Bizcocho de albaricoques al vino de Oporto.

Con este bizcocho se cierra mi cocina durante un tiempo, quizás poco, a lo mejor algo más…Me marcho a Galicia antes de lo previsto para estar al lado de quién me necesita y sumar mis fuerzas a las suyas para luchar…Este bizcocho me recordó a las tardes que mi madre los horneaba y yo vigilaba atentamente el momento en el que salían del horno para zamparme un trozo caliente ante sus protestas.
Esto fue lo que pasó con este bizcocho.No pude esperar a que se enfriara del todo y confieso que me zampé 2 trozos más feliz que una perdiz tras fotografiarlo. Mamá, es mentira que comer bizcochos calientes dé dolor de barriga…Uno de tantos mitos que las madres usamos y yo recuerdo con cariño…
Os lo recomiendo, está buenísimo y si no tenéis albaricoques podéis poner otra fruta.Lo verdaderamente delicioso y que me ha fascinado es la masa.Suave, esponjosa, con aroma a vino de Oporto y ralladura de limón. Bañado en almíbar de Oporto,buenísimo… Puedo afirmar que es uno de los bizcochos más deliciosos que he probado últimamente!!!

INGREDIENTES:

100 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g. de azúcar, 3 huevos, 180 g. de harina de repostería, 1 sobre de levadura en polvo, 4 cucharadas soperas de vino de Oporto, la ralladura de un limón y 4 cucharadas soperas de zumo de limón.
Para decorar:  albaricoques deshidratados, mermelada de albaricoque y almíbar de Oporto para bañarlo.

ELABORACIÓN:

Batimos la mantequilla hasta que esté esponjosa durante 3 minutos a velocidad media.
Vamos añadiendo poco a poco el azúcar sin dejar de batir y seguimos mezclando un par de minutos más.
Añadimos los huevos uno a uno y seguimos batiendo con las varillas.

Agregamos la ralladura de limón, el zumo de limón y el vino de Oporto. Mezclamos.
Tamizamos la harina con la levadura en polvo y vamos incorporándola sin dejar de batir, hasta que la masa se vea con todos sus ingredientes perfectamente integrados.

Vertemos la masa en un molde redondo engrasado y con papel vegetal y  salpicamos por encima el albaricoque deshidratado.Horneamos a 180 grados hasta que se vea doradito por la superficie. Pinchamos el centro para comprobar la cocción.
Retiramos a una rejilla para que se enfríe completamente.

Cuando todavía está caliente lo pincelamos con mermelada de albaricoque y lo bañamos con almíbar de vino de Oporto.
Este almíbar se hace poniendo en un cacito el vino de Oporto con un poco de azúcar y dejando reducir hasta que tenga la consistencia de almíbar.
Espero que os animéis a probarlo!!!
Os voy a echar mucho de menos ” familia virtual”.Cuando pueda seguiré entrando en vuestras cocinas a saludaros y sentirme como en casa…Qué paséis buen verano y disfrutéis de la vida al máximo!!! Hasta pronto!!!

Anuncios

Crema de"papas aliñás" , gazpacho de cerezas y langostinos crujientes.

Os  sigo recomendando recetas frescas y rápidas de hacer para vestir de verano nuestras mesas sin mucho esfuerzo y no renunciar al buen comer que tanto nos gusta y nos mantiene sanos y felices.
Pienso que podemos disfrutar de la playa, del paseo y de los amigos sin necesidad de renunciar por ello a la buena mesa. Aquí está la prueba: dos cremas frías muy distintas que me encantan y están a la altura de los paladares más exigentes y unos langostinos crujientes.
Crema de “papas aliñás”( Chef Julio Morón).
Gazpacho de cerezas(Chef Juan Lax).
Langostinos crujientes.

INGREDIENTES:

Crema de  “papas aliñás”:  medio kg. de patatas, 1 cebolleta, perejil fresco,sal, aceite de oliva virgen, vinagre de jerez y nata líquida.

Gazpacho de cerezas:  medio kg. de cerezas, 2 tomates maduros, un cuarto de pepino, un cuarto de pimiento rojo, medio diente de ajo, un cuarto de cebolla tierna, 1 cucharada de vinagre de Jerez, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal y 2 rebanadas de pan duro.

Langostinos crujientes:  langostinos cocidos,clara de huevo,harina, cebolla frita crujiente, aceite de girasol y palitos de brocheta.

Crema de “papas aliñás”:

Cocemos las patatas con su piel y una vez frías, las pelamos y troceamos.
Las colocamos en un vaso batidor junto a la cebolleta y el perejil picado.
Aliñamos con aceite, sal y vinagre de Jerez.
Añadimos la nata y batimos hasta obtener consistencia de crema.( Si es necesario ajustamos las cantidades de líquido ).


Servimos en vaso de chupito decorando con un crujiente de jamón, (jamón serrano cortado en bastones, que se mete 2 minutos al microondas colocándolo en un plato con peso encima, otro plato por ejemplo, y queda crujiente, listo para decorar).

Gazpacho de cerezas:

Ponemos las cerezas deshuesadas en el vaso batidor junto a los demás ingredientes y trituramos a velocidad máxima, añadiendo el aceite poco a poco para emulsionar la elaboración.
Rectificamos la sal si fuese necesario y pasamos el gazpacho por el chino.
Si es necesario añadimos un poco de agua mineral.

Servimos en vasos de chupito acompañados de cerezas deshuesadas y un hilito de aceite.
Buenísimo, para no perdérselo!!!

Langostinos crujientes:
Pelamos los langostinos cocidos y los insertamos en un palito de brocheta.
Los enharinamos ligeramente,los pasamos por clara de huevo y a continuación los rebozamos en cebolla frita crujiente (Mercadona, Ikea…)procurando que todo el langostino quede cubierto de cebolla.
Freimos en abundante aceite caliente por ambos lados ( muy poco tiempo, ya que la cebolla se quema fácilmente, sólo hace falta que la clara cuaje para que se quede el rebozado perfecto).
Escurrimos sobre papel absorbente y listos para degustar!!

Guacamole con nachos caseros.

Una receta aprendida con el Chef Juan lax que nos va a venir muy bien para nuestros buffet veraniegos.Os recomiendo que probéis este guacamole que se prepara en un momentito y con los nachos caseros está buenísimo, con una textura más fina que los guacamoles que yo conocía hasta ahora. Vale la pena, un picoteo excepcional con poquísimo esfuerzo!!!

INGREDIENTES:

2 aguacates maduros, media cebolleta fresca, 1 diente de ajo, 1 cucharadita de sal, un cuarto de tomate maduro, 6 hojas de cilantro fresco, el zumo de medio limón y una cucharadita de aceite de oliva.

Para los nachos caseros:  un paquete de tortillitas mejicanas de trigo y aceite de girasol.

ELABORACIÓN:

Ponemos en un vaso batidor todos los ingredientes o en un robot de cocina y trituramos a velocidad máxima hasta conseguir una textura fina y sin tropezones.
Rectificamos la sal si fuese necesario y metemos al frío en un recipiente cerrado hasta el momento de servir.

Para elaborar los nachos caseros:  cortamos cada tortillita de trigo en porciones triangulares con una tijera de cocina.
Freimos en abundante aceite de girasol caliente por ambas caras hasta que estén doraditos.

Retiramos a un plato con papel absorbente y en unos minutos ya están listos para consumir, deliciosos. Se conservan varios días en perfecto estado y crujientes si los guardamos en un recipiente hermético, por lo que son unos snacks estupendos que nos permiten hacerlos con antelación.

Probad, ya me contaréis!!!

Mini profiteroles con chocolate blanco y caramelo.

Estos son los pastelillos que he preparado a mi familia y nos hemos dado un pequeño homenaje dulce, disfrutándolos hasta la última miguita.
Soy muy aficcionada a la pasta choux, me gusta mucho con multitud de rellenos dulces o salados y siempre utilizo la misma receta porque sale estupenda, así que no veo la necesidad de cambiarla.
En esta ocasión, he querido hornear unos profiteroles de tamaño pequeñito, no para rellenarlos, sino para formar pequeñas torres uniéndolos con chocolate blanco y bañándolos con caramelo.
El resultado ha sido estupendo, nos ha encantado este postre, por eso lo comparto con todos vosotros, por si os apetece probarlo…

INGREDIENTES:

100 g. de manteqilla, 120 g. de leche, 130 g. de agua, una pizca de sal, 1 cucharadita de azúcar, 160 g. de harina de trigo y 4 huevos.
Para el ganaché de chocolate blanco:  una tableta de chocolate blanco especial repostería y 50 g. de mantequilla.
Para el caramelo:  200 g. de azúcar y medio vasito de agua.
Arándanos rojos para decorar.

ELABORACIÓN:

Ponemos un cazo al fuego con la leche, el agua, la sal, el azúcar y la mantequilla cortada en trozos.
Removemos con una cuchara hasta que la mantequilla esté completamente fundida.
Cuando veamos que comienza a hervir vertemos en el cazo la harina de golpe, toda a la vez y removemos enérgicamente hasta integrar todos los ingredientes.

Retiramos del fuego y dejamos templar unos minutos.
A continuación añadimos los huevos uno a uno, removiendo con la cuchara hasta que se integren.
No añadiremos el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa.
Quedará una masa lisa y brillante.

La ponemos en una manga pastelera con boquilla redonda y lisa y formamos pequeñas bolitas de masa sobre una placa de horno forrada con papel vegetal. Las colocamos un poco separadas entre sí para que no se peguen durante el horneado.
Metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean doraditas, vigilando la cocción sin abrir el horno.
Retiramos del horno a una rejilla metálica para enfriar los mini profiteroles.

Para el ganaché de chocolate blanco: derretimos el chocolate blanco en un cuenco al baño María con la mantequilla cortada en trozos , removiendo hasta que se fundan completamente.
Dejamos templar y vamos pegando los mini profiteroles con el ganaché de chocolate como si fuesen ladrillitos y el chocolate el cemento que los une. Formamos pequeñas torres de profiteroles.

Hacemos un caramelo clarito poniendo en un cazo el azúcar con un poco de agua y dejando reducir hasta que tome color dorado y tengamos la textura que nos guste.
Vertemos el caramelo caliente sobre las torres de profiteroles con una cuchara.
Dejamos enfriar para que coja cuerpo el pastel y decoramos con arándanos rojos.
Buenísimos, espero que os gusten!!!

Los cursos de cocina se despiden hasta Septiembre…

El pasado viernes nos despedimos de los cursos de cocina del Chef Juan Lax hasta que acabe el verano. La última entrega fue un estupendo curso de Snacks, en el que aprendimos un montón de recetas que ya están en nuestro correo esperando su ocasión y nos han dejado a todos los asistentes boquiabiertos y gratamente sorprendidos por el exquisito resultado.
Os dejo unas imágenes que ilustran el curso y espero poco a poco poneros las recetas para que también vosotros disfrutéis en casa del buen hacer de este Chef.

Chips de alcachofas, crujientes y exquisitas.

Pizzaphilo. Fáciles de hacer y sorprendentes. Valen la pena, un disfrute total!!!

Chips de patata con pimentón y espuma de vinagre. Para no perdérselas !!!

Tempura de alga nori. Perfecta, crujiente, original…

Palitos de parmesano. Exquisitos, fáciles de hacer y resultones, hay que probarlos!!!

Crema de quesos para dippear con nachos caseros. Increibles, no tengo palabras, buenííiííísimos!!!

Pistachos en tempura – delicia pura ( vaya rima que me ha salido ) y almendras fritas con curry, increible sabor, buenísimas!!!

Guacamole, el mejor que he probado!!!

Maíz tostado al caramelo, dulce y salado a la vez, qué maravilla de snack!!! y galletas de parmesano,para no poder parar, qué buenas!!!

Imposible derrochar más imaginación en una mesa de aperitivos y snacks!!!

Dar las gracias a Juan y su equipo por su entrega y dedicación y como no me gustan nada las despedidas ( ni del cepillo de dientes ), pues, hasta muy pronto !!!

Pulpo á feira.

Mi querida amiga María celebra su primer cumpleblog, su primer añito por estos mundos blogosféricos. Para celebrarlo nos propone elaborar una receta típica de nuestra localidad de origen o de residencia.
 María es una estupenda cocinera y la más dulce y cariñosa de las personas. Siempre tiene una palabra amable para todo el que se acerca a su cocina y sus magníficas recetas hechizan nada más verlas.
Por todo ello, quisiera celebrar con ella este primer año tan fructífero y me he decidido por uno de los platos más conocidos y típicos de mi tierra gallega: el ” Pulpo á feira.”
La ocasión perfecta para que mi pulpera familia disfrute del pulpito que tanto les gusta y  vaya preparando el paladar para lo que nos espera en vacaciones…Qué poquito falta!!!

INGREDIENTES:

Un buen pulpo, media cebolla, patatas, aceite de oliva virgen, sal gorda y pimentón dulce ( o picante , al gusto )

ELABORACIÓN:

Como casi todas las recetas de la cocina gallega, ésta también se basa en la extraordinaria calidad de la materia prima y la sencillez de su elaboración, sin artificios.
Lo ideal es disponer de un pulpo de buena calidad y congelarlo durante al menos 24 horas.
Dejarlo descongelar a temperatura ambiente y lavarlo bien.

Se debe cocer en cazuela de cobre ( yo no dispongo de ella, vaya gallega !!! ) o en su defecto, en una cazuela normal con abundante agua hirviendo y media cebolla.
Importante no poner la sal en la cazuela o el pulpo perderá su piel.

En cuanto el agua hierva, metemos el pulpo sujetándolo firmemente por la cabeza y lo ” asustaremos” tres veces. Lo hundimos en el agua hirviendo 3 veces y luego lo dejamos cocer a fuego medio hasta que esté en su punto. El tiempo varía en función del grosor y tamaño del pulpo, lógicamente, así que transcurrida media hora, comprobaremos la cocción pinchando con un palito de brocheta.
Debe quedar entero, un pulpo blanducho no es pulpo á feira, pero tampoco duro, hay que cogerle el punto.

Retiramos el pulpo una vez cocido a una fuente y añadimos sal a la cazuela y las patatas cortadas a rodajas. Dejamos cocer hasta que estén bien hechas y las retiramos.
Para emplatar ponemos un lecho de patatas cocidas y encima colocamos el pulpo cortado a rodajas con una tijera de cocina.
Aliñamos con buen aceite de oliva, sal gruesa y pimentón dulce o picante, al gusto.
María espero que te guste tanto como a mi familia!!!

Bizcocho con glaseado de azahar y macarons

Este bizcocho que os presento tiene un intenso aroma a azahar potenciado por su glaseado y va decorado con los que ya son los dulces favoritos de mis niñas, macarons.
En esta ocasión son macarons de limón y el relleno es ganaché de chocolate blanco.
La elaboración del bizcocho no puede ser más sencilla.Tiene 4 ingredientes básicos que se mezclan y vierten en un molde engrasado. Sale siempre sin problemas. A continuación la receta, por si os apetece probarlo. Yo he utilizado mi robot de cocina, pero a mano sale igualmente bueno, por supuesto.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:  150 g. de azúcar, 150 g. de harina, 3 huevos, 10 g. de levadura en polvo y un chorrito de aroma de azahar.


Para el glaseado:  aroma de azahar y azúcar glas al gusto, hasta conseguir la textura de glaseado que deseamos.


Para los macarons:  75 g. de harina de almendras o almendras molidas, 150 g. de azúcar glas, 60 g. de claras de huevo, medio sobre blanco de gasificante para repostería ( Mercadona), esencia de limón y pizca de colorante amarillo en gel.
Relleno: 200 g. de chocolate blanco para repostería y 50 g. de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Ponemos la paleta mezcladora en las cuchillas y batimos los huevos y el azúcar durante 2 minutos a velocidad 4.
Añadimos la harina y la levadura y mezclamos 1 minuto a velocidad 4.
Añadimos un chorrito de aroma de azahar y mezclamos a velocidad 4 unos segundos.

Vertemos la masa en un molde redondo (20 cm. de diámetro ) engrasado y forrado con papel vegetal.
Horneamos a 180 grados ( horno precalentado ) durante unos 15 minutos. Pinchamos el centro del bizcocho para comprobar la cocción.

Retiramos del horno y desmoldamos sobre una rejilla metálica para que el bizcocho se enfríe correctamente, sin humedecerse.
A continuación preparamos el glaseado.
Para ello, mezclamos en un pequeño cuenco un buen chorro de aroma de azahar con azúcar glas y vamos mezclando y añadiendo más azúcar hasta lograr la consistencia deseada.
Una vez lograda, vertemos el glaseado sobre el centro del bizcocho dejando que resbale por la superficie.

Para elaborar los macarons de limón:

Mezclamos la harina de almendras y el azúcar glas en un cuenco.
Tamizamos esta mezcla con un tamizador o colador grande. (Yo la he tamizado una sola vez, aunque se aconseja tamizarla por lo menos 2 )
Montamos las claras a punto de nieve con medio sobre blanco de gasificante para repostería y cuando están casi montadas añadimos una pizquita de colorante en gel amarillo y 2 gotitas de esencia de limón.

Poco a poco y con movimientos envolventes, añadimos la mezcla de harina a las claras ya montadas.
Lo haremos a cucharadas, sin añadir la siguiente hasta que la anterior se haya integrado.
Así sucesivamente hasta agotar toda la mezcla.
Colocamos la masa obtenida en una manga pastelera y vamos dejando caer pequeños montoncitos sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal.
Mientras no nos acostumbramos podemos pintar los circulitos sobre el papel, una vez cojamos algo de práctica es muy sencillo y no hace falta.

Dejamos secar los macarons antes de hornearlos durante al menos una hora y transcurrido este tiempo los metemos al horno precalentado a 150 grados. En el momento de meterlos al horno bajamos la temperatura a 130 grados.
Vigilamos la cocción, que tarda apenas unos minutos y depende mucho de cada horno.
Dejamos enfriar en la bandeja completamente los macarons y cuando estén fríos los rellenamos.
Ganaché de chocolate blanco:  derretimos el chocolate blanco troceado a baño María con la mantequilla hasta que estén completamente fundidos. Enfriamos y rellenamos los macarons.
Espero que os guste mi bizcochito!!!

Pasteles de chocolate.

Dedico esta receta a todas aquellas personas que buscan un pastel casero y sencillo para celebrar una ocasión especial o disfrutar del placer de un dulce apetecible que se puede preparar sin complicaciones y siempre sale bien. Me lo ha sugerido una amiga que no tiene mucha experiencia en la cocina y le impone mucho respeto la repostería.
Pienso que este pastel sería un buen comienzo para perderle el miedo y en menos de media hora, sin ninguna complicación, tendremos en nuestra mesa unos deliciosos pasteles de chocolate, irresistibles para todos los públicos.

Fuente: “Thermomix magazine.”

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:  3 huevos y 1 yema, 100 g. de azúcar, 80 g. de harina de repostería, pizca de sal, 1 cucharadita y media de bicarbonato sódico, y 30 g. de cacao en polvo sin azúcar.

Para el relleno: 1 tarrina de mascarpone o queso cremoso de nuestra preferencia y mermelada de fresa.

Para la cobertura:  200 g. de chocolate fondant y 50 g. de mantequilla. 

ELABORACIÓN:

Ponemos la mariposa en las cuchillas y vertemos los huevos, la yema y el azúcar. Mezclamos 6 minutos, 40 grados, velocidad 4.
Transcurrido este tiempo, programamos otros 6 minutos a la misma velocidad y sin temperatura.

Retiramos la mariposa de las cuchillas.
Añadimos la harina tamizada con la sal, el bicarbonato y el cacao en polvo y mezclamos hasta que se vean todos los ingredientes bien integrados.
Vertemos la masa en una placa de horno forrada con papel vegetal y alisamos la superficie con una espátula.
Horneamos durante 7 minutos a 180 grados.
Retiramos del horno la plancha de bizcocho, la colocamos sobre una encimera y en caliente, con un cuchillo bien afilado, cortamos 8 partes rectangulares iguales para formar nuestros pasteles.

Envolvemos cada rectángulo sobre sí mismo cuando todavía está caliente ayudándonos con una lámina de papel de cocina y dejamos que se enfríen sobre una rejilla así colocados.
Cuando se enfríen completamente los resenrollamos y rellenamos con mascarpone y mermelada de fresa.
Volvemos a enrollarlos y ya sin papel, los colocamos sobre la rejilla.

Pincelamos cada pastel con una capa de mermelada de fresa o frambuesa y preparamos la cobertura de chocolate.
Para ello derretimos al baño María el chocolate con 50 g. de mantequilla y removemos hasta que estén completamente fundidos.

Vertemos sobre los pasteles y extendemos bien la cobertura. Salpicamos con unas bolitas decorativas y conservamos en frío hasta el momento de servir. Buenísimos!!!

Calzonne mini.

Unas mini calzonne que no os van a defraudar si decidís probarlas. Son sencillas de hacer y el resultado vale la pena, una exquisitez que se disfruta en pocos bocados y nos permite llevarlas a la playa o piscina, como ha sido mi caso, o vestir nuestra mesa veraniega de originalidad. Son aptas para todos los públicos, recién hechas, increibles y en frío buenísimas también.
La receta es de mi Chef favorito, Juan Lax, acierto seguro.

INGREDIENTES:

450 g. de harina de trigo, 2 cucharaditas de sal, 1 sobre de levadura en polvo de panadería, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, 20 cucharadas de agua tibia ( O un poquito más si vemos que es necesario, varía mucho la cantidad de líquido según la harina que pongamos, la humedad del ambiente, temperatura,etc…).

Para el relleno:  2 cebolletas, 1 diente de ajo, 4 tomates grandes maduros, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, olivas negras sin hueso, orégano, sal, pimienta, mozzarella, anchoas, 2 cucharaditas de azúcar y albahaca fresca. 

ELABORACIÓN:

Formamos un volcán con la harina y en el hueco ponemos la sal y la levadura en polvo y vamos añadiendo el aceite y el agua tibia y amasando con las manos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.Formamos una bola de masa y la dejamos reposar tapada en un lugar templado durante 45 minutos. (No es una masa que leve mucho, no os preocupéis ).

Mientras dejamos la masa reposar prepararemos el relleno para nuestras calzonne mini.
Para ello ponemos a pochar el ajo y las cebolletas picadas finamente a daditos con el aceite de oliva.
En un cazo aparte ponemos agua a hervir para escaldar durante 10 segundos los tomates , de este modo los pelaremos con mucha facilidad.
Los pelamos y cortamos en cubitos.

Cuando el ajo y cebolla estén bien pochados, añadimos los tomates a la sartén. Salpimentamos y agregamos orégano al gusto y 2 cucharaditas de azúcar.
Dejamos cocinar unos minutos, cuidando que el tomate no quede muy pochado, conviene que quede un poco entero.
Retiramos del fuego y añadimos las olivas negras cortadas en rodajitas.

Recuperamos la masa y tomamos porciones de igual tamaño. Las estiramos con el rodillo y cortamos con forma redonda ayudándonos con un aro o con la boca de una taza grande.
Ponemos en un lado un poco de relleno, una hoja de albahaca fresca, mozzarella cortada en daditos y media anchoa.
Cerramos la calzonne y pellizcamos los bordes para sellarla bien.
Horneamos a 180 grados nuestras mini calzonne hasta que se vean ligeramente doradas.
Son una delicia, os las recomiendo!!!

Risotto con lubina.

¡¡¡Qué generoso es el mar Mediterráneo con mi familia!!! Nos regala unas deliciosas lubinas que podemos disfrutar a la sal, asadas, a la plancha, en caldero y hoy toca un risotto, uno de mis platos favoritos. No es cuestión de quejarse, pero ¿Sólo hay lubinas en el Mediterráneo ? Sigo siendo “La niña Lubina”, a mucha honra!!!

INGREDIENTES:

400 g. de arroz para risottos, 1 litro y medio de caldo de pescado, una lubina, 200 ml. de vino blanco seco, 1 zanahoria grandecita, 2 cucharadas de perejil picado, 2 chalotas, 60 g. de mantequilla, 1 cucharada de aceite de oliva virgen, sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

Ponemos a hervir el caldo de pescado. Tras lavar la lubina y limpiarla bien, la cocemos unos 10 minutos, hasta que la carne esté blanda. Eliminamos la espina central y sacamos unos filetes.
Reservamos.

Pelamos la zanahoria y la cortamos en daditos pequeños. Pelamos las chalotas y las cortamos en rodajitas.
Calentamos el aceite de oliva y 20 g. de mantequilla en una sartén honda o cazuela y sofreimos 5 minutos las chalotas y la zanahoria.
Incorporamos el arroz, removemos unos segundos y añadimos el vino blanco, dejando cocinar hasta que se evapore.

Una vez que se haya evaporado comenzamos a añadir el caldo de pescado caliente a cacillos y removemos.
Coceremos el arroz de este modo, añadiendo más caldo a cacillos una vez que se haya evaporado el anterior.
A media cocción incorporaremos las dos terceras partes de los filetes de lubina y el perejil picado.
Una vez cocido retiramos del fuego, salpimentamos y añadimos el resto de la mantequilla. Mezclamos bien y dejamos tapado unos minutos para que se ligue.
Y servimos caliente con un filetito de lubina encima.

Y de postre: un “helado de Pitufo”: el helado favorito de mi hija Julia, el que siempre le gusta pedirse.

Por fin he conseguido la receta y sale mucho mejor que en la heladería .

Necesitamos una bolsa de nubes de Pitufo (marca Haribo, a la venta en Carrefour o grandes superficies ).

Ponemos una bolsa de nubes de Pitufo en un cacito con 300 ml. de leche y removemos hasta que se derritan. Dejamos templar esta mezcla.
A continuación la ponemos en un vaso batidor y añadimos 2 cucharaditas de azúcar invertido y 2 yogures griegos. Mezclamos con batidora eléctrica y metemos al frío hasta el día siguiente.
Ponemos en la heladera y, ya está, en pocos minutos el helado de Pitufo, cremoso y pitufiazul!!!