Bolitas de espinacas con requesón.

Os presento un entrante delicioso cuya base son las espinacas y el requesón.
  Haremos una pasta con estas deliciosas verduras, yema de huevo, requesón y algo de harina. Tras darle forma de bolita o croqueta las coceremos en abundante agua y las serviremos gratinadas con tomate y parmesano recién rallado. 
Probad. Tienen una textura suave y un sabor sorprendente, me han encantado!!!

                                           Fuente: “Cocina italiana”

INGREDIENTES:

500 g. de espinacas frescas,150 g. de requesón, 3 yemas de huevo, 70 g. de harina, sal, pimienta negra, nuez moscada, 3 cucharadas de mantequilla, salsa de tomate al gusto y 60 g. de parmesano recién rallado.


ELABORACIÓN:

1- Lavamos muy bien las espinacas y las cocemos en abundante agua con sal hasta que estén tiernas.
2- Las sacamos de la olla y las escurrimos bien del líquido.
3- Las picamos y reservamos.
4- Mezclamos en un recipiente hondo el requesón con las yemas de huevo y la harina, hasta formar una masa homogénea.

5- Incorporamos las espinacas a la mezcla anterior y mezclamos bien.
6- Condimentamos al gusto con sal, pimienta y algo de nuez moscada.
7- Ponemos una olla grande al fuego con agua y sal hasta que hierva.


8- Damos forma a las bolas de espinaca tomando montoncitos de masa con dos cucharas soperas ( o con las manos ) y las echamos al agua hirviendo.
9- Cocemos las bolas de espinacas durante 10 minutos a fuego medio, hasta que suban a la superficie.
10- Retiramos y escurrimos bien.

11- Las colocamos en un recipiente o fuente de horno y ponemos sobre ellas unos pellizquitos de mantequilla, queso parmesano recién rallado y algo de salsa de tomate.
12- Gratinamos durante 3 minutos aprox.


Servimos enseguida acompañando a una buena ensalada de tomate…Deliciosas.

Anuncios

Bundt cake de limón .

Pura delicia este bizcocho tan esponjoso y de sabor cítrico. Un placer hornearlo, desmoldarlo, glasearlo…Y degustarlo!!! 
Da mucho juego en mi casa un bizcocho de limón y si son limones que ha recogido tu amiga de su huerto especialmente para tí, se convierte en un bizcocho especial. Siempre es buen momento para cortarse un trocito y disfrutarlo, no hacen falta excusas…
Corteza crujiente endulzada con glaseado de limón e interior tierno y esponjoso… Se me hace la boca agua!!!


INGREDIENTES:

350 g. de azúcar, 3 huevos XL, 4 gotas de esencia de limón, 160 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 200 ml. de leche, 100 ml. de zumo de limón recién exprimido, 470 g. de harina con levadura, pizca de sal y 1 cucharadita de ralladura de limón.

Para el glaseado de limón: azúcar glas y zumo de limón hasta conseguir la textura que nos agrade.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos en el bol de la amasadora los huevos y el azúcar y batimos a velocidad alta con las varillas hasta que la masa esté bien esponjosa y con textura crema.
2- Añadimos la mantequilla blandita poco a poco y bajamos la velocidad de batido.
3- Agregamos la esencia de limón y la ralladura.
4- Tamizamos la harina junto con la sal.


5- Mezclamos el zumo de limón y la leche.
6- Añadimos al bol de la amasadora poco a poco : La harina y la mezcla de leche, alternándolas y mezclando a velocidad baja.
7- Vertemos la masa obtenida en el molde engrasado y, protegiendo la mesa de trabajo con un paño grueso doblado, dejamos caer el molde sobre la superficie 3 ó 4 veces, para que las burbujas de aire salgan a la superficie y la masa llegue hasta el último recoveco del molde. ( Obtendremos un resultado perfecto ).
8- Horno precalentado a 180 grados. Colocamos el molde en la parte baja del horno sin bandejas dentro, para que el aire circule adecuadamente y la cocción sea uniforme.

9- Retiramos del horno en cuanto veamos que está doradito y al pinchar el centro salga limpio el palito.
10- Dejamos dentro del molde durante 10 minutos y desmoldamos sobre una rejilla metálica.
11- Mezclamos el zumo de limón y azúcar glas al gusto hasta lograr la consistencia de glaseado que nos agrade: Ligero (poco azúcar y más limón) Fuerte (más azúcar y poco limón).
12- Glaseamos.

Montaditos de guacamole deconstruido y salmón.

Estos montaditos que tanto nos han gustado en casa van dedicados a mi querido Tito, uno de mis blogueros cocineros favoritos del mundo mundial… Desde mis comienzos en este mundillo blogueril, un punto de referencia y el primero al que acudo cuando tengo alguna duda.
Desde que descubrí a Tito, quedé enganchada a sus deliciosos monólogos y a su manera de ver la cocina y la vida. 
Su blog salsero, junto a su estimada socia Juana, es una referencia igualmente y en su relativamente corto tiempo de vida, nos ofrece un amplísimo repertorio de salsas para no perderse, deliciosamente presentadas.
Pero lo que verdaderamente hace a Tito especial es su persona, su calidad humana. Nunca olvidaré lo pendiente que estuvo de mí el pasado verano, cuando por problemas de salud en la familia lo pasamos tan angustiosamente mal. Constantes llamadas de telf, mensajes y ánimos me ayudaron mucho a sobrellevar el mal trago… Muchas gracias amigo, nunca lo olvidaré y hoy que nos convocas a tu concurso de montaditos para celebrar el primer año de “Complicaciones las justas” te dedico estos montaditos esperando que te gusten. Todo es poco para tí…


INGREDIENTES:

Pan de pueblo, aguacate, tomates maduritos, cebolleta tierna, queso fresco con sal, olivas negras, salmón ahumado, sal maldom, aceite de oliva virgen y 2 dientes de ajo.


ELABORACIÓN:

1- Hacemos una cruz a los tomates en la piel con un cuchillo afilado y los metemos en agua hirviendo durante 20 segundos y luego en agua con hielo, para que nos resulte muy fácil retirarles la piel.
2- Retiramos piel y hueso al aguacate y lo cortamos en finas laminillas, rociándolas con limón para evitar su oxidación.



3- Cortamos en finos aros la cebolleta tierna y los tomates sin piel ni semillas en cubitos pequeños.
4- Picamos en trocitos las olivas negras deshuesadas. 

5- Cortamos tantas rebanadas de pan de pueblo como montaditos vayamos a preparar y las untamos con un par de dientes de ajo chascados…


6- Sobre el pan ponemos queso fresco con sal desmenuzado.

7- Encima, daditos de tomate y 2 ó 3 aros de cebolleta tierna.


8- Dos laminitas de aguacate y una buena loncha de salmón ahumado.

9- Las olivas troceadas.


10- Un chorrito de aceite de oliva virgen y unas escamitas de sal maldom.
Listos para su degustación…

Helado de arándanos negros con ricota.

Hace unos días preparé un helado que os quiero recomendar con insistencia por lo buenísimo que está, sobre todo para los amantes de los frutos rojos, como es mi caso. 
Para su elaboración no es necesario disponer de heladera. Ésta nos facilita la tarea de remover 3 ó 4 veces la mezcla mientras se hiela, para evitar la formación de cristales de hielo, pero no es en absoluto imprescindible.
Resulta un helado muy cremoso y con la irresistible acidez de los arándanos negros. Me encantan los helados de frutas y si son de elaboración casera, sin grasas añadidas y sabiendo lo que le ponemos, resultan magníficos y sencillísimos de hacer, un juego de niños…


INGREDIENTES:

200 g. de arándanos, 2 cucharadas de zumo de limón, 75 g. de azúcar, 100 g. de ricota, 100 ml. de leche, 1 yogur griego y 2 cucharadas de miel de flores.


ELABORACIÓN:

1- Limpiamos, lavamos y dejamos escurrir los arándanos. Los trituramos junto con el zumo de limón y el azúcar.
2- Metemos la mezcla en el congelador durante 15 minutos.


3- Mezclamos la leche con la ricota hasta que quede cremosa.
4- Recuperamos el puré de arándanos del congelador y lo mezclamos con la ricota y leche.
5- Añadimos el yogur griego y la miel de flores y mezclamos todo con unas varillas.


6- Vertemos en un recipiente apto para congelar y dejamos en el congelador por espacio de 6 horas, removiendo de vez en cuando ( unas 3 veces).
Retiramos del congelador 10 minutos antes de servirlo.
Maravilloso!!!

Patitos rellenos de Nutella.

Os muestro los macarons con forma de patitos que han disfrutado mis niñas hace algunos días con un relleno bien simple y que les encanta, Nutella. Quedan muy graciosos y tampoco entrañan gran complicación. Sólo hay que diseñar una plantilla con forma de pato y dibujarla sobre el papel de horno, para que luego podamos dar forma de pato más fácilmente a los macarons con la manga pastelera.
Son algo más delicados que los macarons redondos a la hora de desprenderlos del papel vegetal, por el peligro de romperse. Pero teniendo un poquito de cuidado, entrañan prácticamente la misma dificultad.
A ver qué os parecen…


INGREDIENTES:

200 g. de azúcar glas industrial, 110 g. de almendras molidas, 100 g. de claras de huevo, 40 g. de azúcar glas, pizca de colorante en gel amarillo y 3 gotas de esencia de limón.
Relleno: Nutella.


ELABORACIÓN:

1- Trituramos la almendra molida con una trituradora o molinillo de café, para que quede todavía más fina la textura.

2- La mezclamos con el azúcar glas en un cuenco grande y tamizamos esta mezcla con un colador o tamizador. Reservamos.
3- Montamos las claras ( a temperatura ambiente ) con un pellizco de sal hasta que formen picos duros y le añadimos poco a poco 40 g. de azúcar glas.
4- Agregamos con un palillo el colorante en gel y 3 gotas de esencia de limón.


5- Ponemos las claras montadas en un recipiente hondo.
6- Vamos a mezclar poco a poco, a cucharadas, las almendras-azúcar glas con las claras montadas. Movimientos envolventes de abajo hacia arriba, sin añadir la siguiente cucharada hasta que la anterior se integre.


7- Vertemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa y formamos los macarons patito dibujados sobre el papel vegetal colocado en una bandeja de horno. ( La tinta en contacto con la masa no, damos la vuelta al papel, ojo 🙂
8- Dejaremos secar los patitos durante al menos una hora antes de hornearlos.
Al tocarlos, la superficie debe notarse bien seca y nada pegajosa.


9- Precalentamos el horno a 150 grados y en el momento de meterlos bajamos la temperatura a 130 grados.
Ponemos la bandeja con los macarons en la parte baja del horno y horneamos durante unos 7 minutos.
Retiramos y dejamos enfriar en la bandeja de horno.
10- Con cuidado desprendemos los patitos del papel vegetal y colocamos sobre una rejilla.
En cuanto se enfríen le ponemos los detalles con un poco de glasa negra y rellenamos con Nutella. Listos para degustar…Macarons ideales para niños.

Alcachofas con jamón y paté de jabugo.

Hace unos cuántos días paseando por la huerta murciana nos encontramos el magnífico espectáculo de los campos de alcachofas en todo su explendor. Enormes y hermosas alcachofas murcianas que los jornaleros se afanaban en recolectar. Están en su mejor momento y yo no pude resistir la tentación de fotografiarlas…

¡¡Qué generosa es la naturaleza con nosotros, qué maravillas nos regala!!
En mi viaje de regreso a casa ya sabía lo primero que iba a comprar en el mercado al día siguiente…


INGREDIENTES:

Alcachofas, zumo de limón, aceite de oliva virgen aromatizado, 2 dientes de ajo, sal gruesa, jamón en daditos, paté de jabugo y reducción de vinagre balsámico.


ELABORACIÓN:

1- Retiramos las hojas duras que recubren el corazón de las alcachofas.
2- Las rociamos con abundante zumo de limón para evitar su oxidación.
3- Las cortamos en laminas finitas utilizando una mandolina o cuchillo afilado.


4- Ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen (aromatizado con ajo, orégano y guindilla) en una sartén y añadimos 2 dientes de ajo chascados.
5- Agregamos las alcachofas laminadas y cocinamos a fuego vivo para que se doren.


6- Agregamos los daditos de jamón y mezclamos.
7- Retiramos del fuego en cuanto estén bien doraditas, escurrimos y ponemos algo de sal gruesa.
8- Añadimos unas lascas de paté de jabugo repartiéndolas bien.


9- Ponemos un poquitín de reducción de vinagre balsámico por encima.
10- Servimos inmediatamente.
¡¡¡Un manjar!!!

Tarta de limón deliciosa.

Os presento una tarta de limón verdaderamente deliciosa, que me gustaría mucho que os animáseis a probar en vuestras casas cuando tengáis ocasión. Es muy sencilla y el resultado es verdaderamente espectacular. Ideal para los amantes de los sabores cítricos, como es mi caso.
Para elaborarla necesitamos una plancha de bizcocho genovesa que cortaremos en tres partes , bañaremos con algo de almíbar de limón  y rellenaremos con crema de limón. Terminando el montaje con un suave merengue y un ligero toque de cacao en polvo para decorar.
Por tanto, necesitamos:  Una plancha de bizcocho genovesa, almíbar de limón, crema de limón y merengue.


INGREDIENTES:

Para el bizcocho genovesa:  4 yemas de huevo, 170 g. de azúcar, 60 ml. de agua, 4 claras de huevo y 165 g. de harina de trigo.
Para la crema de limón:  7 huevos, 285 g. de azúcar, 43 g. de Maicena, zumo de 4 limones grandes, ralladura de 2 limones y 40 g. de mantequilla.
Almíbar de limón:  500 ml. de agua, 200 g. de azúcar y 50 ml. de zumo de limón.
Para el merengue:  3 claras de huevo a temperatura ambiente, pizca de sal y 7 cucharadas soperas de azúcar glas.
Cacao en polvo sin azúcar para espolvorear.


ELABORACIÓN:  (Crema de limón)

1- Ponemos en un cazo el zumo de los limones, la ralladura y la mitad del azúcar.
2- Llevamos a ebullición moviendo constantemente. Retiramos del fuego y dejamos templar.
3- Por otro lado, mezclamos en un recipiente la Maicena, el azúcar restante y los huevos batidos.
4- Preparamos un baño María ( Sartén profunda con 2 dedos de agua ).
5- Juntamos las dos mezclas fuera del fuego: mezcla de zumo y mezcla de Maicena, removiendo bien.
6- Cocemos en el baño María removiendo constantemente hasta que espese la crema.
7- Retiramos del fuego, dejamos templar y añadimos la mantequilla mezclando bien.
8- Tapamos con film a piel y dejamos enfriar.


Bizcocho genovesa:

1- Montamos las 4 yemas de huevo con la mitad del azúcar ( 85 g.) y cuando están bien montadas añadimos desde el borde del recipiente el agua, poco a poco, sin dejar de batir.
2- Por otro lado, montamos las claras a punto de nieve y cuando estén casi montadas les añadimos el azúcar restante ( 85 g.).
3- Mezclamos ahora las yemas montadas con las claras montadas. Con cuidado, suavemente y con movimientos envolventes.
4- Incorporamos la harina en forma de lluvia ( con un colador o tamizador ).
5- Mezclamos suavemente y vertemos la masa obtenida sobre una placa de horno con papel vegetal.
6- Dejamos caer la bandeja sobre la encimera 4 ó 5 veces para que las burbujas de aire salgan a la superficie y la masa se reparta de modo uniforme.
7- Horneamos a 220 grados durante 10 minutos.


8- Desmoldamos la plancha de bizcocho y la dejamos enfriar, procediendo después a cortarla en 3 rectángulos de 9 cm. de ancho.
9- Almíbar de limón:  Ponemos en un cacito 500 ml. de agua y 200 g. de azúcar. Llevamos a ebullición, damos un hervor y retiramos del fuego. Cuando esté templado añadimos el zumo de limón y mezclamos.

 Montaje del pastel:  
1- Colocamos sobre una bandeja la primera plancha de bizcocho y la bañamos con almíbar de limón, pincelándola con una brocha.
2- Sobre el bizcocho ponemos una capa de crema de limón con una manga pastelera, cubriendo toda la superficie del bizcocho. 


3- Colocamos la segunda plancha de bizcocho alineándola bien y bañamos con almíbar de limón nuevamente.
4- Ponemos crema de limón.
5- Colocamos la última plancha de bizcocho. Bañamos con almíbar.


6- Montamos las 3 claras a temperatura ambiente con un pellizco de sal. 
7- Cuando estén bien montadas añadimos poco a poco el azúcar glas y batimos 1 minuto más. 
8- Ponemos el merengue en una manga pastelera con boquilla redonda y formamos pequeñas bolitas sobre la superficie del pastel.


9- Espolvoreamos con un poquito de cacao en polvo sin azúcar.
10- Conservamos en frío hasta el momento degustación.
Estoy segura de que no os va a defraudar mi pastel…

Smoothie de plátano y fresas.

La mejor manera de regalarles a nuestros niños una merienda estupenda  llena de vitaminas y calcio es prepararles un delicioso smoothie con las frutas que más les gusten. 
Los smoothies caseros se preparan en un momentito y admiten casi cualquier clase de fruta que se nos pueda ocurrir: Piña, kiwi, frutas del bosque, plátanos, fresas… Combinándolas con leche o yogur, algo de azúcar, un buen helado de vainilla  y unos cubitos de hielo, el resultado es un batido cremoso y fresco, con intenso sabor a fruta y muy agradable al paladar. Los niños aceptarán sin chistar las frutas en la merienda. Yo conozco a una ” señorita” que adora desayunar smoothies… Fenomenal!!!

INGREDIENTES:  (Para 1 l. de smoothie más o menos )

500 ml. de leche semidesnatada fría, una docena de fresas, 2 plátanos maduritos, 2 cucharadas de zumo de limón, 4 cucharadas soperas helado de vainilla, 50 g. de azúcar, 1 yogur natural y 2 cubitos de hielo. 

ELABORACIÓN:

1- Ponemos en un vaso batidor los plátanos troceados y las fresas bien lavadas e igualmente cortadas en trozos.
2- Añadimos el zumo de limón, yogur natural, leche y helado de vainilla.
3- Ponemos los 2 cubitos de hielo y trituramos a velocidad máxima para conseguir un a textura bien cremosa y espumosa.


4- Servimos enseguidita, para aprovechar todas sus cualidades y estupendo sabor.
Por supuesto, si queremos aligerar de calorías la receta, podemos utilizar leche desnatada, yogur descremado y olvidarnos del helado de vainilla. Simplemente con fruta, yogur, endulzante sin calorías y algún zumo obtendremos un smoothie mucho más light rico en fibra y muy saciante…

Galletas de chocolate decoradas con stencils.

Os muestro unas galletitas de chocolate que están buenísimas y he querido decorar usando la técnica de stencils que hace tiempo despertó mi curiosidad y tenía ganas de poner en práctica . Creo que las galletas así decoradas quedan monísimas, muy vistosas e ideales para regalar. Sólo hay que cogerle el truquillo a las plantillas o stencils y entretenerse un ratillo en la decoración.
Lo esencial es mantener fija la plantilla y extender la glasa de manera uniforme. Hay que practicar para conseguir buenos resultados, indudablemente…
En cualquier caso, os recomendaría que decorándolas o no, probáseis esta receta de galletas. Su autora es Patricia Arribálzaga, magnífica repostera y de verdad que valen la pena. ¡¡Qué cosa más deliciosa de galletas!!

INGREDIENTES:

100 g. de azúcar glas, 200 g. de mantequilla, 1 huevo, 310 g. de harina de trigo, 50 g. de cacao en polvo sin azúcar y 1 cucharadita de vainilla líquida.

  
ELABORACIÓN:

1- Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas hasta formar una crema.
2- Agregamos el huevo y batimos.
3- Añadimos la vainilla y batimos.
4- Tamizamos la harina junto con el cacao y añadimos poco a poco.
5- Formamos una bola con la masa, la tapamos con film y dejamos que repose en el frigorífico durante media hora.


6- Colocamos la masa entre 2 hojas de papel vegetal y la extendemos con un rodillo dejando un grosor de unos 5 ó 6 milímetros.

7- Damos forma a las galletas usando el cortador elegido y trasladamos las galletas a una bandeja de horno con papel vegetal.


8- Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos las galletas durante unos 12 minutos.

9- Retiramos a una rejilla metálica y dejamos que se enfríen completamente antes de decorarlas.
10- Necesitamos una glasa en punto duro: 250 g. de azúcar glas por cada clara de huevo ( aprox.) y 6 gotas de vinagre blanco (que es un conservante natural y ayuda a blanquear la glasa). La textura de glasa que se requiere en bien firme. Si es necesario añadimos 1 ó 2 cucharadas más de azúcar glas.
11- Colocamos la plantilla sobre la galleta sosteniéndola con firmeza y extendemos una pequeña cantidad de glasa sobre la espátula.


12- Distribuimos la glasa sobre toda la plantilla intentando que quede del mismo grosor y que no se mueva nada la plantilla para que el dibujo salga lo más definido posible…
13- Pasamos de nuevo la espátula para retirar la glasa sobrante y alisar.
14- Levantamos con las 2 manos la plantilla sin moverla hacia los lados al despegarla, para que el dibujo salga limpio.
15- Si alguna línea no ha quedado clara porque se ha movido podemos corregirla utilizando un palillo.

Focaccia de cebolla y romero fresco.

De vez en cuando preparo en casa este estupendo pan italiano que tanto nos gusta y admite gran cantidad de ingredientes. Es absolutamente delicioso por sí sólo o para acompañar un buen pescado al horno o casi cualquier tipo de carne a la parrilla.
Es muy sencillo de hacer y en esta ocasión ha salido una focaccia especialmente sabrosa y aromática … Ello se debe a que el romero que he utilizado es fresco, recién cortado y el aceite que he puesto en la masa lo he aromatizado con guindilla, ajo y orégano durante un par de semanas. Se nota la diferencia. Es un aceite maravilloso para aliñar ensaladas, rociar mozarella o disfrutar unas tostadas especiales…


INGREDIENTES:

450 g. de harina de fuerza, 25 g. de levadura fresca de panadero, 300 ml. de agua templada,  1 cucharadita de sal, 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen aromatizado, 2 ramitas de romero fresco, perejil picado, 1 cebolla grande, 4 dientes de ajo, queso rallado y unas escamas de sal.


ELABORACIÓN:

1- Ponemos la harina y la sal en un recipiente hondo y hacemos un volcán.
2- En el centro vertemos la levadura disuelta en el agua templada.
3- Añadimos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen y las hojas de una ramita de romero fresco.


4- Amasamos bien durante unos 10 minutos hasta que la masa esté lisa y elástica, sin que se pegue a los dedos.
5- Tapamos la bola de masa con un paño y dejamos levar en un lugar templado hasta que doble volumen, una hora más o menos.


6- Mientras leva la masa, cortamos la cebolla en aros finos y la ponemos en una sartén con un poquito de aceite aromatizado para que se dore. 
7- Añadimos a la sartén los dientes de ajo chascados para que suelten su sabor.
8- Escurrimos los aros de cebolla sobre papel absorbente.


9- Extendemos la masa con un rodillo dejando un grosor de 1 cm. más o menos y la colocamos sobre una bandeja de horno con papel vegetal.
10- Repartimos sobre la superficie de la masa los aros de cebolla, algo de perejil picado, la otra ramita de romero fresco troceada, espolvoreamos con queso rallado al gusto y unas escamas de sal.


11- Precalentamos el horno a 180 grados y cocemos durante 20 minutos (aprox. )
12- Servimos cortada en porciones.



Julia y yo recolectando romero  al borde del mar para nuestras focaccias…