Miel sobre hojuelas

Un postre tradicional de la cocina conventual que se suele preparar en toda España en el mes de noviembre, cuando se celebra la festividad de Todos los Santos y el día de Difuntos.
La cocina de los conventos crea platos deliciosos con ingredientes sencillos y asequibles. 
Junto con los “huesos de Santo ” y los buñuelos, es uno de los más  tradicionales postres de sartén.
Como dice la famosa frase:  ” miel sobre hojuelas”…
Pues vamos a preparar las hojuelas y luego les pondremos miel.


INGREDIENTES:
Medio kg. de harina, 4 huevos, 150 g. ( más o menos ) de azúcar, 50 g. de manteca de cerdo, 1 copita de anís dulce, miel y aceite para freir las hojuelas.
ELABORACIÓN:
Ponemos la harina en un bol grande y hacemos un volcán.
Dentro de él se ponen los huevos, el anís, 4 cucharadas de azúcar y la manteca blandita.
Con estos ingredientes amasamos bien hasta conseguir una masa floja, que no se pegue a las manos. En caso contrario añadimos algo más de harina.
Dejamos reposar en frío la masa durante una media hora y, a continuación, la estiramos con un rodillo haciendo tiras que luego cortaremos con un cuchillo bien afilado, dando forma a las hojuelas.
Freimos en aceite bien caliente y cuando estén doraditas , las pasamos a una fuente con papel de cocina, para quitarles el exceso de aceite.
Las bañamos con azúcar y con un hilillo de nuestra miel favorita.
Son deliciosas cuando están todavía templadas, pero se conservan bien durante un par de días.

Espero que os guste tanto como a mí este postre tan tradicional.

58 pensamientos en “Miel sobre hojuelas

  1. Hola Mary. Nunca un refrán puede considerarse más dulce que éste.Hago pocas cosas con masa, no me atrevo así que cuando veo algo como esta delicia me salen unas lágrimas como puños por no poder probarlas. Tienen que estar para no dejar ni rastro.Saludos

  2. Yo soy más de salado que de dulce (aunque no me molesta el dulce, claro) pero te ve este postre mi madre y bueno, acaba con él. Alguna vez he querido intentar hacer algo de este tipo, pero me he sentido incapaz y eso que no parece tan difícil, av er si me animo porque te han quedado muy buenas

  3. Ay, esta receta es la que también se conoce como "orejas", ¿no? Es que tiene la misma pinta. En mi familia siempre las hacía mi abuela materna, y hacía una perola grande, enorme, y cómo nos poníamos con las orejas … ¡hasta reventar! Je je je.Besos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s