Tronco de navidad.

Un postre que siempre triunfa y apetece en esta época navideña es el archiconocido tronco de Navidad.
Nos sirve además para decorar nuestras mesas navideñas y hace las delicias de pequeños y mayores.
Admite muchos rellenos: Crema pastelera, lemon curd, crema de queso, trufa, etc…
Si adaptamos relleno y cobertura al gusto de nuestros comensales, lo veo un postre fabuloso para los días de fiesta, ya que puede y debe realizarse con antelación. Aunque no es difícil, sí es laborioso y el resultado vale la pena. Pura delicia, magnífico y muy vistoso.

INGREDIENTES:

Bizcocho: 5 huevos Xl, 125 g. de azúcar y 125 g. de harina.
Relleno: 1 tarrina de queso crema, 150 g. de azúcar glas, 100 g. de mantequilla y lacasitos al gusto.
Cobertura: 1 tableta y media de chocolate blanco especial postres Valor.
Decoración: bombones, bastón de caramelo, lacasitos y galletas de mantequilla.

ELABORACIÓN:

1- Separamos las claras de huevo de las yemas.
2- Montamos las claras a punto de nieve firme y reservamos.
3- Batimos las yemas junto con el azúcar hasta que blanqueen.
4- Agregamos la harina tamizada y mezclamos bien.
5- Por último, añadimos a la mezcla las claras montadas a punto de nieve que teníamos reservadas y mezclamos con movimientos envolventes.
6- Vertemos la masa obtenida sobre una bandeja de horno grande con papel vegetal y extendemos la masa con una espátula.

7- Dejamos caer 3 ó 4 veces la bandeja sobre la encimera para que se extienda perfectamente.
8- Horneamos a 180 grados (horno precalentado) durante 10 minutos. (Sin excedernos en el horneado, sólo debe dorarse ligeramente).
9- Retiramos del horno, desmoldando inmediatamente sobre un paño rociado con azúcar glas y enrollamos la plancha de bizcocho en caliente sobre sí mismo ayudándonos con el paño. 
10- Dejamos que se enfríe completamente así enrollado.

11- Relleno: Batimos el queso crema durante un minuto a velocidad media y le añadimos poco a poco el azúcar glas.
12- Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y subimos la velocidad de batido algo más. Batimos hasta que la mezcla sea untable y consistente y agregamos lacasitos al gusto. Mezclamos.
13- Desenrollamos el bizcocho con cuidado y cortamos los extremos, colocando uno de ellos sobre el tronco. Untamos sobre él nuestro relleno de queso crema y lacasitos.
14- Enrollamos de nuevo el bizcocho dando forma al brazo.
15- Derretimos el chocolate blanco al baño María o en el microondas, removiendo bien hasta que esté completamente líquido.


16- Vertemos el chocolate sobre el brazo relleno y colocado sobre la fuente en la que vamos a presentarlo ( protegiéndola con papel de aluminio para que no se manche con el chocolate sobrante que resbale )
17- Extendemos el chocolate líquido con una espátula para cubrir todo el brazo.
18- Lo metemos 5 minutos en la nevera para que empiece a solidificarse y transcurrido este tiempo, retiramos y hacemos unas líneas sobre la superficie con un tenedor o un decorador de tartas.
19- Decoramos nuestro tronco de Navidad al gusto: galletas, bombones, golosinas, lacasitos…
Conservamos en frío.

Anuncios

Arroz con leche de chocolate.

Os presento un postre sencillo y clásico con un toque renovado, que hará las delicias de pequeños y mayores en vuestra mesa navideña. Presentado en copas o en pequeños vasos de chupito es una opción estupenda para disfrutar algo dulce y fresco a la vez que delicioso. La combinación chocolate y naranja siempre resulta fabulosa. He acompañado este arroz con leche tan especial de unas trufas de chocolate blanco y polvo cítrico de naranja, no menos especiales, buenísimas!!!

                                                               Fuente: Juan Lax, Chef.


INGREDIENTES:


100 g. de arroz redondo, 100 g. de azúcar, piel de media naranja, 100 g. de chocolate fondant y 1 litro de leche.

Para las trufas de chocolate blanco y polvo cítrico:  350 g. de chocolate blanco, 85 g. de nata líquida, 55 g. de mantequilla y polvo de naranja para rebozar.  

ELABORACIÓN:

Ponemos la leche en una cazuela con la piel de naranja y llevamos a ebullición. Cuando comience a hervir añadiremos el arroz y removeremos de vez en cuando para evitar que se pegue.
Dejamos cocinar unos 20 minutos, hasta que el arroz esté en su punto.


A continuación añadiremos el azúcar y el chocolate troceado.
Removemos y mezclamos muy bien. Damos un hervor más y retiramos del fuego.
Servimos en copas y dejamos templar. Luego lo metemos al frigorífico y servimos bien frío acompañado de virutas de chocolate blanco.


Para las trufas de chocolate blanco:  Ponemos un pequeño cacito con la nata y la mantequilla. Cuando estén bien calientes, añadimos el chocolate blanco y mezclamos muy bien. Vertemos en un recipiente y congelamos.
Cortamos dándole la forma deseada, en este caso bolitas y pasamos por polvo de naranja.



Polvo de naranja:  Retiramos la piel a varias naranjas con un cuchillo afilado ( desechando la parte blanca).

En una bandeja de horno la colocamos y horneamos a temperatura baja, incluso aprovechando el calor del horno cuando estamos haciendo otras preparaciones.
También puede dejarse secar al sol.
Cuando está bien seca y crujiente, pulverizamos con un robot de cocina o molinillo y reservamos en un recipiente hermético hasta el momento de ser utilizado.

Mini profiteroles con chocolate blanco y caramelo.

Estos son los pastelillos que he preparado a mi familia y nos hemos dado un pequeño homenaje dulce, disfrutándolos hasta la última miguita.
Soy muy aficcionada a la pasta choux, me gusta mucho con multitud de rellenos dulces o salados y siempre utilizo la misma receta porque sale estupenda, así que no veo la necesidad de cambiarla.
En esta ocasión, he querido hornear unos profiteroles de tamaño pequeñito, no para rellenarlos, sino para formar pequeñas torres uniéndolos con chocolate blanco y bañándolos con caramelo.
El resultado ha sido estupendo, nos ha encantado este postre, por eso lo comparto con todos vosotros, por si os apetece probarlo…

INGREDIENTES:

100 g. de manteqilla, 120 g. de leche, 130 g. de agua, una pizca de sal, 1 cucharadita de azúcar, 160 g. de harina de trigo y 4 huevos.
Para el ganaché de chocolate blanco:  una tableta de chocolate blanco especial repostería y 50 g. de mantequilla.
Para el caramelo:  200 g. de azúcar y medio vasito de agua.
Arándanos rojos para decorar.

ELABORACIÓN:

Ponemos un cazo al fuego con la leche, el agua, la sal, el azúcar y la mantequilla cortada en trozos.
Removemos con una cuchara hasta que la mantequilla esté completamente fundida.
Cuando veamos que comienza a hervir vertemos en el cazo la harina de golpe, toda a la vez y removemos enérgicamente hasta integrar todos los ingredientes.

Retiramos del fuego y dejamos templar unos minutos.
A continuación añadimos los huevos uno a uno, removiendo con la cuchara hasta que se integren.
No añadiremos el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa.
Quedará una masa lisa y brillante.

La ponemos en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa y formamos pequeñas bolitas de masa sobre una placa de horno forrada con papel vegetal. Las colocamos un poco separadas entre sí para que no se peguen durante el horneado.
Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean doraditas, vigilando la cocción sin abrir el horno.
Retiramos del horno a una rejilla metálica para enfriar los mini profiteroles.

Para el ganaché de chocolate blanco: derretimos el chocolate blanco en un cuenco al baño María con la mantequilla cortada en trozos , removiendo hasta que se fundan completamente.
Dejamos templar y vamos pegando los mini profiteroles con el ganaché de chocolate como si fuesen ladrillitos y el chocolate el cemento que los une. Formamos pequeñas torres de profiteroles.

Hacemos un caramelo clarito poniendo en un cazo el azúcar con un poco de agua y dejando reducir hasta que tome color dorado y tengamos la textura que nos guste.
Vertemos el caramelo caliente sobre las torres de profiteroles con una cuchara.
Dejamos enfriar para que coja cuerpo el pastel y decoramos con arándanos rojos.
Buenísimos, espero que os gusten!!!

Galletas de chocolate rosa para Flavia.

Hoy es el santo de mi hija Flavia y aunque está en Madrid liada con sus trabajos de fin de carrera y sus pacientes, le voy a dedicar estas galletitas tan chic, como ella, que estoy segura de que le van a encantar. Están a medio camino entre galletas y bizcochuelos, crujientes por fuera y tiernitas por dentro. Sabor intenso a chocolate blanco y de color melocotón, tan suaves  que enamoran a cualquiera. La receta la encontré en : ” Corazón de almíbar “, blog que os recomiendo, magnífico!!!
Son muy sencillitas de hacer y pocas cosas más gratificantes hay que abrir una lata y disfrutar de una galleta casera para acompañar el café. Buenísimas!!!

INGREDIENTES:

130 g. de chocolate blanco Nestlé, 30 g. de mantequilla, pizca de sal, 1 huevo, 40 g. de azúcar, 150 g. de harina de repostería, pizca de levadura, media cucharadita de vainilla líquida, 1 gota de colorante rosa o melocotón y 150 g. de azúcar glas para rebozar las galletas.

ELABORACIÓN:

Partimos el chocolate en trozos y la mantequilla también.
Los colocamos juntos en un cuenco de metal y lo ponemos al baño María para fundir.
Removemos constantemente hasta que se fundan.
Retiramos el cuenco y dejamos templar.

Batimos el huevo con el azúcar hasta que doblen su volumen. Luego añadimos la vainilla y la gota de colorante y mezclamos muy bien.

Agregamos el chocolate fundido que teníamos reservado y removemos hasta integrar.
Añadimos la harina tamizada con la levadura y la pizquita de sal.
Mezclamos hasta conseguir una masa lisa y manejable, si es necesario, añadiremos un poquitín más de harina, hasta que veamos que no se pega a las manos.

Tapamos con film la bola de masa y la dejamos en el frigorífico una hora reposando.
Transcurrido ese tiempo, damos forma a las galletas, tomando porciones de masa del tamaño de una nuez .Las aplanamos un poco con la mano y las pasamos por azúcar glas, hasta que queden completamente rebozadas.

Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal un poco separadas para evitar que se peguen al hornearlas.
Metemos al horno precalentado a 190 grados hasta que empiecen a tomar color, apenas 7 minutos ( en mi horno ).
Retiramos a una rejilla y dejamos que se enfríen.

Guardamos en una lata hermética para su mejor conservación. Totalmente recomendables!!!

Bizcocho de chocolate blanco glaseado de chocolate negro.

Si os apetece un bizcocho casero y os gusta el chocolate, éste es vuestro bizcocho. Tengo que incluirlo en mi recetario sin remedio porque nos ha encantado y hasta la última miguita fue muy apaludido por los que lo han probado. Así que os lo recomiendo por si os apetece  daros un homenaje chocolateado.
Buenísimo!!!

INGREDIENTES:

1 tableta de chocolate blanco para repostería Nestlé, 150 g. de mantequilla blandita, 150 g. de harina para repostería, un sobre de levadura Royal, 150 g. de azúcar y 5 huevos.

Para el glaseado:  100 ml. de nata líquida , media tableta de chocolate negro Nestlé y albaricoque deshidratado para decorar.

ELABORACIÓN:

Derretimos la tableta de chocolate blanco en un cacito con 4 cucharadas soperas de agua. Removemos hasta que se haya fundido por completo el chocolate blanco y dejamos templar.

Mientras ponemos la mantequilla blandita en un bol y la batimos con unas varillas hasta que se vea blanquecina. Añadimos poco a poco el azúcar y seguimos mezclando.
Separamos las claras de las yemas de 5 huevos y añadimos las yemas a la mezcla.

Montamos las claras a punto de nieve con un pellizquito de sal. Reservamos.
Agregamos a la mezcla el chocolate blanco fundido que ya estará templado y seguimos mezclando todos los ingredientes muy bien.

Añadimos la harina tamizada con un sobre de levadura en polvo y batimos.
Por último, agregamos las claras montadas a punto de nieve con movimientos envolventes.
Vertemos la mezcla en un molde engrasado y con papel vegetal y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vea por encima doradito y al pincharlo en el centro con un palito comprobemos que sale limpio.

Una vez frío, prepararemos un glaseado de chocolate poniendo en un cacito 100 ml. de nata líquida y cuando esté caliente añadimos media tableta de chocolate negro Nestlé. Movemos bien para que se mezclen y cuando el chocolate esté completamente fundido e integrado, dejamos templar y vertemos sobre el bizcocho. Decoramos con unos trocitos de albaricoque deshidratado.
No os va a defraudar, seguro.