Curso de cocina: "Platos veraniegos".

Los que me seguís sabéis que todos los viernes que puedo asisto a los cursos de cocina del Chef Juan Lax en uno de los mejores restaurantes murcianos. No es ningún secreto que soy feliz entre fogones. Las horas pasan sin que nos demos cuenta en un ambiente increible que cambia con cada curso, claro, pero todos y cada uno de ellos han sido preparados con esmero por el Chef y su equipo y eso se nota en los resultados, exitazo total.
En este caso hemos aprendido a elaborar platos veraniegos y frescos, ideales para esta época del año y yo que los he probado, os puedo decir que son perfectos para cualquier época y tienen el sello de calidad que Juan pone en todas y cada una de sus recetas.

Entrega de diplomas, foto de grupo y degustación de los platos preparados , al final de la tarde.

Reparto y explicación pormenorizada de las recetas.

Mi compi Berta, un encanto de niña, siempre con la sonrisa pintada y qué bien cocina!!!

Javi, un caballero encantador, ya hemos coincidido en otros cursos y nos contamos unas cuantas historias entre harinas y cacerolas…¿ A que sí?

Una Kitchen Aid antigua en funcionamiento, va de maravilla y me tiene enamorada!!!

Las expertas manos del Chef dando forma a las calzonne…Sólo la primera, las demás nos toca a  nosotras!!!

Mini calzonne, para no perdérselas. Enseguidita os pondré la receta, están buenísimas!!! 

Hamburguesitas de salmón, un bocado delicioso!!!

Carpaccio de ternera, espectacular.
Me han quedado clarísimos los secretos y truquillos para hacer un buen carpaccio!!!

Carpaccio de salmón. Exquisito, para triunfar en la mejor mesa!!!

Carpaccio de bacalao. Delicia pura!!!

Gazpacho de sandía…Sin palabras…Refrescante y casi obligatorio!!!

Salmorejo de remolacha, crema de melón y gazpacho de sandía. ¿Alguien puede resistirse ?

Tarta de queso en cuenquitos individuales con confitura de fresas casera.

Tarta de queso increiblemente buena!!!

Risotto con setas y foie, magnífico, me ha encantado!!!

Enhorabuena a Juan y su equipo por estas maravillosas recetas y gracias por tan fantástica tarde entre fogones!!!

Sardinas marinadas con escalibada y salmorejo de remolacha.

Otra receta magnífica del Chef Juan Lax que os recomiendo al cien por cien.
Es un plato ideal para esta época veraniega, en la que apetecen comidas frescas y ligeras para ayudarnos a llevar mejor estos calores y mantenernos vitaminados.
Las sardinas marinadas van acompañadas de escalibada y un salmorejo de remolacha que está delicioso también para disfrutarlo en chupitos, no os lo perdáis.
Estos platos llenos de color son pura salud, pescado azul y verduritas, una deliciosa combinación, a ver si os gusta!!!

INGREDIENTES:

Medio kg. de sardinas, vinagre y sal.

Para la escalibada:  2 tomates maduros, 1 berenjena grande, 3 pimientos rojos, aceite de oliva virgen, sal,  1 diente de ajo.

Para el salmorejo de remolacha:  3 remolachas cocidas, aceite de oliva virgen ( 2 cucharadas ), 1 cucharada de vinagre de Jerez, 1 diente de ajo , 2 tomates maduros y 30 g. de miga de pan.

ELABORACIÓN:

Limpiamos muy bien las sardinas de escamas y espinas, bajo el agua y ayudándonos de un cuchillo afilado, separamos los lomos.
Las ponemos a marinar en vinagre y sal durante al menos una hora.( Yo las dejé toda la noche ).

Lavamos muy bien la berenjena, los tomates y pimientos rojos.
Ponemos en una placa de horno la berenjena pelada, los pimientos despepitados y cortados en trozos y los tomates, a los que hacemos una cruz con el cuchillo.
Les ponemos un chorrito de aceite de oliva y sal. 
Asamos las verduras a 190 grados durante unos 45 minutos.

Una vez estén asadas las verduras, les retiramos la piel y las picamos groseramente.
Las aliñamos con ajo picado, sal en escamas y aceite de oliva virgen.
Reservamos.

Preparamos el salmorejo de remolacha:  Ponemos en un vaso batidor la remolacha, ajo, tomates, vinagre, aceite, miga de pan y sal. Trituramos y si es necesario añadimos un poquito de agua fría.
Enfriamos.

Montaje del plato:  En un aro de presentación colocamos las sardinas marinadas con la piel hacia afuera. Rellenamos con las verduras asadas y aliñadas y acompañamos del salmorejo de remolacha.
Se sirve frío. Buenísimo!!!

Yemas de la tía Alia.

Hace unos cuantos días Carmen, “Recetas de tía Alia “, me propuso un reto que me ilusionó mucho.
Como casi tod@s sabéis, ella tiene a su disposición un cuaderno de recetas antiguas que heredó de su tía Alia. Una pequeña joya con la que todos los amantes de la cocina soñamos y con el valor añadido de que es un recetario familiar, escrito con todo esmero por su tía Alia, que hace muy poco celebró su cumpleaños y debe estar orgullosísima de su sobrina, heredera de su buen hacer en la cocina.
El reto que Carmen me propuso fue elaborar una receta de este recetario. Ella nos proporcionaría dos recetas, una dulce y una salada. Nosotros elegiríamos una y la publicaríamos el mismo día, para celebrar el comienzo del verano.
Me pareció un reto fantástico, imposible de rechazar. Creo que si tuviese en mis manos el recetario de Alia, empezaría por la primera receta y acabaría por la última, sin dejarme ninguna en el camino.
En esta ocasión elegí la receta dulce:

INGREDIENTES:

“250 g. de patatas cocidas, 3 yemas de huevo, 250 g. de azúcar, almendras para decorar.”

(Debo decir que he tenido que disminuir la cantidad de azúcar para que la masa no fuese tan líquida a 150 gramos, de este modo he podido dar forma a las bolitas sin problema ).

Batimos 3 yemas en un recipiente y le añadimos poco a poco el azúcar. Mezclamos.


Agregamos 250 g. de patatas cocidas hechas puré y trabajamos bien la masa.


Cogemos porciones de masa y hacemos bolitas. Colocamos una almendra sobre cada bolita.
Las colocamos en una placa de horno con papel vegetal.

Metemos al horno precalentado a 180 grados y horneamos hasta que estén bien doraditas.

Retiramos del horno y las colocamos en una rejilla para que se enfríen sin humedecerse.

Son unos dulces maravillosos y delicados, me han encantado. Suaves y aterciopelados por fuera, sin llegar a ser crujientes y tiernos como una nube por dentro…El contraste con la almendra, un acierto.

Dar las gracias a Carmen, por permitirme participar en este reto y haberme dado la oportunidad de descubrir este dulce que se quedará a vivir en mi casa también y, sin duda repetiré.
Te animo a seguir compartiendo las recetas de esa pequeña joya…Mi cocina está lista y con las puertas abiertas siempre.
Enhorabuena también a Alia, sin duda, lo merece!!!

Camembert frito con mermelada de pimientos casera.

Hoy toca aperitivo fácil y resultón, de los que se preparan en un momentito y nos hace triunfar, gusta a casi todo el mundo: un buen queso Camembert frito en porciones y acompañado de mermelada de pimientos casera.
Vale la pena emplear un poco de tiempo en preparar esta delicia de mermelada, probad y luego veréis que nada tiene que ver con las compradas, mucho mejor.
Si tenéis Thermomix, sonroja lo fácil que resulta y sino, en una cazuelita se prepara en un momento también, merece la pena!!!

INGREDIENTES:

Tarrina de queso Camembert, pan rallado, huevo para rebozar, aceite de oliva para freir.
Para la mermelada:  70 g. de zanahorias, 1 limón mediano, 800 g. de pimientos rojos, 200 g. de azúcar.

ELABORACIÓN:

Lavar, pelar y cortar la zanahoria en trozos pequeños.
Pelamos el limón, retirándole la piel blanca también y las semillas que pudiese tener y lo cortamos en trozos.
Lavamos los pimientos, desechamos las semillas y los troceamos.

Ponemos en el vaso de la Thermomix los pimientos y la zanahoria. Añadimos el limón y el azúcar y programamos 30 minutos, temperatura 100 grados, velocidad 1.
Si la mermelada queda demasiado líquida, programamos 10 minutos más con la misma temperatura y velocidad 3.

Ponemos la mermelada en cuenquitos y la dejamos enfriar.
A mí, con estas cantidades me han salido 2 botes bien grandes que voy a aprovechar en todos los picoteos veraniegos.
Se cierran bien los botes y se ponen boca abajo durante una media hora, de este modo se hace el vacío y se conservan estupendamente en el frigorífico.

Cortamos en triángulos de igual tamaño el queso Camembert, los pasamos por huevo batido y pan rallado y freimos en abundante aceite bien caliente, cuidando que no se quemen.
Retiramos las porciones y las colocamos sobre papel de cocina para eliminar todo resto de aceite.
Servimos recién hecho acompañado de la mermelada de pimientos.

Curso de cocina japonesa.

El pasado viernes asistí al curso de ” cocina japonesa ” que impartió el Chef Juan Lax en las instalaciones del Restaurante Monteagudo de Murcia.
Disfrutamos de una tarde increible entre fogones aprendiendo los secretos de esta cocina que tan de moda está y hace las delicias de los más jóvenes. Se notó en la edad de los asistentes, yo la más veterana. Me encanta ver a chicos tan jóvenes que se manejan estupendamente en la cocina con términos como kanten,dashi, domburi, kimpira, mirin… y se muestran tan interesados en aprender hasta el último detalle.
Admiro la maestría y la imaginación del Chef Juan Lax y en cada nuevo curso que asisto me sorprende nuevamente su buen hacer.
Aprendimos 9 recetas magníficas que nos dejaron fascinados e intentaremos elaborarlas en casa para compartir con vosotr@s , aunque antes hay que iniciar la búsqueda de ingredientes “imposibles”, en fin, a ver si lo conseguimos, “Querer es poder”.

Foto de grupo al final de la tarde, tras la entrega de diplomas y la degustación.

Reparto de recetas entre los asistentes y explicación pormenorizada del Chef de cada una de ellas.

A la faena…Cada dos personas elaboran una receta…Supervisados por el Chef.

La tarde avanza entre fogones, nuestra pasión!!!

Cada paso importante o complicado es observado atentamente por los asistentes y perfectamente explicado por Juan.



Temperatura del aceite, corte de los pescados, presentación… Todo cuenta en esta cocina y la técnica es distinta a la occidental.

El emplatado…Los japoneses dan mucha importancia a la decoración de los platos, utilizan mucho las flores y el tallado de frutas y verduras.

Mis compis. Qué tarde más agradable y productiva!!! Y qué calooooor!!!

Cerdo caldoso. Uno de los platos que más me gustó, delicioso!!! Mirad qué presentación tan bonita!!!

Maki-sushi. Exquisito!!!  Con un poco de paciencia e interés no es tan complicado.

Langostinos fritos gratinados. Nos pusimos las botas!!!

Sopa fría de guisantes. Una exquisitez sorprendente. Me encanta la presentación en vasitos individuales.

Guiso de verduras de temporada. Para no perdérselo, magnífico!!!

El mundo de las salsas es muy importante en la cocina japonesa.

Sashimi de atún y salmón. delicia pura!!!

Espárragos en tempura. Perfecta!!!

Una vez más dar las gracias al Chef y su equipo por su buen hacer. Si vivís por Murcia y alrededores os recomiendo estos cursos totalmente. Se trabaja y se aprende desde el minuto uno y vuelves a casa con ganas de más. Probad!!!

Noche de S. Juan.

La noche de S. Juan es una noche mágica en la que los amigos se reúnen para celebrar el comienzo del verano.Vestidos de blanco, nos dejamos llevar por la magia de esa noche y del fuego purificador de las hogueras. Empezamos con buen pie la nueva estación, con buenos deseos, dejando quedar atrás lo que no nos gusta y brindando por lo que está por venir.
 Reunión de amigos en el campo, buena mesa, chistes, risas, mojitos y de postre, coca de S. Juan con cava.
¡¡¡Queda inaugurado el verano!!!

INGREDIENTES:

Para 2 cocas de S. Juan grandecitas, suficientes para 20 personas: (receta adaptada de  “Kanela y limón “ )

170 g. de leche tibia, 50 g. de levadura fresca de panadería, 120 g. de mantequilla, 4 huevos, 70 g. de anís, ralladura de 1 limón, pizca de sal y 800 g. de harina de fuerza.
Crema pastelera:  140 g. de azúcar, piel de limón, 40 g. de maicena, 600 g. de leche, 6 yemas y un chorrito de vainilla líquida.
Para decorar:  cerezas en almíbar, calabaza confitada y almendra crocanti.
Huevo batido para pintar.

Panificadora: Ponemos primero los ingredientes líquidos: leche tibia con la levadura disuelta en ella, mantequilla derretida, los huevos batidos y el anís.
Luego añadimos los ingredientes sólidos:  azúcar, ralladura de limón, sal y harina.
Programa 7, que dura unos 15 minutos y deja una textura de masa perfecta.
Dejamos levar la masa dentro de la cubeta hasta que doble su tamaño.

Mientras preparamos la crema pastelera: Triturando el azúcar para convertirlo en glas junto con la cáscara de limón.Añadimos la maicena, la leche, las yemas y la vainilla y cocemos a fuego medio hasta que espese, removiendo constantemente.
Dejamos enfriar y metemos en una manga pastelera.

A continuación ponemos la masa sobre la mesa de trabajo enharinada y la dividimos en dos partes iguales.
Es una masa bastante pegajosa, más no debemos añadirle más harina, así quedarán unas cocas estupendas.
Damos forma ovalada a las cocas sobre 2 bandejas de horno con papel vegetal.
Les practicamos unos cortes transversales sobre la superficie y rellenamos los cortes con crema pastelera. 

Pintamos la superficie de las cocas con huevo batido para conseguir un bonito color dorado tras el horneado.
Decoramos con cerezas en almíbar, calabaza confitada y almendra crocanti.
Ponemos un poco de azúcar humedecido en anís por toda la superficie.Dejamos levar hasta que doblen tamaño y metemos al horno precalentado a 180 grados hasta que se vean bien doraditas.

Vaya delicias salen del horno de leña de mi amigo Domingo, excelente cocinero.
Además : España 2-Francia 0. La noche redonda!!!

Lo mejor de la noche, los amigos!!!

Lo dicho, queda inaugurado el verano!!!

Pastel de cerezas con ganaché de chocolate con leche y miel.

Este pastel de nombre tan largo no es otra cosa que un buen bizcocho con algunas cerezas horneadas en su interior, elaborado con azúcar moreno y buttermilk ; con un ganaché que me ha encantado a base de chocolate con leche y miel, una exquisitez.
Lo he adornado con unas cerezas que acompañan muy bien al pastel y son tan fotogénicas estas frutillas que mientras dure el verano y estén a nuestra disposición, creo que no dejaré de hacer recetas dónde aparezcan, me encantan!!!

INGREDIENTES:

165 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 200 g. de azúcar moreno, 2 huevos, una cucharadita de vainilla líquida, ralladura de 1 limón, 300 g. de harina de repostería, 1 cucharada de bicarbonato y una cucharadita de levadura en polvo, pizca de sal , 230 ml. de buttermilk casero ( mezcla de leche tibia y zumo de limón, removemos, dejamos reposar 10 minutos y listo ) y cerezas al gusto.

Para la cobertura:  200 g. de chocolate con leche Nestlé, 6 cucharadas de miel y 200 ml. de nata líquida para montar.
Cerezas para decorar.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 160 grados y engrasamos el molde elegido.
Batimos la mantequilla blandita junto con el azúcar moreno hasta que se vea una mezcla cremosa.
Añadimos los huevos, uno a uno. Seguimos batiendo a velocidad media.

Añadimos la vainilla y la ralladura de un limón .Seguimos mezclando.
Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.
Agregamos la mitad de la mezcla de harina y la mitad del buttermilk, mezclamos.
Añadimos la mezcla de harina restante y el buttermilk que falta hasta completarlo.Mezclamos muy bien.
Agregamos unas cerezas deshuesadas y picadas a la masa, removemos.

Vertemos en el molde la masa y alisamos la superficie con una espátula.
Dejamos caer el molde sobre la encimera, protegiéndola con un paño, con el fin de que desaparezcan las posibles burbujitas de aire de la masa.
Metemos al horno ya precalentado y horneamos durante 50 minutos aproximadamente.
Comprobamos la cocción pinchando el centro del pastel.

Retiramos del horno y dejamos enfriar en el molde 10 minutos. Desmoldamos sobre una rejilla.
Para el glaseado:  ponemos en un cacito la nata y la miel  y removemos hasta llevar a ebullición.
Añadimos el chocolate con leche y removemos hasta que se funda .Conseguiremos una mezcla suave y brillante.

Dejamos templar y vertemos sobre el pastel. Qué bueno, ya veréis!!!

Pastel de salmón y langostinos.

Un pastel de pescado siempre es una opción estupenda para las comidas o cenas frescas del verano, en las que queremos disfrutar de los amigos sin estar mucho tiempo entre fogones.
Se prepara sin demasiado esfuerzo y en apenas dos horas, listo para degustar, sólo o acompañado de una buena salsa tártara, de tomate o una sencilla mayonesa. Delicioso y fresco.
Se puede preparar siguiendo el método tradicional, en una cazuela y triturando con batidora eléctrica o bien, más cómodo, con Thermomix. Espero que os guste y os venga bien para vuestros menús estivales.

INGREDIENTES:

5oo g. de salmón fresco, 200 g. de langostinos, 1 diente de ajo, 2 huevos, 100 g. de nata líquida, 100 g. de leche, 6 láminas de gelatina o 1 sobre de gelatina en polvo, 40 g. de aceite de oliva virgen , sal, pimienta molida, nuez moscada.
Mayonesa y salsa de tomate para acompañar.

ELABORACIÓN:

Limpiamos el salmón de pieles y espinas cuidadosamente.
Pelamos los langostinos .
Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos el aceite.
Programamos 2 minutos, 40 grados, velocidad 1.

Añadir el ajo y programar 3 minutos,40 grados, velocidad 1.
Añadimos el salmón y los langostinos y programamos 7 minutos, 40 grados, velocidad 1.
Retiramos la mariposa de las cuchillas e incorporamos el resto de ingredientes: 2 huevos, nata líquida, leche, gelatina ( previamente hidratada en un poco de agua fría  y escurrida ), pimienta molida y sal al gusto.
Programamos 7 minutos, 90 grados, velocidad 4.

Transcurrido este tiempo, programamos 2 minutos  en velocidad 5 con la misma temperatura ( 40 grados )
Pincelamos un molde con un poco de aceite, lo cubrimos con papel vegetal, que nos facilitará el posterior desmoldado y vertemos la pasta en él.
Dejamos templar  y metemos al frigorífico durante un par de horas al menos.

Desmoldamos y decoramos con unos langostinos y tomatitos.
Acompañamos de una buena salsa de tomate y mayonesa. Queda estupendo, probad!!!

Helado de regaliz.

Este año me he comprado la heladera para poder hacer en casa cómodamente los helados tan originales que el verano pasado descubrí paseando por la red y mis niñas se quedaron con ganas de probar. Esos que no se pueden encontrar fácilmente en las tiendas ni heladerías y que con la heladera, en poco menos de media hora tenemos en nuestro congelador con poquísimo esfuerzo, creo que merece la pena.
En cualquier caso, a continuación pongo la receta del azúcar invertido,  que alguna seguidora sin blog me ha pedido, para que los helados salgan sin un sólo cristal de hielo, cremosos y estupendos con o sin heladera. 
Uno de los helados que más me ha gustado de los que hemos hecho hasta ahora ha sido el de regaliz.
Vale la pena probarlo si sois amantes de esta chuche, sabe exactamente a eso, a regaliz, una delicia!!!

AZÚCAR INVERTIDO:

150 ml. de agua mineral, 350 g. de azúcar normal, 1 sobre de ácido tartárico y málico y 1 sobre de bicarbonato sódico.

Estos son los sobres que se necesitan , se venden en Mercadona. Son gasificantes para repostería.

Para elaborar el azúcar invertido: ponemos el agua al fuego en un cacito y cuando empiece a hervir añadimos el azúcar normal, removiendo hasta su completa disolución.
A continuación añadimos el sobre blanco y mezclamos muy bien.
Retiramos el cazo del fuego y poco a poco añadimos el sobre morado que contiene bicarbonato sodico. Removemos para mezclarlo bien y guardamos en un tarro de cristal con tapa. En cuanto esté completamente frío lo guardaremos en el frigorífico, dónde se puede conservar por espacio de un año.

El azúcar invertido hará que nuestros helados sean más cremosos y sin cristales de hielo.


INGREDIENTES PARA EL HELADO DE REGALIZ:

150 g. de regaliz rojo, 2 yogures griegos, 300 ml. de leche, 90 g. de azúcar, 2 cucharadas de azúcar invertido y 1 brick de nata para montar ( 200 ml.)

ELABORACIÓN :

Ponemos a calentar la leche en un cazo y añadimos la regaliz cortada en trozos pequeños.
Removemos constantemente hasta que la regaliz se vaya deshaciendo.
Retiramos del fuego y reservamos.

Ponemos en un vaso batidor o recipiente grande los yogures griegos, la nata, el azúcar normal, el azúcar invertido y la mezcla de leche y regaliz derretida.
Con una batidora eléctrica mezclamos todo muy bien, triturando los pequeños trozos de regaliz que hayan podido quedar sin derretir.

Metemos esta mezcla en el frigorífico durante al menos 4 horas.
Transcurrido este tiempo, ponemos en marcha la heladera y vamos vertiendo la mezcla cuidadosamente.
(La cubeta de la heladera ha de estar en el congelador durante 24 horas antes de la elaboración del helado).
Tendremos nuestro helado listo en menos de media hora.
Buenísimo!!!

Brioche glaseado.

Un brioche delicioso para el desayuno salpicado de pepitas de chocolate y especiado con canela. Lo rematamos con un poco de glaseado de limón y preparamos un café o un vasito de leche fría para acompañar esta delicia tierna y con suave aroma a canela.
Si tenemos panificadora se prepara en un momento , en caso contrario, seguiremos los mismos pasos, pero mezclando a mano los ingredientes, quedará igual de bueno, por supuesto.

INGREDIENTES:

500 g. de harina de repostería, 25 g. de levadura fresca, 100 g. de azúcar, 1 cucharadita de canela molida, 250 ml. de leche, 2 huevos, 6 cucharadas de mantequilla blandita, pizca de sal, pepitas de chocolate al gusto y 1 huevo batido para pincelar.

Para el glaseado: azúcar glas y zumo de limón.

ELABORACIÓN:

Lo primero que debemos hacer es meter la congelador las pepitas de chocolate que vamos a añadir al brioche para que estén bien firmes y no se deshagan en el momento de la adicción.
Mezclamos en un gran bol la harina, canela, un pellizco de sal y el azúcar.
Disolvemos la levadura en un poco de leche templada removiendo muy bien.

Añadimos a la harina esta mezcla, la leche restante,los huevos batidos y la mantequilla blandita.
Removemos cuidadosamente hasta que todos los ingredientes se vean integrados y consigamos una masa elástica y pegajosa.
Tapamos el cuenco y dejamos reposar hasta que doble su tamaño, unos 45 minutos.

Transcurrido este tiempo, añadimos las pepitas de chocolate que teníamos en el congelador y amasamos un poco para repartirlas por toda la masa. La ponemos sobre una encimera enharinada y la dividimos en porciones de idéntico tamaño ( pesándolas ).
Formamos una bola con cada porción y las colocamos en un molde con forma rectangular o cuadrada.
Con una tijera de cocina cortamos una cruz  en la parte superior de cada bollo y pincelamos con huevo batido.

Horneamos a 180 grados ( precalentando el horno ) hasta que se vea el brioche doradito, unos 20 minutos.
Desmoldamos y dejamos que se enfríe sobre una rejilla.
Glaseamos con una mezcla de azúcar glas y zumo de limón.

Si preferimos elaborar nuestro brioche con panificadora: ponemos en la cubeta primero los ingredientes líquidos seguidos de los ingredientes sólidos. Programa 4, pan dulce.
Seguimos los mismos pasos que en la elaboración manual.