Alitas de pollo a la barbacoa.


Hoy os traigo estas alitas cocinadas al horno con salsa barbacoa casera. Uno de mis descubrimientos más recientes y aplaudidos. Por eso quiero compartirla con tod@s vosotr@s.
No pensaba que conseguir en casa una salsa barbacoa de calidad fuese tan sencillo y esto hay que celebrarlo. Es una de las salsas más consumidas en mi casa y ya no volveré a comprarla, triunfo absoluto entre mis exigentes catadores… Veréis qué buena, veréis qué sencilla, un juego de niños!!!
Mezclaremos unos cuántos ingredientes en un cuenco y nada más, a la nevera en un recipiente hermético, lista para consumir con lo que más os guste: patatas, alitas de pollo, costilla, pizzas, fajitas

INGREDIENTES:

Salsa barbacoa: 230 ml. de salsa de tomate de buena calidad, 150 g. de azúcar moreno, 2 cucharadas soperas de vinagre de manzana y 2 cucharadas de salsa Perrins o Worcestershire.
Alitas de pollo, sal y pimienta molida.

ELABORACIÓN:

1- Mezclamos en un cuenco la salsa de tomate, el vinagre de manzana, la salsa Perrins y el azúcar moreno.
2- Removemos bien hasta que el azúcar se disuelva y dejamos reposar 5 minutos. Ya tenemos nuestra salsa lista!!!


3- Salpimentamos las alitas y las colocamos en una bandeja de horno.
4- Las pincelamos con la salsa barbacoa con una brocha de cocina.
5- Tapamos con papel de aluminio y las metemos al horno a 180 grados hasta que estén bien asadas, unos 45 minutos.

6- A media cocción, las retiramos del horno para darles la vuelta y pincelarlas con algo más de salsa.
7- Servimos acompañadas de salsa barbacoa.

Anuncios

Alitas de pollo a la soja con patatas Hasselback.

Voy a recomendaros hoy este plato que gusta muchísimo en mi casa a grandes y pequeños . Es un plato que se prepara con ingredientes sencillos, fáciles de encontrar y, sin demasiado esfuerzo, ponemos en nuestra mesa un bocado casi festivo, diría yo.
Para vestir nuestra mesa de fiesta no hacen falta grandes desembolsos, sólo un poco de imaginación y cariño. El sabor de este plato está a la altura de los más exquisitos paladares y espero que os guste tanto como a nosotros.
INGREDIENTES:
3 alitas de pollo por persona, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de pimentón dulce, 1 cucharada de tomillo, sal, pimienta molida, 50 gramos de aceto balsámico, 50 gramos de salsa de soja, 50 gramos de caramelo líquido y 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
Para las patatas Hasselback :
2 patatas por persona, ajo cortado en lámimas, sal , pimienta y mantequilla de buena calidad.
ELABORACIÓN:
Ponemos en una cazuela grandecita 3 cucharadas de aceite de oliva virgen y pochamos la cebolla picada finamente y el ajo.  Añadimos un poquito de agua si vemos que se quedan secos, hasta que estén bien pochaditos.
Ponemos en la cazuela las alitas , a las que habremos cortado las puntas previamente .
Damos unas vueltas con la cuchara, procurando que las alitas tomen color por ambos lados .
Añadimos la sal , la pimienta  y una cucharada de pimentón dulce. Mezclamos bien y añadimos una cucharada de tomillo.
Seguimos mezclando.
A continuación ponemos en la cazuela la salsa de soja, el aceto balsámico y el caramelo líquido.
Cubrimos con agua ( no demasiada, escasamente cubriendo las alitas) y cocinamos a fuego suave hasta que el pollo esté bien tiernito y la salsa se haya reducido, presentando un aspecto espesito.
Debemos escoger patatas de igual  tamaño para que el tiempo de asado sea el mismo.
Lavamos cuidadosamente las patatas frotándolas con un cepillo, las secamos cuidadosamente y vamos preparándolas una a una de la siguiente manera:
Le clavamos un palo de brocheta en la parte de abajo, para que al cortarla, el cuchillo no llegue a la base de la patata.
A continuación, con un cuchillo bien afilado, cortamos laminillas del mismo tamaño , dejando toda la patata fileteada.
Disponemos las patatas en una fuente de horno y, entre las laminillas colocamos el ajo laminado.
Ponemos sal y pimienta recién molida y un poquito de mantequilla por encima.
Metemos al horno a 180 grados y horneamos hasta que estén blanditas ( pinchando con un palito lo podemos comprobar). La cáscara queda crujiente y el interior blandito, son una delicia.
Para emplatar:
Ponemos 2 patatas por persona con un hilillo de aceite de oliva, las alitas salseadas y espolvoreadas con semillas de sésamo y un poco de ensalada de canónigos y cherrys.
Que lo disfrutéis.