Canelones de setas y atún.

Unos canelones muy suculentos y apetecibles, ideales para una cena ligera y muy completos. Van rellenos de setas variadas y atún con suave bechamel.
Ligeros y sabrosos, espero que os animeis a probarlos y vereis que resultan deliciosos. Su relleno es tan jugoso que por sí solo ya es una delicia y así presentado en unos canelones… Me encanta.


INGREDIENTES:

1 cebolla, 1 diente de ajo, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva, 250 g. de setas variadas, sal, pimienta negra molida, nuez moscada, 1 bote de leche evaporada, 1 nuez de mantequilla, 2 rodajas de atún ( fresco o congelado) y 1 paquete de placas para canelones.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos en pequeñísimos daditos la cebolla  y la ponemos a pochar en una sartén con 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
2- En otra sartén salteamos las setas variadas 3 ó 4 minutos con una cucharada de aceite de oliva y el diente de ajo fileteado. Salpimentamos y reservamos.
3- Cuándo la cebolla esté bien pochada, agregamos el atún cortados en daditos muy pequeños y mezclamos muy bien con la cebolla. Salpimentamos.
4- Cocinamos el atún un par de minutos junto con la cebolla y agregamos a la sartén las setas salteadas que teníamos reservadas.

5- Mezclamos todo y retiramos del fuego. Reservamos.
6- Remojamos las placas de canelones en agua caliente, siguiendo las instrucciones del fabricante. Las escurrimos transcurridos unos 15 minutos y las colocamos sobre una mesa de trabajo.
7- Ponemos en un pequeño cazo, 3 cucharadas soperas de harina y una nuez de mantequilla. Mezclamos con una cuchara de madera a fuego lento.
8- Añadimos un buen pellizco de nuez moscada, media cucharadita de sal y una pizca de pimienta negra molida.


9- Poco a poco agregamos la leche evaporada y movemos constantemente con unas varillas hasta que la salsa espese y logremos la consistencia que nos gusta (más o menos espesa).
10- Agregamos parte de esta salsa bechamel a la mezcla de setas y atún. Mezclamos bien.
11- Montamos el plato:  Rellenando los canelones con la mezcla reservada y salseando con bechamel a nuestro gusto.

Canelones de ternera, champiñones y calabaza.

Unos buenos canelones de ternera no pueden faltar en un recetario que se precie. Cada uno los preparamos a nuestro estilo, adaptándolos al gusto de la casa y los comensales. Lo cierto es que resulta un plato estupendo y apetecible, apto para todos los públicos y muy sencillo de elaborar.
El secreto está en preparar una estupenda bolognesa, con buena salsa de tomate y alguna verdurita que enriquezca el sabor y aporte jugosidad. Muy importante la bechamel en su punto, ni demasiado espesa ni demasiado líquida, sin grumos. Y, por último, nuestro queso favorito para darles a los canelones el toque final gratinado.


INGREDIENTES:

Placas de pasta para canelones, 400 g. de ternera picada de buena calidad, 100 g. de champiñones laminados, 100 g. de calabaza en dados, 1 cebolla mediana, orégano, albahaca, aceite de oliva, sal, pimienta y buena salsa de tomate.
Para la bechamel: 40 g. de mantequilla, una cucharada sopera de aceite de oliva, 2 cucharadas soperas colmadas de harina, 350 ml. de leche, sal y un pellizco de nuez moscada.
Queso rallado o en polvo para gratinar.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos a pochar la cebolla cortada finita con dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén.
2- Cuando esté blandita añadimos la salsa de tomate, el orégano y la albahaca y mezclamos muy bien.
3- Añadimos los champiñones laminados y la calabaza en daditos y seguimos cocinando.


4- Cuando las verduras estén en su punto, añadimos la ternera picada salpimentada y dejamos cocinar 7 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando.

5- Cocemos las placas de pasta para canelones o las remojamos en agua caliente, según indique el fabricante. Escurrimos bien y ponemos sobre una mesa de trabajo.
6- Rellenamos las placas de pasta, damos forma a los canelones y los colocamos sobre una fuente apta para horno.


7- Bechamel:  Ponemos en un pequeño cazo 1 cucharada sopera de aceite y 40 g. de mantequilla. Mezclamos bien y en cuanto se derrita la mantequilla, añadimos 2 cucharadas soperas colmadas de harina y mezclamos para que se tueste un poco ( sin que se queme).

Poco a poco añadiremos la leche al mismo tiempo que removemos con unas varillas, para evitar que se formen grumos.
Añadimos sal y un pellizco de nuez moscada.
En cuanto consigamos la textura deseada retiramos del fuego.


8- Sobre los canelones ponemos salsa bechamel y algo de salsa de tomate.
9- Cubrimos con nuestro queso favorito ( rallado o en polvo ) y gratinamos unos minutos, hasta que el queso funda y se vea doradito.

Canelones de pato confitado con bechamel de trufa.

Otra receta del Chef Juan Lax, restaurante Monteagudo de Murcia. Unos canelones completamente diferentes a los que yo conocía, suaves, delicados, con una deliciosa bechamel a la trufa, exquisitos.
Me fue imposible encontrar la pasta Wanton que el Chef recomienda en su receta, así que utilicé la mejor que pude encontrar y el resultado ha sido muy satisfactorio. Os explico la receta por si queréis probarla.

INGREDIENTES:

1 paquete de pasta Wanton, 1 muslo de pato confitado, 1 nuez de mantequilla, 4 chalotas, harina, 250 ml. de leche, sal, pimienta, 100 g. de queso emmental.

Para la bechamel de trufa:  60 g. de mantequilla, 1 cebolleta, 60 g. de harina, 350 ml. de leche, sal y trufa.

ELABORACIÓN:

Calentamos el confit de pato en un cazo con agua caliente , sin abrir la bolsa, para que la grasa se derrita y podamos retirarla con facilidad.
Una vez derretida la grasa, abrimos la bolsa, retiramos la piel del muslo de pato cuidadosamente,  troceamos la carne finamente y la reservamos.

Ponemos a pochar las chalotas picadas con una nuez de mantequilla, suavemente, sin que cojan color.
Cuando estén bien blanditas añadimos 1 cucharada sopera de harina y la leche poco a poco, removiendo constantemente.Coceremos bien esta masa para que pierda el sabor a harina cruda.

Ponemos sal y pimienta, añadimos la carne  de pato picadita que teníamos reservada, rallamos un poco de trufa y mezclamos bien.
Tapamos con papel film ” a piel” y ponemos a enfriar en el frigorífico cuando esté templada, para que termine de enfriarse y coja cuerpo.

Cocemos la pasta wanton durante un minuto en agua salada y la enfriamos en agua con hielo.
Escurrimos bien y la colocamos sobre un trapo húmedo, cuidando que quede bien estirada.
Recuperamos nuestra masa del frigorífico y con una manga pastelera rellenamos las placas de pasta dando forma después a los canelones.

Los colocamos en una bandeja de horno y preparamos la bechamel de trufa para cubrirlos:
Picamos la cebolleta en daditos pequeños y la pochamos con 60 g. de mantequilla. Cuando esté bien blandita, añadimos la harina y la leche poco a poco, removiendo constantemente y dejando cocer bien la bechamel.
Punto de sal , pimienta y trufa rallada.

Vertemos la bechamel sobre los canelones ,ponemos queso emmental rallado y gratinamos.
Buenísimos, magníficos!!!