Bocaditos de calabaza.

Es otoño, las preciosas calabazas inundan nuestros mercados con sus colores cálidos. Las hay grandes, pequeñas, de tacto suave, rugosas…Pero todas invitan a preparar deliciosas cremas, potajes, bizcochos glaseados de queso y dulces maravillosos de precioso color naranja. Como podéis ver, me encanta la calabaza.
En esta ocasión he preparado unos bocaditos tiernos y esponjosos parecidos a unos buñuelitos, con intenso sabor a calabaza y ron, bañados de azúcar, deliciosos calentitos, para mí totalmente adictivos…Veréis…


INGREDIENTES:

400 g. de calabaza, 200 g. de harina de trigo, medio sobre de levadura en polvo, 4 cucharadas soperas de ron, 4 cucharadas soperas de azúcar, 300 ml. de leche fría, pellizco de sal, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva suave. Aceite para freir y azúcar para espolvorear los bocaditos.


ELABORACIÓN:

Lo primero que debemos hacer es asar la calabaza. Yo lo hago en mi estuche de vapor y queda estupenda, en 9 minutos está lista. Si no disponéis de él, se puede asar igualmente al horno o en el microondas, retirándole la piel y cortándola en trozos de igual tamaño.
Una vez asada, se tritura con la batidora y se reserva.


En un recipiente o cuenco grande pondremos la harina con la levadura y la sal. Hacemos un volcán. En el centro vertemos el ron, la leche fría y las 3 cucharadas de aceite de oliva.
Añadimos el azúcar y mezclamos todos los ingredientes muy bien con una cuchara de madera.
Añadimos ahora el puré de calabaza asada que teníamos reservado.
Movemos hasta que se vea una masa con todos los ingredientes integrados perfectamente.
Queda una masa espesita pero sin dejar de ser bastante líquida, no os preocupéis, en la sartén se solidifica perfectamente.

Calentamos aceite abundante y vertemos una cucharada sopera de masa en la sartén, dándole forma redondeada ayudándonos con otra cuchara.
En cuanto se dore por un lado, le damos la vuelta para que tome color por el otro.
Retiramos colocando los bocaditos sobre un papel de cocina y los salpicamos con azúcar abundante.
Mirad qué interior más suave y esponjoso…Me derrito…

Anuncios

Yemas de la tía Alia.

Hace unos cuantos días Carmen, “Recetas de tía Alia “, me propuso un reto que me ilusionó mucho.
Como casi tod@s sabéis, ella tiene a su disposición un cuaderno de recetas antiguas que heredó de su tía Alia. Una pequeña joya con la que todos los amantes de la cocina soñamos y con el valor añadido de que es un recetario familiar, escrito con todo esmero por su tía Alia, que hace muy poco celebró su cumpleaños y debe estar orgullosísima de su sobrina, heredera de su buen hacer en la cocina.
El reto que Carmen me propuso fue elaborar una receta de este recetario. Ella nos proporcionaría dos recetas, una dulce y una salada. Nosotros elegiríamos una y la publicaríamos el mismo día, para celebrar el comienzo del verano.
Me pareció un reto fantástico, imposible de rechazar. Creo que si tuviese en mis manos el recetario de Alia, empezaría por la primera receta y acabaría por la última, sin dejarme ninguna en el camino.
En esta ocasión elegí la receta dulce:

INGREDIENTES:

“250 g. de patatas cocidas, 3 yemas de huevo, 250 g. de azúcar, almendras para decorar.”

(Debo decir que he tenido que disminuir la cantidad de azúcar para que la masa no fuese tan líquida a 150 gramos, de este modo he podido dar forma a las bolitas sin problema ).

Batimos 3 yemas en un recipiente y le añadimos poco a poco el azúcar. Mezclamos.


Agregamos 250 g. de patatas cocidas hechas puré y trabajamos bien la masa.


Cogemos porciones de masa y hacemos bolitas. Colocamos una almendra sobre cada bolita.
Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal.

Metemos al horno precalentado a 180 grados y horneamos hasta que estén bien doraditas.

Retiramos del horno y las colocamos en una rejilla para que se enfríen sin humedecerse.

Son unos dulces maravillosos y delicados, me han encantado. Suaves y aterciopelados por fuera, sin llegar a ser crujientes y tiernos como una nube por dentro…El contraste con la almendra, un acierto.

Dar las gracias a Carmen, por permitirme participar en este reto y haberme dado la oportunidad de descubrir este dulce que se quedará a vivir en mi casa también y, sin duda repetiré.
Te animo a seguir compartiendo las recetas de esa pequeña joya…Mi cocina está lista y con las puertas abiertas siempre.
Enhorabuena también a Alia, sin duda, lo merece!!!

Galletas de chocolate rosa para Flavia.

Hoy es el santo de mi hija Flavia y aunque está en Madrid liada con sus trabajos de fin de carrera y sus pacientes, le voy a dedicar estas galletitas tan chic, como ella, que estoy segura de que le van a encantar. Están a medio camino entre galletas y bizcochuelos, crujientes por fuera y tiernitas por dentro. Sabor intenso a chocolate blanco y de color melocotón, tan suaves  que enamoran a cualquiera. La receta la encontré en : ” Corazón de almíbar “, blog que os recomiendo, magnífico!!!
Son muy sencillitas de hacer y pocas cosas más gratificantes hay que abrir una lata y disfrutar de una galleta casera para acompañar el café. Buenísimas!!!

INGREDIENTES:

130 g. de chocolate blanco Nestlé, 30 g. de mantequilla, pizca de sal, 1 huevo, 40 g. de azúcar, 150 g. de harina de repostería, pizca de levadura, media cucharadita de vainilla líquida, 1 gota de colorante rosa o melocotón y 150 g. de azúcar glas para rebozar las galletas.

ELABORACIÓN:

Partimos el chocolate en trozos y la mantequilla también.
Los colocamos juntos en un cuenco de metal y lo ponemos al baño María para fundir.
Removemos constantemente hasta que se fundan.
Retiramos el cuenco y dejamos templar.

Batimos el huevo con el azúcar hasta que doblen su volumen. Luego añadimos la vainilla y la gota de colorante y mezclamos muy bien.

Agregamos el chocolate fundido que teníamos reservado y removemos hasta integrar.
Añadimos la harina tamizada con la levadura y la pizquita de sal.
Mezclamos hasta conseguir una masa lisa y manejable, si es necesario, añadiremos un poquitín más de harina, hasta que veamos que no se pega a las manos.

Tapamos con film la bola de masa y la dejamos en el frigorífico una hora reposando.
Transcurrido ese tiempo, damos forma a las galletas, tomando porciones de masa del tamaño de una nuez .Las aplanamos un poco con la mano y las pasamos por azúcar glas, hasta que queden completamente rebozadas.

Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal un poco separadas para evitar que se peguen al hornearlas.
Metemos al horno precalentado a 190 grados hasta que empiecen a tomar color, apenas 7 minutos ( en mi horno ).
Retiramos a una rejilla y dejamos que se enfríen.

Guardamos en una lata hermética para su mejor conservación. Totalmente recomendables!!!

Miguelitos.

Hoy acompañaremos nuestro café de unos deliciosos Miguelitos caseros. Es la primera vez que los preparo y, desde luego, no va a ser la última. Cada vez que ponemos rumbo a Galicia, parar en la Roda a comprar un par de cajas de Miguelitos es obligado, creo que a partir de ahora los prepararé yo misma.
Quiero dedicar estos Miguelitos a Carmen,“Recetas de la tía Alia” ,que el pasado sábado tuvo el detallazo de entregarnos un diploma y una galleta-medalla a cada una de las bloggers asistentes al encuentro de Madrid. En cambio ella no tuvo diploma, mereciéndoselo como la que más. Así que estos dulces Miguelitos como los de Mariluz van dedicados a tí Carmen, para compartir un café virtual y darte el homenaje que mereces!!!

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre preferiblemente rectangular ( Lidl ), 70 g. de azúcar, 10 g. de piel de limón, 20 g. de maicena, 300 g. de leche, 3 yemas de huevo, una cucharadita de vainilla líquida y azúcar glas para decorar.

ELABORACIÓN:

Cortamos el hojaldre en rectángulos de idéntico tamaño ayudándonos con una regla.Yo he querido hacer unos Miguelitos pequeños, casi de bocado, así que he cortado rectángulos de 5 x 6 cm.
Los colocamos en una bandeja de horno con papel vegetal un poquito separados para que no se toquen al hornear.

Horneamos a 180 grados con calor arriba y abajo, hasta que el hojaldre suba y comience a tomar un ligero color dorado. Vigilaremos la cocción para que no se doren demasiado, el hojaldre debe quedar muy tiernito.

Mientras se hornea el hojaldre prepararemos la crema pastelera para el relleno.
En la Tx:  Ponemos en el vaso 70 g. de azúcar glas y 10 g. de piel de limón. Trituramos en velocidad máxima para que quede bien finito.
Añadimos la maicena, la leche, las yemas de huevo y la vainilla líquida.
Cocemos en velocidad 3 a 100 grados hasta que veamos que espese.
Retiramos a un cuenco , tapamos con film y dejamos templar.

Si no tenemos Tx elaboramos la crema pastelera del mismo modo, cocinando en una pequeña cazuela todos los ingredientes y removiendo constantemente hasta que espese.
Retiramos del horno los hojaldres ya horneados y dejamos que se enfríen.

Ponemos la crema en una manga pastelera, separamos  cada rectángulo de hojaldre cuidadosamente y rellenamos.
A continuación los espolvoreamos con azúcar glas por encima . 

Se pueden guardar en el frigorífico hasta el momento de tomarlos o degustarlos tal cual.
A disfrutar, animaros que son muy facilitos y deliciosos!!!

Magdalenas de Carrión de los Condes.

Os quiero presentar estas magdalenas que hacen las monjitas clarisas del monasterio de Carrión de los Condes. He seguido su receta al pie de la letra para poder disfrutar esta delicia de la repostería monacal en mi casa. Nos han encantado y esta tarde las van a merendar Gloria y sus amigas después de estudiar el duro examen de física que el lunes las espera. Hay que endulzarles la tarde a estas niñas tan aplicadas!!!
INGREDIENTES:
300 g. de mantequilla o un tazón de aceite, 300 g. de harina de repostería, 300 g. de azúcar, 6 huevos, medio sobrecito de levadura Royal, una cucharada de ralladura de limón.
ELABORACIÓN:
Ponemos en un bol grande los 6 huevos y los batimos con unas varillas hasta que queden espumosos.
Añadimos poco a poco el azúcar y seguimos batiendo.
Agregamos una cucharada de corteza de limón recién rallada, para que aporte todo su aroma y sabor.
Añadimos la mantequilla derretida y removemos.
A continuación tamizamos la harina con la levadura con un cedazo o colador grande y la vamos añadiendo poco a poco al bol, batiendo sin cesar, hasta conseguir una masa fina con los ingredientes bien integrados.
Metemos la masa en el frigorífico media hora y, a continuación, llenamos las capsulitas de papel colocadas en moldes rígidos para que no se deformen al hornearlas.
 Precalentamos el horno a 200 grados y en el momento de meterlas  bajamos la temperatura a 180 grados.
Hornearemos hasta que se vean doraditas.
Retiramos del horno y dejamos enfriar en rejilla para que no se humedezcan.
Espolvoreamos con azúcar glas y servimos templaditas o frías.
Se conservan estupendamente guardadas en una bolsa de tela o en una lata.
Difícil que duren más de un día, están estupendas, os las recomiendo mucho!!!


Charlota para Flavia.

Ayer fue el cumpleaños de mi hija Flavia y en mi casa el que cumple elige menú y modelo de tarta, siempre ha sido así y yo acepto encantada. Creo que tengo vocación de mesonera, me gusta cocinar para los demás, compartir lo que cocino y si son muchos , mejor. Lo dicho, mesonera!!!
Este año Flavia ha dejado a mi elección la tarta para su cumple y yo he intentado que fuese lo más bonita posible y del gusto de toda la familia, como somos de todas las edades y gustos dispares, a veces no es nada fácil.

 En fin, creo que he acertado con esta combinación de varias tartas muy conocidas. El bizcocho que sirve de base a la tarta es el Oreo cake. La presentación es la de una charlota y la idea de coronarla con m&m´s es tomada de la tarta  Kit-kat. Resultado: Una tarta deliciosa que ha gustado a toda la familia, menos mal!!!

INGREDIENTES:
Para los bizcochos:  200 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 230 g. de azúcar , 2 huevos y una yema, 1 cucharada de vainilla líquida, 4 cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar valor, 240 g. de harina de repostería, 1 sobre de levadura Royal, 130 ml. de leche fría y 10 galletas Oreo.
Calado de los bizcochos: leche fría con un buen chorrito de sirope de fresa.
Relleno: 1 tarrina de mascarpone y 100 g. de azúcar glas.
Cobertura: 1 tableta de chocolate de cobertura valor y 100 ml. de nata líquida.
Decoración: Bizcochos de soletilla y 2 bolsitas de m&m´s.

ELABORACIÓN:
Vamos a preparar dos bizcochos,que serán la base de nuestra tarta. Para ello, ponemos en un bol grande la mantequilla y batimos con unas varillas hasta que esté bien espumosa.
Añadimos poco a poco el azúcar glas y seguimos mezclando  hasta conseguir una mezcla blanquecina.
Agregamos los huevos y la yema, uno a uno, no todos a la vez. Mezclamos bien.
Ponemos la vainilla líquida y la leche fría. Continuamos batiendo.
Agregamos ahora la harina tamizada junto con la levadura y el cacao en polvo.
Mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir que estén bien integrados y sin grumitos.
Troceamos con las manos 10 galletas Oreo ( en trocitos pequeños ) y las añadimos a la masa, mezclándolas bien con una cuchara de madera.

Repartimos la masa en dos moldes redondos iguales engrasados y forrados con papel vegetal.
Precalentamos el horno a 200 grados y a la hora de meter los bizcochos bajamos la temperatura a 180 grados.
Horneamos hasta que al pinchar el centro con un palito salga limpio. ( En mi horno han sido unos 20 minutos ).
Desmoldamos y dejamos enfriar los bizcochos en una rejilla.
Cuando estén completamente frios los nivelaremos con un cuchillo afilado ( si es necesario )  y los bañaremos con un poquito de leche mezclada con sirope de fresa.

Colocaremos sobre el primer bizcocho una capa gruesa de mascarpone mezclado con azúcar glas y la extenderemos bien cubriendo toda la superficie.
Encima colocaremos el segundo bizcocho , procurando que queden bien nivelados.
Metemos unos minutos al frigorífico. ( Lo ideal es hacer este proceso el día anterior a ser consumida la tarta , taparíamos con film y, al día sigiente, terminaríamos de montarla ).

Derretimos en un cacito el chocolate de cobertura con la nata líquida removiendo constantemente. Vertemos sobre la tarta extendiéndolo bien por toda la superficie y lados ayudándonos con una espátula.
Dejamos templar unos minutos y colocamos alrededor los bizcochos de soletilla bien alineados. El chocolate servirá de pegamento de los bizcochos, aunque los fijaremos con un lacito a la tarta.

Antes de servir, decoramos con m&m´s.
Ha sido un éxito, espero que a vosotros os guste también!!!

Coca de frutas confitadas y almendras.

Quiero compartir con todos vosotros esta coca de frutas confitadas y almendras, se hace en muy poco tiempo y es tan sencilla que hasta un niño puede hacerla, vale la pena probarla y en menos de 2 horas tendréis en vuestra mesa una coca maravillosa para acompañar con chocolate o para regalar a nuestros invitados un dulce casero sin demasiado esfuerzo, os la recomiendo!!!
INGREDIENTES:
300 g. de harina de fuerza, 25 g. de levadura prensada, 1 tacita de leche, 2 huevos, 75 g. de mantequilla, 120 g. de azúcar, una pizca de sal, ralladura de un limón, media copita de anís, huevo para pintar, 75 g. de almendras fileteadas y  200 g. de frutas confitadas .
ELABORACIÓN:
Calentamos en el microondas la tacita de leche y disolvemos en ella la levadura, removiendo muy bien.
Añadimos el azúcar y un poco menos de la mitad de la harina.
Amasamos hasta conseguir una bola blanda.
Tapamos con film y dejamos en lugar templado hasta que la masa duplique su volumen, una media hora.
Ponemos el resto de la harina en un bol y le añadimos los huevos batidos, la mantequilla, la ralladura de limón, el anís y la pizca de sal.
Mezclamos bien todos estos ingredientes y , a continuación, añadimos la masa fermentada.
Seguimos amasando hasta obtener una masa fina y compacta.
Si vemos que queda demasiado líquida, añadiremos un poco más de harina , hasta conseguir una masa que no se pegue a los dedos.
Ponemos la masa en una placa de horno forrada con papel vegetal y le damos forma rectangular, dejándole 1 cm. de grosor más o menos.
Pintamos la masa con huevo batido con ayuda de una brocha y repartimos las frutas confitadas por toda la superficie.
Espolvoreamos las almendras fileteadas y azúcar.
Dejamos reposar 1 hora para que doble su volumen.
Horneamos a 200 grados durante unos 20 minutos, hasta que se vea doradita.
Retiramos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.
Espero que os animéis a hacerla, no puede ser más sencilla y el resultado…Increible.
Muchísimas gracias a todos y cada uno de mis seguidores, ya son 600, a todos los que me leéis y estáis pendientes de mi trabajo, gracias de verdad por todo el afecto que recibo en vuestros comentarios.
Saber que estáis ahí hace que valga la pena el trabajo diario, estoy muy ilusionada, mil gracias a tod@s!

Donuts glaseados

Donuts caseros con glasa de colorines, deliciosos, tiernos y jugosos. Ayer por la tarde disfrutamos de ellos en la piscina y todos los niños comieron y repitieron , me encantó ver sus morretes manchados de glasa verde y rosa y cómo se chupaban los dedos, hay que volver a hacerlos …ya.

INGREDIENTES: 450 g. de harina, 90 ml. de agua templada, 140 ml. de leche templada, 2 sobres de levadura seca, pizca de sal, 50 g. de azúcar glas, 50 g. de margarina a temperatura ambiente, 1 huevo.
Para el glaseado necesitamos : 100 g. de azúcar glas y un poco de agua. Toppings al gusto para decorar.

ELABORACIÓN: Ponemos en un bol grande la harina, levadura, azúcar glas, sal, margarina y el huevo y vamos amalgamando todo esto con una cuchara de madera. Añadimos la leche templadita y el agua poco a poco y seguimos mezclando hasta obtener una masa lisa y elástica. A veces hay que añadir algo más de agua.
Formamos una bola de masa y dejamos reposar una hora tapada con un pañito.
Formamos un rectángulo con el rodillo que tenga más o menos  1 cm. de grosor y cortamos los donuts. Si tenemos cortador de donuts lo empleamos y si no, con un vaso invertido y otro de chupito o tapón de botella, para formar el agujerito.
Reposamos de nuevo los donuts ya formados , durante media hora más.
Freir en abundante aceite caliente hasta que doren por ambas caras. Los escurrimos sobre papel de cocina y, todavía calientes es el momento de glasearlos. Pintamos con glasa que habremos preparado mezclando el azúcar glas con un poco de agua, hasta conseguir la textura deseada y unas gotitas de colorante gel.
Ponemos bolitas de colores para terminar y, enfriamos en rejilla.

Una delicia que siempre triunfa, bollería casera .

Tarta de coco y naranja

Exquisita y ligera tarta de coco y naranja, servida con yogur griego o nata líquida tendremos un postre muy refrescante.

INGREDIENTES: zumo de 2 naranjas, 125 g. de azucar glas, 4 huevos ( separada las claras de las yemas), 125 g. de coco rallado, 50 g. de miga de pan blanco fresco, 90 g. de miel, cáscara de naranja y limón para decorar.

ELABORACIÓN: exprimir el zumo de dos naranjas y rallar la cáscara. Ponerlo en un bol con el azúcar y las yemas de huevo y batir hasta obtener una mezcla pálida y cremosa. Incorporamos el coco y la miga de pan.
En otro bol, montar las claras a punto de nieve fuerte e incorporarlas a la mezcla cremosa. Ponemos todo en el molde engrasado y forrado con papel de horno, para facilitar el desmoldado. 180 grados durante 30- 35 minutos, hasta que la tarta haya subido y aparezca doradita y muy esponjosa al tacto.
Dejarla enfriar en el molde durante diez minutos. Desmoldar, cortar en porciones y bañar con una mezcla de zumo de naranja y miel.

Decoramos también con tiritas de naranja y limón, que la aromatizan enormemente. Es una delicia.