Pollo con salsa de almendras y champiñones.

Un guisito de toda la vida, pollo con champiñones y zanahorias. Una salsa gordita y bien ligada que hace de este plato un bocado irresistible. 
Como todos los guisos, todavía está mejor al día siguiente de ser cocinado, lo que resulta bien cómodo, ya que podemos cocinarlo con antelación.
Lo mejor del otoño, los platos de cuchara y los buenos guisos que perfuman nuestras cocinas…

INGREDIENTES:

Pollo al gusto, champiñones enteros cortados a cuartos, zanahorias baby, 2 ramitos de tomillo fresco, 4 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 100 g. de almendras, medio vaso de vino blanco, sal, pimienta, 2 cucharadas de salsa de tomate, 1 litro de caldo de pollo y 2 cucharadas de aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos la cebolla cortada a daditos en una cazuela grande con 2 cucharadas de aceite de oliva y la pochamos a fuego lento, removiendo constantemente.
2- Agregamos 3 dientes de ajo chascados y las ramitas de tomillo fresco.


3- Añadimos el pollo troceado y salpimentado y doramos moviéndolo con una cuchara de madera.
4- Agregamos el vino blanco y dejamos evaporar unos minutos raspando bien el fondo de la cacerola con la cuchara de madera.
5- Ponemos los champiñones cortados a cuartos, las zanahorias baby, la salsa de tomate y agregamos el caldo de pollo.


6- Hacemos un majado con las almendras, un pellizco de sal y 1 diente de ajo y lo añadimos también a la cazuela.
7- Dejamos cocinar hasta que el pollo esté bien hecho y la salsa ligada. Rectificamos la sal si fuese necesario.

Anuncios

Albóndigas con salsa de champiñones al cava.

Estas son mis albóndigas de ternera acompañadas de una de las salsas que más me gustan para carne, “salsa de champiñones al cava “. Para hacerla, utilizo un vino espumoso italiano que me encanta. Mis padres  lo compran en una estupenda bodega portuguesa y yo tengo siempre alguna botella danzando por mi cocina.
Las albóndigas así cocinadas están muy buenas y son una estupenda guarnición para la pasta o el arroz blanco. A ver qué os parecen. 

INGREDIENTES:

Para las albóndigas:  400 g. de carne de ternera picada, sal, pimienta, 2 dientes de ajo, 1 rebanada  grande de pan de pueblo, medio vasito de leche, pan rallado y aceite de oliva.
Para la salsa:  1 cebolla, 1 diente de ajo, 1 vaso de vino espumoso o cava, sal, pimienta,1 cucharada sopera de salsa de tomate, agua, 300 g. de champiñones y 40 g. de almendras picadas.


ELABORACIÓN:

1- En un robot de cocina ( o con una picadora- batidora ) picamos finamente los 2 dientes de ajo.
2- Añadimos la rebanada de pan de pueblo remojada en medio vasito de leche y trituramos también.
3- Añadimos la carne salpimentada y mezclamos hasta conseguir una pasta con todos los ingredientes integrados uniformemente.


4- Formamos bolitas del mismo tamaño y las pasamos por pan rallado.
5- Freímos en abundante aceite de oliva hasta que se vean doraditas. Escurrimos sobre papel absorbente.


6- Para la salsa:  Picamos finamente la cebolla y el ajo y ponemos a pochar en una cazuelita o sartén honda.
7- Añadimos un vaso de cava o vino espumoso y dejamos cocinar a fuego medio.
8- Agregamos los champiñones cortados a láminas y mezclamos bien.
9- Añadimos una cucharada sopera de salsa de tomate, salpimentamos, añadimos un poco de agua y dejamos cocinar hasta que los champiñones estén bien hechos.


10- Agregamos las almendras molidas, mezclamos bien.
11- Trituramos la salsa con una batidora eléctrica e incorporamos las albóndigas que teníamos reservadas para que se cocinen unos minutos en esta salsa.
12- Si espesa demasiado añdimos algo más de agua y damos otro hervor.
13- Servimos solas o acompañadas de pasta, patatas fritas, arroz blanco o cualquier otra guarnición de nuestro agrado.

Pollo con champiñones a la tapenade.

La carne de pollo es una de las que más cocino en casa por su bajo contenido en grasas y la gran variedad de combinaciones que admite. Con un poco de tomillo y romero fresco, un simple filetito de pollo a la plancha desprende un aroma digno de tener en cuenta…
Esta receta que hoy os presento me ha gustado mucho.El pollo se deja unas horas en un adobo de hierbas frescas y vino blanco y se cocina a fuego lento después, incorporando al guiso una tapenade o pasta a base de anchoas, aceitunas,alcaparras, ajo y aceite. Es increible el aroma y el sabor de unos simples contramuslos deshuesados!!!

INGREDIENTES:

Contramuslos deshuesados y cortados en trozos, 2 dientes de ajo, 1 vaso de vino blanco, rama de tomillo fresco, rama de romero fresco,1 hoja de laurel, sal, pimienta, aceite de oliva virgen, champiñones , calabacín y tomatitos cherry.
Para la tapenade:  100 g. de aceitunas negras sin hueso, 1 diente de ajo, 1 latita de anchoas, 30 g. de alcaparras y un chorreón de aceite de oliva virgen.

ELABORACIÓN:

Ponemos el pollo deshuesado y cortado en trozos en un recipiente, lo salpimentamos y preparamos una marinada en la que mantendremos el pollo durante unas horas, dándole la vuelta de vez en cuando.
Para la marinada, mezclamos un vasito de vino blanco con 4 cucharadas de aceite de oliva virgen, la rama de tomillo y la de romero frescos, 2 dientes de ajo fileteados y el laurel.

Transcurridas un par de horas, retiramos el pollo de la marinada y con una cucharada de aceite lo doramos en una sartén grande unos minutos, añadimos la marinada a la sartén y cocinamos a fuego suave removiendo de vez en cuando y añadiendo un poco de agua si es necesario.

Cuando veamos que está casi terminada la cocción, añadimos el calabacín cortado a dados, los champiñones troceados y unos tomatitos cherry enteros. Seguimos cocinando a fuego suave.

Para la tapenade: trituramos las aceitunas negras junto con las alcaparras, las anchoas, el diente de ajo y un buen chorreón de aceite de oliva hasta conseguir una pasta suave.
Cuando veamos que el pollo y las verduritas están en su punto añadimos 4 cucharadas de tapenade a la sartén, mezclamos bien y dejamos dar el último hervor. Rectificamos la sal si fuese necesario y servimos.
Puede hacerse con antelación y mejora con el tiempo. Ya me contaréis.

Popietas de salmón con salsa tártara.


Vamos a preparar hoy un delicioso plato de pescado al que pueden apuntarse todos los miembros de la familia, se puede preparar con cualquier filete de nuestro pescado favorito, siempre que no tenga demasiadas espinas , para poder retirarlas con facilidad. Le ponemos una guarnición que nos guste y procuramos que la mayonesa para la salsa tártara sea casera, así, el éxito estará asegurado!!!
Yo he utilizado el salmón y como guarnición patatas y champiñones, cualquier combinación es válida si lo que valoramos es el gusto de nuestros comensales.




INGREDIENTES:

(Para 4 popietas ) :  4 filetes de salmón, 16 langostinos cocidos, orégano, sal y pimienta.
Para la salsa tártara : Mayonesa casera, aceite de oliva, pepinillos en vinagre, alcaparras, perejil y limón.
Para la guarnición:  Patatas pequeñas y champiñones.






ELABORACIÓN:

Procuraremos comprar unos filetes de salmón de igual tamaño, para que las popietas sean parecidas una vez cocinadas.
Les retiraremos la piel y las espinas cuidadosamente ayudándonos de pinzas o con un cuchillo afilado.
Salpimentamos los filetes de salmón y les ponemos un poquito de orégano.






Colocamos cada filete sobre una hoja de papel film, ponemos 2 langostinos pelados en cada extremo y enrollamos con ayuda del papel, encerrando el relleno.






Cerramos los bordes con una cuerda de bridar, dándoles forma de caramelo y cocemos a fuego lento las 4 popietas en una cazuelita con agua durante 7 minutos.
Dejamos templar antes de retirar el papel film.






 Para la salsa tártara :  prepararemos una mayonesa ligera a nuestro gusto y le añadiremos pepinillos en vinagre picados finamente , alcaparras , perejil picado y un chorrito de zumo de limón.
Hervimos las patatas en agua con sal y un diente de ajo.
Cortamos los champiñones en cuartos y los salteamos con un poco de aceite y ajo.



Emplatado:  Una popieta por persona acompañada de patatitas hervidas y champiñones. Salseamos y espolvoreamos con perejil picado.
Espero que os guste!!!

 

Ternera al estilo suizo.

De todos es conocida la gran calidad de la ternera suiza y la aficción de los suizos a comer ternera en filetes, rollos de carne o con diversas salsas.
 En esta receta , la ternera va cocinada con una deliciosa salsa de champiñones y acompañada de  rösti, unas maravillosas tortas doradas de patata rallada , que hasta hace no mucho tiempo , eran el desayuno de los campesinos suizos. La torta se servía en el centro de la mesa y todos comían del mismo plato.
Cada pueblo tiene su especialidad propia de rösti :  le añaden tocino, queso, cebolla, tiras de bacon, romero, comino … a la patata rallada y la cocinan con manteca, lo que le da al plato su apetitoso aspecto dorado.
INGREDIENTES:
( Para 4 personas): 700 g. de carne de ternera, 150 g. de champiñones, 100 g. de cebolla, 100 ml. de vino blanco, 200 ml. de caldo de ternera, 200 ml. de leche evaporada o nata líquida y aceite de oliva.
Para el rösti:
1 kg. de patatas, 50 g. de manteca, sal y pimienta.


ELABORACIÓN:
Para preparar los röstis, coceremos las patatas con piel durante 30 minutos. Las escurrimos, dejamos que se templen y las metemos al frigorífico para que se sequen dentro de su piel hasta el día siguiente, antes de pelarlas y rallarlas.
Al día siguiente, las pelaremos y rallaremos con un rallador de agujeros grandes sobre un plato.
Calentamos la manteca en una sartén y ponemos la patata rallada salpimentándola. Alisamos la superficie con el dorso de una cuchara y doramos el rösti  en la manteca caliente 8 minutos por cada lado.
Reservamos caliente hasta el momento de servir.
Ponemos la carne de ternera en una tabla de picar y la cortamos en lonchas finitas a lo largo con un cuchillo bien afilado. Reservamos las lonchas.
Lavamos los champiñones y los cortamos en cuartos.
Salteamos en una sartén con un poquito de aceite de oliva 100 g. de cebolla finamente picada y, a continuación añadimos los champiñones.Dejamos cocinar y cuando se vean hechos retiramos a un recipiente.
En la misma sartén salteamos la ternera salpimentada, desglasamos con el vino blanco.
Añadimos el caldo de ternera y dejamos que se cocine la carne y se reduzca la salsa unos minutos.
Por último, añadimos la nata, los champiñones reservados y mezclamos  bien todos los ingredientes, dejando que la salsa se caliente 5 minutos para que quede bien ligada.
Servimos enseguida  acompañando nuestro plato de ternera del rösti caliente.
Espero que os guste.


Pollo al vino tinto.

Una receta francesa : “coq au vin” , pollo cocinado en un vino tinto con cuerpo, rico en taninos, con zanahorias y un ramillete de hierbas que aromatizan la salsa . El coñac , el vino, la cebolla y el ajo consiguen una salsa deliciosa y espesa que vale la pena probar.
Como guarnición, el pollo lleva unas cebollitas salteadas , champiñones y bacon en tiras y patatas pequeñitas cocidas con perejil.
Un plato delicioso digno de la mejor mesa.

INGREDIENTES:

(para 5 personas): 1 kg. y medio de pollo o gallo, 6 cucharadas de aceite de oliva, 3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 1 ramita de tomillo, 1 cebolla, 3 zanahorias grandecitas, 50 ml. de coñac, 1 cucharada de harina, 6 granos de pimienta negra, 3 dientes de ajo, 1 litro y medio de vino tinto , sal.

Guarnición:
300 g. de patatas pequeñitas, 150 g. de cebollitas blancas, 3 cucharaditas de mantequilla, 100 g. de bacon ahumado en tiras, 200 g. de champiñones y sal.

ELABORACIÓN:

Salpimentamos el pollo y lo ponemos a dorar en una cazuela con 6 cucharadas de aceite de oliva, sofriéndolo a fuego vivo y dándole la vuelta para que se dore por todos lados uniformemente.

Añadimos las zanahorias cortadas en rodajas , el ramillete de hierbas ( perejil, tomillo , laurel )el ajo y la cebolla picada finamente.Calentamos durante unos minutos removiendo constantemente.
Espolvoreamos con harina y mezclamos muy bien.


Rociamos con coñac y añadimos la pimienta en grano.
Vertemos el vino tinto y lo cocinamos a fuego medio durante 40 minutos, con la cazuela tapada.
Mientras cocemos las patatas enteras sin piel en agua con sal y las reservamos calentitas, salpicadas con perejil picado .
Cocemos las cebollitas durante 10 minutos en agua con sal y las escurrimos bien.
A continuación las doramos en una sartén con un poco de mantequilla por ambos lados. Reservamos.
En otra sartén salteamos el bacon en tiras junto con los champiñones cortados en cuartos, hasta que estén doraditos. Reservamos.
Retiramos la carne a una bandeja dónde podamos reservarla caliente y ponemos la salsa a reducir a fuego fuerte, hasta que se quede bien espesita.
Rectificamos la sal.
Para emplatar pondremos el pollo acompañado de las cebollitas, patatas y champiñones con bacon.
Salsearemos y espolvorearemos con perejil picado.
A disfrutar!!!

Risotto al azafrán con láminas de champiñón.

Hoy os quiero presentar este delicioso risotto que he cocinado siguiendo al pie de la letra la receta del maestro Ferrán Adriá, sale delicioso. Me han regalado el libro “La comida de la familia” ( Ferrán Adriá y el equipo de el Bulli ) y me tiene fascinada, os lo recomiendo. Explica con todo lujo de detalle unas recetas fáciles para hacer en casa , con unos paso a paso magníficos y estupendas fotografías.
Creo que voy a probar todas sus recetas, desde la primera hasta la última.
INGREDIENTES:
(para 2 personas):  3 champiñones medianos, media cucharada de mantequilla de buena calidad, 30 g. de Parmesano rallado, media cucharadita de zumo de limón, 600 ml. de caldo de pollo, 180 g. de arroz para risotto ( en grandes superficies se encuentra fácilmente), un buen pellizco de azafrán, media cucharada de cebolla cortada en daditos, 2 cucharadas de aceite de oliva, 3 cucharadas de vino blanco, sal y pimienta negra.
ELABORACIÓN:
Ponemos el azafrán envuelto en un trocito de papel de aluminio y lo tostamos en la sartén, procurando que no se queme.
Pelamos y picamos la cebolla en daditos pequeños y la ponemos en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. La rehogamos a fuego muy lento para que se ablande y no coja color.
Cuando está la cebolla blandita añadimos 3 cucharadas de vino blanco y desglasamos, dejando reducir.
Ponemos el arroz y rehogamos durante 3 minutos, removiendo constantemente con una cuchara de madera.
Vamos mojando el arroz con el caldo de pollo caliente, debemos ir añadiendo poco a poco el caldo y removiendo constantemente para que no se pegue.
El caldo que vamos añadiendo debe estar caliente, por lo que es útil tenerlo en un cacito aparte al fuego.
Incorporamos el azafrán tostado y seguimos cocinando .
Limpiamos bien los champiñones con agua , los secamos cuidadosamente y los cortamos en laminillas muy finas con una mandolina o con un cuchillo afilado.
Cuando el arroz esté cocido ( unos 15 minutos ), añadimos media cucharada de mantequilla y 30 g. de Parmesano rallado y removemos para que se integre y quede cremoso.
Ponemos a punto de sal, pimienta negra y media cucharadita de zumo de limón.
Servimos el risotto en el plato y repartimos por encima las finas laminillas de champiñón, de modo que la temperatura del arroz “cueza” ligeramente las setas.
Se sirve recién hecho. Espero que os guste.
En casa nos ha gustado a todos, pequeños y mayores.
Sólo faltan 3 días para el sorteo. Aquí os podéis apuntar.

Lubina del Mediterráneo con ñoras

La primera vez que comí una lubina como esta fue en casa de Pepe y Esperanza, en La Torre de la Horadada, una localidad mediterránea próxima a Murcia. Nuestro amigo Pepe la compró en la mejor pescadería de la zona y nos la preparó con todo su esmero. Allí a su lado aprendí a prepararla y hoy es un clásico en mi casa. No siempre tengo lubina salvaje, pescada en el mar mediterráneo, pero hoy sí, nuestro pescador particular ( Chema) , apareció con cinco hermosas lubinas y las hemos preparado al modo de Pepe. Su sabor en nada se parece a las de piscifactoría, es suave y delicioso, incrementado por las ñoras y los ajos confitados, un placer irresistible.

INGREDIENTES:  2 ó 3 lubinas salvajes (en su defecto, de piscifactoría), 6 ñoras, 8 ó 9 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, sal, patatas y champiñones para acompañar. Perejil para adornar.

ELABORACIÓN: en una pequeña sartén ponemos a confitar los ajos pelados y fileteados a fuego muy pero que muy lento, con bastante aceite de oliva virgen. Los ajos deben ir soltando todo su sabor en el aceite y cocinándose muy lentamente, sin dorarse.
A media cocción incorporamos las ñoras troceadas y sin las semillas. Seguimos cocinando a fuego lento. Observaremos que el aceite toma un color naranja por las ñoras y que hay un aroma irresistible en toda la casa.
Preparamos las lubinas bien limpitas y abiertas con la sal puesta en una placa de horno y vertemos la salsa hecha con los ajos y las ñoras por encima, regándolas bien y reservando un poco de salsa para después.
Horneamos a fuego medio hasta que el pescado esté hecho a nuestro gusto .
Como guarnición yo he preparado unas patatas con champiñones, fritas en un buen aceite y regadas con un poco de salsa de ajos y ñoras.
Este plato debe servirse recién hecho y calentito.

Espero que os haya gustado y os animéis a probarlo.

Crepes rellenos de setas y trigueros

                          
Hoy toca crepes, un entrante sencillo y resultón que nos gusta mucho en casa. Dulces o salados, nadie protesta…

INGREDIENTES: 4 huevos, pizca de sal, 250 g. de harina, medio l. de leche y 20 g. de mantequilla derretida y fría.  Para el relleno, en este caso, he utilizado espárragos trigueros, níscalos y champiñones laminados. Harina , leche, aceite y sal, para la bechamel que los cubre.
ELABORACIÓN: ponemos en un cuenco los ingredientes de los crepes y, con unas varillas mezclamos bien hasta que se integren y no queden grumitos.
A continuación ponemos una sartén al fuego con un poquito de mantequilla y vamos vertiendo un cucharón de pasta , lo extendemos girando la sartén y , cuando cuaje, damos la vuelta al crepe hasta que dore ligeramente. Sacamos y reservamos en un plato . Así hasta agotar toda la pasta de crepes.
Después rellenamos a nuestro gusto. En mi caso, salteé unos trigueros y unos níscalos y champiñones con un poco de aceite, sal y ajo picado. Cuando estuvieron pochaditos, rellené los crepes y los cubrí con un poco de salsa bechamel, que se hace en una sartén con un chorrito de aceite, se pone una cucharada hermosota de harina, se dan unas vueltas y poco a poco se añade leche  y se va removiendo hasta obtener la textura de salsa deseada. Ponemos sal y pimienta o nuez moscada y salseamos los crepes.
A la mesa.