Fabada asturiana para Tito.

Hoy os traigo un plato tradicional de la cocina española, la cocina que más me gusta. La fabada asturiana que ha preparado con esmero mi Cari, para colaborar en el evento “Caris, nosotros también”, organizado por Tito en esta ocasión.
Dentro de la gastronomía española, creo que es una de los platos estrella que debería formar parte de nuestros recetarios siempre.  Hay infinidad de recetas , todas muy parecidas, pero la receta que ha seguido Chema en esta ocasión es la del Chef José Andrés.
Doy fe de que la fabada estaba uff…Buenísima.
Vale la pena buscar en tiendas especializadas los ingredientes, unas buenas fabes, la morcilla asturiana… Luego el resultado se nota, como es lógico.
INGREDIENTES:
Fabes, caldo de pollo, 2 chorizos asturianos, 2 morcillas asturianas, 125 g. de panceta curada ( no en lonchas),200 g. de lacón, 1 cabeza de ajos, 1 cebolla , 1 cucharada de pimentón, unas hebras de azafrán machacadas , media taza de aceite de oliva virgen extra y sal.
El día anterior debemos poner las fabes en remojo en un recipiente con agua y dejarlas así toda la noche.
Al día siguiente, escurrir y enjuagar.
Ponemos en el puchero los chorizos, las morcillas, la panceta y el el lacón junto con el ajo sin la envoltura exterior y la cebolla pelada.
Encima ponemos las fabes.
Cubrimos con caldo de pollo y dejamos hervir lentamente.
En este punto veremos formar una especie de espuma blanca en la superficie. Desespumamos.
Añadimos el  pimentón, azafrán y el aceite de oliva.
Continuamos cociendo todo a fuego lento unas 2 horas y media ( depende de la calidad de las fabes y de la dureza del agua ). Cada 10 minutos aproximadamente, añadimos un poco de agua fría para ” asustar las fabes” y evitar que se hagan demasiado rápido.
Es importante que las fabes estén siempre bien cubiertas de líquido para que se cocinen adecuadamente.
Retiramos el puchero cuando estén en su punto,rectificamos la sal y dejamos reposar el guiso durante una hora.
Retiramos y descartamos la cebolla y el ajo.
Sacamos la panceta, la morcilla, los chorizos y el lacón y los cortamos en trozos o rodajas pequeñas.
La fabada deberá tener una consistencia espesa y cremosa. Si nos ha quedado demasiado líquido, tomamos una taza de fabes rotas con un poquito de caldo y las trituramos hasta conseguir una pasta. La pasamos por un colador y la vertemos sobre el guiso para espesarlo.
La fabada suele servirse en el mismo puchero en que se cocina, con las carnes en una bandeja aparte.
Volvemos a calentar el guiso y servimos en boles con trocitos de carne encima.
Espero que os guste y a tí, Tito, también.

Anuncios

Roscón con chocolate.

Ayer cayeron cuatro gotas en Murcia, bueno, cinco. El otoño parece que hace acto de presencia  por fin y podemos guardar sandalias y vestidos veraniegos.
Una taza de chocolate acompañada de un Roscón casero es la merienda ideal para una tarde de otoño.
Muy sencillo de preparar, sólo hay que respetar los tiempos de levado y, la merienda está servida…
INGREDIENTES:
500 g. de harina de fuerza, 100 g. de azúcar, ralladura de naranja, zumo de una naranja, miel, esencia de azahar, 2 huevos,75 g. de mantequilla , leche, 1 sobre y medio de  levadura de panadero,  almendras fileteadas y frutas glaseadas para decorar.
ELABORACIÓN:
Ponemos en un bol grande los ingredientes líquidos:  100 ml. de leche, un buen chorro de esncia de azahar, el zumo de una naranja, un chorro generoso de miel, 2 huevos batidos y la mantequilla blandita.
Mezclamos  todos los ingredientes del bol, hasta que estén bien integrados.
Añadimos la ralladura de una naranja y seguimos mezclando.
Añadimos ahora 500 g. de harina de fuerza y un sobre y medio de levadura de panadero seca.
Mezclamos bien hasta conseguir una masa uniforme.
Tapamos el bol con film y dejamos levar durante 2 horas y media en un lugar templado.
Transcurrido este tiempo, retiramos la masa del bol y la trabajamos con las manos en la encimera enharinada.
Damos forma a nuestro Roscón y lo colocamos en una placa de horno forrado con papel vegetal.
Pintamos el Roscón con huevo batido, lo espolvoreamos con azúcar en grano, almendras fileteadas y colocamos cuidadosamente las frutas glaseadas cortadas en trocitos.
Dejamos levar unas 4 horas .Un buen lugar para ponerlo es el horno apagado.
Transcurrido este tiempo, horneamos a 180 grados ( habiendo precalentado el horno ), hasta que se vea doradito y el olor a azahar invada nuestra casa…
Vale la pena hornear esta delicia casera, su sabor es increible.

Merluza a la sidra.

Vamos a cocinar hoy una buena merluza, fresca, fresquísima, a la sidra, con unas almejas y guisantes para acompañar.
Con pocos ingredientes y menos esfuerzo tenemos este estupendo plato en menos de media hora en la mesa.
La salsa es deliciosa y el pescado queda jugoso y riquísimo.
INGREDIENTES:
2 rodajas de merluza por persona, aceite de oliva, perejil, 1 cabeza de ajos, harina ( la que se necesite), sal, 12 cucharadas de tomate triturado, medio kg. de almejas, 2 guindillas,guisantes y sidra.

Si tenemos una cazuela de barro, es la ideal para cocinar este plato.Si no, ponemos en una olla grandecita el aceite de oliva, el perejil y 5 ó 6 dientes de ajo picados finamente.
Freimos todo hasta que los ajos estén doraditos .
Añadimos las rodajas de merluza, con la sal puesta y rebozadas en harina.
Cuando esto lleve menos de un minuto en la cazuela, incorporamos 12 cucharadas de tomate triturado, 2 guindillas ,los guisantes y las almejas.

Cubrimos todo con sidra de la mejor calidad que podamos y dejamos cocinar a fuego fuerte e intenso , durante unos diez minutos.
La salsa queda espesita y con un intenso sabor a sidra y almejas.
Como veis, es un plato muy fácil y rápido de preparar que resulta delicioso.
Espero que os guste.


Migas de harina.

Uno de los platos de la gastronomía murciana que más llamó mi atención cuando llegué a esta bendita tierra fueron las Migas. En Galicia son totalmente desconocidas y, aunque había oido hablar de ellas, jamás las había probado.
Cuando llueve en Murcia, cosa que sucede bastante poco, en muchos hogares murcianos se toman migas, solas o acompañadas de uvas , sardinas saladas…Y también suele ser plato habitual en las reuniones campestres de amigos, en torno a la enorme sartén dónde se preparan, se comparten risas y confidencias…
Mi amiga Ana , murciana de pura cepa y magnífica cocinera, me dio su receta y es la que preparo habitualmente en mi casa. Os la quiero presentar.
INGREDIENTES:

250 g. de longaniza roja, 250 g. de salchicha, 150 g. de panceta veteada o tocino, morcilla ( opcional), 3 ñoras, 1 pimiento rojo, 1 cabeza de ajo, 1 manojo de ajos tiernos, aceite de oliva, medio kg. de harina, medio litro de agua y sal.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar todos los ingredientes en recipientes individuales para ir añadiéndolos a la sarten en el momento adecuado.
Troceamos las ñoras y les quitamos las semillas.
Cortamos el pimiento en trozos regulares.
Limpiamos bien los ajos tiernos , retirándoles la capita de fuera y desechando las hojas de arriba.
Cortamos en trocitos la salchicha y la longaniza.
El tocino, en pequeñas tiritas.
Ponemos una sartén bien grande al fuego con un poco de aceite de oliva y empezamos a freir los ingredientes por separado, ya que cada uno tiene su punto de cocción.
Freimos los ajos, las ñoras, los ajos tiernos, el pimiento,  la panceta y  por  último,  la salchicha y la longaniza.
Los retiramos a un recipiente y reservamos.

Retiramos el aceite de la sartén, dejando sólo tres o cuatro cucharadas y ponemos el agua y la sal.
En el momento que empiece a hervir, añadimos la harina y comenzamos a moverla con una rasera o cucharón de madera, rápidamente y con movimientos envolventes, para que no se pegue al fondo de la sartén.

Poco a poco se irán formando las migas al mezclarse bien la harina con el agua y aceite.
Debemos seguir moviéndolas enérgicamente y troceándolas con la rasera al mismo tiempo, hasta que estén bien cocinadas y sean del tamaño que nos guste.
Yo he cocinado migas para 4 personas y he tardado unos 20 minutos en conseguir el punto adecuado.
Cuando están en su punto, añadimos la carne y los ajos, pimientos,etc, que habíamos reservado y movemos con la cuchara de madera para que se mezclen bien.
Servimos recién hechas.
Espero que os gusten.

Pastel de limón

Os traigo hoy un delicioso y fresco pastel de limón. Tiene un intenso aroma a cítricos que lo hace muy apetecible y servido bien fresquito ,con una capa de glaseado de limón,  es delicioso .Os recomiendo que lo probéis.
INGREDIENTES:
12 huevos, 175 g. de azúcar, 1 paquete de azúcar avainillado, 150 g. de almendras molidas, ralladura y zumo de 4 limones, ralladura de una naranja, 300 g. de harina de trigo, un sobre de levadura Royal, pizca de sal y  50 g. de mantequilla.
Para el glaseado de limón: 100 g. de azúcar glas, media clara de huevo y zumo de limón.
ELABORACIÓN:
Separamos las yemas de las claras. En un recipiente, batimos las yemas hasta que estén espumosas.
poco a poco añadimos el azúcar y el sobre de azúcar avainillado.
Mezclamos muy bien y ponemos a continuación las almendras, la ralladura  y el zumo de limón y la ralladura de naranja.
batir todo hasta obtener una masa cremosa.
Tamizamos la harina y la levadura y le ponemos una pizca de sal.
Añadimos la harina a la masa de limón y mezclamos todo muy bien, hasta que todos los ingredientes se hayan integrado.
Montamos las claras a punto de nieve bien fuerte y las incorporamos a la masa con movimientos envolventes, hasta obtener una masa homogénea.
Vertemos la masa en un molde rectangular, tipo cake, forrado con papel vegetal y engrasado.
Horneamos durante 30 minutos en horno precalentado a 180 grados. Comprobar el punto de cocción pinchando el centro del pastel. Si sale limpio el palito, está listo para retirar del horno.
Enfriamos el pastel en una rejilla .
Se sirve frío y decorado con un glaseado de limón que haremos mezclando un poco de clara de huevo con azúcar glas y zumo de limón, hasta que consigamos la textura de glasa que nos gusta.
Su intenso sabor a limón lo hace irresistible.Espero que os guste.
Fuente: “Cocina italiana”.


Benito el erizo

Os quiero presentar a Benito , un erizo de juguete que le salió a mi hija Julia en un helado e, increiblemente, se han hecho inseparables. Los niños a veces se interesan en las cosas más insospechadas, encuentran diversión dónde menos lo esperamos…Benito, aquí está.

Me ha sevido de inspiración para unas galletitas decoradas que vamos a llevar esta tarde a un cumpleaños.
Iremos a la fiesta con Benito y sus primos ericillos…


INGREDIENTES:
250 g. de mantequilla blandita, 250 g. de azúcar glas, 1 huevo XL a temperatura ambiente, 650 g. de harina tamizada y  esencia de limón.
Para la glasa que las decora:
 Clara de huevo y azúcar glas. (Las  cantidades dependen mucho de los colores que usemos y de la cantidad de galletas a decorar). Aproximadamente por cada clara de huevo necesitaremos 200 g. de azúcar glas.
ELABORACIÓN:
Ponemos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente y la mezclamos con unas varillas con el azúcar glas, poco a poco y batiendo enérgicamente, hasta que la mezcla esté espumosa.
A continuación ponemos el huevo y seguimos mezclando.
Añadimos la esencia de limón y mezclamos bien con las varillas.
Ponemos ahora la harina tamizada, añadiéndola poco a poco y removiendo muy bien.
Ya tenemos lista nuestra masa. La envolvemos en film y dejamos reposar en frío durante media hora.
Transcurrido ese tiempo, la retiramos del frigorífico y la colocamos entre dos papeles vegetales, extendiéndola con un rodillo cuidadosamente. Metemos al frío nuevamente unos minutos y…lista para dar forma a las galletas con los cortadores elegidos.
Cortamos las galletas y las vamos poniendo en una bandeja de horno cuidadosamente.
Precalentamos el horno y las hornearemos a 180 grados hasta que los bordes comiencen a dorarse ligeramente.
Retiramos las galletas a una rejilla hasta para que se enfríen sin humedecerse.
Cuando están completamente frías es el momento de decorarlas, dejando volar la imaginación…
La glasa se hace mezclando una clara de huevo con azúcar glas, hasta conseguir la textura que necesitemos.
Una glasa más espesita, para delinear los bordes ( glasa de delineado o de dibujo) y una glasa más líquida para rellenar o pintar la figura ( glasa de relleno).
Teñimos con colorante en gel , llenamos unas manguitas pasteleras o biberones de pastelería con las boquillas finitas y…A decorar.
Cuando están bien secas las galletas se guardan en una lata o recipiente hermético y ya podemos disfrutarlas poco a poco.
Ya tenemos a Benito y sus amigos listos para ir de fiesta…


Panecillos decorados con cilantro

Hoy he puesto en mi mesa estos preciosos panecillos de leche decorados con hojitas de cilantro.
La idea original es de Sandee, ” La receta de la felicidad” ”  . En cuanto los ví con ese corte tan estupendo , supe que me encantaría probarlos con un poquito de jamón en su interior. Dicho y hecho.
Son muy fáciles de hacer, hasta un niño puede conseguirlo y el resultado es magnífico, la pena es que se acaban volando…

Pueden hacerse a mano, amasando todos los ingredientes en un bol y dejando levar aproximadamente una hora, hasta que la masa doble volumen.
Yo he usado la panificadora, que amasa estupendamente y  me permite hacer otras cosas mientras ella trabaja…

INGREDIENTES:

300 g. de harina de fuerza, 1 sobre de levadura de panadero seca, 1 cucharada sopera de azúcar, 1 cucharadita de sal, 40 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 1 huevo y 175 ml. de leche a temperatura ambiente.

ELABORACIÓN:

Ponemos en la cubeta de la panificadora los ingredientes húmedos primero: la leche, el huevo batido y la mantequilla blandita.
A continuación ponemos los ingredientes secos: harina, levadura, sal y azúcar.

Yo le he puesto el programa 8 ,para panes como éste, que se elaboran con leche y mantequilla.
El amasado dura una media hora , más una hora aproximadamente de levado.

Antes de que comience el segundo levado, retiro la masa de la cubeta y la  pongo en la mesa de trabajo con un poco más de harina para que no se pegue a las manos, ya que es bastante blandita.

A continuación cortamos en 7 porciones del mismo tamaño y le damos forma de bolitas o panecillos.
Los colocamos sobre un molde redondo forrado con papel vegetal ( el fondo) y los disponemos en círculo, formando una corona.

Con una brocha y un poco de agua colocamos una hoja de cilantro sobre cada panecillo y espolvoreamos con harina.

A continuación horneamos a 200 grados unos 20 minutos, hasta que tomen un bonito color dorado.

Dejamos que se enfríen bien en una rejilla y ponemos en el centro de nuestra mesa acompañados de lo que más nos guste, volarán…



Calabaza naranja

Os traigo hoy un delioso y sencillo bizcocho de naranja cubierto por mermelada de zanahoria casera, que nos va a servir para merendar sano y rico a todos los que tenemos niños en casa y tenemos que sumarnos, nos guste o no, a la archiconocida y poco tradicional  en España fiesta de Halloween. ¡Yupiii!!!
Es un bizcocho que se conserva jugoso durante varios días y muy aromático , gracias a la naranja  entera que lleva en su masa.
Sirve como base de los famosos pasteles de capas y, cubierto de chocolate,  nos permite disfrutar de la deliciosa combinación naranja-chocolate, que tanto éxito tiene.
Vale la pena probarlo.
INGREDIENTES:
170 g. de harina, 15 g. de levadura en polvo, 1 naranja entera con piel (ha de ser una naranja de piel fina), 250 g. de azúcar, 3 huevos y  70 g. de mantequilla.
Para la cobertura:
Mermelada de zanahoria , un poco de glasa negra para decorar , 2 lacasitos para los ojos y un trocito de naranja para hacer el tallo de la calabaza.
ELABORACIÓN:
Yo hice el bizcocho con un robot de cocina, pero se puede hacer a mano o con batidora eléctrica perfectamente, los pasos son los mismos.
Lavamos muy bien la naranja y la cortamos en gajos dejándola con la piel.
Trituramos la naranja y el azúcar en velocidad máxima, hasta que quede en trocitos minúsculos.
Colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos los huevos y batimos en frío durante 6 minutos en velocidad 3.
Retiramos la mariposa de las cuchillas . Añadimos la mantequilla blandita y mezclamos unos segundos en velocidad 3.
Luego añadimos la mezcla de harina – levadura, que previamente habremos tamizado. Mezclamos  hasta que se vea una masa con todos los ingredientes bien integrados.
A continuación vertemos en un molde redondo engrasado y forrado con papel vegetal y horneamos a 180 grados durante unos 25 minutos, vigilando la cocción, cada horno es un mundo.
Dejamos enfriar en una rejilla y cuando esté completamente frío procedemos a su decoración.
La mermelada casera de zanahoria la hice el día anterior de la siguiente manera :
poniendo en una pequeña cazuelita medio kg. de zanahorias peladas y cortadas en trocitos pequeños.
Añadí 100 g. de azúcar y el zumo de medio limón.
Cubrí con agua y dejé cocinar bien las zanahorias, hasta que estuvieron muy blanditas.
No es necesario poner mucho azúcar, porque las zanahorias ya son dulces.
Cuando están cocinadas se trituran con una batidora eléctrica y se meten en un bote o recipiente hermético.Yo sólo hice la necesaria para esta tarta, pero me ha gustado tanto que repetiré con más cantidad.

Cubrimos el bizcocho con la mermelada, alisamos la superficie con una espátula ( no mucho, que las calabazas son rugosas) y, con el rabito de una cucharita vamos haciendo los ojos, la boca y los surcos de la calabaza.
Rellenamos con un poco de glasa negra los surcos y el resto de huecos y colocamos 2  lacasitos a modo de ojos.

Espero que os haya gustado.


Miel sobre hojuelas

Un postre tradicional de la cocina conventual que se suele preparar en toda España en el mes de noviembre, cuando se celebra la festividad de Todos los Santos y el día de Difuntos.
La cocina de los conventos crea platos deliciosos con ingredientes sencillos y asequibles. 
Junto con los “huesos de Santo ” y los buñuelos, es uno de los más  tradicionales postres de sartén.
Como dice la famosa frase:  ” miel sobre hojuelas”…
Pues vamos a preparar las hojuelas y luego les pondremos miel.


INGREDIENTES:
Medio kg. de harina, 4 huevos, 150 g. ( más o menos ) de azúcar, 50 g. de manteca de cerdo, 1 copita de anís dulce, miel y aceite para freir las hojuelas.
ELABORACIÓN:
Ponemos la harina en un bol grande y hacemos un volcán.
Dentro de él se ponen los huevos, el anís, 4 cucharadas de azúcar y la manteca blandita.
Con estos ingredientes amasamos bien hasta conseguir una masa floja, que no se pegue a las manos. En caso contrario añadimos algo más de harina.
Dejamos reposar en frío la masa durante una media hora y, a continuación, la estiramos con un rodillo haciendo tiras que luego cortaremos con un cuchillo bien afilado, dando forma a las hojuelas.
Freimos en aceite bien caliente y cuando estén doraditas , las pasamos a una fuente con papel de cocina, para quitarles el exceso de aceite.
Las bañamos con azúcar y con un hilillo de nuestra miel favorita.
Son deliciosas cuando están todavía templadas, pero se conservan bien durante un par de días.

Espero que os guste tanto como a mí este postre tan tradicional.

Ajoarriero

Hoy os traigo un plato tradicional de la cocina navarra. Es muy común en todo el Norte de España y obligado para los amantes del bacalao.
Me encanta que forme parte del recetario de mi casa. Quiero que mis hijas se acostumbren desde pequeñas a educar su paladar y  disfrutar de la cocina tradicional tanto como de la “nueva cocina”.
No quiero que sean niñas que rechacen sabores nuevos y sólo sepan comer salchichas, huevos y hamburguesas.
 Yo pienso que educar el paladar de nuestros niños es una importantísima labor  que han de  realizar los padres, nadie más.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas): 1 kg. de bacalao, 2 pimientos choriceros secos, aceite de oliva virgen, 1 cebolla, 3 dientes de ajo,  3 patatas grandecitas, 1 tomate maduro, 1 guindilla y sal.
ELABORACIÓN:
El día anterior ponemos el bacalao a remojar en abundante agua fría y con la piel hacia arriba, cambiando el agua un par de veces durante ese tiempo.
Al momento de cocinar, ponemos el bacalao en una cacerola, cubrimos con agua fría y tapamos, dejándolo a fuego moderado hasta que comience a hervir.
Dejamos que hierva 2 minutos y retiramos la cacerola del fuego, dejando reposar en este caldo el bacalao durante 5 minutos.
Lo escurrimos y guardamos el caldo.
Ponemos en una cazuela de barro 3 cucharadas de aceite de oliva con la cebolla y el ajo picados muy menuditos.Dejamos que pochen unos minutos y añadimos las patatas cortadas en láminas bastante finas.
Dejamos que cueza todo a fuego muy lento, regando con un poco de caldo de bacalao y moviendo con una cuchara de madera.
Una vez cocido todo , chafamos un poco la patata con un tenedor.
En ese momento incorporamos el tomate sin piel ni semillas, cortado a daditos pequeños y damos un hervor.
Agregamos el bacalao escurrido y troceado , los pimientos choriceros ( que habremos hidratado con un poco de agua hirviendo), troceados y sin semillas.
Pondremos también una guindilla picada.
A partir de este momento el truco está en mover la cazuela circularmente, en vaivén, o mover cuidadosamente con una cuchara de madera.
El bacalao soltará toda su gelatina , las patatas todo su almidón y la salsa se ligará divinamente.
Esto nos llevará aproximadamente 15 minutos.
Rectificamos de sal y si queda muy espeso le añadimos un par de cucharadas de caldo de bacalao de la primera cocción.
Se come calentito y está tan bueno que se me saltan las lágrimas de emoción. ¿Será normal esto?