sal, 170 g. de azúcar, 1 huevo, 2 cucharadas de ralladura de limón, 2 cucharadas soperas de zumo de limón y un chorrito de vainilla líquida.

Azúcar para rebozar mezclado con ralladura de limón.

Para el glaseado:  50 g. de azúcar y 4 cucharadas soperas de zumo de limón.

ELABORACIÓN:

En un recipiente grande mezclamos el azúcar con la mantequilla y batimos hasta conseguir una mezcla esponjosa.
Añadimos el huevo, la ralladura de limón, el zumo de limón y la vainilla.
Mezclamos muy bien.

 
 
 

A continuación tamizamos la harina con el bicarbonato, la levadura y la sal.
Vamos incorporando poco a poco la mezcla de harina a la mezcla anterior, a cucharadas.
Removemos con una cuchara hasta conseguir que todos los ingredientes se integren.
Si la masa queda muy pegajosa añadiremos un poquito más de harina.
Cubrimos la bola de masa con papel film y dejamos reposar en la nevera durante media hora.

Tomamos porciones de masa ( 25 g. en mi caso ) y formamos bolitas. Las rebozamos en azúcar mezclado con ralladura de limón y las colocamos en una placa de horno con papel vegetal.

 

Las metemos al horno precalentado a 180 grados, dónde estarán listas en unos 12 minutos.
Las retiramos a una rejilla metálica en cuanto veamos que comienzan a tomar color por los bordes.

Y preparamos el glaseado de limón, mezclando en un cacito el azúcar y el limón y llevando a ebullición. Removemos hasta que espese.
Pintamos las galletas una a una con el glaseado y decoramos con unas perlitas de azúcar.
El glaseado se endurece a los pocos minutos y hace a estas galletas absolutamente deliciosas.
Probad!!!

Lubina con cítricos.

La lubina es un pescado delicioso de carne consistente y fina. En casa tenemos  la suerte de poder disfrutar de vez en cuando de lubinas salvajes, pescadas con caña en el mar Mediterráneo, su carne supera en el sabor a las criadas en vivero, son magníficas.
Por ello, voy probando nuevas recetas para degustarlas de diferentes formas. En este caso, es una receta inspirada en el sur de Italia y va cocinada al horno y acompañada de 3 cítricos salteados, cortados en gajos y bañados en una salsa agridulce y cremosa a la vez. 
Vamos  con la receta, espero que os agrade…
INGREDIENTES:
1 lubina, 3 limas, 3 naranjas, 10 naranjitas chinas ( o 2 pomelos ), 1 cebolla, 2 cucharadas de mantequilla, 100 ml. de vino blanco de buena calidad, sal y sazonador de Zanzíbar Carmencita ( magnífico para los pescados, lleva:  sal, pimienta negra, pimiento rojo deshidratado, comino, perejil, clavo, ajo, tomate y mostaza ).
ELABORACIÓN:
Limpiamos bien el pescado y lo pasamos por el chorro de agua fría, secándolo cuidadosamente con papel de cocina.
Ponemos la lubina en una fuente de horno y la salpimentamos por ambos lados y por dentro.
Pelamos las naranjas y las limas , quitándole toda la piel blanca y las cortamos en gajos, intentando quitar también la membrana interior con un cuchillo bien afilado. ( A mí no me han quedado tan perfectos como quisiera, todavía no tengo la mano curada…).
Partimos las naranjitas chinas en dos mitades.
Pelamos la cebolla y la picamos muy finita, ayudándonos de una picadora.
Esparcimos la cebolla picada por encima de la lubina y por dentro.
Ponemos unos trocitos de mantequilla por encima del pescado.
.
Exprimimos una lima y una naranja y le añadimos el vino blanco.
Regamos la lubina con esta mezcla y la horneamos a 180 grados durante media hora.
Salteamos en una sartén con una cucharadita de mantequilla los gajos de los cítricos a fuego vivo durante 2 ó 3 minutos.
Si la salsa del pescado ha quedado muy clarita una vez terminado el horneado, la reduciremos en una sartén, durante unos minutos, hasta que la veamos cremosa.
Serviremos el pescado recién hecho, con su salsa y acompañado de los cítricos salteados. Daremos el toque final con el sazonador de Zanzíbar.
Que lo disfrutéis.