Bundt cake de jengibre y coco.

Vamos a hornear un buen bundt cake para los desayunos del fin de semana. Combinaremos el yogur de coco con una buena dosis de jengibre molido y el resultado será un estupendo bizcocho con sabor a otoño.  Estos bizcochos cunden bastante y son muy aromáticos y apetecibles. 
La corteza suele ser crujiente y doradita y la miga densa. Bizcochos con cuerpo que no se pueden comprar en ningún sitio. Elaborados con ingredientes naturales, sin conservantes ni añadidos nocivos para nuestra salud.
Pongamos dulces caseros en nuestras vidas. Huyamos lo más posible de la bollería industrial y disfrutemos del placer de sacar de nuestro horno un bizcocho casero, de los de toda la vida…

INGREDIENTES:

225 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 250 g. de azúcar, 5 huevos XL, 470 g. de harina de repostería, 3 cucharaditas de bicarbonato, 2 cucharaditas de jengibre molido, pizca de sal, 250 g. de yogur de coco ( 2 yogures) y coco rallado para decorar Borges.


ELABORACIÓN:

 1- Batimos la mantequilla reblandecida a velocidad alta con unas varillas junto con el azúcar durante 4 ó 5 minutos, hasta que se vea una mezcla blanquecina y esponjosa.
2- Añadimos los huevos, uno a uno y seguimos batiendo a velocidad alta.
3- Tamizamos la harina junto con la sal, el jengibre molido y el bicarbonato.

4- Bajamos la velocidad de batido y añadimos la mezcla de harina poco a poco, alternando con el yogur y terminando con harina. Mezclamos hasta integrar.
5- Vertemos la masa obtenida en el molde perfectamente engrasado. Dejamos caer el molde sobre la encimera, protegiéndola con un paño de cocina doblado. Esto se hace con el fin de eliminar las burbujas de aire y de que la masa se meta por todos los recovecos del molde.


6- Horneamos a 180 grados ( horno precalentado) colocando el molde en la parte baja del horno, sobre una rejilla, para que el aire circule a través del tubo y consigamos un correcto horneado.
7- En cuanto pinchemos el cake con un palito y veamos que sale limpio de adherencias ( unos 50 minutos ), retiramos y dejamos templar dentro del molde, unos 10 minutos.
8- Desmoldamos y espolvoreamos con coco rallado al gusto.

Anuncios

Bundt cake de whisky y café para Miguel.

Gran pastel de chocolate que combina el café, whisky y cacao en su justa medida, para conseguir un pastel estupendo,  reservado a los adultos, que se mantiene húmedo y delicioso un par de días. Muy adecuado como pastel de cumpleaños de los papis y delicioso para servir acompañado de un buen café o chocolate humeante… 
Se lo dedico a mi querido hermano Miguel, ya que hoy es su cumpleaños y aunque no podemos celebrarlo juntos, ya nos queda menos para vernos…
Este pastel está de rechupete y servido con nata montada o un glaseado que queso queda fabuloso…
                                                   Fuente: “Cocina tecnicolor”            


INGREDIENTES:

360 ml. de café, 120 ml. de whisky, 90 g. de cacao en polvo sin azúcar, 225 g. de mantequilla, 400 g. de azúcar, 280 g. de harina especial bizcochos ( ya contiene levadura), una cucharadita de bicarbonato, media cucharadita de sal, 2 huevos XL y 1 cucharadita de vainilla. 


ELABORACIÓN:

1- En una cazuela ponemos el café, whisky, cacao en polvo y la mantequilla a fuego moderado, removiendo hasta que se derrita la mantequilla.
2- Retiramos del fuego y añadimos el azúcar, mezclando hasta que se disuelva completamente.
3- Dejamos templar 5 minutos.


4- Tamizamos la harina junto con la sal y el bicarbonato en un recipiente hondo.
5- Añadimos los huevos, uno a uno, a la mezcla de café que teníamos reservada y batimos hasta que se mezclen bien.
6- Agregamos la vainilla.
7- Añadimos la mezcla de harina poco a poco, removiendo hasta que todos los ingredientes se integren.


8- Vertemos la masa obtenida en un molde engrasado y horneamos de 45 a 50 minutos a 180 grados, hasta que al insertar un palito en la parte central veamos que sale limpio de adherencias.
9- Dejamos enfriar completamente dentro del molde.
¡¡¡Feliz cumpleaños hermano!!! 

Bundt cake de vainilla y limón.

Os quiero recomendar este bizcocho tan aromático que es el que ha tocado esta semana en mi casa.
Como saben los que me siguen, me gusta tener bizcocho casero para el almuerzo de las niñas y todas las semanas horneo al menos uno. La lista de bizcochos pendientes  con tanto blog maravilloso que visito a diario es interminable, no hay peligro de aburrirse.
Me gustan mucho los glaseados de todo tipo, como siempre digo, me falta ponerle glaseado al café con leche, en fin…Esta vez he sido buena chica y me he contenido, simplemente lleva una nube de azúcar avainillado que potencia más si cabe su intenso aroma a vainilla y limón.
Si tenéis ocasión os animo a hornearlo. Si hubiéseis visto la cara de mis hijas en la merienda zampándose su porción  entenderíais mi recomendación perfectamente!!!

INGREDIENTES:

240 g. de harina de repostería, 1 sobre de polvo de hornear ( levadura ), 200 g. de azúcar glas, 110 g. de mantequilla , 2 huevos y una clara, 200 ml. de leche, 1 cucharada sopera de vainilla líquida, una cucharada sopera de ralladura de limón, 1 cucharadita de azúcar avainillado y un pellizco de sal .
Azúcar avainillado para decorar.

ELABORACIÓN:

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glas hasta que veamos una mezcla cremosa y blanquecina.
Añadimos los 2 huevos y la clara y continuamos batiendo, yo los he batido durante casi 9 minutos.

Agregamos una cucharada sopera de vainilla líquida y mezclamos.
Ponemos la leche poco a poco y seguimos mezclando.
Agregamos una cucharada de ralladura de limón ( recién rallado, para que conserve todo su aroma ).
Mezclamos.

En otro recipiente tamizamos la harina junto a la levadura, el pellizco de sal y la cucharadita de azúcar avainillado.
Añadimos poco a poco la harina tamizada al recipiente de los demás ingredientes, mezclando suavemente y añadiendo, hasta agotar toda la harina y conseguir una masa suave con todos los ingredientes bien integrados.
Vertemos la masa en un molde engrasado y ligeramente enharinado y metemos al horno precalentado a 180 grados. (Colocamos el molde en la parte baja del horno ).
Vigilaremos la cocción, que durará unos 30 minutos aproximadamente.
Cuando pinchemos el centro del bizcocho y veamos que el palito sale limpio, retiramos del horno.
Dejamos reposar el bizcocho en el molde 10 minutos.
Desmoldamos en una rejilla para que termine de enfriarse sin humedecerse.
Decoramos con mucho azúcar avainillado. Buenísimo!!!