Asado de cordero. Receta navideña.


Vamos a elaborar un asado de cordero que resulta magnífico como plato principal cuándo son muchos los que se sientan en nuestra mesa y necesitamos manos libres para elaborar los entrantes y postres y queremos disfrutar de nuestros invitados.
Este asado se hace solito en el horno, sólo tenemos que vigilarlo y regarlo con su jugo de vez en cuándo.
Veréis que es una receta muy cómoda y con un resultado fabuloso. No me queda más remedio que recomendároslo con insistencia.
Asado típicamente navideño, ideal para compartir con la familia y apto para todos los públicos. Vereis.


INGREDIENTES:

1 paletilla de cordero para cada 3 ó 4 personas, 2 ó 3 patatas por persona, 100 g. de manteca de cerdo ibérica, 1 cabeza de ajos, 1 vaso de vino blanco de buena calidad, 350 ml. de agua, 3 cucharadas soperas de piñones, sal, pimienta negra molida, romero, tomillo, hierbas provenzales y 2 cucharadas soperas de miel.

ELABORACIÓN:

1- Salpimentamos la (o las) paletillas de cordero. La pincelamos por ambas caras con manteca de cerdo, utilizando una brocha de cocina.
2- La ponemos en una bandeja profunda apta para horno con la parte externa de la paletilla colocada hacia abajo.


3- Alrededor de la carne ponemos las patatas peladas y cortadas a la mitad longitudinalmente.
4- Ponemos sal y pimienta a las patatas.
5- Agregamos los dientes de ajo pelados enteros y los repartimos sobre la carne y las patatas.

6- Añadimos el vino blanco y el agua al fondo del recipiente.
7- Ponemos sobre la carne y las patatas: tomillo, hierbas provenzales y romero al gusto.
8- Agregamos los piñones y metemos al horno a 180 grados, calor arriba y abajo, sin ventilador.
9- Transcurridos 30 minutos, damos la vuelta a la paletilla y regamos las patatas con el jugo que se va soltando.


10- Pincelamos la paletilla con 2 cucharadas soperas de miel y metemos al horno de nuevo durante otros 30 minutos. Transcurrido este tiempo las patatas y la carne deberían estar bien hechas y con un bonito color dorado. Si no es así ( ya que cada horno es distinto ), dejamos 5 minutos más y comprobamos la cocción.
11- Servimos caliente en la misma fuente de hornear o cortado en trozos en raciones individuales.

Anuncios

Carrilleras al Oporto.


Un  guisito de ternera con salsa de vino de Oporto elaborado a fuego lento, para que la carne y las hortalizas vayan cocinándose en su jugo, sin prisas… El resultado se nota. La carne suave y melosa. Una salsa aromática y contundente, ideal para acompañar a este tipo de carne o incluso a alguna pieza de caza, exquisita.
He acompañado mis carrilleras de puré de patatas, aunque la pasta o el arroz también serían un buen acompañamiento.

INGREDIENTES:

1 kg. de carrilleras, medio pimiento rojo, 3 zanahorias, 1 cebolla grande, 3 dientes de ajo, sal, pimienta negra, 250 ml. de vino tinto de buena calidad, 250 ml. de vino de Oporto, 80 g. de harina, 1 l. de caldo de carne, aceite de oliva. 

ELABORACIÓN:

1- Salpimentamos y pasamos por harina las carrilleras. 
2- Ponemos en una cazuela algo de aceite de oliva y las doramos por ambos lados a fuego medio. Reservamos.
3- En el mismo aceite, salteamos la cebolla cortada a daditos pequeños, el ajo picado, el pimiento picado finito y la zanahoria troceada. 


4- Una vez pochadas las verduras, añadiremos el vino tinto y el vino de Oporto. Dejamos cocinar 5 minutos.
5- Agregamos la carne a la cazuela. 
6- Cubrimos con caldo de carne y dejamos cocinar a fuego medio por espacio de hora y media o algo más, hasta que la carne esté tierna.


7- Podemos triturar las hortalizas con el caldo si deseamos una salsa más espesa o servir tal cual, acompañando la carne y hortalizas de puré de patatas.

Ravioli caseros de carne y calabaza.

Hoy vamos a preparar unos ricos ravioli caseros rellenos de una salsa boloñesa espesita enriquecida con calabaza. La pasta elaborada en casa es absolutamente deliciosa y una vez le cogemos el truquillo y aprendemos el método, su elaboración no reviste gran complicación. Podemos enriquecer nuestra  masa de pasta añadiendo orégano y albahaca picados. Utilizando aceite de ajo o guindilla la aromatizaremos y obtendremos sorprendentes resultados. Los rellenos son tantos y tan variados como nuestra imaginación nos indique: Espinacas y ricota, champiñones con pollo, carne y berenjenas, tomate y mozarella…


INGREDIENTES:

Para la masa de ravioli:  500 g. de harina de trigo, 3 huevos, 1 cucharadita de sal fina, 4 cucharadas de aceite y agua ( la cantidad es orientativa, ya que cada harina admite distinta cantidad de agua según la humedad del ambiente, según el tipo de harina que sea, etc… En este caso, he utilizado 9 cucharadas soperas de agua). Lo que buscamos es obtener una masa elástica y manejable, que no se pega nada a las manos.
1 Huevo batido para pincelar los ravioli.
Para el relleno: 200 g. de carne de ternera picada, 70 g. de calabaza, media cebolla, sal, pimienta, orégano, 3 cucharadas de aceite de oliva y salsa de tomate al gusto.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina, los huevos y la sal en la amasadora. Añadimos el aceite y el agua y amasamos durante 1 par de minutos, hasta que los ingredientes se vean bien integrados.
2- Debemos obtener una masa elástica y manejable, nada pegajosa. Si no es así, añadiremos 1 ó 2 cucharadas más de agua y amasaremos 1 minuto más.
3- Tapamos la bola de masa con film y dejamos reposar a temperatura ambiente durante media hora, tiempo que aprovecharemos para preparar el relleno de los ravioli.

Relleno: 

1- Ponemos en una sartén el aceite,  la cebolla y la calabaza cortadas en dados pequeños. Pochamos hasta que estén blanditas.
2- Añadimos la carne picada salpimentada y ponemos algo de orégano. Mezclamos bien y añadimos salsa de tomate al gusto. 
3- Dejamos cocinar durante 8 minutos más o menos, removiendo de vez en cuando. Necesitamos un relleno bastante espesito para poder rellenar los ravioli convenientemente. 
4- Cortamos la bola de masa en 4 partes y la extendemos sobre una superficie ligeramente enharinada con un rodillo, dejando un grosor de 1 milímetro y medio más o menos.
5- Cortamos tiras de masa ( cortador para raviolis) y hacemos cuadraditos de 4 cm. de lado.


6- Pincelamos cada ravioli con huevo batido y colocamos un poco de relleno en el centro. Tapamos con otro cuadradito de masa y presionamos ligeramente los extremos con los dedos para sellar el ravioli.
7- Cocemos los ravioli en abundante agua hirviendo con sal, durante 7 u 8 minutos, hasta que se vean tiernecitos.
8- Los escurrimos y servimos acompañados de la salsa que más nos agrade.

Canelones de ternera, champiñones y calabaza.

Unos buenos canelones de ternera no pueden faltar en un recetario que se precie. Cada uno los preparamos a nuestro estilo, adaptándolos al gusto de la casa y los comensales. Lo cierto es que resulta un plato estupendo y apetecible, apto para todos los públicos y muy sencillo de elaborar.
El secreto está en preparar una estupenda bolognesa, con buena salsa de tomate y alguna verdurita que enriquezca el sabor y aporte jugosidad. Muy importante la bechamel en su punto, ni demasiado espesa ni demasiado líquida, sin grumos. Y, por último, nuestro queso favorito para darles a los canelones el toque final gratinado.


INGREDIENTES:

Placas de pasta para canelones, 400 g. de ternera picada de buena calidad, 100 g. de champiñones laminados, 100 g. de calabaza en dados, 1 cebolla mediana, orégano, albahaca, aceite de oliva, sal, pimienta y buena salsa de tomate.
Para la bechamel: 40 g. de mantequilla, una cucharada sopera de aceite de oliva, 2 cucharadas soperas colmadas de harina, 350 ml. de leche, sal y un pellizco de nuez moscada.
Queso rallado o en polvo para gratinar.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos a pochar la cebolla cortada finita con dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén.
2- Cuando esté blandita añadimos la salsa de tomate, el orégano y la albahaca y mezclamos muy bien.
3- Añadimos los champiñones laminados y la calabaza en daditos y seguimos cocinando.


4- Cuando las verduras estén en su punto, añadimos la ternera picada salpimentada y dejamos cocinar 7 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando.

5- Cocemos las placas de pasta para canelones o las remojamos en agua caliente, según indique el fabricante. Escurrimos bien y ponemos sobre una mesa de trabajo.
6- Rellenamos las placas de pasta, damos forma a los canelones y los colocamos sobre una fuente apta para horno.


7- Bechamel:  Ponemos en un pequeño cazo 1 cucharada sopera de aceite y 40 g. de mantequilla. Mezclamos bien y en cuanto se derrita la mantequilla, añadimos 2 cucharadas soperas colmadas de harina y mezclamos para que se tueste un poco ( sin que se queme).

Poco a poco añadiremos la leche al mismo tiempo que removemos con unas varillas, para evitar que se formen grumos.
Añadimos sal y un pellizco de nuez moscada.
En cuanto consigamos la textura deseada retiramos del fuego.


8- Sobre los canelones ponemos salsa bechamel y algo de salsa de tomate.
9- Cubrimos con nuestro queso favorito ( rallado o en polvo ) y gratinamos unos minutos, hasta que el queso funda y se vea doradito.

Empanada de carne en espiral

Os presento una empanada algo diferente a las que acostumbro a hornear en casa y que me ha gustado muchísimo. Aunque su elaboración es algo más laboriosa, creo que vale la pena el trabajo.
Destacaría su masa. Es tremendamente fácil de trabajar, muy elástica y manejable, no se pega nada y su textura una vez horneada es fabulosa, así que tengo que recomendarla mucho.
En cuanto al relleno, ya sabéis que con un buen sofrito de base, las empanadas admiten casi cualquier cosa, así que las adaptamos al gusto de nuestras casas y acierto seguro!!!
                                                                                                                               Fuente: ” Isasaweis”


INGREDIENTES:

400 g. de ternera picada, 4 dientes de ajo, 1 cebolla grande, medio pimiento rojo, una cucharadita de pimentón dulce, sal, pimienta molida, 1 buen chorrito de vino blanco y salsa de tomate al gusto.



ELABORACIÓN:

1- Picamos muy bien la cebolla, el ajo y el pimiento y los ponemos en una sartén con un poquito de aceite de oliva a pochar hasta que estén bien blanditos.
2- Ponemos un buen chorrito de vino blanco y dejamos cocinar.
3- Añadimos una cucharadita de sal y otra de pimentón dulce. Mezclamos muy bien.


4- Agregamos la salsa de tomate y movemos.

5- Por último, añadimos a la sartén la carne picada ya salpimentada y con 2 dientes de ajo chascados.
6- Retiramos del fuego y reservamos.
7- Masa:  275 g. de harina de fuerza, 275 g. de harina de trigo, 20 g. de levadura fresca, 250 ml. de agua tibia, 100 ml. de aceite de oliva suave y una cucharadita de sal.

8- Ponemos en un recipiente hondo el agua tibia y añadimos la levadura. Removemos hasta que se disuelva por completo.
9- Añadimos el aceite de oliva y mezclamos.
10- Agregamos ahora los ingredientes sólidos:  Harinas y sal.
11- Mezclamos hasta formar una bola de masa con todos los ingredientes integrados.
12- Tapamos y dejamos reposar hasta que doble tamaño, 1 hora más o menos.
13- Estiramos la masa con un rodillo y cortamos tiras de 6 cm. de ancho.
14- Colocamos en el centro de cada tira el relleno que teníamos reservado.

15- Cerramos muy bien las tiras de masa presionando los bordes para que no se salga el relleno.
16- Vamos colocando las tiras en una bandeja de horno con papel vegetal dándole forma de espiral, enrollándolas sobre sí mismas.
17- Procedemos de la misma manera hasta agotar toda la masa.
18- Pintamos con huevo batido y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que esté doradita.
Os gustará, probad!!!

Que nadie se despiste y se quede en casa el día 23 de Febrero. Hay que apuntarse a la quedada de blogguers murcianos…Corriendo a ver los detalles aquí
¡¡¡Lo pasaremos pipa!!!


Zorza con patatas.

Este platito lo he preparado en honor de mi hija Julia, que a sus 7 añitos ha descubierto por vez primera este verano la deliciosa zorza gallega y se quedó totalmente cautivada, hasta tal punto que la pedía en cualquier sitio que visitábamos para comer, cenar o tapear. Creo que pocas veces he visto comer con más placer a Julia un plato de carne, así que, ahora que hemos vuelto a Murcia y por aquí no es posible encontrarla, yo misma se la he preparado y he pasado la prueba con nota, menos mal… 
Mientras la cocinaba se presentó en la cocina preguntándome qué era lo que olía tan bien, que no podía concentrarse con ese aroma…Para comérsela, no me digáis que no…

INGREDIENTES:

1 buen trozo de lomo de cerdo, sal, orégano, aceite de oliva virgen, pimentón dulce, vino blanco de buena calidad y una cabeza de ajos.
Patatas para acompañar.

ELABORACIÓN:

Cortamos el lomo en trozos pequeños, procurando que sean todos del mismo tamaño.
Lo colocamos en un recipiente hermético y añadimos sal, orégano, 4 cucharadas soperas de pimentón dulce, 1 cabeza de ajos sin piel cortados en láminas , un buen chorro de vino blanco y otro de aceite de oliva virgen.
Se trata de hacer un adobo al gusto de vuestros catadores, con más o menos vino, con más o menos pimentón, añadiéndole un poquitín de pimentón picante si os gusta, en fin…Hay que ir probando hasta conseguir el adobo que más se ajuste a vuestros gustos.


Mantendremos la carne en este adobo por espacio de 3 días al menos, en la nevera claro, destapando el recipiente y removiendo de vez en cuando para que se adobe correctamente.
Transcurrido este tiempo, ponemos una sartén al fuego y freimos la zorza a fuego medio, hasta que se vea en su punto. El aroma es irresistible!!!

Importante cocinarla a fuego medio y remover constantemente, ya que si el pimentón del adobo se nos tuesta excesivamente o se quema nos cargamos el plato!!!
La carne ha de quedar en su punto, bien tierna.

Acompañamos la zorza de unas patatas fritas que harán las delicias de pequeños y mayores.
Probad, ya veréis que buena está la zorza!!!
Y si vais a Galicia no os olvidéis de pedir zorza, en casi cualquier sitio la tienen y de extraordinaria calidad.

Lasaña.

Un plato que siempre triunfa en casa es la lasaña, se apuntan pequeños y mayores, recién hecha, calentita e incluso fría. Yo la hago al gusto de mis catadores, con bastante carne y tomate, las verduritas picadas finamente y sin abusar de la bechamel, para que nadie proteste. Una buena capa de queso rallado y , al horno a gratinar.
La verdad es que con las placas de pasta que sólo necesitan remojarse para estar perfectas y la inestimable ayuda de un buen robot de cocina que haga la salsa y la carne, no hay  excusa, se hace en muy poco tiempo y apenas sin manchar .
Podemos ponerle infinidad de rellenos, os muestro la más sencilla y la que preparo más a menudo. Lasaña casera, marchando!!!

INGREDIENTES:

( Para 2 cazuelitas , 4 personas):  600 g. de carne picada mezcla de cerdo y ternera, salsa de tomate ( si es casera mejor ), media cebolla, 1 zanahoria grandecita, 4 ó 5 trigueros, sal, pimienta, aceite de oliva, placas para lasaña Gallo, queso rallado.
Para la bechamel :  3 cucharadas soperas de harina de trigo, sal, nuez moscada, una nuez de mantequilla y leche fría.

ELABORACIÓN:

Ponemos las placas de pasta a hidratar en agua caliente durante 20 minutos .
Mientras prepararemos el relleno para la lasaña.
Para ello suelo utilizar la Tx, pero se puede hacer a mano, en una sartén o cazuelita exactamente igual.
Ponemos el el vaso 50 g. de aceite de oliva, programamos: 1 minuto, 120 grados, velocidad 1.

Añadimos la cebolla y programamos: 6 minutos, 120 grados, velocidad 1.
Ponemos la zanahoria , los trigueros troceados, 300 g. de salsa de tomate y una cucharadita de sal.
Programamos 5 minutos, 120 grados, velocidad 1.

Añadimos la carne picada salpimentada y programamos 9 minutos, 120 grados, velocidad 2.
Ya tenemos listo el relleno para nuestra lasaña.
Sólo nos queda montarla y gratinar.

Colocamos una capa de relleno sobre el fondo de las cazuelitas, cubrimos con las placas de pasta bien escurridas de agua y vamos alternando pasta y relleno hasta completar las cazuelitas.

Para la bechamel: Ponemos en una pequeña sartén una nuez de mantequilla y cuando se derrita añadimos 3 cucharadas soperas de harina y movemos con una cuchara de madera, pra que se tueste, sin quemarse.
Vamos añadiendo la leche fría, un pellizco de nuez moscada y una cucharadita de sal.
Movemos con unas varillas  hasta que espese. Si es necesario añadiremos más leche poquito a poco, hasta obtener la consistencia deseada.

Ponemos una capa fina de bechamel sobre la lasaña y espolvoreamos con queso rallado abundantemente. Gratinamos unos minutos para que el queso se funda y tome un bonito color dorado.
A disfrutar!!!

Carrilleras a la jardinera.

Vamos a preparar hoy un guisito maravilloso, de los que más me gustan, con muchas verduritas que enriquecen la salsa y aderezado con hierbas aromáticas y buen vino tinto.
Las carrilleras así cocinadas, a fuego lento, chup, chup, sin prisas y con cariño, resultan una de las carnes más tiernas que conozco, un placer para el paladar. Acompañadas de champiñones, guisantes tiernos y patatas fritas tendremos un plato redondo, del gusto de toda la familia.
Espero que os guste  a vosotros también, así lo hago yo:
INGREDIENTES:
1 carrillera de cerdo por persona ( son bastante grandes, Mercadona ), 1 cebolla grande, 3 dientes de ajo, medio pimiento verde, medio pimiento rojo, 2 pimientos choriceros, una cucharadita de pimentón dulce, ramillete de tomillo fresco, 2 hojas de laurel, medio vasito de vino tinto de buena calidad, 6 cucharadas de salsa de tomate, aceite de oliva, sal y caldo de carne ( casero o en pastillas ).
Para acompañar:  guisantes tiernos, patatas fritas, champiñones y zanahorias.
ELABORACIÓN:
Ponemos en una cazuela bien amplia un poco de aceite de oliva y añadimos la cebolla cortada en cubitos pequeños y los dientes de ajo picados finitos.
Añadimos los pimientos cortados en cubitos y dejamos pochar suavemente , a fuego lento, hasta que veamos que están blanditos.
Ponemos una cucharadita de pimentón dulce y damos unas vueltas para mezclarlo bien. Añadimos la salsa de tomate, el ramillete de tomillo, el laurel y la pulpa de 2 pimientos choriceros ( previamente hidratados en agua caliente ). Mezclamos todos estos ingredientes.
Añadimos las carrilleras a la cazuela y dejamos que se doren un poco por cada lado, moviendo y mezclando con la cuchara de madera.
Las regamos con medio vaso de vino tinto y dejamos que el alcohol se evapore unos minutos.
Cubrimos con caldo de carne o agua en su caso ( y añadimos 2 pastillas de caldo de carne ) y rectificamos la sal.
Dejamos cocinar a fuego medio durante algo más de una hora, hasta que veamos que la carne está tierna y se despega del hueso con facilidad.
Quince minutos antes de completar la cocción añadiremos las zanahorias peladas y cortadas al bies.
Unos minutos después agregamos a la cazuela los champiñones fileteados y los guisantes, que en apenas 4 minutos estarán en su punto.
Freimos unas patatas cortadas en dados pequeños para acompañar las carrilleras y emplatamos:
Una carrillera por persona con verduritas y patatas regadas con esta deliciosa salsa.
A disfrutar!!!

Solomillo al Oporto con manzanas.

Pensando en las reuniones familiares que se avecinan he preparado un solomillo al Oporto que queda delicioso y sin complicaciones ni ingredientes raros.
La idea la he visto en “Lecturas” y la he adaptado al gusto de mi casa y de mis comensales.
Me ha gustado mucho el resultado. Espero que os pueda ayudar a la hora de elegir  vuestros menús navideños. 
INGREDIENTES:
Solomillo de cerdo (el mío me ha dado para 3 filetes por persona, era gigante…),1 vaso de Oporto, 4 manzanas reineta, 1 limón, 1 palito de canela, miel de romero ( Int-Salim), canela molida, semillas de sésamo, aceite de oliva virgen, mantequilla, sal y pimienta.
Coles de Bruselas para  guarnición.

ELABORACIÓN:

Pelamos las manzanas, las cortamos en gajos y las rociamos con zumo de limón para evitar que se oxiden.
Calentamos 2 cucharadas de mantequilla en una sartén y ponemos a dorar los gajos de manzana. Cuando empiecen a tomar color, añadimos un buen chorro de miel, un trozo de piel de limón y el palito de canela.

Cocinamos las manzanas unos minutos , hasta que estén blanditas, pero sin deshacerse. Salpimentamos y añadimos un pellizco de canela molida.
Retiramos del fuego y reservamos.

Ponemos una cazuela al fuego con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y cuando esté bien caliente doramos los solomillos durante 2 minutos por cada lado. Los vamos girando para que se doren por todo uniformemente.
Deben quedar rosaditos por dentro.

Los retiramos del fuego, salpimentamos y los ponemos en un plato grande con semillas de sésamo, haciéndolos rodar para que se rebocen de semillas.
A continuación, los cortamos en rodajitas de un dedo de grosor.

Vertemos el Oporto en la cazuela dónde hemos dorado los solomillos y desglasamos los jugos de la cocción de la carne removiendo con una cuchara de madera. Dejamos reducir el Oporto a fuego fuerte hasta que espese. Retiramos del fuego y reservamos.

Sólo nos queda montar el plato. Ponemos el solomillo loncheado, los gajos de manzana , una guarnición que nos guste ( yo coles de Bruselas ) y salseamos con la reducción de Oporto.
Se sirve recién hecho. Que lo disfrutéis.

 Hoy he recibido la primera postal navideña , me ha hecho muchísima ilusión porque es de un amigo “blogero” y la pondré debajo de nuestro árbol en un lugar especial. Es mi primera navidad con blog y acabo de darme cuenta de que he alcanzado los 500 seguidores en 7 meses, es increible, estoy muy emocionada.



¿Qué he hecho yo para merecer esto?…
Muchísimas gracias a todos. Esto hay que celebrarlo.

Migas de harina.

Uno de los platos de la gastronomía murciana que más llamó mi atención cuando llegué a esta bendita tierra fueron las Migas. En Galicia son totalmente desconocidas y, aunque había oido hablar de ellas, jamás las había probado.
Cuando llueve en Murcia, cosa que sucede bastante poco, en muchos hogares murcianos se toman migas, solas o acompañadas de uvas , sardinas saladas…Y también suele ser plato habitual en las reuniones campestres de amigos, en torno a la enorme sartén dónde se preparan, se comparten risas y confidencias…
Mi amiga Ana , murciana de pura cepa y magnífica cocinera, me dio su receta y es la que preparo habitualmente en mi casa. Os la quiero presentar.
INGREDIENTES:

250 g. de longaniza roja, 250 g. de salchicha, 150 g. de panceta veteada o tocino, morcilla ( opcional), 3 ñoras, 1 pimiento rojo, 1 cabeza de ajo, 1 manojo de ajos tiernos, aceite de oliva, medio kg. de harina, medio litro de agua y sal.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar todos los ingredientes en recipientes individuales para ir añadiéndolos a la sarten en el momento adecuado.
Troceamos las ñoras y les quitamos las semillas.
Cortamos el pimiento en trozos regulares.
Limpiamos bien los ajos tiernos , retirándoles la capita de fuera y desechando las hojas de arriba.
Cortamos en trocitos la salchicha y la longaniza.
El tocino, en pequeñas tiritas.
Ponemos una sartén bien grande al fuego con un poco de aceite de oliva y empezamos a freir los ingredientes por separado, ya que cada uno tiene su punto de cocción.
Freimos los ajos, las ñoras, los ajos tiernos, el pimiento,  la panceta y  por  último,  la salchicha y la longaniza.
Los retiramos a un recipiente y reservamos.

Retiramos el aceite de la sartén, dejando sólo tres o cuatro cucharadas y ponemos el agua y la sal.
En el momento que empiece a hervir, añadimos la harina y comenzamos a moverla con una rasera o cucharón de madera, rápidamente y con movimientos envolventes, para que no se pegue al fondo de la sartén.

Poco a poco se irán formando las migas al mezclarse bien la harina con el agua y aceite.
Debemos seguir moviéndolas enérgicamente y troceándolas con la rasera al mismo tiempo, hasta que estén bien cocinadas y sean del tamaño que nos guste.
Yo he cocinado migas para 4 personas y he tardado unos 20 minutos en conseguir el punto adecuado.
Cuando están en su punto, añadimos la carne y los ajos, pimientos,etc, que habíamos reservado y movemos con la cuchara de madera para que se mezclen bien.
Servimos recién hechas.
Espero que os gusten.