Galletas de zanahoria con glaseado de queso.

Galletas genuinamente americanas que reproducen el famosísimo Carrot cake o tarta de zanahoria con glaseado de queso; postre clásico en América que resulta auténticamente delicioso y ha triunfado más allá de sus fronteras.
Estas galletitas son pequeños bocados de Carrot cake. Zanahoria, pasas, jengibre, azúcar moreno, copos de avena… Resultan crujientes por fuera y húmedas en su interior. Con el glaseado de queso que las rellena forman un tándem irresistible. Ya veréis!!!
                                               Fuente:  “Martha Steward”.


INGREDIENTES:

115 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g. de azúcar moreno, 50 g. de azúcar blanco, 1 huevo XL, 110 g. de harina de repostería, 1 cucharada de jengibre molido, media cucharadita de sal,  35 g. de copos de avena, 70 g. de zanahorias ralladas finas y 35 g. de pasas.
Relleno: 75 g. de queso crema a temperatura ambiente, 75 g. de mantequilla reblandecida, 3 cucharadas soperas de azúcar glas y media cucharadita de zumo de limón.


ELABORACIÓN:

1- Batimos en un recipiente la mantequilla junto con el azúcar moreno y el azúcar blanco durante 1 minuto.
2- Agregamos el huevo y seguimos batiendo.
3- Mezclamos en un recipiente la harina tamizada, el jengibre molido y la sal. 


4- Agregamos poco a poco la mezcla de harina a la mezcla de mantequilla y seguimos batiendo a velocidad baja.
5- Añadimos los copos de avena, las pasas y la zanahoria rallada. Mezclamos bien.
6- Tapamos la bola de masa con papel film y dejamos que repose durante una hora en el frigorífico, para que tome consistencia.

7- Transcurrido este tiempo, ponemos cucharaditas de masa del mismo peso sobre una bandeja de hornear cubierta con papel vegetal. Separándolas bastante entre sí, para que no se peguen al expandirse en el horno.
8- Horneamos a 180 grados hasta que los bordes tomen color dorado, unos 15 minutos.
9- Retiramos y dejamos que se enfríen por completo sobre una rejilla.

10- Mientras se enfrían prepararemos el glaseado de queso. Para ello, Batimos la mantequilla junto con el queso crema hasta que estén suaves e integrados.
11- Agregamos el zumo de limón y el azúcar glas poco a poco, mezclando hasta integrarlos.
12- Vertemos el glaseado en una pequeña manga pastelera y rellenamos nuestras deliciosas galletas de zanahoria.

La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu
Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!

Anuncios

Pavlova con granadas.


Hoy vamos a disfrutar una deliciosa Pavlova con granadas. Una elaboración a base de merengue horneado a baja temperatura, nata montada y fruta fresca, que resulta muy agradable al paladar.
No resulta demasiado complicada de elaborar si somos buenos amigos de nuestro horno y controlamos las temperaturas con precisión.
Si queréis sorprender a vuestros comensales con un pastel suave y delicado, de sabor espectacular, atreveos con una Pavlova de granadas.


INGREDIENTES:

4 claras de huevo, 1 pizca de sal, 220 g. de azúcar glas, 2 cucharadas soperas de vinagre de frambuesa o vinagre blanco y 2 cucharadas soperas de Maicena, 250 ml. de nata para montar, 4 cucharadas de azúcar glas y 1 granada.

ELABORACIÓN:

1- El recipiente dónde vamos a montar las claras ha de estar muy limpio y sin nada de grasa, para que se monten correctamente. Las claras deben estar a temperatura ambiente.
2- Las batiremos a velocidad media durante un minuto junto con una pizca de sal y, a continuación, aumentaremos la velocidad al máximo y las batiremos hasta que formen picos duros.
3- Cuando estén casi montadas añadiremos poco a poco el azúcar glas y seguiremos montando.

4- Por último, añadiremos el vinagre desde el borde del recipiente y batiremos 1 minuto más.
5- Sobre una bandeja de horno con papel vegetal, verteremos nuestro merengue dándole forma de círculo ayudándonos con el dorso de una cuchara.
6- Metemos al horno precalentado a 110 grados , colocando la bandeja en la parte baja del horno. Se trata de hornear el merengue a baja temperatura durante un tiempo prolongado, alrededor de 1 hora y 15 minutos.


7- Al tocar el merengue debe estar seco y firme, cuando esto suceda, apagamos el horno y dejamos que se enfríe completamente en el horno, con la puerta cerrada.
8- Montamos la nata muy fría con 4 cucharadas de azúcar glas y la colocamos sobre el centro del merengue horneado.
9- Encima ponemos los granos de granada. Conservamos en frío hasta el momento de servir.

La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu
Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!

Sopa de tomate y albahaca.


El otoño ya está aquí y aunque las temperaturas siguen siendo elevadas siempre encuentro una excusa para preparar una de mis sopas favoritas.
 Los tomates están en su mejor momento tras capturar todo el sol del verano. No he podido resistir la tentación de convertirlos en sopa aromatizada con albahaca y acompañarla de requesón.
La primera vez que probé esta sopa acababa de llegar a mi tierra adoptiva y me ha acompañado durante todos estos años ocupando un puesto importante en mi recetario de sopas…
Esos tomates maduros de Mazarrón, mmm…


INGREDIENTES:

2 cebollas , 1 kg. de tomates bien maduros, 4 cucharadas de aceite de oliva, sal, 200 ml. de caldo de verduras, 1 cucharada sopera de azúcar, 1 cucharada sopera de albahaca pìcada y requesón para presentar.


ELABORACIÓN:

1- Cortamos las cebollas en juliana y las ponemos a pochar en una cazuela con el aceite de oliva.
2- Escaldamos los tomates en agua hirviendo durante 25 segundos tras hacerles una cruz en la piel con un cuchillo afilado.


3- Los pasamos por agua fría y les retiramos la piel y la parte central, más dura.
4- Los troceamos y añadimos a la cazuela junto con la albahaca picada. 
5- Añadimos la sal , el azúcar y el caldo de verduras.
6- Tapamos y dejamos cocinar a fuego medio durante media hora removiendo de vez en cuando.


7- Trituramos con una batidora eléctrica y rectificamos la sal si fuese necesario.
8- Servimos con un poquito de requesón y algo de albahaca picada.

La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu
Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!



Quiché de champiñones rellenos.


Os presento mi quiché de champiñones rellenos. Las setas en general me parecen una delicia y son tantas las recetas para disfrutarlas… Cuando tenemos a nuestra disposición unos estupendos y sencillos champiñones de buen tamaño para rellenar, la inspiración llega a nuestra cocina.
Estofaremos los champiñones en una salsa deliciosa, los rellenaremos y los vestiremos de fiesta al hornearlos en una fabulosa quiché. Vereis qué bocado tan exquisito, no os la podeis perder…

INGREDIENTES:

Masa:  280 g. de harina de trigo, 120 g. de mantequilla reblandecida, 1 cucharadita de sal y 100 g. de agua.
Relleno: Champiñones grandecitos para rellenar, jamón serrano cortado en pequeños dados, 1 cebolla grande, 1 diente de ajo, 3 cucharadas soperas de salsa de tomate, 2 cucharadas soperas de salsa Perrins, sal, aceite de oliva, medio vaso de vino blanco, 1 cucharada sopera de albahaca picada, 3 huevos grandes, pizca de sal, medio vaso de leche y media cucharadita de orégano.

ELABORACIÓN:

1- Cortamos la cebolla en dados pequeñitos y la pochamos junto con el ajo picado en una cazuela con 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
2- Cuando comience a blanquear, agregamos el vino blanco y dejamos evaporar.
3- Añadimos la albahaca picada y la salsa de tomate. Mezclamos bien.
4- Agregamos los champiñones bien limpios y ponemos sal, 2 cucharadas de salsa Perrins y algo de agua. Cocinamos a fuego medio durante 20 minutos, hasta que los champiñones estén en su punto.
 5- Retiramos los champiñones de la salsa y les quitamos los tallos cuidadosamente con un cuchillo afilado.

6- Picamos finamente los tallos de los champiñones y los mezclamos con la cebolla de la salsa y los daditos de jamón serrano. Con esta mezcla rellenamos los champiñones. Reservamos.
Masa: Ponemos en un recipiente la harina tamizada, junto con la sal y la mantequilla reblandecida.
8- Agregamos el agua y comenzamos a amasar hasta que se forme una bola que se despegue con facilidad de los lados del recipiente y resulte elástica, con todos los ingredientes integrados.
9- Extendemos la masa con un rodillo y la colocamos sobre un molde desmontable cubriendo fondo y lados.
10- Tapamos con papel de aluminio y ponemos peso encima.
 11-  Metemos al horno precalentado a 180 grados durante 15 minutos, hasta que tome ligero color dorado.

12- Sacamos del horno y retiramos los pesos y el papel de aluminio.
13- Vertemos sobre la masa semihorneada la mezcla de huevos batidos, sal, leche y orégano.
14- Sobre esta mezcla colocamos cuidadosamente los champiñones rellenos y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vea doradita y bien cuajada nuestra quiché.

Madeleines de miel "Ladurée".

La repostería francesa es mi favorita y no lo puedo ocultar. Estas madeleines son los bizcochitos más tiernos y adorables que he probado nunca… Ideales para acompañar el café o las infusiones y maravillosas para regalar a alguien que apreciamos.
Tengo verdadera pasión por los moldes bonitos, los guardo como oro en paño y el molde para madeleines es mi ” niño mimado”. Lo encontré por casualidad  en una vieja tienda del centro, después de mucho tiempo de búsqueda y reposa envuelto “entre algodones”.
Para mí hornear madeleines es casi un ritual: elaborar la masa, guardarla en frío para que repose, engrasar cuidadosamente el molde y ver salir del horno tan deliciosos dulces, me produce un placer indescriptible, ya veis con qué poco me conformo…

                                                                                   Fuente: “Dulces Ladurée”

INGREDIENTES:

160 g. de azúcar, 4 huevos, 175 g. de harina de repostería, 10 g. de levadura en polvo, 180 g. de mantequilla, 35 g. de miel y ralladura de limón al gusto. Azúcar glas para espolvorear.


ELABORACIÓN:

1- Derretimos la mantequilla en un cazo a fuego lento, removiendo hasta que de disuelva completamente.
2- Tamizamos la harina junto con la levadura.
3- Batimos los huevos junto con el azúcar a velocidad alta, hasta que doblen su tamaño.
4- Añadimos la miel desde el borde del recipiente y la ralladura de limón. Seguimos batiendo a velocidad alta.

5- Agregamos poco a poco la mezcla de harina y mezclamos a velocidad baja.
6- Añadimos la mantequilla derretida desde el borde del recipiente, en hilito, mezclando a velocidad baja.
7- Vertemos la masa obtenida en un recipiente con tapa y metemos en la nevera durante toda la noche. La masa para madeleines debe reposar en frío al menos 8 horas, no es un dulce que se pueda improvisar.


8- Transcurrido este tiempo, engrasamos y enharinamos el molde para las madeleines cuidadosamente y vertemos una pequeña cantidad de masa en cada cavidad, procurando llenar sólo las tres cuartas partes de cada hueco.
9- Metemos al horno precalentado a 200 grados y horneamos hasta que se vean doraditas. Guardamos la masa sobrante en la nevera hasta hasta que retiremos del horno el molde y volvemos a repetir la operación para seguir horneando más madeleines.
10- Conservación: recipiente hermético.

Corazones de mantequilla.

Galletitas de mantequilla con forma de corazón. El detalle ideal para regalar a los invitados a una celebración especial. Celebrando el amor, media vida juntos, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, como dice la vieja y sabia fórmula…
Una sorpresa para una pareja de amigos más que especiales para nosotros, para que su día estuviese lleno de detalles hechos con corazón.
He querido salirme de la fórmula tradicional del corazón rojo y darle vida, alegría y color a mis corazones de galleta.
¡¡¡Felicidades pareja!!! Gracias por vuestra amistad.

INGREDIENTES:

250 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 150 g. de azúcar glas, media cucharadita de esencia de azahar, 1 huevo XL a temperatura ambiente y 550 g. de harina de repostería.
Glasa: 225 g. de azúcar glas industrial por cada clara de huevo que utilicemos y una pizca de colorante en gel “Golden yellow” (Wilton) y colorante “Ice Blue” (Sugarflair).

ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla a temperatura ambiente a velocidad alta hasta que se vea cremosa ( unos 5 minutos) utilizando la pala mezcladora.
2- Agregamos poco a poco el azúcar glas y seguimos batiendo un par de minutos más.
3- Agregamos el huevo y la esencia y batimos más hasta integrarlos. 


4- Agregamos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclamos a velocidad baja hasta que se vea una masa lisa con todos los ingredientes integrados.
5- La envolvemos en film y dejamos que repose en frío durante media hora.
6- Recuperamos la masa y la cortamos en 3 ó 4 partes, que extendemos entre 2 pliegos de papel vegetal y estiramos con un rodillo, dejándolas de un grosor aproximado a 5 milímetros.
7- Las colocamos superpuestas sobre una bandeja plana y dejamos que reposen en frío otra media hora.
8- Transcurrido este tiempo, damos forma a las galletas con los cortadores elegidos y las vamos colocando sobre una bandeja de horno con papel vegetal.

9- Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que comiencen a tomar color dorado por los bordes. Las retiramos del horno y colocamos sobre una rejilla metálica hasta su completo enfriamiento.
10- Glasa:  Tamizamos el azúcar glas que vamos a utilizar. Por cada clara de huevo, calculamos aproximadamente 225 g. de azúcar.
11- Batimos las claras de huevo a velocidad media 3 minutos usando la pala mezcladora y agregamos el azúcar glas.
12- Batimos 6 ó 7 minutos, raspando de vez en cuándo los bordes del recipiente para continuar mezclando.
13- Agregamos el colorante en gel y mezclamos hasta integrarlo

.
14- Necesitamos 2 texturas de glasa: una más espesa para delinear los bordes de las galleta ( agregamos más azúcar glas ) y otra más ligera para rellenar las galletas ( al deslizar un palito sobre la superficie de la glasa, vemos que el surco desaparece en 6 ó 7 segundos).
15- Vertemos las glasas obtenidas en mangas o biberones pasteleros con boquillas lisas y procedemos a decorar las galletas.
16- Dejamos que se sequen durante 24 horas antes de embolsarlas.


La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu
Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!


Pollo asado al romero y miel.

Un asadito de pollo y patatas especiadas es un plato siempre muy aplaudido y para todos los públicos.
Resulta sencilla y cómoda su elaboración. Sólo por el aroma que sale del horno perfumando toda la casa valdría la pena el asado. Además se aprovecha hasta el último bocado, todo son ventajas.
Ideal para compartir con la familia y amigos. Éste es mi asado de pollo y patatas al romero y miel. Espero que os guste.


INGREDIENTES:

5 ó 6 dientes de ajo, una cebolla, rama de tomillo fresco, 3 ó 4 ramas de romero fresco, sal, pimienta, orégano, 2 hojas de laurel, aceite de oliva virgen, 4 cucharadas soperas de miel, 1 pollo y patatas al gusto.

ELABORACIÓN:

1- Vamos a hacer una mezcla con la que embadurnaremos el pollo antes de cocinarlo y dejaremos que se aromatice durante unas horas.
2- Para ello, ponemos en un cuenco el aceite, los ajos chascados, tomillo picado, las ramas de romero, orégano, laurel troceado, pimienta al gusto y 4 cucharadas soperas de miel. Mezclamos muy bien.


3- Pincelamos el pollo con esta mezcla, embadurnándolo bien y lo envolvemos en papel de aluminio o film, dejándolo en la nevera hasta el día siguiente, o al menos, unas horas. Guardamos el marinado tapado en la nevera, para volver a pincelar el pollo antes del horneado.
4- Transcurrido este tiempo de marinado, salpimentamos el pollo, le ponemos una cebolla partida en su interior y lo colocamos en una bandeja de horno, sobre un lecho de patatas con su piel, muy bien lavadas y troceadas en cuartos.
5- Salpimentamos también las patatas y las espolvoreamos con orégano, tomillo picado y  ponemos unas ramitas de romero fresco y unos dientes de ajo chascados.


6- Pincelamos de nuevo el pollo con el marinado que teníamos reservado en la nevera.
7-  Cubrimos con papel de aluminio y horneamos a 200 grados hasta que esté bien hecho el pollo y las patatas en su punto.

La Editorial Planeta ha sacado a la venta este fabuloso libro de recetas de La compañera bloguera Dolors Mateu

Desde este blog vamos a sortear un ejemplar entre todos los seguidores de “Cuchillito y Tenedor”. Sólo tenéis que dejar un comentario en mi blog expresando el deseo de participar y dejando vuestro correo electrónico. El día 11 de Octubre se  sorteará y se publicará el nombre del afortunado. Animaos a participar, vale la pena!!!

Bundt cake de naranja y kiwi.

Bizcocho de naranja y kiwi, super esponjoso y húmedo. Muy aromático y jugoso gracias a la ralladura y la fruta fresca que lleva en su interior. 
Apenas dura un par de días en casa este gran bizcocho y resulta ideal para los almuerzos escolares y los desayunos en familia.
Nunca puedo decir no a un buen bizcocho y la colección de recetas que ya he tenido ocasión de probar y adaptar a mi gusto comienza a ser interminable.
De éste en concreto destacaría su aroma y esponjosidad. Fabuloso, os lo recomiendo!!!

INGREDIENTES:

4 huevos, 365 g. de harina con levadura incorporada, 1 cucharadita de sal, 320 g. de azúcar, cáscara de 1 naranja rallada, 200 g. de mantequilla reblandecida, 1 cucharadita de esencia de naranja, 1 yogur griego mezclado con 1 cucharada de zumo de limón y 3 kiwis cortados en rodajas finas. Azúcar glas para espolvorear.

ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla blandita con unas varillas o amasadora a velocidad alta hasta que blanquee y se vea esponjosa, unos 5 minutos.
2- Agregamos el azúcar glas poco a poco y batimos igualmente a velocidad alta un par de minutos más.
3- Añadimos los huevos 1 a 1 y seguimos batiendo a velocidad media.


4- Agregamos la esencia y la ralladura de naranja. 
5- Bajamos la velocidad y agregamos el yogur mezclado con el zumo de limón.
6- Tamizamos la harina junto con la sal y la vamos añadiendo poco a poco, a cucharadas hasta obtener una masa bien integrada. 


7- Vertemos la mitad de la masa obtenida en un molde de bundt bien engrasado con mantequilla y a continuación distribuimos las rodajas de kiwi por encima de la masa.
8- Vertemos la otra mitad de masa sobre el kiwi y alisamos con una espátula.
9- Dejamos caer 2 ó 3 veces el molde sobre la superficie de la encimera, protegiéndola con un paño de cocina doblado. ( Esta operación hace para que la masa ocupe todos los recovecos del molde y las posibles burbujas de aire salgan al exterior).


10- Metemos al horno precalentado a 180 grados y lo colocamos en la parte baja sobre una rejilla, para permitir que el aire circule a lo largo del tubo del molde y la cocción sea uniforme y correcta.
11- Retiramos del horno en cuánto al pinchar el centro del bizcocho con un palito veamos que sale limpio de adherencias.
12- Dejamos que se temple 10 minutos dentro de su molde y, a continuación desmoldamos sobre una rejilla metálica y espolvoreamos con azúcar glas.

Pastel de carne americano.

Hoy vamos a hornear un pastel de carne estilo americano cocinando la carne de pollo a fuego lento en una sustanciosa salsa a base de cerveza negra, cebolla, apio y laurel.
Cuando este delicioso guiso esté en su punto y se haya enfriado convenientemente, trituraremos la salsa y lo vestiremos con una masa fina y suave que hornearemos hasta que se vea bien dorada.
Son deliciosos estos pasteles o empanadas americanas, contundentes y fabulosos para compartir con la familia y amigos.
Veréis qué bueno y qué sencillo de elaborar, hay que probarlo!!! 


INGREDIENTES:

Masa:  150 g. de mantequilla, 160 ml. de agua, 390 g. de harina de trigo, media cucharadita de sal y 1 huevo batido para pincelar.
Relleno:  2 cucharadas de aceite de oliva, 600 g. de pollo cortado a daditos, sal, pimienta, harina, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 3 ó 4 tallos de apio, 2 hojas de laurel, 2 cucharadas de tomate concentrado, 1 cucharada sopera de vinagre balsámico, 1 cucharada sopera de azúcar moreno, 1 cubito de caldo de carne y 1 lata de cerveza negra.

ELABORACIÓN:

1- Ponemos en una cazuela o sartén grande 2 cucharadas de aceite de oliva y añadimos la cebolla picada en pequeños daditos , los dientes de ajo fileteados y el apio cortado en finas lonchas.
2- Cocinamos hasta que las verduras estén suaves, añadiendo un poco de agua si es preciso.
3- Agregamos el pollo salpimentado y espolvoreado con un poco de harina. Mezclamos bien.


4-  Añadimos el laurel, el azúcar moreno, vinagre balsámico y el tomate concentrado. Mezclamos.
5- Cubrimos con la cerveza negra y añadimos el cubito de caldo de carne. Tapamos y cocinamos a fuego medio hasta que la carne y las verduras estén bien hechas.
6- Retiramos el pollo, rectificamos la sal si fuese necesario y trituramos la salsa.


7- Mezclamos de nuevo la salsa con el pollo y dejamos que se enfríe.
8- Masa:  Ponemos la mantequilla y el agua en un cazo. Removemos hasta que la mantequilla se disuelva y añadimos la sal y la harina, mezclando muy bien con una cuchara de madera.
9- Ponemos sobre una superficie enharinada y amasamos durante unos minutos hasta que se vea una masa bien flexible y suave.
10- Cortamos la masa en 2 partes y extendemos una de ellas sobre un molde redondo cubriendo fondo y lados.


11- Rellenamos con la carne y salsa y tapamos con la otra capa de masa bien extendida.
12- Sellamos los bordes presionando ligeramente y hacemos unas hendiduras alrededor de la masa con el dorso de un cuchillo. Hacemos una incisión en el centro para que actúe de chimenea con los vapores que se generan al hornear.
13- Pincelamos con huevo batido y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vea doradito.

Macarons rellenos de crema de queso y piña.

Volvemos a la carga con nuestro vicio macaronil. Estos dulcecitos franceses me han robado el corazón por su belleza y su entretenida elaboración. El placer que experimento al verlos crecer en el horno formando su característico pie es indescriptible…
Hay que disponer de tiempo, no cabe duda, pero vale la pena organizarse, optimizar los tiempos y disfrutar luego estos deliciosos bocados con sabor a piña.
Bocaditos dulces y frescos para alegrarnos la vista y el paladar…

INGREDIENTES:

110 g. de almendra molida, 225 g. de azúcar glas, 125 g. de claras de huevo, pizca de sal, 50 g. de azúcar glas y una pizca de colorante en gel. Azúcar dorado para decorar.
Relleno:  250 g. de queso crema, 4 cucharadas soperas de azúcar glas y piña natural ( o en su jugo) al gusto.

ELABORACIÓN:

1- Trituramos conjuntamente el azúcar glas y la almendra molida para que todavía queden más finos de textura si cabe.
2- Tamizamos esta mezcla pasándola por un colador o tamizador.
3- Montamos las claras a punto de nieve con un pellizquito de sal y cuando estén casi montadas le añadimos poco a poco el azúcar glas hasta conseguir una textura similar a la crema de afeitar.
4- Agregamos el colorante y mezclamos hasta integrar.
5- Ponemos sobre las claras montadas la mezcla de harina y azúcar glas que teníamos reservada. Mezclamos con una espátula mediante movimientos envolventes hasta que se vea una masa uniforme, sin ser excesivamente líquida. Este proceso de mezclado dura aproximadamente 1 minuto.

6- Vertemos la masa obtenida en una manga pastelera con boquilla redonda.
7- Vamos a dar forma a nuestras conchas de macaron, dejando caer montoncitos de masa sobre una bandeja de horno con papel vegetal ( sobre la que habremos dibujado los circulitos, yo uso un tapón de botella de 3 cm. de diámetro ). El papel vegetal lo fijamos a la bandeja con unos pegotillos de mantequilla para que no se mueva nada y lo ponemos con los dibujos hacia abajo, para que no entre en contacto la tinta con el alimento.

8- Dejamos los macarons en un lugar dónde no molesten. Tienen que secarse hasta que al tocarlos con la yema del dedo, no resulten nada pegajosos. El tiempo de secado oscila entre la media hora, hasta la hora y media, 2 horas, dependiendo de la humedad del ambiente…
9- Metemos al horno precalentado a 130 grados, sin aire, colocándolos en la parte baja. En aproximadamente 12 minutos estarán listos.
10- Abrimos el horno y si vemos que no se desprenden del papel con facilidad, los dejaremos un minuto más… 


11- Retiramos del horno y dejamos que es enfríen por completo en su bandeja. Luego los desprendemos del papel y los colocamos sobre una rejilla.
12- Relleno:  batimos un poco la crema de queso con unas varillas y le añadimos el azúcar glas. Mezclamos hasta integrar. 
13- Le agregamos la piña cortada en cubitos pequeñísimos y mezclamos.
14- Con una cuchara ponemos un poco de crema de queso y piña sobre una concha de macaron y cerramos con otra concha, presionando suavemente por los extremos, nunca por el centro.
15- Conservamos en frío hasta su degustación.